Una po­lí­ti­ca que di­vi­de

La po­si­ble le­ga­li­za­ción de al­gu­nas dro­gas ge­ne­ra opi­nio­nes en­con­tra­das, pe­ro con la ma­yo­ría del Con­gre­so y a me­nos de un mes de asu­mir el po­der, el pre­si­den­te elec­to pue­de ha­cer los cam­bios que crea ne­ce­sa­rios pa­ra com­ba­tir la in­se­gu­ri­dad

Reporte Indigo Guadalajara - - Portada -

La de­ro­ga­ción de la Re­for­ma Edu­ca­ti­va, la re­duc­ción de suel­dos en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca o in­clu­so la can­ce­la­ción del NAIM, fue­ron pro­me­sas de cam­pa­ña que se han ido ma­te­ria­li­zan­do o en don­de el pre­si­den­te elec­to ha man­te­ni­do su pos­tu­ra, pe­ro en el ca­so de la po­lí­ti­ca de dro­gas fue un tó­pi­co que eva­dió du­ran­te el pro­ce­so elec­to­ral y cuan­do lo abor­dó siem­pre fue am­bi­guo y no ha to­ma­do una pos­tu­ra cla­ra.

Ni si­quie­ra con la in­te­gra­ción de jurisprudencia de la Su­pre­ma Cor­te res­pec­to a la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la prohibición del con­su­mo re­crea­ti­vo de la ma­rihua­na, Ló­pez Obra­dor ha que­ri­do fi­jar su po­si­ción. Cues­tio­na­do al res­pec­to úni­ca­men­te pi­dió res­pe­tar las de­ci­sio­nes de los ma­gis­tra­dos y de­jó en­tre­ver que la po­lí­ti­ca de dro­gas es­ta­rá in­clui­da en la es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad que pre­sen­ta­rá.

Esa no es la úni­ca va­ria­ble que se pre­sen­ta en el de­ba­te. Co­mo mu­chos otros te­mas en la agen­da na­cio­nal, el de la po­si­ble des­pe­na­li­za­ción de las dro­gas co­mo la ma­rihua­na o la ama­po­la ge­ne­ra opi­nio­nes en­con­tra­das, y en la co­yun­tu­ra ac­tual po­la­ri­za, lle­va las pos­tu­ras a los ex­tre­mos.

De un la­do es­tán los que de­fien­den su des­pe­na­li­za­ción y la re­gu­la­ción por par­te del es­ta­do co­mo pun­to cen­tral en el com­ba­te a la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da, qui­tán­do­les po­der eco­nó­mi­co a los cár­te­les y de es­ta ma­ne­ra dis­mi­nuir­los y con ello, ba­jar los índices de vio­len­cia. Den­tro del mis­mo gru­po que apo­ya la le­ga­li­za­ción hay vo­ces que aler­tan de no to­mar es­ta de­ci­sión a la li­ge­ra, sino in­te­grar­la den­tro de una pro­pues­ta in­te­gral de sa­lud pú­bli­ca an­tes que en una po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad.

Pre­ci­sa­men­te uno de los im­pul­so­res más en­tu­sias­tas de la re­gu­la­ción es el ex­pre­si­den­te Vi­cen­te Fox Que­sa­da, quien des­pués de la de­ci­sión de la Su­pre­ma Cor­te se­ña­ló en un vi­deo que en ca­so de se­guir ade­lan­te con la des­pe­na­li­za­ción se le qui­ta­ría mu­cho di­ne­ro a los cár­te­les y esos in­gre­sos po­drían lle­gar a la in­dus­tria le­gal y a las au­to­ri­da­des en for­ma de im­pues­tos.

“Es­to le trae a Mé­xi­co, pri­me­ro, una gran puer­ta de sa­li­da de la vio­len­cia que he­mos pa­de­ci­do en es­tos úl­ti­mos 10 años, bru­tal vio­len­cia en las ca­lles de Mé­xi­co, que se pue­de atem­pe­rar, re­du­cir, in­clu­si­ve lle­gar a de­te­ner.

“Se va a abrir una nue­va y gi­gan­tes­ca in­dus­tria, bas­ta ver lo que es­tá su­ce­dien­do en Ca­na­dá, se es­tán ge­ne­ran­do mi­les de em­pleos, se es­tá ge­ne­ran­do ri­que­za e in­gre­sos pa­ra las em­pre­sas y per­so­nas”, apun­tó el man­da­ta­rio.

En el otro ex­tre­mo es­tán los gru­pos con­ser­va­do­res, quie­nes se opo­nen de ma­ne­ra fé­rrea a una des­pe­na­li­za­ción, ad­vir­tien­do de los su­pues­tos ries­gos de que se dis­pa­ren las adic­cio­nes, so­bre to­do en­tre la po­bla­ción más jo­ven. No se pue­de pa­sar por al­to que una par­te muy im­por­tan­te de la so­cie­dad me­xi­ca­na si­gue sien­do con­ser­va­do­ra en es­te y en otros te­mas, in­clu­so den­tro de los vo­tan­tes de AMLO, una de las ra­zo­nes por las que el pre­si­den­te elec­to ha si­do cau­to.

