JBal­vin, ha­cien­do bai­lar al Au­di­to­rio Na­cio­nal

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Ra­fael Urie­ga

La mú­si­ca ur­ba­na ca­da vez más ga­na es­pa­cios y rit­mos co­mo el hip hop y el reg­gae­ton han to­ma­do fuer­za en el gus­to de mu­chas per­so­nas, en par­ti­cu­lar és­te úl­ti­mo, que hoy en día tie­ne una ma­yor acep­ta­ción gra­cias a las di­fe­ren­tes pro­pues­tas ar­tís­ti­cas. En­tre ellas des­ta­ca lo he­cho por el can­tan­te ori­gi­na­rio de Me­de­llín, J Bal­vin, quien ha lo­gra­do po­si­cio­nar­se co­mo un re­fe­ren­te de es­te gé­ne­ro a ni­vel in­ter­na­cio­nal y que re­cien­te­men­te se pre­sen­tó, por pri­me­ra vez, en el Au­di­to­rio Na­cio­nal de la ca­pi­tal me­xi­ca­na, lo­gran­do un im­pre­sio­nan­te lleno to­tal y pre­sen­tan­do un show con los más al­tos ni­ve­les de pro­duc­ción.

Re­cin­tos pa­ra nue­vos rit­mos

En pun­to de las ocho trein­ta de la no­che, las lu­ces del es­ce­na­rio del Co­lo­so de Re­for­ma se apa­ga­ron pa­ra dar ini­cio al con­cier­to; cua­tro bai­la­ri­nes, cua­tro mú­si­cos y un DJ apa­re­cie­ron pa­ra dar pa­so a J Bal­vin, an­te el gri­to y gus­to de los asis­ten­tes. El show ini­ció con la can­ción “Ve­neno”.

“Yo soy J Bal­vin, soy de Me­de­llín, soy la­tino y es­toy muy or­gu­llo­so de ser­lo don­de quie­ra que va­ya. Es­toy muy fe­liz de es­tar aquí y que us­te­des es­tén, nos va­mos a di­ver­tir, va­mos a ba­lar to­da la no­che”, ex­pre­só el can­tan­te. El con­cier­to con­ti­núo con un ex­ce­len­te am­bien­te y otras can­cio­nes co­mo “6 AM”, “Si­go ex­tra­ñán­do­te” y “Ginza”, en­tre mu­chos de sus más re­cien­tes éxi­tos, que fue­ron co­rea­dos y bai­la­dos por el pú­bli­co. Ca­be men­cio­nar que “6 AM” se ubi­có den­tro de los pri­me­ros cin­co lu­ga­res de la lis­ta de Bill­board y lo lle­vó a ga­nar un dis­co de dia­man­te en los Es­ta­dos Uni­dos, mien­tras que “Ginza” se co­lo­có 22 se­ma­nas en el pri­mer lu­gar de las lis­tas Hot La­tin Songs.

La pre­sen­ta­ción en el Au­di­to­rio Na­cio­nal co­rres­pon­dió a una de las fe­chas que com­po­nen el Tour Ener­gía del can­tan­te co­lom­biano y que ten­dre­mos de nue­vo en ese mis­mo lu­gar el pró­xi­mo 21 de oc­tu­bre. En es­ta oca­sión, el equi­po de pro­duc­ción y el ar­tis­ta lle­va­ron a ca­bo un nue­vo diseño de show, gra­cias al tra­ba­jo pro­fe­sio­nal de mu­chas per­so­nas. Así, par­te del staff de JBal­vin pro­fun­di­zó en el tra­ba­jo que se hi­zo en es­te con­cier­to, el cual en­con­tró un es­pa­cio en un re­cin­to que nun­ca ha­bía re­ci­bi­do a un can­tan­te de mú­si­ca ur­ba­na.

