Tec­no­lo­gía y es­ti­lo pa­ra Aven­tu­re­ra

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Ra­fael Urie­ga

Des­de su estreno en 1997, la obra de tea­tro Aven­tu­re­ra se ha con­so­li­da­do co­mo una de las prin­ci­pa­les pues­tas es­cé­ni­cas en nues­tro país y los Es­ta­dos Uni­dos. Son ya vein­te años del ini­cio de es­ta pro­duc­ción, la cual in­te­gra ac­tua­ción, bai­le, mú­si­ca, co­me­dia y has­ta sket­ches po­lí­ti­cos y ha­ce unos días se lle­vó a ca­bo el re­es­treno de es­te icó­ni­co y exi­to­so es­pec­tácu­lo, aho­ra ba­jo la pro­duc­ción de Ge­rar­do Qui­roz, Juan Oso­rio y Da­niel To­rres, quie­nes to­ma­ron la his­to­ria ori­gi­nal y agre­ga­ron tec­no­lo­gía mul­ti­me­dia y un es­ti­lo van­guar­dis­ta pa­ra re­vi­vir es­ta his­to­ria del Mé­xi­co de los años cin­cuen­ta.

Ideas re­no­va­das

La con­ver­sa­ción se dio con el equi­po de pro­duc­ción de Ge­rar­do Qui­roz y el pro­duc­tor Da­niel To­rres, pa­ra co­no­cer más acer­ca de las no­ve­da­des tec­no­ló­gi­cas que la obra pre­sen­ta, la cual vol­vió a es­tre­nar­se en el Au­di­to­rio Blac­kBerry en la Ciu­dad de Mé­xi­co, con una im­por­tan­te con­vo­ca­to­ria del pú­bli­co.

Se des­ta­ca, pri­me­ra­men­te, la mo­di­fi­ca­ción del es­ce­na­rio, mis­mo que no cuen­ta con es­ce­no­gra­fía fí­si­ca, sino con dos pan­ta­llas pa­ra con­so­li­dar una es­ce­no­gra­fía vir­tual, don­de son trans­mi­ti­dos di­ver­sos ele­men­tos vi­sua­les co­mo videos, es­ce­na­rios, clips de mú­si­ca y fo­to­gra­fías pa­ra crear el am­bien­te. “Me aso­cié con Ge­rar­do Qui­roz y Juan Oso­rio pa­ra es­te pro­yec­to; la idea prin­ci­pal era dar­le re­fres­car la obra, se­guir con el te­ma cen­tral, pe­ro aña­dir el plus tec­no­ló­gi­co. A pe­sar de que se tra­ta de una his­to­ria del pa­sa­do, qui­si­mos dar­le un re­fuer­zo e in­no­var con es­ta pro­pues­ta mul­ti­me­dia”, co­men­ta Da­niel To­rres, quien es ade­más, fun­da­dor y di­rec­tor de la em­pre­sa de pan­ta­llas de vi­deo HMD.

“Me con­tac­ta­ron pa­ra el te­ma au­dio­vi­sual y les pro­pu­se usar pan­ta­llas de gran medida”, pro­si­gue Da­niel; “pen­sa­mos en una de do­ce me­tros de lar­go por 3.60 de al­tu­ra y tam­bién un so­bre es­ce­na­rio, es de­cir, otra pan­ta­lla de do­ce me­tros de lar­go por 1.80 de al­tu­ra con una re­so­lu­ción de seis mi­lí­me­tros. De es­ta ma­ne­ra in­no­va­mos la par­te vi­sual a tra­vés de los con­te­ni­dos trans­mi­ti­dos. Hay ac­to­res en la par­te ba­ja y al­ta del es­ce­na­rio y fren­te a las pan­ta­llas y és­tas dan ma­yor am­bien­ta­ción y pro­fun­di­dad, ya que ofre­cen pro­yec­cio­nes dis­tin­tas de una y otra”.

