Epi­de­mia de ti­ro­teos En EU

Los ti­ro­teos ma­si­vos y sus víc­ti­mas mor­ta­les au­men­ta­ron con la lle­ga­da de Trump a la pre­si­den­cia. Los per­pe­tra­dos tie­nen en co­mún que son hom­bres blan­cos que uti­li­zan fu­si­les de asal­to ob­te­ni­dos de for­ma le­gal

Reporte Indigo Nacional - - LATITUD - Por Ma­ria­na re­ca­mier

La vio­len­cia y los ti­ro­teos ma­si­vos no pa­ran en Es­ta­dos Uni­dos. Un hom­bre ar­ma­do irrum­pió el miér­co­les por la no­che en un club noc­turno en Thousand Oaks, a las afue­ras de Los Án­ge­les, y ma­tó a 12 per­so­nas. Es­ta ma­tan­za se pro­du­ce tan só­lo dos se­ma­nas des­pués de que un su­pre­ma­cis­ta ase­si­na­ra a 11 per­so­nas en una si­na­go­ga de Pit­ts­burgh, Pen­sil­va­nia.

Los ti­ro­teos ma­si­vos ya son una epi­de­mia en el país go­ber­na­do por Do­nald Trump. En lo que va del año se co­me­tie­ron 11 ti­ro­teos en el te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se que pro­vo­ca­ron la muer­te de 77 per­so­nas, de acuer­do con la ba­se de da­tos de la re­vis­ta es­ta­dou­ni­den­ses Mot­her Jo­nes.

Los dis­pa­ros ma­si­vos y sus víc­ti­mas mor­ta­les au­men­ta­ron des­pués de la ad­mi­nis­tra­ción de Ba­rack Oba­ma. En 2016 hu­bo sie­te ti­ro­teos que re­sul­ta­ron en 71 per­so­nas fa­lle­ci­das, la ad­mi­nis­tra­ción de Trump co­men­zó el 20 de enero de 2017 y ese año se co­me­tie­ron 11 ata­ques que oca­sio­na­ron 117 muer­tes.

La ba­se de da­tos de Mot­her Jo­nes es una de las más de­ta­lla­das so­bre ti­ro­teos en ma­sa en Es­ta­dos Uni­dos. A par­tir de la in­for­ma­ción de es­te ar­chi­vo se pue­de ge­ne­rar una ra­dio­gra­fía del com­por­ta­mien­to de es­te fe­nó­meno en 2018 ba­jo la pre­si­den­cia de Trump.

Mu­chos de los ca­sos del pre­sen­te año tie­nen si­mi­li­tu­des. La po­li­cía iden­ti­fi­có al ase­sino del club noc­turno en Thousand Oaks co­mo Ian Da­vid Long, un ex­mi­li­tar de 28 años que ha­bía pa­de­ci­do es­trés pos­trau­má­ti­co. Fue ha­lla­do muer­to en el lu­gar y la po­li­cía cree que se sui­ci­dó.

El res­to de per­so­nas que per­pe­tra­ron ti­ro­teos ma­si­vos en 2018 com­par­ten ca­rac­te­rís­ti­cas con Long. De los 11 in­ci­den­tes que re­gis­tra Mot­her Jo­nes, 10 fue­ron co­me­ti­dos por hom­bres y uno por una mu­jer. Sie­te son hom­bres blan­cos, dos la­ti­nos, uno asiá­ti­co y otro ne­gro.

Los hom­bres blan­cos eje- cu­ta­ron más ti­ro­teos que cual­quier otro sec­tor de la po­bla­ción en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos. Las es­ta­dís­ti­cas mues­tran que des­de 1982 has­ta 2017, 54 por cien­to de los in­ci­den­tes fue­ron co­me­ti­dos por hom­bres blan­cos, se­gún da­tos de la re­vis­ta es­ta­dou­ni­den­se.

Las en­fer­me­da­des men­ta­les tam­bién son un te­ma que acom­pa­ña los dis­pa­ros ma­si­vos. Las au­to­ri­da­des re­ve­la­ron que Long te­nía tras­tor­nos men­ta­les y era co­no­ci­do por la po­li­cía.

De he­cho, es­te mis­mo año pro­fe­sio­na­les de sa­lud men­tal lo en­tre­vis­ta­ron y lo de­ja­ron mar­char des­pués de que agen­tes de la ofi­ci­na del al­gua­cil lo en­con­tra­ran com­por­tán­do­se de for­ma “errá­ti­ca y fu­rio­sa” en su ca­sa.

Un equi­po de ges­tión de cri­sis de la po­li­cía de­ter­mi­nó que no era ne­ce­sa­rio in­gre­sar­lo en un hos­pi­tal de sa­lud men­tal con­tra su vo­lun­tad, al­go que se pue­de ha­cer en Ca­li­for­nia ba­jo el de­cre­to 5150.

Cua­tro más de los per­pe­tra­do­res de ti­ro­teos en ma­sa de 2018 tam­bién tie­nen an­te­ce­den­tes de en­fer­me­da­des men­ta­les, en­tre ellos Ni­ko­las J. Cruz, un jo­ven de 19 años que ma­tó a

Tres hom­bres rea­li­za­ron ti­ro­teos con ar-15 y uno con una es­co­pe­ta du­ran­te es­te año

17 per­so­nas en un ata­que per­pe­tra­do en una es­cue­la se­cun­da­ria de Par­kland.

Cruz te­nía un lar­go his­to­rial de pro­ble­mas de conducta y ha­bía pa­sa­do tiem­po en clí­ni­cas de sa­lud men­tal. El De­par­ta­men­to de Ni­ños y Fa­mi­lias (DCF) de Flo­ri­da es­tu­dió al jo­ven de 19 años y lo ca­li­fi­có de per­so­na vul­ne­ra­ble con va­rios pro­ble­mas men­ta­les.

