Li­san­dro Aris­ti­mu­ño, mú­si­ca que rin­de fru­tos

sound:check magazine mexico - - Detrás Del Micrófono - En­tre­vis­ta: Ni­za­rin­da­ni So­pe­ña / Re­dac­ción: Mi­chel Loe­za

“Cons­te­la­cio­nes” es la sex­ta pro­duc­ción en el es­tu­dio del mú­si­co ar­gen­tino pro­ve­nien­te de Río Ne­gro, Li­san­dro Aris­ti­mu­ño. Ba­jo una pro­duc­ción ar­tís­ti­ca que co­rrió por su cuen­ta y tra­ba­jan­do con mú­si­cos quie­nes en su mo­men­to co­la­bo­ra­ron con pro­duc­cio­nes del ícono Luis Al­ber­to Spi­net­ta, Cons­te­la­cio­nes si­guió el ca­mino de la pro­duc­ción in­de­pen­dien­te y re­cien­te­men­te se pre­sen­tó en Mé­xi­co por pri­me­ra vez, con una fiel ba­se de fans que co­no­cía a la per­fec­ción sus can­cio­nes.

In­vi­ta­dos es­te­la­res

“Cons­te­la­cio­nes es un dis­co don­de qui­se mo­di­fi­car la for­ma de tra­ba­jo que ve­nía usan­do a lo lar­go de mis dis­cos an­te­rio­res, y una de las op­cio­nes que tu­ve fue cam­biar de mú­si­cos acom­pa­ñan­tes; pa­re­cía que eso le da­ría otro co­lor y tim­bre mu­si­cal. Es­tu­ve pen­san­do a quién con­vo­ca­ba pa­ra es­te dis­co y tu­vo que ver mu­cho la es­cu­cha dia­ria de Luis Al­ber­to Spi­net­ta; eso me in­fluen­ció en la par­te más so­no­ra de es­te nue­vo ál­bum. Ahí fue don­de en­con­tré a Ja­vier Ma­lo­set­ti, quien gra­bó mu­chos dis­cos con Luis Al­ber­to, y des­pués con­tac­té a Ser­gio Ver­di­ne­lli, quien tam­bién tra­ba­jó con él. Así se me ocu­rrió que po­si­ble­men­te es­tos ge­nios mu­si­ca­les pu­die­ran tra­ba­jar en mis dis­cos. Tu­ve la suer­te de que sí lo hi­cie­ron y eso hi­zo que el dis­co tu­vie­ra una so­no­ri­dad más a ma­de­ra y más di­rec­ta; es­te ál­bum es bas­tan­te sen­ci­llo en el as­pec­to elec­tró­ni­co: ba­te­ría, ba­jo, gui­ta­rra acús­ti­ca, te­cla­dos y al­gu­nos vien­tos”, ex­pli­ca Li­san­dro. “Creo que és­te es muy dis­tin­to a mis dis­cos an­te­rio­res, por­que tie­ne la so­no­ri­dad que es­ta­ba bus­ca­da. Yo te­nía mu­chas ga­nas de se­guir apren­dien­do y de se­guir cam­bian­do; soy bas­tan­te in­quie­to en eso y el he­cho de ser in­de­pen­dien­te me de­ja lo­grar lo que quie­ro. El he­cho de ser in­de­pen­dien­te es al­go que yo va­lo­ro mu­cho y ate­so­ro en mi staff y mi tra­ba­jo”.

Res­pec­to a la pro­duc­ción, Li­san­dro co­men­ta: “A la ho­ra de pro­du­cir, es­te dis­co tam­bién tie­ne un cam­bio. De mis dis­cos an­te­rio­res yo fui el pro­duc­tor ar­tís­ti­co y arre­glis­ta, y de Cons­te­la­cio­nes tam­bién lo fui, pe­ro tam­bién tu­ve la mano de un co pro­duc­tor, quien me ayu­dó a aco­mo­dar las ideas; una mano de­re­cha, que fue Ariel Po­len­ta, quien es un te­cla­dis­ta/ pia­nis­ta y que aho­ra to­ca con­mi­go en mi ban­da. Fue her­mo­so tra­ba­jar con él, por­que me ayu­dó aco­mo­dar lo que que­ría de­cir. Qui­zá no ne­ce­si­té la fi­gu­ra de un co pro­duc­tor an­tes, pe­ro lle­gó un mo­men­to en el que sien­to que co­men­cé a aco­mo­dar­me y a mí siem­pre me gus­ta es­tar in­có­mo­do. Me gus­ta apor­tar, cre­cer y en­con­trar­me en si­tua­cio­nes don­de ten­ga que pen­sar o sen­tir. No me gus­ta ha­cer las co­sas que ya sé, en el sen­ti­do de usar siem­pre las mis­mas téc­ni­cas”.