Tra­ba­jo en equi­po

En pri­me­ra ins­tan­cia, es Ale­jan­dro Arias, pro­duc­tion ma­na­ger de JBal­vin, quien ex­pre­só que es­ta nue­va gi­ra in­cor­po­ra nue­vos con­te­ni­dos de ví­deo, ilu­mi­na­ción, arre­glos mu­si­ca­les y mú­si­ca nue­va del ar­tis­ta. To­mó más de

dos me­ses y me­dio lle­var a ca­bo la pre pro­duc­ción. Ade­más, el Au­di­to­rio Na­cio­nal es el se­gun­do re­cin­to en que se pre­sen­ta es­te nue­vo es­pec­tácu­lo. An­te­rior­men­te se pre­sen­tó en el Co­li­seo Jo­sé Mi­guel Agre­lot , el fa­mo­so “Cho­li­seo”, de Puer­to Ri­co.

“A di­fe­ren­cia del diseño an­te­rior, aho­ra se bus­có tra­ba­jar de la mano con el vi­deo y la ilu­mi­na­ción. Am­bos tie­nen ma­yo­res mo­men­tos de pro­ta­go­nis­mo; bus­ca­mos dar el es­pa­cio a ca­da una de las áreas, de tal ma­ne­ra que ayu­den a re­sal­tar to­da la par­te mu­si­cal que se tra­ba­ja de­trás des­de arre­glos o in­ter­ven­ción de las can­cio­nes y com­ple­men­tar así un me­jor es­pec­tácu­lo. In­te­gra­mos to­das las áreas en un to­do y eso se pue­de apre­ciar du­ran­te el con­cier­to”, men­cio­na Ale­jan­dro, quien rea­li­za un ar­duo tra­ba­jo cui­dan­do ca­da de­ta­lle en el es­pec­tácu­lo del co­lom­biano. Por otra par­te, en el diseño del nue­vo show de JBal­vin, tam­bién par­ti­ci­pó el pro­duc­tor Mi­ke Car­son, quien ha co­la­bo­ra­do en la gi­ra del mú­si­co Dra­ke, y a pe­sar de que hu­bo ba­rre­ras, Mi­ke y el can­tan­te con­si­guie­ron ate­rri­zar las ideas, con­si­guien­do co­nec­tar­se de una ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria.

“JBal­vin es­tá muy in­te­gra­do con no­so­tros, real­men­te te­ne­mos una gran si­ner­gia; él nos pro­po­ne, no­so­tros tam­bién y jun­tos lle­va­mos a ca­bo el diseño o cam­bios pa­ra con­so­li­dar un me­jor es­pec­tácu­lo. Él es la ca­be­za del show, él hi­zo el diseño en to­dos los as­pec­tos: mu­si­cal, vi­sual, ar­tís­ti­co e in­te­gra­ción de los efec­tos. Pos­te­rior­men­te, no­so­tros, ca­da uno en su área, pu­li­mos de­ta­lles más téc­ni­cos e in­te­gra­mos los re­que­ri­mien­tos, ve­mos có­mo los po­de­mos adap­tar”, aña­de Ale­jan­dro.

