Los Vic­to­rios: XV años de ska en el Pep­si Cen­ter

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Víc­tor Bal­do­vi­nos

Tra­di­ción Allen & Heath es si­nó­ni­mo de pres­ti­gio en el mer­ca­do na­cio­nal. De­sa­for­tu­na­da­men­te, an­tes no era tan so­li­ci­ta­da pa­ra los gran­des even­tos, pe­ro si ana­li­za­mos los equi­pos ins­ta­la­dos en au­di­to­rios y tem­plos, la fir­ma in­gle­sa es bas­tan­te po­pu­lar y ni ha­blar de su ofer­ta análo­ga, que des­de ha­ce mu­cho tiem­po go­za de re­nom­bre. Hoy, su lí­nea di­gi­tal in­va­de re­cin­tos ma­yo­res y con la lle­ga­da de la serie dLi­ve, la mar­ca re­to­mó el lu­gar que me­re­ce.

“Ca­li­dad in­he­ren­te del pro­duc­to”

La re­la­ción de Los Vic­to­rios (an­tes Sa­lón Vic­to­ria), con Allen & Heath no es nue­va. Así lo con­fir­ma Luis An­to­nio Pe­ña, Brand Ma­na­ger de la mar­ca en Re­pre­sen­ta­cio­nes de Au­dio, com­pa­ñía dis­tri­bui­do­ra en Mé­xi­co. “Co­men­zó a par­tir de que tra­ji­mos las dLi­ve e ini­cia­mos las ca­pa­ci­ta­cio­nes, a las que asis­tie­ron Amé­ri­co Cas­te­lán y Car­los Sa­la­zar, in­ge­nie­ros de la em­pre­sa RF Pro­duc­ción To­tal; a par­tir de ahí, na­ció una amis­tad muy es­tre­cha. Ellos gus­tan de nues­tros pro­duc­tos, se vol­vie­ron pro­mo­to­res y en al­gún mo­men­to nos co­men­ta­ron acer­ca de usar la con­so­la pa­ra los XV Años (con sa­bor a 20) de Los Vic­to­rios”.

Un su­ce­so. “Hay mu­chas co­sas que me gus­tan de la dLi­ve y cuan­do da­mos ca­pa­ci­ta­ción re­sal­ta­mos la fa­ci­li­dad de uso”, sub­ra­ya Luis An­to­nio; “creo que es­ta mez­cla­do­ra da al ope­ra­dor una for­ma más sen­ci­lla de ha­cer las co­sas”.

¿Có­mo se con­ci­bió la con­so­la? “Fue di­se­ña­da por un ope­ra­dor, pa­ra otro ope­ra­dor”, men­cio­na Luis; “ofre­ce ver­sa­ti­li­dad y gran ca­pa­ci­dad de ca­na­les: ha­bla­mos de 128 en­tra­das y 62 sa­li­das, que pue­den ser dis­tri­bui­das en el ti­po de bus que sea ne­ce­sa­rio: ya sea co­mo au­xi­liar, ma­tri­ces, efec­tos o sub­gru­pos, por­que la dLi­ve no es­tá su­je­ta a al­go fi­jo. Ade­más, la in­clu­sión de pan­ta­llas tác­ti­les con la in­for­ma­ción y la re­so­lu­ción ne­ce­sa­ria, es la com­bi­na­ción per­fec­ta”.

Con­so­la na­ti­va de 96kHz. “Es­to por sí so­lo, ha­ce que los mi­cró­fo­nos desa­rro­llen to­da su ca­pa­ci­dad so­no­ra. En cuan­to a plug ins, Allen & Heath fue muy in­te­li­gen­te, por­que nos dio las he­rra­mien­tas en ca­da ca­nal. Amé­ri­co es un gran ex­per­to en plug ins y se da gus­to con es­ta con­so­la,

uti­li­zan­do los cin­co ti­pos di­fe­ren­tes de com­pre­sión por en­tra­da y la ecua­li­za­ción grá­fi­ca, que tie­ne cua­tro es­pe­cies en ca­da sa­li­da”, des­cri­be; “en cuan­to a los efec­tos, son emu­la­cio­nes de marcas po­pu­la­res co­mo Le­xi­con o Draw­mer”.

