Ig­na­cio “Na­cho” Pi­ne­da: una bro­ma muy en se­rio lla­ma­da Bar Ali­cia

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Wal­ter Sch­midt

Es­te año, el Mul­ti­fo­ro Ali­cia, que tie­ne co­mo uno de sus fun­da­do­res a Ig­na­cio “Na­cho” Pi­ne­da, cum­ple 21 años de ser el si­tio de reunión pa­ra la gen­te jo­ven y un es­pa­cio vi­tal pa­ra la es­ce­na mu­si­cal sub­te­rrá­nea de la Ciu­dad de Mé­xi­co, no sin re­tos que paso a paso ha su­pe­ra­do. Se­ma­na a se­ma­na, el “Ali­cia” pre­sen­ta con­cier­tos de gru­pos emer­gen­tes al la­do de ar­tis­tas ya es­ta­ble­ci­dos de di­fe­ren­tes gé­ne­ros mu­si­ca­les, co­mo rock, jazz, blues, ru­pes­tre y de­más, así co­mo otras ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas (ci­ne, poe­sía, tea­tro, per­for­man­ce). To­do es­to se rea­li­za co­mo una al­ter­na­ti­va a la gran in­dus­tria mu­si­cal, des­de la in­de­pen­den­cia y con én­fa­sis en las ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra­cul­tu­ra­les.

Una bro­ma muy se­ria

Na­cho ha­bla acer­ca de lo que es hoy en día el Mul­ti­fo­ro Ali­cia, así co­mo el se­llo dis­co­grá­fi­co que cuen­ta con un catálogo muy in­tere­san­te y re­pre­sen­ta­ti­vo de las di­fe­ren­tes ten­den­cias mu­si­ca­les del Mé­xi­co ac­tual.

¿Có­mo fue que sur­gió la idea de crear el Mul­ti­fo­ro Ali­cia?

“La crea­ción del Ali­cia fue co­mo una bro­ma. Ini­cia­mos es­to muy inex­per­tos, no sa­bía­mos mu­cho. Yo tra­ba­ja­ba en El To­reo y a ve­ces or­ga­ni­za­ba even­tos. Unos ami­gos me pi­die­ron ar­mar es­to, sin sa­ber lo que es­tá­ba­mos ha­cien­do; no nos ima­gi­na­mos el tra­ba­jo que se rea­li­za en un es­pa­cio cul­tu­ral, pre­sen­tar ban­das y ha­cer dis­cos. To­do mun­do cree que te­ner un es­pa­cio es só­lo di­ver­sión, mu­cha mú­si­ca, mu­cho al­cohol y mu­cha fies­ta, y cuan­do ya es­tás me­ti­do en la di­ná­mi­ca del tra­ba­jo te das cuen­ta de que no hay na­da eso”. “Fui­mos apren­dien­do en el ca­mino cues­tio­nes co­mo los equi­pos y los di­se­ños de pu­bli­ci­dad. Apren­di­mos có­mo se tra­ba­ja un es­pa­cio cul­tu­ral, có­mo se or­ga­ni­zan los tiem­pos, las prue­bas de au­dio, la aper­tu­ra de puer­tas, los ho­ra­rios, la agen­da. To­do lo fui­mos per­fec­cio­nan­do en la es­cue­la vi­va del Ali­cia. Ya te­ne­mos 21 años y creo que ya sa­be­mos un po­qui­to, ya pa­sa­mos el exa­men. Hoy so­mos cer­ca de 16 per­so­nas tra­ba­jan­do aquí y cual­quie­ra se­ría ca­paz de abrir un es­pa­cio por cuen­ta pro­pia, gra­cias a esa es­cue­la”.

“Aho­ra te­ne­mos to­do el equi­po ne­ce­sa­rio pa­ra que pue­da to­car cual­quier ban­da: te­ne­mos dos sis­te­mas JBL por la­do, mo­ni­to­res de pi­so JBL, Ya­maha y Cer­win Ve­ga!, un equi­po com­ple­to de lu­ces (in­clu­yen­do do­ce ro­bó­ti­cas) con ba­rras de LED Chauvet, má­qui­na de hu­mo, pro­yec­to­res, con­so­las de ilu­mi­na­ción Avo­li­tes Ti­tan, mi­cró­fo­nos Shu­re y AKG, con­so­la de au­dio Beh­rin­ger y más. Cui­da­mos al as­pec­to vi­sual de los con­cier­tos, al igual que el so­ni­do. Nues­tros in­ge­nie­ros de au­dio son Omar Bus­ta­man­te y Da­niel Zá­ra­te y en ilu­mi­na­ción es­tá Eder Se­ra­pio”.

¿Cuál es el cri­te­rio pa­ra se­lec­cio­nar a los ar­tis­tas que pre­sen­ta el Ali­cia?

“Nos di­mos cuen­ta de que ha­bía un sub­mun­do en la mú­si­ca en Mé­xi­co, que hay to­da una vi­da, una mú­si­ca vi­va den­tro del sub­te­rrá­neo del rock chi­lan­go y que ha­bía un mon­tón de ban­das que no te­nían ca­bi­da en la ra­dio, ni en los con­cier­tos y fes­ti­va­les. Eran ban­das de jó­ve­nes de vein­te años que iban ini­cian­do, ban­das de ska, de surf, de ga­ra­je, de roc­ka­billy, de rock-pop, hip- hop. He­mos vis­to cre­cer a va­rias ge­ne­ra­cio­nes de mú­si­cos. A prin­ci­pio de los no­ven­ta ha­bía ban­das co­mo los ru­pes­tres, de jazz, de rock en opo­si­ción y al­gu­nas ban­das ya es­ta­ble­ci­das pe­dían mu­chas co­sas, has­ta una lis­ta de ca­te­ri­ng que era ri­si­ble, con mon­tos im­po­si­bles de pa­gar”.

