Na­da ni na­die los de­ten­drá

Mi­les de mi­gran­tes aba­rro­tan el es­ta­dio Jesús Mar­tí­nez en la Mag­da­le­na Mix­hu­ca, don­de re­ci­ben ayu­da hu­ma­ni­ta­ria gu­ber­na­men­tal y ciu­da­da­na. Pe­se a las ame­na­zas de Do­nald Trump, ellos aseguran que se­gui­rán su ca­mino ha­cia los Es­ta­dos Uni­dos

Reporte Indigo Nacional - - PORTADA - Por Erick Mi­ran­da @__errrr__

Mi­les de mi­gran­tes aba­rro­tan el es­ta­dio Jesús Mar­tí­nez en la Mag­da­le­na Mix­hu­ca, don­de re­ci­ben ayu­da hu­ma­ni­ta­ria gu­ber­na­men­tal y ciu­da­da­na. Pe­se a las ame­na­zas de Do­nald Trump, ellos aseguran que se­gui­rán su ca­mino ha­cia los Es­ta­dos Uni­dos

Con la piel en­ro­je­ci­da y las pier­nas tem­blan­do de can­san­cio, mi­les de mi­gran­tes de ori­gen cen­troa­me­ri­cano han arri­ba­do a la Ciu­dad de Mé­xi­co. El es­ta­dio Jesús Mar­tí­nez “Pa­li­llo” de la de­por­ti­va Mag­da­le­na Mix­hu­ca se con­vir­tió en su ca­sa pro­vi­sio­nal.

El es­ce­na­rio de­por­ti­vo aho­ra no es vi­si­ta­do con mo­ti­vo de una com­pe­ten­cia de atle­tis­mo, ahí se dispu­ta el fu­tu­ro de una Ca­ra­va­na Mi­gran­te que avan­za ha­cia la fron­te­ra nor­te del país, aún y con la ame­na­za de ser re­cha­za­da.

Des­de el pa­sa­do do­min­go, hom­bres, mu­je­res y ni­ños lle­ga­ron a las ins­ta­la­cio­nes del ma­yor re­cin­to de­por­ti­vo de la al­cal­día de Iztacalco.

Has­ta la no­che de ayer se con­ta­bi­li­za­ron al­re­de­dor de 7 mil 200 mi­gran­tes, lo que des­bor­dó el es­pa­cio des­ti­na­do por las au­to­ri­da­des, quie­nes ha­bían pre­vis­to un es­pa­cio má­xi­mo pa­ra 5 mil 500 per­so­nas. No obs­tan­te, al fin de se­ma­na se es­pe­ra una afluen­cia cer­ca­na a las 11 mil per­so­nas.

Mo­chi­las car­ga­das con co­bi­jas, ro­pa y ví­ve­res, aba­rro­tan los pa­si­llos de en­tre los dor­mi­to­rios im­pro­vi­sa­dos, así co­mo en las fi­las de ac­ce­so al al­ber­gue; mien­tras que en las in­me­dia­cio­nes del cam­pa­men­to la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria no ha pa­ra­do de lle­gar a bor­do de au­tos par­ti­cu­la­res, ca­mio­ne­tas y has­ta en bol­sas plás­ti­cas que vo­lun­ta­ria­men­te los ca­pi­ta­li­nos han lle­va­do con el fin de dis­tri­buir­la en­tre “los hermanos mi­gran­tes”.

Pa­ra ha­cer fren­te a es­te mo­vi­mien­to po­bla­cio­nal, el Go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co des­ple­gó un ope­ra­ti­vo in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal, con la in­ten­ción de sal­va­guar­dar la in­te­gri­dad de los ciu­da­da­nos ex­tran­je­ros, es­to a tra­vés de la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos lo­cal (CDHDF), el Con­se­jo pa­ra Pre­ve­nir y Eli­mi­nar la Dis­cri­mi­na­ción (COPRED) la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia (PGJ) y las se­cre­ta­rías de Sa­lud y Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, en­tre otras.

