Bur­ning Ca­ra­van:

na­rra­do­res de his­to­rias

sound:check magazine mexico - - Detrás Del Micrófono - En­tre­vis­ta: Ni­za­rin­da­ni So­pe­ña / Redacción: Mi­chel Loe­za

De acuer­do con su in­for­ma­ción en re­des so­cia­les, Bur­ning Ca­ra­van es un gru­po mul­ti­cul­tu­ral que ha desa­rro­lla­do una ca­rre­ra crea­ti­va y pro­lí­fi­ca des­de 2012, con­tan­do con mú­si­cos des­ta­ca­dos de Co­lom­bia, Chi­le y Fran­cia. Su so­ni­do rít­mi­co y me­ló­di­co, jun­to a sus le­tras lle­nas de nos­tal­gia poé­ti­ca, desa­rro­llan un gé­ne­ro mu­si­cal difícil de de­no­mi­nar, fu­sio­nan­do ele­men­tos de jazz, rock, la música gi­ta­na y la­ti­noa­me­ri­ca­na, en­tre otros. Sus con­cier­tos se ca­rac­te­ri­zan por una pues­ta en es­ce­na tea­tral y fes­ti­va, don­de los es­pec­ta­do­res ce­le­bran, llo­ran, can­tan y bai­lan al rit­mo de la ver­ti­gi­no­sa y ale­gre me­lan­co­lía.

La ma­ra­vi­lla de ex­plo­rar

A pro­pó­si­to de su vi­si­ta a Mé­xi­co, tres de sus in­te­gran­tes: To­más Pin­zón (sa­xo­fón y cla­ri­ne­te), Oli­vier Les­triez (con­tra­ba­jo) y Francisco Mar­tí (vo­ca­lis­ta y autor), ha­blan so­bre su producción dis­co­grá­fi­ca lla­ma­da “Las His­to­rias de los Hom­bres” y so­bre sus ex­pe­rien­cias en el mun­do de la música y del espectáculo en los paí­ses de nues­tra re­gión.

“No­so­tros gra­ba­mos en los es­tu­dios Ár­bol Na­ran­ja, en Bo­go­tá, con Pe­dro Ro­vet­to, y Javier Oje­da, nues­tro guitarrista, que es el pro­duc­tor mu­si­cal. Lle­ga­mos al es­tu­dio con ma­que­tas pre­vias y gra­ba­mos to­do en una semana. Usa­mos bá­si­ca­men­te mi­cró­fo­nos de lis­tón pa­ra guar­dar nues­tro so­ni­do

acús­ti­co, con una gran ca­li­dad. La mez­cla también fue in­creí­ble; es­tu­vo a car­go de Ma­rio Breuer (que tra­ba­jó con Luis Al­ber­to Spi­net­ta y So­da Ste­reo, en­tre otros gru­pos). Pa­ra nues­tro pri­mer dis­co, que también mez­cló él, fui­mos todos a Bue­nos Ai­res a cla­var­nos a su es­tu­dio, mientras que pa­ra es­te se­gun­do dis­co só­lo fue Javier pa­ra ha­cer la mez­cla con él. Es­ta producción fue más com­ple­ja por­que tra­ba­ja­mos con cuer­das, me­ta­les y de­más. En­ton­ces cla­ro, lle­ga­mos con can­cio­nes de cien­to y pi­co ca­na­les de mez­cla”, ex­pli­ca Oli­vier. “Ma­rio lo­gra po­ner siem­pre una im­pron­ta, un ca­rác­ter a su mez­cla. Real­men­te uno sien­te que es co­mo el sép­ti­mo in­te­gran­te que hi­zo ese dis­co. Él es par­te muy im­por­tan­te de nues­tros dos dis­cos”, com­ple­men­ta Francisco.

Por su par­te, To­más, men­cio­na que: “Par­ti­cu­lar­men­te es­te dis­co primero fue gra­ba­do por ca­na­les, en­ton­ces eso ge­ne­ró que la mez­cla die­ra un re­sul­ta­do más pro­fun­do y abierto. La otra co­sa es que es­te dis­co tie­ne una im­pron­ta que re­la­ta el pro­ce­so de la ban­da, en­ton­ces es un po­co más ecléc­ti­co. Cuan­do ha­ces un dis­co tan ecléc­ti­co, és­te ter­mi­na sien­do una ban­de­ja de en­tra­da a que los es­cu­chas lo to­men co­mo quie­ran aun­que ten­ga un hi­lo na­rra­ti­vo, pe­ro también tie­ne la po­si­bi­li­dad de no es­tar me­ti­do en un gé­ne­ro en es­pe­cí­fi­co”.

