Pa­ra qui­tar­se el som­bre­ro

Record - - FUTBOL NACIONAL -

Mi ma­má sue­le de­cir con fre­cuen­cia que hay quien na­ce con ‘es­tre­lla’ y hay quien na­ce ‘es­tre­lla­do’.

Ja­vier el ‘Chi­cha­ri­to’ Her­nán­dez lo­gró el do­min­go pa­sa­do, en Lon­dres, su oc­ta­vo gol de la tem­po­ra­da ape­nas cua­tro mi­nu­tos des­pués de ha­ber sal­ta­do a la gra­ma de Stam­ford Brid­ge, que sig­ni­fi­có en un va­lio­so tan­to que tam­bién le per­mi­tió al West Ham Uni­ted em­pa­tar an­te el to­da­vía cam­peón vi­gen­te de la Li­ga Premier, el Chel­sea.

Fue el gol 144 de de una ca­rre­ra que in­clu­ye un pa­so por al­gu­nas de las me­jo­res Li­gas eu­ro­peas (In­gla­te­rra, Es­pa­ña, Ale­ma­nia). ¿Se pue­de pe­dir aca­so al­go más? Sí, po­si­ble­men­te, po­de­mos agre­gar —só­lo pa­ra el anec­do­ta­rio— que es el ju­ga­dor con más go­les (49) en la Se­lec­ción Me­xi­ca­na, que re­cién ha cum­pli­do 100 par­ti­dos con la ca­mi­se­ta ver­de y que es­te ve­rano se apres­ta pa­ra ju­gar su ter­cer Mundial con­se­cu­ti­vo co­mo el cen­tro de­lan­te­ro ti­tu­lar del equi­po me­xi­cano. In­sis­to: ¿Se pue­de pe­dir al­go más? Ah, lo ha he­cho sin ni si­quie­ra ha­ber cum­pli­do los 30 años de edad.

“Pa­ra qué me in­vi­tan si ya sa­ben co­mo soy...”, es­cri­bió en su cuen­ta de Twit­ter el do­min­go por la no­che co­mo una cla­ra se­ñal de que ha­bía vuel­to a sa­lir de la ban­ca pa­ra res­pon­der en la can­cha, tal y co­mo fue­ron aque­llos pri­me­ros días en Eu­ro­pa con el Man­ches­ter Uni­ted de la mano de Sir Alex Fer­gu­son.

La cues­tión ra­di­ca en en­ten­der y acep­tar que hay —ade­más de tra­ba­jo, dis­ci­pli­na, sa­cri­fi­cio, con­cen­tra­ción, in­te­li­gen­cia y to­das las ap­ti­tu­des que us­ted quie­ra— un te­ma que pa­re­ce ser par­te del des­tino con es­te fut­bo­lis­ta.

Cuan­do pa­re­cía que vol­vía a un pa­ra­je com­pli­ca­do de su ca­rre­ra don­de no re­ci­be mi­nu­tos en el cam­po, cuan­do co­men­za­ba a apa­re­cer­se un de­jo de arre­pen­ti­mien­to por ha­ber de­ja­do la re­gu­la­ri­dad que ha­bía lo­gra­do ya en la Bun­des­li­ga apos­tan­do por un re­gre­so a la Premier, cuan­do los ru­mo­res so­bre su par­ti­da de Lon­dres y la fría re­la­ción con el en­tre­na­dor Da­vid Mo­yes se im­po­nían, Chi­cha­ri­to en­con­tró, otra vez, la ma­ne­ra de sub­sis­tir.

Aho­ra mis­mo po­dría es­tar ‘lu­chan­do’ con­tra dos ‘ame­na­zas’ que em­pe­za­rán a ron­dar por su ca­rre­ra. La pri­me­ra ocu­rrió ha­ce al­gu­nos me­ses cuan­do re­ci­bió —de acuer­do con Matías Al­mey­da— un lla­ma­do de las Chi­vas pa­ra sa­ber si te­nía de­seo de con­si­de­rar una vuel­ta a Mé­xi­co. La res­pues­ta de él fue que por aho­ra no.

La otra ten­ta­ción —ade­más de la de vol­ver a ca­sa— lle­ga des­de los dó­la­res de la MLS en Es­ta­dos Uni­dos, don­de ten­dría, in­clu­so, una re­per­cu­sión ma­yor de la que han te­ni­do Gio­va­ni dos Santos o Car­los Ve­la. Es­toy se­gu­ro de que él va a re­sis­tir lo más que pue­da, por­que su ca­rre­ra si­gue tra­tán­do­se de ju­gar en el ma­yor ni­vel po­si­ble del jue­go.

El fin de se­ma­na re­sul­tó más que es­pe­ran­za­dor pa­ra los de­lan­te­ros me­xi­ca­nos de la Se­lec­ción. Ade­más del Chi­cha­ri­to, Raúl Ji­mé­nez apa­re­ció con dos go­les pa­ra que el Ben­fi­ca to­ma­ra la pun­ta de la Li­ga por­tu­gue­sa e Hir­ving Lo­zano con­ti­nuó con su tem­po­ra­da de en­sue­ño en Ho­lan­da, al lo­grar su gol 15 y su asis­ten­cia ocho pa­ra que el PSV Eind­ho­ven se con­vir­tie­ra, vir­tual­men­te, en el cam­peón de la Eredivisie. No­ti­cias alen­ta­do­ras pa­ra un fut­bol que ca­da día pa­re­ce dar­le me­nos opor­tu­ni­dad y con­fian­za al fut­bo­lis­ta me­xi­cano.

Pe­ro mien­tras Ji­mé­nez y el Chucky tra­ba­jan pa­ra al­can­zar los ni­ve­les de las lla­ma­das ‘Gran­des Li­gas’ eu­ro­peas, Chi­cha­ri­to si­gue es­cri­bien­do una his­to­ria que se acer­ca mu­cho a una es­ca­la le­gen­da­ria. Los nú­me­ros de su ca­rre­ra son real­men­te en­co­mia­bles y bri­llan­tes. Na­die pue­de ne­gar que, por el si­tio don­de lo ha lo­gra­do, in­clu­yen­do a clu­bes co­mo el Man­ches­ter Uni­ted y el Real Ma­drid, su nom­bre de­be co­lo­car­se ya jun­to a los de Hu­go Sán­chez y Ra­fael Már­quez co­mo los más tras­cen­den­tes en la his­to­ria del fut­bol me­xi­cano a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

Mi ma­má tie­ne ra­zón: hay quien na­ce con ‘es­tre­lla’ y hay quien na­ce ‘es­tre­lla­do’. Lo de Chi­cha­ri­to es co­mo un cuen­to má­gi­co o de su­per­hé­roes. Hay que qui­tar­se el som­bre­ro y aplau­dir­le...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.