Un con­cep­to com­ple­to

El es­ce­na­rio con­tó con una pan­ta­lla LED de 12 por 6 me­tros, con una in­cli­na­ción de cin­cuen­ta gra­dos, en la cual se pro­yec­ta­ron dis­tin­tos clips, grá­fi­cos e imá­ge­nes en ca­da can­ción. La ilu­mi­na­ción fue otro fac­tor que se to­mó en cuen­ta y ayu­dó pa­ra con­so­li­dar un es­pec­tácu­lo vi­sual de gran ca­li­dad. Me­dian­te co­lo­res só­li­dos se crea­ron am­bien­tes y to­nos en el es­ce­na­rio; se ilu­mi­nó al can­tan­te, mú­si­cos, DJ y bai­la­ri­nes pa­ra re­crear dis­tin­tas es­ce­nas, dan­do así una di­ná­mi­ca en la que las lu­ces se in­te­gra­ban a los rit­mos y las pro­yec­cio­nes de vi­deo. “El co­lor es una cues­tión muy im­por­tan­te en el con­cep­to de es­te es­pec­tácu­lo. No tu­vi­mos nin­gu­na com­pli­ca­ción, el ta­ma­ño del es­ce­na­rio es óp­ti­mo, no en­con­tra­mos nin­gu­na even­tua­li­dad. Tra­ba­ja­mos con la con­so­la MA Ligh­ting Grand MA2 pa­ra co­rrer el show y otra de res­pal­do; te­ne­mos tres años ma­ne­jan­do la ilu­mi­na­ción con es­ta con­so­la y he­mos po­di­do ha­cer las co­sas que he­mos pla­ni­fi­ca­do. Es­te es­ce­na­rio es nue­vo y to­mó más de dos se­ma­nas pa­ra di­se­ñar la di­ná­mi­ca de lu­ces”, se­ña­ló Dei­vid Ro­jas, in­ge­nie­ro de ilu­mi­na­ción de JBal­vin, quien re­sal­ta que lo más im­por­tan­te es lo­grar una pro­gra­ma­ción de ilu­mi­na­ción im­pac­tan­te, don­de su ar­tis­ta siem­pre se vea bien.

Reg­gae­ton, rit­mos y mez­clas

La char­la tam­bién se dio con John Buitrago, in­ge­nie­ro de sa­la del can­tan­te co­lom­biano, quien se­ña­ló que la la­bor de los téc­ni­cos, ope­ra­do­res y staff en ge­ne­ral es de su­ma im­por­tan­cia, ya que son ellos quie­nes co­nec­tan al ar­tis­ta con el pú­bli­co y con­so­li­dan así un es­pec­tácu­lo óp­ti­mo de al­ta ca­li­dad.

“En nues­tro staff te­ne­mos es­ta fi­lo­so­fía, so­mos de­ta­llis­tas, ma­ne­ja­mos el au­dio con mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad y de­ta­lle. Cui­da­mos que los de­ta­lles pre­vios de pre pro­duc­ción se res­pe­ten y se lle­ven tal cual en nues­tro es­pec­tácu­lo y así ofre­cer ca­li­dad a los es­pec­ta­do­res”, se­ña­la John.

El au­dio pa­ra el con­cier­to de JBal­vin con­sis­tió en un sis­te­ma Me­yer Sound Mi­lo (pro­pio del Au­di­to­rio Na­cio­nal), com­pues­to por vein­te ca­jas por la­do (19 ca­jas en 90 gra­dos y una ca­ja en 120 gra­dos), ocho sub­woo­fers vo­la­dos HP700, seis al pi­so en car­dio­de HP700 en fren­te y atrás, tam­bién un out­fill con diez ca­jas por la­do (en se­sen­ta gra­dos), ocho al­ta­vo­ces UPA 1P de front fill y un de­lay de ocho UPA. En sa­la se ocu­pó la con­so­la Di­gi­co SD10, uti­li­zan­do 48 ca­na­les.

“Me gus­ta mu­cho tra­ba­jar con la SD 10; creo que la me­jor con­so­la es con la que tie­nes me­jo­res re­sul­ta­dos; es cues­tión de gus­tos, me agra­da por­que con­ser­va el so­ni­do que quie­ro dar­le a mi ar­tis­ta, me ayu­da a con­se­guir, rá­pi­da y fiel­men­te, los re­sul­ta­dos que quie­ro. Es­ta­mos tra­ba­jan­do to­do por red Op­to­cor y con SD Rack co­mo sna­ke di­gi­tal tam­bién de Di­gi­co. Adi­cio­nal­men­te, trai­go un sis­te­ma de Wa­ves que es­tá com­pues­to por un Ser­ver One y una tar­je­ta MGB, el cual es­ta­mos co­rrien­do a tra­vés del sis­te­ma MA­DI”, agre­ga el in­ge­nie­ro de sa­la.

