So­lid Sta­te Lo­gic, en los es­tu­dio Syn­chron Sta­ge Vien­na

en los es­tu­dios Syn­chron Sta­ge Vien­na

sound:check magazine mexico - - Contenido -

La exi­to­sa bi­blio­te­ca de sam­pleos y desa­rro­lla­dor de ins­tru­men­tos virtuales, Vien­na Symp­ho­nic Li­brary, ha abier­to sus sa­las prin­ci­pa­les de su com­ple­jo de es­tu­dios y es­ce­na­rios, bau­ti­za­do co­mo Syn­chron Sta­ge Vien­na. Lo­ca­li­za­do en el es­te de la ca­pi­tal aus­tria­ca, el com­ple­jo fi­gu­ra una ex­ten­sa in­fraes­truc­tu­ra di­gi­tal y analó­gi­ca de So­lid Sta­ge Lo­gic (SSL), di­se­ño acús­ti­co y ar­qui­tec­tó­ni­co de WSDG, así co­mo con­sul­to­ría y equi­po otor­ga­dos por la com­pa­ñía TSAMM Pro­fes­sio­nal Au­dio So­lu­tions.

Dos con­so­las SSL Dua­lity Del­ta, una L500 Li­ve y una red Dan­te de al­ta ca­pa­ci­dad vía con­ver­so­res SSL Alp­ha-Link MX y SSL Net­work I/O, for­man par­te del con­tex­to téc­ni­co del es­tu­dio. Herb Tuc­mandl, fun­da­dor de la Vien­na Symp­ho­nic Li­brary, iden­ti­fi­có la ne­ce­si­dad de un es­tu­dio hí­bri­do ya ha­ce al­gu­nos años, uno que pro­ve­ye­ra las fa­ci­li­da­des de gra­ba­ción sin com­pre­sión pa­ra or­ques­tas, pe­ro que tam­bién se ajus­ta­ra a los acer­ca­mien­tos de la pro­duc­ción mo­der­na. Herb even­tual­men­te ad­qui­rió un es­ce­na­rio ori­gi­nal de 1940 que ha­bía si­do des­cui­da­do por mu­cho tiem­po y el si­tio en el que se en­con­tra­ba ha­bía vis­to la de­mo­li­ción de va­rias es­truc­tu­ras de más o me­nos la mis­ma edad en la mis­ma área; sin em­bar­go, el es­ce­na­rio que ad­qui­rió Herb se ha­bía es­ta­do usan­do pa­ra pre­ser­var un gran ór­gano en el in­te­rior de la edi­fi­ca­ción. “Tu­vi­mos la suer­te de no te­ner que cons­truir otro edi­fi­cio más. Afor­tu­na­da­men­te és­te aún es­ta­ba dis­po­ni­ble pa­ra lo que bus­cá­ba­mod”, co­men­ta Herb.

La cons­truc­ción

El es­tu­dio es­tá cons­trui­do con una es­truc­tu­ra de sala- en-sala con un es­pa­cio de has­ta tres me­tros al­re­de­dor del lla­ma­do Sta­ge A, con 540 me­tros cua­dra­dos de área. “Sue­na real­men­te abier­to”, no­ta Bernd Ma­zagg, di­rec­tor téc­ni­co e in­ge­nie­ro de au­dio prin­ci­pal en el Syn­chron Sta­ge Vien­na. “Creo que se tra­ta de una de las mejores sa­las en el mun­do”.

Un es­tu­dio adi­cio­nal en las ins­ta­la­cio­nes in­clu­ye ochen­ta me­tros cua­dra­dos de una Li­ve Room B, sa­las de Con­trol A y B, sa­lo­nes de pro­duc­ción y una ofi­ci­na pa­ra staff y ope­ra­cio­nes. Tam­bién cuen­ta con una sala con con­trol de tem­pe­ra­tu­ra pa­ra guar­dar ins­tru­men­tos, con un ele­va­dor que va di­rec­to al es­ce­na­rio prin­ci­pal.

La pie­za cen­tral del Con­trol Room A es una con­so­la SSL de 96 ca­na­les, Dua­lity Del­ta pro Sta­tion, mien­tras que el Con­trol Room B cuen­ta con una Dua­lity Del­ta, pe­ro de 48 ca­na­les. Mo­ni­to­rean­do a los mú­si­cos en el Sta­ge A se en­cuen­tra una SSL 500 Li­ve.

De acuer­do con Bernd Ma­zagg, la Dua­lity Del­ta fue su pri­me­ra con­so­la por mu­chas ra­zo­nes, co­mo su fle­xi­bi­li­dad de ru­tas de en­tra­da. Es­to per­mi­te al ope­ra­dor es­co­ger en­tre usar los ca­na­les analó­gi­cos ul­tra-limpios o aña­dir un cir­cui­to de VHD (Dis­tor­sión Ar­mó­ni­ca Va­ria­ble) pa­ra una en­tra­da con más ca­rác­ter.