A pe­sar de que la Ca­ra­va­na par­tió de Hon­du­ras, ciu­da­da­nos de dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des se han ad­he­ri­do a la mis­ma, ya que en­tre sus pe­re­gri­na­jes tam­bién pue­den en­con­trar­se per­so­nas de El Sal- va­dor y Gua­te­ma­la. Sin im­por­tar cuál sea su ori­gen, y des­car­tan­do es­ta­ble­cer­se en te­rri­to­rio me­xi­cano, to­dos ellos man­tie­nen un pro­pó­si­to: pi­sar sue­lo es­ta­dou­ni­den­se con la es­pe­ran­za de me­jo­rar sus con­di­cio­nes ac­tua­les de vi­da.

Con 25 años de edad, Nel­son Ruíz op­tó por unir­se a la Ca­ra­va­na pa­ra bus­car un me­jor fu­tu­ro en Es­ta­dos Uni­dos. Ori­gi­na­rio de Choluteca, Hon­du­ras, el jo­ven ha re­co­rri­do más de 2 mil ki­ló­me­tros du­ran­te ca­si un mes, a ve­ces a pie y otras de ‘aven­tón’.

“Yo sa­lí con la vi­sión de bus­car un me­jor fu­tu­ro y cuan­do uno to­ma una re­so­lu­ción hay que apre­tar­la. La de­ci­sión que yo to­mé fue la de de­jar a mi país y creo que no voy a echar­me pa­ra atrás. Pri­me­ra­men­te Dios, y si se cum­plen mis de­seos, pien­so lle­gar a tra­ba­jar y cons­truir una ca­sa pa­ra mi fa­mi­lia y pa­ra mí”, ase­gu­ra.

Los ma­yo­res ries­gos del via­je pa­ra al­gu­nos de los in­te­gran­tes de la Ca­ra­va­na, in­di­ca el jo­ven, han si­do los pies lla­ga­dos por tan­to ca­mi­nar y las en­fer­me­da­des que al­gu­nos otros han con­traí­do al ex­po­ner­se a cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra.

An­te los mi­les de co­men­ta­rios xe­nó­fo­bos que se han sus­ci­ta­do en redes so­cia­les, el jo­ven co­men­ta que los mis­mos son des­ca­li­fi­ca­cio­nes de par­te de per­so­nas que no co­no­cen la reali­dad tan­to de su país co­mo de la si­tua­ción mi­gran­te.

Ma­ri­lú Alvarado y Ce­les­te Her­nán­dez son dos hon­du­re­ñas oriun­das de Tegucigalpa y Co­pán, res­pec­ti­va­men­te. Con 19 y 17 años de edad, ellas em­pren­die­ron el via­je en com­pa­ñía de su ma­dre, con el sue­ño de es­tu­diar una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria en la Unión Ame­ri­ca­na.

Lo más pe­sa­do pa­ra las ado­les­cen­tes ha si­do ca­mi­nar cer­ca de cin­co ho­ras ba­jo el sol, sin parar y en oca­sio­nes sin agua. En com­pa­ñía de fa­mi­lia­res y ami­gos el tra­yec­to les ha re­sul­ta­do se­gu­ro, afirman, a pe­sar de los ries­gos per­ma­nen­tes en el re­co­rri­do.

“Du­ran­te nues­tro ca­mino nos han tra­ta­do bien y no he­mos pa­sa­do ham­bre. En Ve­ra­cruz las per­so­nas nos lle­va­ron mu­cha co­mi­da al gra­do de que ya no la que­ría la gen­te y en to­dos los lu­ga­res el tra­to ha si­do bueno”, co­men­tan.

Las ma­yo­res di­fi­cul­ta­des que han en­fren­ta­do las mu­je­res mi­gran­tes du­ran­te su pa­so son las que tie­nen que ver con la cues­tión

El Go­bierno ca­pi­ta­lino des­ple­gó un ope­ra­ti­vo con la in­ten­ción de proteger a los mi­gran­tes a tra­vés de la CDHDF, la COPRED, la PGJ y la Se­cre­ta­ría de Sa­lud

Cien­tos de mi­gran­tes y des­can­sar. apro­ve­cha­ron el alo­ja­mien­to en la ca­pi­tal pa­ra ba­ñar­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.