Uno de los sen­ci­llos más es­cu­cha­dos de “Las his­to­rias de los hom­bres” fue “De­seos de más”. Res­pec­to a su so­ni­do ochen­te­ro, Francisco men­cio­na: “De­fi­ni­mos el ca­rác­ter en el es­ti­lo jus­to. Pen­sa­mos: “Ha­ga­mos un rock ochen­te­ro, con ele­men­tos del ska”. Pe­ro otras can­cio­nes son de otros es­ti­los, que nos per­mi­tie­ron en­trar a di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, co­mo la ra­dio”.

“En el caso de la can­ción “Mar­tí­nez”, no­so­tros to­ca­mos una ver­sión que tie­ne la cum­bia del sur, en­ton­ces tu­vi­mos que ha­cer un pro­ce­so pa­ra ver cómo en­ten­día­mos es­te rit­mo, en­ten­der cómo fun­cio­nan las cé­lu­las rít­mi­cas”, ex­pli­ca To­más.

Crea­ti­vi­dad in­te­gral

Res­pec­to a la for­ma de com­po­si­ción, Francisco di­ce: “Todos los in­te­gran­tes apor­tan des­de sus ex­pe­rien­cias. Por ejem­plo, Oli­vier con to­da la in­fluen­cias de la música fran­ce­sa. Por su par­te, To­más es el que más co­no­ce de música tradicional co­lom­bia­na. Ca­da uno des­de su cul­tu­ra lle­va sus so­ni­dos a la ban­da al momento de mon­tar una can­ción. Res­pec­to al pro­ce­so de com­po­si­ción, és­te es va­ria­do, pe­ro lo que nor­mal­men­te es que Javier o yo lle­va­mos una idea. Por su par­te Javier nor­mal­men­te lle­va la armonía, yo la me­lo­día y la le­tra, y a par­tir de ahí ar­ma­mos una ma­que­ta que pa­sa por la ban­da y ca­da in­te­gran­te apor­ta des­de su ins­tru­men­to”. “Es in­tere­san­te también que, de la mis­ma for­ma que las can­cio­nes pueden so­nar dis­tin­tas, hay pro­ce­sos que a ve­ces va­rían. Al­gu­nas can­cio­nes han sa­li­do en via­jes, por ejem­plo. Igual hay que de­cir que Francisco y Javier son muy pro­lí­fi­cos. Es in­creí­ble la can­ti­dad de me­lo­días y música que les sa­le. Te­ne­mos que ir siem­pre de­trás por­que las pis­tas de tra­ba­jo ya se es­tán su­man­do. En­ton­ces, a mí, por ejem­plo, me gus­ta com­po­ner pe­ro muy po­co. Mientras yo ha­go una can­ción, ellos ha­cen quin­ce”, com­ple­men­ta Oli­vier, quien des­pués ex­pli­ca los de­ta­lles so­bre el te­ma de la producción del ál­bum:

“No­so­tros ha­bía­mos he­cho un EP, que bá­si­ca­men­te pro­du­ci­mos de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te, co­mo un pro­yec­to de vi­da. Cla­ra­men­te, las dis­que­ras no pro­du­cen, pe­ro en cuan­to lo­gra sa­lir tu ál­bum, ayu­dan a la di­fu­sión. No­so­tros es­ta­mos tra­ba­jan­do con In­to­le­ran­cia y son quie­nes jus­ta­men­te nos han ayu­da­do a que to­do es­to en Mé­xi­co su­ce­da. So­mos co­mo una em­pre­sa. La can­ti­dad de co­sas que hay que ha­cer en un gru­po in­de­pen­dien­te son mu­chas, a ve­ces ne­ce­si­tas con­tra­tar ser­vi­cios ex­ter­nos”. “Re­cién ha­ce seis me­ses em­pe­za­mos a tra­ba­jar ya con una fi­gu­ra cer­ca­na a lo que es un ma­na­ger por­que no­so­tros no di­mos abas­to pa­ra ha­cer­lo to­do. So­bre to­do cuan­do co­men­za­mos a te­ner más ac­ti­vi­da­des”, di­ce Francisco.