Otro as­pec­to que des­ta­ca John Buitrago fue el tra­ta­mien­to del au­dio que se reali­zó, ya que el reg­gae­ton cuen­ta con mu­chos ma­ti­ces y rit­mos, se pu­so es­pe­cial aten­ción a la ho­ra de asig­nar cier­tos ins­tru­men­tos se­gún el ran­go de es­pec­tro que van a ocu­par.

“Si tie­nes un bom­bo so­nan­do en el es­ce­na­rio y des­pués tie­nes una se­cuen­cia que tie­ne un beat de reg­gae­ton o hip hop en un mis­mo ran­go de fre­cuen­cias, en cuan­to al low end, se de­be con­si­de­rar cuál se­rá el pre­do­mi­nan­te en la mez­cla, no só­lo por po­si­ción, sino por ecua­li­za­ción. Lo que yo ha­go es te­ner la ba­te­ría ecua­li­za­da y pro­ce­sa­da; me ha da­do ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos fu­sio­nar­la con lo elec­tró­ni­co y yo le doy a la ba­te­ría un as­pec­to na­tu­ral. Cuan­do se in­te­gra con los rit­mos elec­tró­ni­cos, ca­da uno ten­drá su co­lor y es­pa­cio, lo­gran­do así una fu­sión ade­cua­da y per­fec­ta pa­ra lo que bus­ca­mos”, ex­pli­ca John. Ade­más, men­cio­na que en la con­so­la uti­li­za plug ins Wa­ves, los cua­les per­mi­ten con­tro­lar cier­tas fre­cuen­cias, en es­pe­cial a los com­pre­so­res mul­ti­ban­da, don­de asig­na una fre­cuen­cia en es­pe­cí­fi­co a ca­da ins­tru­men­to, pa­ra que en cier­tos mo­men­tos ten­ga pre­do­mi­nan­cia el ins­tru­men­to, de­pen­dien­do de la fre­cuen­cia que se re­quie­ra o en la po­si­ción que se desea te­ner el ins­tru­men­to.

“Hay oca­sio­nes en que los ope­ra­do­res fu­sio­nan to­do y no se sa­be qué se oye. Yo bus­co que las per­so­nas es­cu­chen y di­fe­ren­cien los so­ni­dos de ca­da ins­tru­men­to y có­mo en su con­jun­to sue­nan in­ter­ac­tuan­do, pe­ro di­fe­ren­cián­do­se. No bas­ta con abrir ca­na­les, hay que di­fe­ren­ciar­los”, pun­tua­li­za el in­ge­nie­ro de sa­la.

Mo­ni­to­res, al de­ta­lle

En cuan­to a mi­cro­fo­nía y mo­ni­to­res, fue Ger­mán Ta­ra­zo­na quien es­tu­vo a car­go de es­ta área. El in­ge­nie­ro, tie­ne al­re­de­dor de cua­tro años en es­ta la­bor.

Des­de su in­gre­so al pro­yec­to, Ger­mán se de­ci­dió por los sis­te­mas inalám­bri­cos pa­ra mo­ni­to­reo per­so­nal Shu­re PSM1000. “Es un sis­te­ma in­creí­ble, prác­ti­co pa­ra su set up y con una trans­duc­ción de la mez­cla in­me­jo­ra­ble. Re­que­ri­mos un sis­te­ma muy es­ta­ble en su RF y és­te, en mi opi­nion, es el me­jor”, re­sal­ta.

