Co­mo un lu­nar: bo­le­ros al es­ti­lo de Dis­cos Co­ra­son

CD con bo­le­ros de la Cos­ta Chi­ca

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Víc­tor Bal­do­vi­nos

Pa­tri­mo­nio na­cio­nal. En 1956, Ál­va­ro Ca­rri­llo tu­vo su pri­mer gran éxi­to con “Amor mío”. Se­sen­ta años des­pués, Dis­cos Co­ra­són reunió a cin­co ar­tis­tas de la Cos­ta Chi­ca de Gue­rre­ro, tie­rra de Ál­va­ro, pa­ra gra­bar una co­lec­ción de bo­le­ros inol­vi­da­bles y brin­dar­le a la me­mo­ria un fes­tín de ro­man­ce.

El am­bi­cio­so pro­yec­to co­men­zó en Ca­cahua­te­pec, lu­gar de na­ci­mien­to de Ca­rri­llo. En esa po­bla­ción se die­ron ci­ta Fi­de­la Pe­láez, Las Her­ma­nas Gar­cía, Cho­go Pru­den­te, Los Tres Amuz­gos, Pe­dro To­rres, el pro­duc­tor Eduar­do Lle­re­nas de Dis­cos Co­ra­són y el in­ge­nie­ro Sal­va­dor Ter­ce­ro, del es­tu­dio Sala de Au­dio, con quien con­ver­sa­mos so­bre el re­to que im­pli­có gra­bar la mú­si­ca de ayer, apli­can­do la tec­no­lo­gía de hoy, pa­ra ha­cer que el tiem­po se de­ten­ga en la in­mor­ta­li­dad de una mi­ra­da.

Nin­gu­nos des­co­no­ci­dos

“Con Mary Farq­huar­son y Eduar­do te­ne­mos más de vein­te años de co­no­cer­nos. Ha si­do una re­la­ción muy bue­na, por­que Eduar­do es un aven­tu­re­ro de to­da la vi­da”, vuel­ve Sal­va­dor Ter­ce­ro en el tiem­po; “en aquel en­ton­ces em­pe­za­mos con pro­ce­sos de mas­te­ri­za­ción pa­ra gra­ba­cio­nes in-si­tu, con cin­ta analó­gi­ca. Se ha­cía la trans­fe­ren­cia a dis­co du­ro en Es­tu­dio 19, con el in­ge­nie­ro Fran­cis­co Mi­ran­da”, re­cuer­da el in­ge­nie­ro; “ha­cía­mos mas­te­ri­za­ción di­gi­tal y así arran­ca­mos, usan­do un Axis ma­ra­vi­llo­so”.

Eduar­do se vol­vió asi­duo. “Más ade­lan­te mon­ta­mos Sala de Au­dio y la re­la­ción de Mary y Eduar­do con­ti­nuó fa­mi­liar­men­te, en un en­torno re­la­ja­do”, Sal­va­dor mol­dea el con­cep­to; “pe­ro con la vi­sión de cap­tu­rar la esen­cia de los ar­tis­tas con los que ellos tra­ba­jan”.

Al es­ti­lo Sala de Au­dio. “Des­de siem­pre, lo pri­me­ro que tra­ba­ja­mos con Mary y Eduar­do fue la pre­pro­duc­ción. Las sor­pre­sas no se per­mi­ten. Imagínate: ¿qué ha­ces?”, do­cu­men­ta el in­ge­nie­ro; “an­tes, ellos gra­ba­ban con má­qui­nas Na­gra, que eran gra­ba­do­ras es­té­reo pa­ra ci­ne y el tra­ba­jo era téc­ni­ca­men­te li­mi­ta­do, por­que lo más que po­dían te­ner eran tres mi­cró­fo­nos, pa­sar­los por un mi­xer y de ahí, a la Na­gra.

La pri­me­ra vez que hi­ci­mos es­tas sa­li­das (ha­ce vein­te años), fui­mos a la Sierra de la Huas­te­ca Po­to­si­na, gra­ba­mos a los Cam­pe­ros de Va­lles con una gra­ba­do­ra di­gi­tal DAT, a dos ca­na­les”, con­tras­ta; “pe­ro lle­va­mos un mi­xer con ocho en­tra­das y ocho mi­cró­fo­nos. En su co­mu­ni­dad, mon­ta­mos una pe­que­ña ca­bi­na, en­tre paredes de ado­be y te­chos de lá­mi­na. Nos íba­mos en un co­che, con ba­ses, ca­bles y racks”.