“La mas­te­ri­za­ción de es­te se­gun­do ál­bum fue he­cha por Ca­mi­lo Sil­va, en Bo­go­tá, que es uno de los gran­des del país. Al ter­mi­nar todos es­tos pro­ce­sos de la gra­ba­ción y de la mez­cla pre­cio­sa, lle­gó la mas­te­ri­za­ción y nos hi­zo sen­tir muy có­mo­dos con nues­tro ál­bum”, co­men­ta Oli­vier.

Francisco apro­ve­cha pa­ra agra­de­cer a los Es­tu­dios Ár­bol Na­ran­ja: “Creo que también les de­be­mos agra­de­cer mu­cho, por­que ellos nos apo­ya­ron bas­tan­te en es­to. Fueron al­go muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros en los dos ál­bu­mes. Cre­ye­ron en no­so­tros y nos de­ja­ron un es­tu­dio bas­tan­te ac­ce­si­ble. El es­tu­dio es una ma­ra­vi­lla. Los téc­ni­cos son pro­fe­sio­na­les y que­ri­dos. Que­re­mos ha­cer un agra­de­ci­mien­to es­pe­cial al es­tu­dio”.

Una vi­sión ex­pan­di­da

Res­pec­to al desa­rro­llo de la in­dus­tria del espectáculo y el au­dio en su país, To­más ex­pli­ca: “Yo di­ría que siem­pre hay un in­te­rés in­ter­na­cio­nal más fuer­te ha­cia Co­lom­bia. En Eu­ro­pa, por ejem­plo ad­mi­ran mu­cho la música de allá. A mí me pa­re­ce que el ni­vel de las ban­das es­tá cre­cien­do”, ex­pli­ca Oli­vier, y com­ple­men­ta Francisco: “Y lo me­jor es que creo que es­ta ge­ne­ra­ción ha apren­di­do la im­por­tan­cia de es­tar jun­tos. Al fi­nal te das cuen­ta de que las únicas fron­te­ras que exis­ten en­tre tu ban­da y la otra son co­sas es­té­ti­cas y eso no im­por­ta mu­cho al fi­nal”.

Francisco ha­bla de su mi­cró­fono pre­fe­ri­do pa­ra can­tar: “Yo des­cu­brí el Cop­perp­ho­ne; cuan­do lo pro­bé tu­ve la sen­sa­ción de te­ner un so­ni­do an­ti­guo, co­mo de los años vein­te, con una tex­tu­ra sú­per sen­si­ble y un co­lor que vino muy bien con mi voz”.

Bur­ning Ca­ra­van via­ja con su pro­pio in­ge­nie­ro y lo sien­ten: “Co­mo un pri­vi­le­gio. Nues­tro so­ni­do se ha ido pu­lien­do bas­tan­te con él”, di­ce Francisco. Su nombre es Andrés Quintero. “Tú pue­des pre­sen­tar­te pe­ro no per­ca­tar­te de que es­tás so­nan­do muy mal, por­que aden­tro es­tás en otra co­sa. Sin em­bar­go, cuan­do la gen­te te di­ce que so­nas­te mal es cla­ra­men­te un ejem­plo de que te­ner un in­ge­nie­ro es su­ma­men­te im­por­tan­te. Él tie­ne qué en­ten­der cómo va la ban­da, tie­ne que te­ner es­te fee­ling ar­tís­ti­co y con Andrés es­ta­mos muy con­ten­tos por­que él sa­be cuan­do y cómo ne­ce­si­ta­mos las co­sas”, ex­pli­ca Oli­vier.

Den­tro de los gru­pos la­ti­noa­me­ri­ca­nos que via­jan por to­do el mun­do lle­van­do su música a quie­nes quie­ran es­cu­char, Bur­ning Ca­ra­van son todos unos ex­plo­ra­do­res que sa­can lo me­jor de to­do. De ellos, hay mu­cho que es­cu­char.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.