Ger­mán Ta­ra­zo­na

“En es­ta oca­sión, de­ci­di­mos uti­li­zar mi­cro­fo­nía Shu­re ya que en mi opi­nión, es uno de los sis­te­mas de ra­dio­fre­cuen­cia más es­ta­bles que hay en el mer­ca­do; tie­ne una ex­ce­len­te trans­duc­ción de la mez­cla en el body­pack, lo cual es im­por­tan­te; te­ne­mos una mez­cla car­ga­da de mu­cho low end y es­te sis­te­ma me ayu­da mu­cho”.

El set up de mo­ni­to­reo pa­ra el Tour Ener­gía, di­se­ña­do por Ger­mán, es: ocho sis­te­mas do­ble Shu­re PSM1000 (en to­tal 16 mez­clas es­té­reo), tres com­bi­na­do­res PA421A y tres an­te­nas he­li­coi­da­les Pro­fes­sio­nal Wi­re­less. Pa­ra su ba­te­ris­ta, Mar­cus Tho­mas, tie­ne co­mo back up un Shu­re P9HW co­rrien­do al tiem­po, por si al­go lle­ga a fa­llar ines­pe­ra­da­men­te pue­da ha­cer uso in­me­dia­to del sis­te­ma alám­bri­co y de es­ta ma­ne­ra no se vea afec­ta­do el show.

“Pa­ra las vo­ces uti­li­za­mos el sis­te­ma inalám­bri­co Shu­re UR4D+, en to­tal tres sis­te­mas en cas­ca­da, más an­te­nas Shu­re UA874 con hand­helds UR2 y cáp­su­las Shu­re KSM9HS pa­ra J Bal­vin e in­vi­ta­dos”, ex­pli­ca Ger­mán. “En cuan­to a la con­so­la, usé una Avid S6L24D. Se uti­li­za­ron 64 in­puts con 32 sa­li­das. Ten­go tam­bién cua­tro años usan­do Avid y es­toy muy con­ten­to, ya que es una mar­ca que no des­cui­da la co­mu­ni­ca­ción y la com­pa­ti­bi­li­dad en­tre to­dos sus sis­te­mas, ade­más de ser muy in­tui­ti­va”. Pa­ra es­ta nue­va gi­ra, Ger­mán im­ple­men­tó el sis­te­ma de Mul­ti­rack con un Ser­ver One y una tar­je­ta MGB pa­ra su con­so­la: “An­te­rior­men­te, en la Pro­fi­le de Avid, los plug ins es­ta­ban na­ti­vos y eso lo ha­cía mas prác­ti­co, pe­ro bueno, hay he­rra­mien­tas in­va­lua­bles que me­jo­ran as­pec­tos crí­ti­cos de la mez­cla en in ears y pre­fie­ro uti­li­zar­los; plug ins co­mo los SSL, VComp, PSE, C6sc, y C4 de Wa­ves son com­pa­ñe­ros in­se­pa­ra­bles del in­ge­nie­ro. Adi­cio­nal­men­te tam­bién uti­li­zo de for­ma na­ti­va los plug ins McDsp.

El in­ge­nie­ro se­ña­la tam­bién que en la gi­ra Ener­gía no se ocu­pan mo­ni­to­res de pi­so, sien­do to­do inalám­bri­co, es­to de­bi­do a que en es­te gé­ne­ro se acos­tum­bran te­ner mu­chas fre­cuen­cias ba­jas en el es­ce­na­rio; ade­más, qui­sie­ron in­no­var en el te­ma de mo­ni­to­reo y has­ta los bai­la­ri­nes tie­nen sis­te­mas de in ears.

“Los in ears son una he­rra­mien­ta po­de­ro­sa, lo­gras real­men­te lle­gar al de­ta­lle mas mí­ni­mo en tus mez­clas, eso lo­gra que los mú­si­cos se co­nec­ten, que disfruten ca­da can­ción. Pa­ra la mez­cla de J Bal­vin es fun­da­men­tal te­ner el pú­bli­co pre­sen­te, por es­to uti­li­zo cua­tro shot­guns Shu­re Vp89”, re­sal­ta Ger­mán, quien adi­cio­nal­men­te di­ce que JBal­vin es muy de­ta­llis­ta con su mez­cla; “le gus­ta sen­tir la ban­da pre­sen­te y nun­ca per­der los ele­men­tos prin­ci­pa­les de su mú­si­ca. Es un re­to muy po­si­ti­vo es­tar a car­go de J Bal­vin”.