Amé­ri­co Cas­te­lán hi­zo una bue­na com­bi­na­ción de efec­tos. “Les dio un to­que in­tere­san­te, apli­can­do la com­pre­sión pa­ra con­tro­lar pre­ci­sa­men­te los ni­ve­les y sin te­ner que sa­cri­fi­car ga­nan­cia”, com­pa­ra fi­nal­men­te Luis An­to­nio Pe­ña; “por otro la­do, pa­ra las vo­ces (que sa­be­mos lo di­fí­cil que es sa­car­las en cual­quier even­to) se usó la emu­la­ción de pream­pli­fi­ca­do­res de bul­bos que vie­nen con la con­so­la, lo que pue­de ha­cer en ca­da uno de los 128 ca­na­les”.

Una su­per­fi­cie to­tal. “La pri­me­ra vez que uti­li­cé una dLi­ve, fue en el Au­di­to­rio Na­cio­nal, con Di­vi­sión Mi­nús­cu­la y la ver­dad, cum­plió con mis ex­pec­ta­ti­vas”, men­cio­na el in­ge­nie­ro de sala Amé­ri­co Cas­te­lán; “pa­ra el aniver­sa­rio de Los Vic­to­rios la usé sin plug ins y ju­gué mu­cho con el pream­pli­fi­ca­dor, por­que la ma­yor par­te de la for­ma en la que se com­por­ta el pro­ce­sa­mien­to di­ná­mi­co de los ecua­li­za­do­res su­ce­de así. Los cam­bios fue­ron muy sig­ni­fi­ca­ti­vos”.

Li­bre­rías ex­te­rio­res. “Es­ta fue la se­gun­da vez que usé una dLi­ve en for­ma­to grande”, vi­sua­li­za Amé­ri­co; “siem­pre me gus­ta an­dar car­ga­do de ele­men­tos, pe­ro sin abu­sar del re­cur­so ex­terno. Cuan­do apli­co by­pass al plug in y el cam­bio es muy po­co, en­ton­ces creo que la con­so­la es­tá ha­cien­do un tra­ba­jo im­por­tan­te”.

El con­tra­tiem­po en la gui­ta­rra, ca­rac­te­rís­ti­co del Ska

“Creo que la se­lec­ción del am­pli­fi­ca­dor es im­por­tan­te y aquí, Ti­mo (gui­ta­rris­ta de Los Vic­to­rios), ya tie­ne el so­ni­do crea­do pa­ra su ins­tru­men­to”, ex­pli­ca el je­fe de sala; “des­de el ajus­te, tie­ne la fuen­te de lo que quie­re y el mi­cró­fono SM-57 es úni­co, aun­que yo uti­li­zo dos. No en es­té­reo: es la com­bi­na­ción de apli­car un SM-57 apun­ta­do di­rec­to al cen­tro de la bo­ci­na y el otro, en la sus­pen­sión de la mis­ma. Des­de la sus­pen­sión me lle­ga el cuer­po y del cen­tro, los agu­dos. Si es­cu­chas uno por uno, di­ces: es­te sue­na opa­co y el otro, muy agudo”, ma­ti­za; “pe­ro cuan­do ha­ces la com­bi­na­ción (co­mo uno so­lo), se ob­tie­nen am­bos ele­men­tos. No lo ha­go es­té­reo (al­gu­nas ve­ces se con­fun­de), sino que los uso co­mo uno; in­clu­so, cuan­do ha­go los pa­neos, co­lo­co am­bos mi­cró­fo­nos en la mis­ma di­rec­ción”.

“La su­ge­ren­cia de uti­li­zar es­tas con­so­las dLi­ve fue de Amé­ri­co Cas­te­lán (nues­tro in­ge­nie­ro de sala) y no du­dé en ab­so­lu­to: con­fié en la de­ci­sión que to­mó y fue una sor­pre­sa, por­que su so­ni­do es ex­ce­len­te. Es­tu­vi­mos muy con­ten­tos, por­que el con­cier­to se gra­bó pa­ra una edi­ción en CD y DVD que lan­za­mos en fe­bre­ro. Ahí lu­ció aún más el pro­ve­cho que se le sa­có a las con­so­las. Ade­más, siem­pre es­ta­mos abier­tos (por­que pro­duz­co fes­ti­va­les) a que se prue­ben equi­pos y que ha­ya aper­tu­ra pa­ra las marcas. Siem­pre ha­go una ana­lo­gía con la pre­sen­cia ar­tís­ti­ca: es co­mo dar­le opor­tu­ni­dad a una ban­da nue­va. Me pa­re­ce que las con­so­las dLi­ve lo hi­cie­ron muy bien, en con­jun­to con el ta­len­to de los in­ge­nie­ros. Me pa­re­cen ex­ce­len­tes”. Ra­fael Ze­pe­da. Pro­duc­tion Ma­na­ger.