La mís­ti­ca del nue­vo pro­yec­to

Te­nía que ser en Ca­cahua­te­pec, el pue­blo de Ál­va­ro. “Des­gra­cia­da­men­te, su ca­sa ya es­tá en rui­nas, muy aban­do­na­da: ha­bía go­te­ras y nin­gu­na fa­ci­li­dad”, va­lo­ra Sal­va­dor; “uno de los mú­si­cos men­cio­nó a los Es­tu­dios Es­me­ral­da, un pe­que­ño cuar­to de gra­ba­ción, rús­ti­co (en la ca­sa de un gru­po ver­sá­til), con es­pa­cio de tres por tres me­tros al­fom­bra­do, acon­di­cio­na­mien­to de hu­le es­pu­ma (que pa­ra no­so­tros fue una ma­ra­vi­lla, por­que no te­nía re­ver­be­ra­ción) y una pe­que­ña ca­bi­na. Imagínate el ca­lor que te­nía­mos: era una tem­pe­ra­tu­ra incontrolable. No­so­tros lle­va­mos un sis­te­ma por­tá­til de Pro Tools 12, con tar­je­ta ex­ter­na Na­ti­ve y una in­ter­faz que nos po­día dar los ocho ca­na­les que ne­ce­si­tá­ba­mos pa­ra en­trar y sa­lir de una lap top sin pro­ble­mas”.

He­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas. “Nos lle­va­mos un rack con dos pream­pli­fi­ca­do­res Amek Sys­tem 9098 (que son unos ma­ra­vi­llo­sos di­se­ños de Ru­pert Ne­ve); el Fo­cus­ri­te Red 4Pre (que es de cua­tro ca­na­les) y dos mó­du­los API The Chan­nel Strip”, re­ve­la Sal­va­dor Ter­ce­ro; “la in­ten­ción era gra­bar mú­si­cos que no to­can con au­dí­fo­nos y que no les po­de­mos de­cir que va­mos a do­blar las gui­ta­rras; hi­ci­mos las vo­ces y co­rre­gi­mos. Lo que cap­ta Dis­cos Co­ra­són es la esen­cia del mo­men­to y fue­ron gra­ba­cio­nes en vi­vo, en un es­pa­cio con­tro­la­do de re­ver­be­ra­ción. Con eso, ya es­tá­ba­mos prác­ti­ca­men­te pro­te­gi­dos”.

Re­gis­tro de lu­jo. “De mi­cro­fo­nía, via­ja­mos con una co­lec­ción de los mejores con­den­sa­do­res pa­ra ha­cer una bue­na cap­tu­ra”, ex­po­ne el in­ge­nie­ro; “lle­va­mos unos Neu­mann y pa­ra per­cu­sión, por su­pues­to que íba­mos con di­ná­mi­cos Shu­re SM-57 ( y sus ac­ce­so­rios), ade­más de los AKG 414, que son ma­ra­vi­llo­sos y con los que tu­vi­mos cui­da­do”, de­ta­lla; “por­que no se tra­tó de lle­nar de bul­bos y co­sas de­ma­sia­do com­pli­ca­das. La hu­me­dad re­la­ti­va era muy pe­li­gro­sa y lo que me­nos que­ría­mos eran cáp­su­las que se fue­ran a co­lap­sar por tan­ta hu­me­dad”.