El dis­co fue gra­ba­do en Ro­map­ho­nic, el que era es­tu­dio de Fi­to Páez, (Cir­co Beat). El pro­ce­so de gra­ba­ción fue en vi­vo. Es­tá­ba­mos los tres mú­si­cos, in­clu­yén­do­me, to­can­do a trío, y lue­go fui­mos me­tien­do al­gu­nos over­dubs. Es­tu­vi­mos ocho días so­la­men­te en el es­tu­dio y fue una ex­pe­rien­cia bas­tan­te ex­haus­ti­va: de las diez de la ma­ña­na a las diez de la no­che gra­ban­do. In­clu­so ter­mi­né mu­chas com­po­si­cio­nes ahí mis­mo. Me gus­tó esa idea de ter­mi­nar el dis­co en el es­tu­dio, al­go que nun­ca ha­bía he­cho; ca­si siem­pre lle­va­ba to­do, cien por cien­to arre­gla­do y com­pues­to”.

“Con mis dis­cos he uti­li­za­do bas­tan­tes ins­tru­men­tos. Por for­tu­na, me he ani­ma­do a in­ter­pre­tar va­rios ins­tru­men­tos y to­car­los a mi gus­to pa­ra mis can­cio­nes. En mis dis­cos he gra­ba­do ba­jos, gui­ta­rras y te­cla­dos; he pro­gra­ma­do mu­cho con la compu­tado­ra. En Cons­te­la­cio­nes tra­ba­jé con Rea­son y Li­ve, que son soft­wa­res más di­ri­gi­dos pa­ra la mú­si­ca elec­tró­ni­ca, pe­ro yo los uti­li­zo bas­tan­te. He he­cho arre­glos de cuer­das y las vo­ces ca­si siem­pre las gra­bo con mi­cró­fo­nos Neu­mann”.

Los ele­men­tos del ca­mino

Acer­ca del pro­ce­so de mez­cla, Li­san­dro co­men­ta que, pa­ra Cons­te­la­cio­nes, la gra­ba­ción es­tu­vo a car­go de Fran­co Ma­cot­ti, in­ge­nie­ro oriun­do de Ro­sa­rio, Ar­gen­ti­na, quien tam­bién tra­ba­ja con el com­po­si­tor en vi­vo: “Es mi in­ge­nie­ro de au­dio en sa­la. Con él tra­ba­jo ha­ce mu­chos años y mis úl­ti­mos tres dis­cos los gra­bó él. La mez­cla fue he­cha en otro es­tu­dio que se lla­ma PM, tam­bién en Bue­nos Ai­res, y Fran­co tam­bién hi­zo la mez­cla. Di­ga­mos que él que hi­zo to­da la par­te de su­ti­le­zas y de in­ge­nie­rías, y yo me in­vo­lu­cré en al­gu­nos as­pec­tos de pro­duc­ción ar­tís­ti­ca. La mas­te­ri­za­ción tu­vo lu­gar en Nue­va York y es­tu­vo a car­go de una chi­ca de nom­bre Kim Ro­sen, a quien tu­ve la opor­tu­ni­dad de co­no­cer por sus tra­ba­jos en otros dis­cos y a quien le man­dé to­do el ma­te­rial pa­ra que lo mas­te­ri­za­ra”.