Las obras de tea­tro: Rock of Ages, Vi­va Mé­xi­co y Mar­ta tie­ne un mar­ca­pa­sos son al­gu­nos de los es­pec­tácu­los don­de Ge­rar­do Qui­roz ha in­te­gra­do es­ta tec­no­lo­gía y ha te­ni­do una ex­ce­len­te acep­ta­ción y muy bue­nos re­sul­ta­dos. La pues­ta en es­ce­na Mar­ta tie­ne un mar­ca­pa­sos con­tó con una pan­ta­lla de 16 me­tros de lar­go y sie­te de al­to, lo que per­mi­tió al pú­bli­co dis­fru­tar de di­ver­sas imá­ge­nes y pro­yec­cio­nes.

“De­ci­di­mos ha­cer el re­es­treno de Aven­tu­re­ra en el Au­di­to­rio Blac­kberry, ya que ne­ce­si­tá­ba­mos am­bien­tar to­do un es­pa­cio co­mo si fue­ra un ca­ba­ret y aquí en­con­tra­mos las con­di­cio­nes ade­cua­das, con un es­ti­lo ele­gan­te y ex­clu­si­vo, lo que ha gus­ta­do a los asis­ten­tes. La at­mós­fe­ra que se crea es im­pre­sio­nan­te: la ilu­mi­na­ción, pan­ta­llas, vi­deo y au­dio se in­te­gran muy bien”, men­cio­na Da­niel. “El pú­bli­co se emo­cio­na al ver imá­ge­nes del pa­sa­do y dis­fru­tan del Mé­xi­co de ese tiem­po: ver la Ala­me­da Cen­tral de los años cua­ren­ta evo­ca re­cuer­dos pa­ra quie­nes vi­vie­ron en esa dé­ca­da y pa­ra los que no, les pro­vo­ca una gra­ta sor­pre­sa. Ha si­do una ex­ce­len­te ex­pe­rien­cia tra­ba­jar con Ge­rar­do Qui­roz y Juan Oso­rio. No­so­tros pu­si­mos el re­cur­so y ellos el ta­len­to y crea­ti­vi­dad. El au­dio, ilu­mi­na­ción y vi­deo es­tu­vo a car­go del equi­po de pro­duc­ción de Ge­rar­do y en HDM ar­mo­ni­za­mos con la par­te de vi­deo, con los vi­sua­les que ellos hi­cie­ron, ade­más de que sin­cro­ni­za­ron el au­dio, la ilu­mi­na­ción y de­más de­ta­lles. Fue así que se lo­gró crear las at­mós­fe­ras y mo­men­to ade­cua­dos, to­do con el fin de que los asis­ten­tes dis­fru­ta­ran la fun­ción y los ac­to­res ex­plo­ta­ran su ta­len­to”, se­ña­la Da­niel To­rres.

Vi­deo, au­dio e ilu­mi­na­ción re­no­va­da

En lo que res­pec­ta al vi­deo, es­ta área fue en­car­ga­da a Ro­ger Due­ñas, pro­duc­tor y di­rec­tor de vi­sua­les y mul­ti­me­dia, quien co­men­tó que se pro­yec­ta­ron mu­chas pie­zas ori­gi­na­les: más de cin­cuen­ta a lo lar­go de la obra. Tam­bién se­ña­ló que es­tu­vo a car­go del di­se­ño, de tal ma­ne­ra que tu­vo co­mo ob­je­ti­vo cons­truir una es­ce­no­gra­fía vir­tual. Ro­ger reali­zó la com­po­si­ción de es­ce­na­rios en exterior e in­te­rior y gra­bó pie­zas con el elen­co pa­ra in­ser­tar­los en di­fe­ren­tes nú­me­ros mu­si­ca­les. La ela­bo­ra­ción y di­se­ño to­mó ca­si mes y me­dio, só­lo con su compu­tado­ra y cla­ro es­tá, gran crea­ti­vi­dad.