Cuan­do re­gre­sa­ron a Sala de Au­dio

“Fue bas­tan­te agra­da­ble el he­cho de que plan­tea­mos la pers­pec­ti­va pa­no­rá­mi­ca es­té­reo del trío (más las vo­ces) y fun­cio­nó muy bien”, sos­tie­ne Sal­va­dor Ter­ce­ro; “la mez­cla real­men­te se pro­ce­só muy po­co. No tu­vi­mos ma­yor con­ta­mi­na­ción ex­ter­na y fue una for­ma de re­crear lo rús­ti­co, lo sen­ci­llo y na­tu­ral, de­ján­do­lo ser. Uti­li­za­mos pro­ce­sos de com­pre­sión muy bá­si­cos. De plug ins de com­pre­sión, me gus­tan los de Avid, por­que tie­nen co­sas sen­ci­llas, pe­ro muy co­rrec­tas. Tam­bién unos Te­le­tro­nix, que uti­li­za­mos en la voz”, re­co­no­ce; “la ten­den­cia fue que des­de la cap­tu­ra, hi­cié­ra­mos el tra­ba­jo ne­ce­sa­rio”. Mas­te­ri­zar cin­co sen­ti­mien­tos di­fe­ren­tes. “Fue com­ple­jo, por­que tu­vi­mos a las Her­ma­nas Gar­cía (unas ni­ñas ma­ra­vi­llo­sas), que can­tan muy sua­ve­ci­to y la in­ten­ción con ellas era de in­ti­mi­dad o de inocen­cia”, mues­tra el in­ge­nie­ro; “y pu­di­mos te­ner a Cho­go Pru­den­te, que can­ta muy fuer­te. Por eso, el ran­go di­ná­mi­co ge­ne­ral del dis­co es ex­tre­ma­da­men­te abier­to y lo que bus­cá­ba­mos era que la in­ter­ac­ción en­tre los ar­tis­tas (que es­tán in­ter­ca­la­dos), fue­ra ho­mo­gé­nea y no se per­die­ra el se­llo de ca­da quién”. La sen­ci­llez, el se­cre­to. “Uti­li­za­mos un pro­ce­so de mas­te­ri­za­ción bá­si­co y pa­sa­mos los au­dios por pro­ce­sa­do­res analó­gi­cos”, Sal­va­dor ilus­tra; “te­ne­mos un ecua­li­za­dor Man­ley Labs Mas­si­ve Pas­si­ve, con el que hi­ci­mos un in­sert analó­gi­co en la red. Des­pués usa­mos unos com­pre­so­res Man­ley, pa­ra dar un ni­vel de vo­lu­men (o loud­ness) co­mer­cial, pe­ro sin re­ven­tar las agu­jas, pa­ra que si es­tás es­cu­chan­do un play­list con tracks de otros ar­tis­tas, que com­bi­nen, que com­par­tan; es­ta­ble­ci­mos que el ran­go di­ná­mi­co te­nía que ser na­tu­ral y fue un pro­ce­so muy com­ple­jo; por­que era tra­ba­jar ca­da track de for­ma in­de­pen­dien­te y des­pués, ha­cer la ho­mo­lo­ga­ción de to­do. La gran ven­ta­ja fue que me to­có ha­cer los cin­co ar­tis­tas, mez­clar­los a to­dos y en to­das las fa­ses tra­ba­jé con el mis­mo pro­duc­tor”.

Co­mo prin­ci­pio

“Lo más im­por­tan­te: si tu pro­duc­tor, el ar­tis­ta y tú (co­mo in­ge­nie­ro) des­de el arran­que, tie­nen la lí­nea cla­ra de lo que es­tán si­guien­do, no tie­ne por qué cam­biar”, son­ríe Sal­va­dor Ter­ce­ro; “el mas­te­ri­ng de re­pa­ra­ción, cuan­do tú ha­ces to­do, es au­to­cri­ti­car al­go que te que­dó mal. ¿Por qué lo voy a co­rre­gir? Real­men­te, era tra­ba­jar pa­ra que no su­ce­die­ran esas co­sas. ¿Com­pli­ca­do? Mu­cho”, re­su­me fi­nal­men­te Sal­va­dor Ter­ce­ro; “las con­di­cio­nes eran ad­ver­sas, pe­ro ha­bía que tra­ba­jar con la mís­ti­ca del gé­ne­ro y los bo­le­ros pi­den que no te sal­gas de cua­dro; que la ener­gía no de­cai­ga”.

Sala de Au­dio y Dis­cos Co­ra­són, pun­ta de lan­za en la mú­si­ca tra­di­cio­nal.

Ilu­sión sin­ce­ra.

Cho­go y su gru­po, lis­tos pa­ra gra­bar

Es­tu­dio Es­me­ral­da, se­sión de gra­ba­ción

Ma­nuel Cas­ta­ñe­da, lis­to pa­ra en­trar al es­tu­dio

Es­tu­dio Es­me­ral­da Ca­cahua­te­pec

Las Her­ma­nas Gar­cía, en­sa­yan­do pa­ra gra­bar

En la Cos­ta Chi­ca, rum­bo a la gra­ba­ción

Pe­dro To­rres, se­sión de gra­ba­ción

Gra­ban­do, mez­clan­do y mar­ti­ri­zan­do en Sala de Au­dio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.