Lo cier­to es que aún sin la le­ga­li­za­ción, exis­te una gran dis­po­ni­bi­li­dad de dro­gas ile­ga­les en el mer­ca­do, y los con­su­mi­do­res en Mé­xi­co han au­men­ta­do en los úl­ti­mos años, sin que ha­ya un con­trol so­bre la can­ti­dad o la ca­li­dad de los nar­có­ti­cos que se dis­tri­bu­yen, un pro­ble­ma que en teo­ría se po­dría re­sol­ver si el Es­ta­do re­gu­la­ra di­cho mer­ca­do.

En la ver­tien­te cien­tí­fi­ca, tam­bién hay cier­to es­cep­ti­cis­mo so­bre si una re­gu­la­ción de los nar­có­ti­cos en ver­dad pue­da ser la pa­na­cea pa­ra mi­ti­gar la vio­len­cia que se vi­ve en el país. El doc­tor Oscar Prós­pe­ro, in­ves­ti­ga­dor de la UNAM, ad­vier­te que no se pue­den pa­sar por al­to los po­si­bles im­pac­tos en ma­te­ria de sa­lud en ca­so de una le­ga­li­za­ción de las dro­gas, so­bre to­do to­man­do en cuen­ta que la in­ves­ti­ga­ción so­bre los efec­tos de mu­chas de ellas aún es­tá muy re­za­ga­da.

“El te­ma de la sa­lud y la in­ves­ti­ga­ción es tan im­por­tan­te co­mo el de la se­gu­ri­dad. El pri­mer pun­to que yo re­co­no­ce­ría es que no sé si la úni­ca ma­ne­ra de evi­tar muer­tes es le­ga­li­zan­do. Se ata­ca­rían las con­se­cuen­cias y se des­cui­da­rían las cau­sas. Si in­ver­ti­mos en in­ves-

El te­ma de la sa­lud y la in­ves­ti­ga­ción es tan im­por­tan­te co­mo el de la se­gu­ri­dad. El pri­mer pun­to que yo re­co­no­ce­ría es que no sé si la úni­ca ma­ne­ra de evi­tar muer­tes es le­ga­li­zan­do. Se ata­ca­rían las con­se­cuen­cias y se des­cui­da­rían las cau­sas” Oscar Prós­pe­ro In­ves­ti­ga­dor de la UNAM

ti­ga­ción to­do ellos nos ayu­da­ría a te­ner una me­jor vi­sión en ge­ne­ral so­bre los im­pac­tos no so­lo en la vi­da de un in­di­vi­duo sino en la vi­da pú­bli­ca y so­cial”, ase­gu­ra.

Pre­ci­sa­men­te el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to vi­vió el re­cha­zo de una bue­na par­te de la so­cie­dad des­pués de su pro­pues­ta de re­gu­la­ción de la ma­rihua­na en 2016. A pe­sar de que fue apro­ba­da por el Con­gre­so, a día de hoy la Co­fe­pris no ha emi­ti­do la re­gla­men­ta­ción de la Ley, lo que en la prác­ti­ca ha im­pe­di­do su im­ple­men­ta­ción to­tal y la ha de­ja­do en la am­bi­güe­dad.

En el Con­gre­so de la Unión ya se han pre­sen­ta­do di­ver­sos pun­tos de acuer­do en­ca­mi­na­dos a una des­pe­na­li­za­ción de las dro­gas, co­mo el se­na­dor priis­ta de Gue­rre­ro Ma­nuel Añor­ve, quien pro­po­ne le­ga­li­zar los cul­ti­vos de ma­rihua­na con fi­nes me­di­ci­na­les, una ini­cia­ti­va que aún no ha pros­pe­ra­do. El le­gis­la­dor se­ña­la que con es­ta po­lí­ti­ca no se re­sol­ve­rían los pro­ble­mas de su es­ta­do en su to­ta­li­dad, pe­ro sí su­ma­rían pa­ra la pa­ci­fi­ca­ción de Gue­rre­ro y de gran par­te del país.

Hoy, con el con­trol del Con­gre­so de la Unión y a me­nos de un mes de asu­mir la Pre­si­den­cia, el pre­si­den­te elec­to y su par­ti­do tie­nen en sus ma­nos ha­cer los cam­bios que crean ne­ce­sa­rios en ma­te­ria de com­ba­te a la in­se­gu­ri­dad.

Des­pués de que se lle­va­ron a ca­bo los dis­tin­tos fo­ros de se­gu­ri­dad, el go­bierno elec­to ya tie­ne a la mano las pro­pues­tas e in­quie­tu­des de di­ver­sos sec­to­res de la so­cie­dad ci­vil. En ge­ne­ral pa­re­ce ha­ber una coin­ci­den­cia en­tre la cla­se po­lí­ti­ca pa­ra avan­zar en una po­lí­ti­ca de re­gu­la­ción y des­pe­na­li­za­ción de al­gu­nas dro­gas. Las or­ga­ni­za­cio­nes que es­tu­dian el te­ma de se­gu­ri­dad coin­ci­den en que es­te es el pri­mer pa­so de una nue­va po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad. La Su­pre­ma Cor­te ya abrió la puer­ta. Aho­ra, la de­ci­sión es­tá en el pró­xi­mo Je­fe del Eje­cu­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.