Or­ga­ni­za­dos ha­ce me­ses. “Pa­ra es­te con­cier­to de aniver­sa­rio, ar­ma­mos la lo­gís­ti­ca cuan­do ellos de­fi­nie­ron la lis­ta de can­cio­nes y los in­vi­ta­dos de ca­da una, pe­ro has­ta un día an­tes nos man­da­ron unos cam­bios. Fue­ron mu­chos par­ti­ci­pan­tes, pe­ro to­do flu­yó en la prue­ba. Ya ha­bía­mos ve­ni­do al Pep­si Cen­ter y siem­pre he­mos re­ci­bi­do un gran apo­yo de su per­so­nal téc­ni­co”, con­clu­ye ex­pli­ca Amé­ri­co Cas­te­lán.

“Al­go que apa­sio­na”

El in­ge­nie­ro de mo­ni­to­res de Los Vic­to­rios, Car­los Sa­la­zar, ex­pli­ca los por­me­no­res de su la­bor al fren­te de la se­gun­da dLi­ve S5000: “lo esen­cial pa­ra la ban­da, son las vo­ces de Chino y Ti­mo (los lí­de­res), más el bom­bo, la ta­ro­la, los con­tras y la gui­ta­rra”.

Mo­ni­to­res de pi­so, si­de fill y sis­te­mas per­so­na­les. “Por el flu­jo de tra­ba­jo que te­ne­mos, los com­bino así”, de­ta­lla el mo­ni­to­ris­ta; “to­mé es­ta de­ci­sión, por­que hu­bo bas­tan­tes in­vi­ta­dos con di­fe­ren­tes gé­ne­ros mu­si­ca­les: des­de reg­gae, pop, rock, has­ta ska­billy. Esa fue la op­ción, pa­ra que ca­da par­ti­ci­pan­te es­cu­cha­ra muy bien en los in- ears y no tu­vie­ra pro­ble­mas. Ade­más, me apo­yo en el si­de fill pa­ra los in­vi­ta­dos y lo co­lo­reo mu­cho, pe­ro aún así, ca­da in­vi­ta­do lle­vó in- ears con su voz”.

“Ocu­pa­mos do­ce mez­clas en 42 ca­na­les (con­tan­do a los in­vi­ta­dos) y ali­men­tan­do el si­de fill por el L-R”, se­ña­la Car­los; “ar­mé los VCAs pa­ra el si­de fill y po­der ma­ni­pu­lar los ni­ve­les de ba­te­ría, gui­ta­rra, te­cla­dos, vo­ces e in­vi­ta­dos, por­que nos da la op­ción de ma­ne­jar y mu­tear muy rá­pi­do. La dLi­ve trae una User Key, que da el cue, el fa­der mix y se­lec­cio­na el máster. Tres co­sas en un so­lo bo­tón, lo que fa­ci­li­tó mu­cho la ope­ra­ción”.

“Es­co­gi­mos las mez­cla­do­ras dLi­ve por su ca­li­dad de so­ni­do y quie­ro agra­de­cer a Luis Pe­ña y Eduar­do Quin­te­ro por las fa­ci­li­da­des que nos es­tán dan­do al pres­tar­nos dos S5000. Es­pe­re­mos que pron­to más pro­duc­cio­nes pue­dan in­te­grar­las, por­que es una gran su­per­fi­cie”. Amé­ri­co Cas­te­lán, in­ge­nie­ro de sala.

Más re­cur­sos. “Otra ven­ta­ja, es que tie­ne bue­nos plug ins y es­tu­vi­mos ocu­pan­do un ecua­li­za­dor con com­pre­sor mul­ti­ban­da, por­que te­ne­mos el pro­ble­ma de que un can­tan­te ta­pa la cáp­su­la del mi­cró­fono y la dLi­ve ha­ce una com­pre­sión que nos ayuda evi­tar esa voz; por otro la­do, trae un plug in que se lla­ma Tran­sient que real­za la voz. Real­men­te, es muy in­tui­ti­va”, afir­ma por úl­ti­mo Car­los Sa­la­zar; “la ven­ta­ja es que to­do se ope­ra en el mo­do Over­view”.

Allen & Heath dLi­ve: jus­to a tiem­po.

Luis Pe­ña

Amé­ri­co Cas­te­lán

Car­los Sa­la­zar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.