“El vi­deo tu­vo co­mo ob­je­ti­vo in­te­grar y dar­le un to­que ac­tual y dis­tin­to a es­ta obra. Si bien es com­pli­ca­do ha­cer o ar­mar una es­ce­no­gra­fía fí­si­ca de ha­ce más de cin­cuen­ta años, con el vi­deo pu­di­mos re­crear­la y de la mano de la tec­no­lo­gía de las pan­ta­llas es­to se in­te­gró me­jor. Ofre­ce­mos un es­pec­tácu­lo con ca­li­dad, ya que la es­ce­no­gra­fía vi­ve mien­tras cam­bian de es­ce­na y hay un ma­yor di­na­mis­mo; los ac­to­res ha­cen re­fe­ren­cia a lo que su­ce­de en las pan­ta­llas, hay una ac­ti­vi­dad más aco­pla­da en­tre el ac­tor y la es­ce­no­gra­fía. Es un re­cur­so muy útil y en­ri­que­ce­dor tam­bién cuan­do hay mu­si­ca­les: las pan­ta­llas dan a la es­ce­no­gra­fía mu­cha vi­da y mo­vi­mien­to y el pú­bli­co lo­gra dis­fru­tar de es­ta nue­va Aven­tu­re­ra con un es­pec­tácu­lo mul­ti­me­dia”, ex­pre­sa Ro­ger Due­ñas.

El tra­ta­mien­to del au­dio es­tu­vo ba­jo el man­do de Fer­nan­do Maya, in­ge­nie­ro de au­dio de Aven­tu­re­ra, quien se­ña­la que la acús­ti­ca del Au­di­to­rio Blac­kBerry no pre­sen­tó nin­gún pro­ble­ma gra­ve y por el con­tra­rio, ayu­dó mu­cho, ha­cien­do más fá­cil su la­bor, ya que al ser una sala de con­cier­tos, cuen­ta con las con­di­cio­nes pa­ra que la acús­ti­ca de la obra flu­ya de ma­ne­ra óp­ti­ma.

“Lo más di­fí­cil que tu­vi­mos fue que las or­ques­tas se ubi­ca­ron fren­te al PA; del la­do iz­quier­do la or­ques­ta de ca­sa y del otro la­do la Au­tén­ti­ca So­no­ra San­ta­ne­ra de Gil­dar­do Zá­ra­te, Los po­si­bles in­con­ve­nien­tes so­lu­cio­na­mos me­dian­te un pe­que­ño des­fa­se pa­ra evi­tar aco­ples en la se­ñal. De la mis­ma ma­ne­ra, to­dos los per­so­na­jes prin­ci­pa­les de la obra pa­san fren­te al PA, por lo que hi­ci­mos lo mis­mo y que­dó to­do a la per­fec­ción. Usa­mos el pre­set de ali­nea­ción que hay aquí pa­ra el arre­glo Me­yer Sound, re­for­za­mos el front fill con UPA 2 y pu­si­mos un si­de fill en es­té­reo; te­ne­mos nue­ve mez­clas mono pa­ra mú­si­cos, es­ta­mos uti­li­zan­do 58 ca­na­les. Ocu­pa­mos trein­ta sis­te­mas inalám­bri­cos ULXD de Shu­re, mi­cró­fo­nos de mano Senn­hei­ser EW100, mi­cro­fo­nía AKG y Au­dioTech­ni­ca, la cual fue pa­tro­ci­nio de Mu­sic Club. Tam­bién usa­mos una con­so­la Ya­maha CL5, la cual la pro­por­cio­nó HMD, y tam­bién usa­mos una Ex­pres­sion 3 de Soun­dC­raft pa­ra mi­cro­fo­nía ex­clu­si­va­men­te. Es la pri­me­ra vez que ha­go Aven­tu­re­ra, es­toy muy emocionado”, se­ña­ló Fer­nan­do Maya.