La ma­dre adop­ti­va del jo­ven ad­vir­tió a las au­to­ri­da­des que su hi­jo te­nía de­pre­sión, dé­fi­cit de aten­ción y au­tis­mo, pe­ro in­sis­tió en que to­ma­ba su me­di­ca­ción.

Con ar­mas le­ga­les

Uno de los te­mas más im­por­tan­te en torno a los ti­ro­teos es la re­gu­la­ri­za­ción de las ar­mas de fue­go. De los 11 in­ci­den­tes del pre­sen­te año, nue­ve fue­ron co­me­ti­dos con ar­mas que se ob­tu­vie­ron de for­ma le­gal. De 1982 a 2012, 49 de 62 in­ci­den­tes fue­ron rea­li­za­dos con ar­mas le­ga­les, de acuer­do con la ba­se de da­tos de Mot­her Jo­nes.

Des­pués del tiroteo de Par­kland, los so­bre­vi­vien­tes y otros es­tu­dian­tes or­ga­ni­za­ron mar­chas pa­ra exi­gir a Trump y a los le­gis­la­do­res crear nor­mas más es­tric­tas pa­ra la ven­ta de ar­mas. En es­pe­cial la prohi­bi­ción to­tal de la ven­ta de fu­si­les de asal­to.

Es­te año, tres de los hom­bres que co­me­tie­ron ti­ro­teos en ma­sa uti­li­za­ron AR-15, un fu­sil de asal­to, y Ja­rrod W. Ra­mos usó una es­co­pe­ta pa­ra ata­car la re­dac­ción del pe­rió­di­co Ca­pi­tal Ga­zet­te, en An­na­po­lis, Mary­land. El hom­bre de 28 años ma­tó a cin­co per­so­nas e hi­rió a otras.

La pre­sión ejer­ci­da por los so­bre­vi­vien­tes de Par­kland y otras or­ga­ni­za­cio­nes pro­vo­có que el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos anun­cia­ra en mar­zo que co­men­za­ría a tra­ba­jar en su pro­pues­ta pa­ra prohi­bir la ven­ta, fa­bri­ca­ción o po­se­sión de los lla­ma­dos bump

stocks: dis­po­si­ti­vos que con­vier­ten los ri­fles se­mi­au­to­má­ti­cos en un ar­ma au­to­má­ti­ca.

Se­gún de­ta­lla el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia en su si­tio web, se tra­ta de una pro­pues­ta de re­gu­la­ción pa­ra acla­rar que la de­fi­ni­ción de ‘ame­tra­lla­do­ra’ en la Ley Na­cio­nal de Ar­mas de Fue­go y la Ley de Con­trol de Ar­mas in­clu­ye dis­po­si­ti­vos ti­po

bump stock, y que la ley fe­de­ral prohí­be en con­se­cuen­cia po­se­sión, ven­ta o fa­bri­ca­ción de ta­les dis­po­si­ti­vos.

Sin em­bar­go, des­de en­ton­ces el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se no men­cio­na na­da so­bre el pro­yec­to de re­gu­la­ción.

In­te­gran­tes de gru­pos su­pre­ma­cis­tas

Un ele­men­to que no to­ma en cuen­ta Mot­her Jo­nes es que al­gu­nas de las per­so­nas que co­me­tie­ron ti­ro­teos ma­si­vos son su­pre­ma­cis­tas o es­tán re­la­cio­na­dos con gru­pos de ex­tre­ma de­re­cha.

Uno de los ca­sos con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas es el de Ro­bert Bo­wers, un hom­bre que ata­có el 27 de oc­tu­bre una si­na­go­ga en Pit­ts­burgh pro­vo­can­do la muer­te de on­ce per­so­nas. Pre­vio al in­ci­den­te, pu­bli­có men­sa­jes an­ti­se­mi­tas en una red so­cial de ul­tra­de­re­cha lle­nos de in­sul­tos y teo­rías de cons­pi­ra­ción. Su per­fil de la pla­ta­for­ma de­cía: “Los ju­díos son los hi­jos de Sa­ta­nás”.

En el mis­mo sen­ti­do, Cruz, el jo­ven que ma­tó a 17 per­so­nas en Par­kland, su­pues­ta­men­te te­nía víncu­los con Re­pú­bli­ca de Flo­ri­da (ROF), un gru­po co­no­ci­do por sus con­vic­cio­nes su­pre­ma­cis­tas, se­gún con­fir­mó su lí­der Jordan Ja­reb.

Úl­ti­ma reac­ción del pre­si­den­te

Trump ca­li­fi­có co­mo te­rri­ble el tiroteo más re­cien­te en Es­ta­dos Uni­dos que de­jó 12 víc­ti­mas mor­ta­les. El pre­si­den­te des­ta­có la va­len­tía mos­tra­da por la po­li­cía y re­mar­có que los pri­me­ros ofi­cia­les lle­ga­ron a la es­ce­na en tres mi­nu­tos.

Además, Trump re­sal­tó la ta­rea del sar­gen­to Ron He­lus, quien fue el pri­me­ro en in­gre­sar al bar y mu­rió tras re­ci­bir va­rios dis­pa­ros.

El man­da­ta­rio no ahon­dó de­ta­lles so­bre el ti­ra­dor y só­lo men­cio­nó que fue re­por­ta­do muer­to. Tam­po­co hi­zo men­ción so­bre las le­yes de con­trol de ar­mas.

Cin­co de los per­pe­tra­do­res del pre­sen­te año tie­nen pro­ble­mas men­ta­les, en­tre ellos el ex­mi­li­tar que dis­pa­ró la no­che del miér­co­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.