“Nos pu­si­mos a tra­ba­jar con las ban­das que ha­bía. Yo me sor­pren­dí por­que eran mi­les de gru­pos. La di­fe­ren­cia de aho­ra con ha­ce vein­tiún años, es que es­ta­mos vi­vien­do una épo­ca de oro del rock me­xi­cano, con mu­chas pro­pues­tas y ban­das muy in­tere­san­tes. No hay una se­ma­na que no pro­gra­me­mos un gru­po que me de­je asom­bra­do, con los mú­si­cos, con la ban­da -ya bien he­cha, pro­fe­sio­nal-El mo­ti­vo es que hoy, los mu­cha­chos que quie­ren ser mú­si­cos a los do­ce o tre­ce años, les pi­den a sus pa­pás que los de­jen es­tu­diar mú­si­ca y en­tran a la es­cue­la. An­tes no, ser mú­si­co era si­nó­ni­mo de va­go. Aho­ra sa­len de la es­cue­la a los vein­te y son mag­ní­fi­cos mú­si­cos”.

¿Qué con­si­de­ras que ha­ce fal­ta a la es­ce­na me­xi­ca­na?

“Más ra­dio, di­fu­sión, es­pa­cios. Mu­chos ar­tis­tas es­ta­ble­ci­dos se si­guen pre­sen­tan­do en el Ali­cia, co­mo Pa­co Ba­rrios “El Mas­tuer­zo”, Lí­ber Te­rán o Ra­fael Ca­ta­na. El Ali­cia es la ca­sa del un­der­ground, es la ca­sa de los ru­pes­tres, de la van­guar­dia; de ban­das co­mo Oxo­ma­xo­ma, Luz de Ria­da o Ar­te­ria. Aquí tra­ba­ja­ron Mau­ri­cio y Pa­co, dos miem­bros de Ca­be­zas de Ce­ra, nos pi­die­ron tra­ba­jo y es­tu­vie­ron echan­do la mano”. “El Ali­cia no es un bar de mo­da, no es un an­tro, no ven­de­mos al­cohol, no ven­de­mos co­peo. No­so­tros nos con­si­de­ra­mos real­men­te un es­pa­cio cul­tu­ral, vie­ne la gen­te y pre­sen­ta sus co­sas: mú­si­ca, li­te­ra­tu­ra, ci­ne o ar­tes plás­ti­cas. Cuan­do ter­mi­na la úl­ti­ma ban­da de la no­che só­lo hay diez mi­nu­tos más de mú­si­ca y nos va­mos. En el Ali­cia no es­ta­mos en con­tra del al­cohol, pe­ro aquí no se con­su­me; no se pue­de fu­mar. Aquí vie­nen a es­cu­char mú­si­ca”.

“La gen­te que vie­ne al Ali­cia res­pe­ta el es­pa­cio. Lle­va­mos años di­cien­do que aquí no se pue­den con­su­mir dro­gas. No que­re­mos te­ner pro­ble­mas con las au­to­ri­da­des; que­re­mos evi­tar si­tua­cio­nes que com­pro­me­tan el es­pa­cio. Que se es­pe­ren un ra­to y lue­go se va­yan a su ca­sa a po­ner­se co­mo quie­ran”.

Acer­ca del se­llo dis­co­grá­fi­co Ali­cia

Ig­na­cio: “El se­llo lo co­men­za­mos en 1999, co­men­za­mos a gra­bar aquí con nues­tra con­so­la y Pro Tools, y po­co a po­co fui­mos me­tien­do más equi­po y soft­wa­re. Ha­ce unos años com­pra­mos una má­qui­na di­gi­tal pa­ra gra­bar en vi­vo con una ex­ce­len­te ca­li­dad (32 ca­na­les). Tra­ba­ja­mos mu­cho con Ga­briel Ló­pez, del gru­po Ga­llo Ne­gro y él nos gra­ba mu­cho en su es­tu­dio. Es nues­tro in­ge­nie­ro de ca­be­ce­ra, ar­ma­mos el es­tu­dio, le di­mos to­do nues­tro apo­yo y él gra­ba en su ca­sa a mu­chas ban­das, tan­to del Ali­cia, co­mo a otros ami­gos. En el catálogo de la dis­que­ra te­ne­mos al­re­de­dor de cien­to vein­te dis­cos, de los cua­les te­ne­mos ochen­ta, dis­po­ni­bles en lu­ga­res co­mo el Tian­guis del Cho­po, pe­ro que prin­ci­pal­men­te se ven­den en los con­cier­tos. En nues­tra pá­gi­na de Fa­ce­book los anun­cia­mos y así se en­te­ra la gen­te. No­so­tros sa­ca­mos los dis­cos por­que nos gus­tan, esa es nues­tra ra­zón. Per­so­nal­men­te, he si­do co­lec­cio­nis­ta de dis­cos des­de muy chi­co”.

La di­ver­si­dad es si­nó­ni­mo de sa­lud en la cul­tu­ra de cual­quier so­cie­dad y en la Ciu­dad de Mé­xi­co, el Mul­ti­fo­ro Ali­cia ocu­pa un lu­gar muy es­pe­cial en nues­tros días. Su per­ma­nen­cia ha si­do la­bor de sus fun­da­do­res, y del pú­bli­co que bus­ca siem­pre nue­vas op­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.