Por otro la­do, el di­se­ño de ilu­mi­na­ción co­rrió a car­go de Ser­gio Mo­ra­les, quien se dio a la ta­rea de adap­tar un lu­gar de con­cier­tos co­mo el Au­di­to­rio Blac­kBerry pa­ra trans­for­mar­lo en un tea­tro, a tra­vés de la ilu­mi­na­ción. Él se­ña­la que aun­que las pan­ta­llas ayu­da­ban mu­cho vi­sual­men­te, tu­vo que crear am­bien­tes con la luz en dis­tin­tas zo­nas del es­ce­na­rio. El ob­je­ti­vo era tras­la­dar al pú­bli­co, a tra­vés de la ilu­mi­na­ción a los ac­to­res y par­te de la es­ce­no­gra­fía a lo que era el Mé­xi­co de me­dia­dos del si­glo vein­te.

“Lo más com­pli­ca­do, al ser un lu­gar pa­ra con­cier­tos, es la ilu­mi­na­ción, ya que és­ta se en­fo­ca só­lo al es­ce­na­rio y no hay ma­ne­ra de dar­le otro ma­ne­jo a la luz. Por ejem­plo, la luz fron­tal, la cual si bien en un con­cier­to no es tan im­por­tan­te, sí lo es en una obra de tea­tro, ya que per­mi­te lu­cir las ca­ras y los ves­tua­rios de los ac­to­res. En Aven­tu­re­ra crea­mos un puen­te fron­tal, lo flo­ta­mos pa­ra po­der co­lo­car equi­po y re­sol­ver así es­te de­ta­lle”, ex­pli­ca Ser­gio, y con­ti­núa: “En el di­se­ño par­ti­ci­pa­mos Ge­rar­do Qui­roz y yo. Nos to­mó dos me­ses la pla­nea­ción del di­se­ño y en ela­bo­ra­ción tan só­lo dos días; es­to fue un gran re­to y una ex­ce­len­te ex­pe­rien­cia. Uti­li­za­mos equi­pos SGM Giot­to Spot, Idea Spot 300, Idea Mo­ving LED 300; dos se­gui­do­res de ti­ro lar­go DTS, 20 le­kos de LED Show­co y vein­te pa­res de LED de la mis­ma fir­ma”.

“El di­se­ño de ilu­mi­na­ción es to­tal­men­te nue­vo, di­fe­ren­te a las an­te­rio­res ver­sio­nes de Aven­tu­re­ra. To­do es vir­tual, por lo que se tie­nen que cui­dar más los de­ta­lles pa­ra re­crear la ma­gia y el con­tex­to. A tra­vés de la co­lo­ri­me­tría en­con­tra­mos los co­lo­res pa­ra ge­ne­rar el am­bien­te del Mé­xi­co de esa épo­ca. La es­ce­no­gra­fía fí­si­ca pue­des ilu­mi­nar­la y ayuda, pe­ro en la vir­tual no se de­be ilu­mi­nar, no se de­be di­ri­gir la ilu­mi­na­ción a las pan­ta­llas por­que se co­rre el ries­go de rom­per la ilu­sión de la es­ce­no­gra­fía”, fi­na­li­za Ser­gio Mo­ra­les.

Se espera que Aven­tu­re­ra es­té dos me­ses en el Au­di­to­rio Blac­kBerry y des­pués sal­drá de gi­ra ha­cia los Es­ta­dos Uni­dos y el in­te­rior de la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na, con to­dos los equi­pos que se usa­ron en el Ciu­dad de Mé­xi­co. El uso de pan­ta­llas a gran es­ca­la es un re­cur­so ca­da vez más uti­li­za­do en los es­pec­tácu­los en nues­tro país, gra­cias a su to­que van­guar­dis­ta y a que per­mi­ten que los es­pec­ta­do­res dis­fru­ten al má­xi­mo del ar­tis­ta, mú­si­co, ban­da o co­mo en es­te ca­so, la pues­ta en es­ce­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.