Pa­ra el te­ma de mi­cró­fo­nos, Ger­mán co­men­ta que en un tra­ba­jo en equi­po jun­to a John Buitrago (FOH), de­ci­die­ron pa­ra la gi­ra Ener­gía una com­bi­na­ción de mi­cró­fo­nos Shu­re, uti­li­zan­do los mo­de­los Be­ta 91A (Kick), Be­ta 52A (Kick), KSM8 (Sna­re Top y Si­de), KSM 137 (Hi Hat, Sna­re Bot­tom), KSM 32 (Over Heads), Be­ta 98Amp (Toms), 4 Vp89M, Su­per 55 (talk­back mo­ni­to­res), PG57 (FOH, lu­ces, vi­deo y sta­ge talk­backs).

Ca­be se­ña­lar que la em­pre­sa que pro­por­cio­nó el ri­der y equi­pos fue Ser­pro Por­duc­cio­nes, quien desem­pe­ña­ron una ex­ce­len­te lo­gís­ti­ca pa­ra que JBal­vin y staff die­ran un es­pec­tácu­lo ex­tra­or­di­na­rio y así los asis­ten­tes dis­fru­ta­ran de la pri­me­ra pre­sen­ta­ción del can­tan­te pai­sa en el Au­di­to­rio Na­cio­nal.

El even­to lle­gó a su fin des­pués de más de dos ho­ras y de­jó a to­dos con un gran sa­bor de bo­ca. La si­ner­gia que rea­li­za­ron Ser­pro Por­duc­cio­nes y el staff de JBal­vin se tra­du­jo en un show en el que un gé­ne­ro co­mo el reg­gae­ton de­mos­tró que to­ma ca­da vez ma­yor fuer­za y ca­li­dad en su pues­ta en es­ce­na. “Es­ta­mos muy emo­cio­na­dos por es­tar y to­car aquí, es un si­tio em­ble­má­ti­co en la mú­si­ca y pa­ra cual­quier can­tan­te. Es­ta­mos muy con­ten­tos por la opor­tu­ni­dad fi­na­li­za Ale­jan­dro Arias.

Jo­sé Ál­va­ro Oso­rio Bal­vin, me­jor co­no­ci­do co­mo J Bal­vin, es un can­tan­te que des­de jo­ven mos­tró in­te­rés por la mú­si­ca ur­ba­na. Al pa­so del tiem­po, su ta­len­to y ca­li­dad de es­pec­tácu­lo en sus gi­ras, lo ha po­si­cio­na­do co­mo uno de los ar­tis­tas más re­pre­sen­ta­ti­vos de es­te gé­ne­ro. Su mú­si­ca no so­la­men­te lle­gó al Au­di­to­rio Na­cio­nal du­ran­te la gi­ra Ener­gía y no só­lo en Mé­xi­co, sino en lu­ga­res tan le­ja­nos co­mo Ale­ma­nia o Is­rael, re­gre­san­do a nues­tro país en oc­tu­bre pró­xi­mo. En­ho­ra­bue­na por el Co­lo­so de Re­for­ma, que abrió las puer­tas a es­te rit­mo y pu­so a bai­lar a to­dos los asis­ten­tes.

Ger­mán Ta­ra­zo­na, Ale­jan­dro Arias (cha­ma­rra ro­ja), John Buitrago (bra­zos cru­za­dos), jun­to al va­lio­so crew de JBal­vin

J Bal­vin y to­do su crew, uti­li­zan au­dí­fo­nos Ul­ti­ma­te Ears UE11P­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.