Res­pec­to a los cam­bios que úl­ti­ma­men­te han tras­to­ca­do la in­dus­tria de la mú­si­ca, Li­san­dro res­pon­de: “Una de las co­sas que pri­me­ro pen­sé y con la que con­ti­núo has­ta aho­ra es que to­dos mis dis­cos han es­ta­do edi­ta­dos por mi pro­pio se­llo, que se lla­ma Vien­to Azul; con ese se­llo edi­té a otra gen­te y creo que, fun­da­men­tal­men­te, lo que me ayu­dó mu­cho co­mo mú­si­co in­de­pen­dien­te y pa­ra po­der lo­grar que mi mú­si­ca lle­ga­ra a otros la­dos fue in­ter­net, por­que pen­sar en edi­tar mis dis­cos en va­rios paí­ses es muy com­pli­ca­do. Por el mo­men­to no su­ce­de, pe­ro siem­pre hay un ma­ña­na. En­ton­ces, in­ter­net me ayu­dó mu­cho a po­der di­fun­dir mi mú­si­ca. En Mé­xi­co, mu­cha gen­te me ha es­cu­cha­do gra­cias a esa he­rra­mien­ta; de otro mo­do hu­bie­ra si­do muy di­fí­cil”.

“En cuan­to a lo mu­si­cal, lo que me ayu­dó fue ha­ber lle­ga­do a Bue­nos Ai­res y sa­car to­do el pro­ve­cho a lo que em­pe­za­ron a ofre­cer­me las compu­tado­ras en soft­wa­res mu­si­ca­les. Aho­ra eso es­tá muy al al­can­ce de los mú­si­cos. To­do eso me ayu­dó bas­tan­te. Yo tra­ba­ja­ba mu­cho en la compu­tado­ra y gra­ba­ba con ella; des­pués a mi ban­da se los mos­tra­ba y ellos le po­nían el la­do hu­mano. Yo era un rom­pe­ca­be­zas, su­plan­tan­do la par­te má­qui­na con la par­te hu­ma­na”.

Mú­si­ca in­de­pen­dien­te

“Veo un mo­vi­mien­to bas­tan­te fuer­te en la in­de­pen­den­cia”, se­ña­la Li­san­dro. “Es un ca­mino bas­tan­te du­ro, por­que hay que es­tar pen­dien­te de otras co­sas, no só­lo de to­car, sino de ha­blar uno mis­mo al lu­gar don­de se quie­re to­car, aho­rrar pa­ra pa­gar­te un es­tu­dio y de­más. En tiem­pos an­te­rio­res era muy di­fí­cil lle­gar a la gen­te si lo que ha­ces no se edi­ta­ba ba­jo un se­llo. Siem­pre me gus­tó la idea de di­fun­dir mú­si­ca; in­clu­so en mi si­tio web (www.li­san­droa­ris­ti.com) ten­go una sec­ción lla­ma­da “Mú­si­ca sin fi­nes de lu­cro”, don­de po­ne­mos un play­list to­dos los me­ses y don­de re­ci­bo can­cio­nes des­de dis­tin­tas par­tes del mun­do, de gen­te que aún no tie­ne dis­co o re­cién lo tie­nen y quie­ren pro­mo­cio­nar su mú­si­ca. Así doy opor­tu­ni­dad a otras per­so­nas de po­der ser es­cu­cha­das. Me ha­ce muy fe­liz sa­ber que en el ca­mino de la in­de­pen­den­cia hay mu­chas per­so­nas que tie­nen esa li­ber­tad pa­ra po­der crear mú­si­ca”.

“Creo que el mú­si­co in­de­pen­dien­te tie­ne un va­lor muy gran­de en mí. Va­lo­ro mu­cho el he­cho de es­co­ger ese ca­mino, que su mú­si­ca no ten­ga due­ño y que pue­da ma­ne­jar­la a su mo­do. Creo que en el mun­do hay mu­cha mú­si­ca in­de­pen­dien­te y hay que es­tar aten­tos, no só­lo es­cu­char el ra­dio y la te­le­vi­sión. Res­pec­to a Mé­xi­co, es un país que a mí me gus­ta mu­cho y me en­can­ta­ría que el pú­bli­co dis­fru­ta­ra mi mú­si­ca, sa­lien­do de to­do pre­jui­cio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.