La for­ma de la con­so­la Dua­lity Del­ta Pro Sta­tion, per­mi­te co­lo­car un dis­play en me­dio de és­ta, a tra­vés del cual el ope­ra­dor pue­de te­ner con­trol vi­sual del DAW que se es­té uti­li­zan­do, man­te­nien­do el res­to de la con­so­la des­pe­ja­da pa­ra tra­ba­jar en su res­pec­ti­vo sis­te­ma. Es­tas con­so­las fue­ron es­co­gi­das pa­ra las sa­las de con­trol Ay B, así que los clien­tes pue­den mo­ver­se de una sala a otra, de­pen­dien­do de sus ne­ce­si­da­des. Es­to tam­bién per­mi­te que am­bas con­so­las sean uti­li­za­das si­mul­tá­nea­men­te, crean­do efec­ti­va­men­te un cú­mu­lo de 144 ca­na­les dis­po­ni­bles pa­ra gra­ba­ción. En adi­ción al ca­blea­do analó­gi­co en­tre las sa­las de con­trol y los es­pa­cios de gra­ba­ción, el au­dio es con­ver­ti­do y dis­tri­bui­do vía una red de al­ta ca­pa­ci­dad a tra­vés del pro­to­co­lo DAN­TE, ha­cia to­dos los es­pa­cios y ha­bi­ta­cio­nes pa­ra gra­ba­ción y mo­ni­to­reo. Las in­ter­fa­ces SSL Alp­ha–Link MX 16-4 y 4-16 ha­cen la con­ver­sión A/D y D/A, mien­tras que un sis­te­ma MADI-DAN­TE es tra­ba­ja­da por SSL Net­work I/O MADI Brid­ges. Ma­rio Reit­ho­fer, de TSAMM Pro­fes­sio­nal Au­dio So­lu­tions, ayu­dó a es­pe­ci­fi­car gran par­te de la tec­no­lo­gía usada en el Sy­chron Sta­ge y su­plió no só­lo los pro­duc­tos SSL, sino tam­bién la ma­yor par­te de to­do el equi­po res­tan­te. “Pri­me­ro lle­ga­mos con la tec­no­lo­gía MADI, pe­ro DAN­TE tam­bién nos dio una fan­tás­ti­ca fle­xi­bi­li­dad y re­dun­dan­cia en una so­la red”, ex­pli­ca.

Pa­ra mo­ni­to­reo, la es­truc­tu­ra fle­xi­ble de la L500 se tra­tó de una op­ción ideal pa­ra es­te rol. Las en­tra­das de mo­ni­to­res son re­co­gi­das di­rec­ta­men­te de la red DAN­TE y mez­cla­das en la L500 ha­cia un gran nú­me­ro de sa­li­das de mo­ni­to­reo, a ve­ces más de vein­te, en las se­sio­nes or­ques­ta­les. “La fun­ción

Query ha­ce real­men­te fá­cil ob­te­ner esas mez­clas”, di­ce Bernd Ma­zagg. “Pue­des sim­ple­men­te se­lec­cio­nar la ru­ta del mo­ni­tor que quie­ras mez­clar y tie­nes to­do en sus ma­nos”.

Las prue­bas ini­cia­les de gra­ba­ción en el es­tu­dio se lle­va­ron a ca­bo con or­ques­ta com­ple­ta, asis­tien­do una serie de in­flu­yen­tes per­so­na­li­da­des de la mú­si­ca e in­clu­yen­do al di­rec­tor de or­ques­ta Con­rad Po­pe y a Den­nis Sands. Los pream­pli­fi­ca­do­res de SSL Dua­lity fue­ron ele­gi­dos pa­ra la ma­yo­ría de las en­tra­das, con el cir­cui­to VHD de la con­so­la usa­do pa­ra agre­gar la can­ti­dad co­rrec­ta de co­lor a cier­tas en­tra­das. “Pa­ra mí fue muy asom­bro­so es­cu­char el es­tu­dio com­ple­to por pri­me­ra vez; es­ta­ba ner­vio­so, sa­bía que po­día so­nar muy bien, pe­ro cuan­do es­cu­ché a la or­ques­ta to­can­do a tra­vés de los al­ta­vo­ces por pri­me­ra vez, fue sim­ple­men­te in­creí­ble. Fue mu­cho me­jor de lo que es­pe­rá­ba­mos que pu­die­ra ser”, afir­ma Bernd.

Ma­rio Reit­ho­fer de TSAMM co­men­ta: “Creo que és­te es uno de los mejores es­tu­dios en el que he es­ta­do in­vo­lu­cra­do. No hay otro lu­gar co­mo és­te en el pla­ne­ta. Es­toy muy fe­liz de ha­ber si­do par­te de su crea­ción”.

En un vi­deo rea­li­za­do re­cien­te­men­te en la sala de con­trol A de Syn­chron Sta­ge Vien­na, Den­nis Sands co­men­ta: “Es in­creí­ble…el so­ni­do se tra­du­ce muy bien en es­te es­pa­cio, es muy sua­ve y abier­to. Sue­na bien, sin im­por­tar dón­de te ubi­ques. Sin du­da es una de las mejores sa­las en el mun­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.