James Stof­fo, la vi­si­ta de un gu­rú

sound:check magazine mexico - - Nota Del Medio -

Pa­ra la re­cien­te pre­sen­ta­ción del nue­vo sis­te­ma de ges­tión de ra­dio­fre­cuen­cias de Shu­re, Axient Digital, ocu­rri­do en la Ciu­dad de Mé­xi­co a tra­vés de Re­pre­sen­ta­cio­nes de Au­dio, uno de los gu­rús de es­te queha­cer del au­dio pro­fe­sio­nal, James Stof­fo, vino pa­ra ha­blar en una muy ani­ma­da se­sión acer­ca de sus ex­pe­rien­cias y el es­ta­tus en el que las áreas de ra­dio­fre­cuen­cia se en­cuen­tran tan­to en los Es­ta­dos Uni­dos co­mo en Mé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca.

Ca­be men­cio­nar que la maes­tría de James se de­be a la ex­pe­rien­cia que ha acu­mu­la­do a tra­vés de más de trein­ta años de tra­ba­jo y de la for­ma en la que se ha he­cho car­go de los sis­te­mas de ra­dio­fre­cuen­cia de even­tos enor­mes co­mo el Su­pe­rBowl, Jue­gos Olím­pi­cos y en­tre­gas de Grammys y La­tin Grammys. Es un pro­fe­sio­nal re­co­no­ci­do en to­do el mun­do. “Em­pe­cé a tra­ba­jar con tec­no­lo­gías inalám­bri­cas en la dé­ca­da de los ochen­ta y no­ven­ta”, men­cio­na pa­ra co­men­zar; “tra­ba­jé por cua­tro años en Los An­ge­les y des­pués me fui a Flo­ri­da, don­de abrí la com­pa­ñía Pro­fes­sio­nal Wi­re­less Sys­tems, don­de em­pe­za­mos a fa­bri­car an­te­nas, com­bi­na­do­res y ac­ce­so­rios pa­ra au­dio pro­fe­sio­nal. La tec­no­lo­gía inalám­bri­ca a prin­ci­pios de los no­ven­ta es­ta­ba em­pe­zan­do y la po­si­ción de téc­ni­co en ra­dio­fre­cuen­cias en los dis­tin­tos even­tos no exis­tía, sino que la íba­mos crean­do. En 2001 ven­di­mos sis­te­mas pa­ra Mas­que Sound, im­por­tan­te com­pa­ñía de au­dio en Nue­va York”. “Pos­te­rior­men­te”, se­ña­la James, “ini­cié la com­pa­ñía Ra­dio Ac­ti­ve De­signs, don­de ha­ce­mos sis­te­mas de in­ter­co­mu­ni­ca­ción inalám­bri­cos pa­ra el es­pec­tro VHF. Nos di­mos cuen­ta de la sa­tu­ra­ción del es­pec­tro y no vi­mos nin­gún sis­te­ma en el medio que lle­na­ra las ex­pec­ta­ti­vas de even­tos co­mo el Su­per Bowl o los musicales de Broad­way, con ca­da vez me­nos es­pa­cio pa­ra las ra­dio­fre­cuen­cias. En­ton­ces nos pre­gun­ta­mos qué ha­ría­mos y fue así co­mo nos con­tac­ta­mos con gran­des ami­gos co­mo Shu­re pa­ra ele­var la ca­li­dad de los pro­duc­tos in­vo­lu­cra­dos en es­te pro­ce­so”.

Uno de los mo­men­tos pro­fe­sio­na­les más im­por­tan­tes pa­ra James Stof­fo fue cuan­do reali­zó el pri­mer ma­nual de uso de ra­dio­fre­cuen­cias pa­ra el Co­mi­té Or­ga­ni­za­dor de los Jue­gos Olím­pi­cos: “Se me pi­dió ser el coor­di­na­dor ge­ne­ral de ra­dio­fre­cuen­cias, pe­ro no po­día ha­cer­lo en ese momento, así que me de­di­qué a es­cri­bir una es­pe­cie de ma­nual pa­ra quien tra­ba­ja­ra en ese pues­to. Por su­pues­to, ca­da país en los Olím­pi­cos lle­va a sus téc­ni­cos y se ma­ne­jan mi­les de mi­cró­fo­nos, sis­te­mas de co­mu­ni­ca­ción y wal­kie tal­kies, y ca­da país fa­bri­ca sus dis­po­si­ti­vos en di­fe­ren­tes es­pec­tros, así que de­pen­dien­do de es­to, ca­da país pue­de es­tar usan­do fre­cuen­cias de ma­ne­ra ile­gal en el lu­gar de los jue­gos. Así que hi­ce el ma­nual pa­ra es­ta­ble­cer un plan de ban­das de ra­dio­fre­cuen­cias pa­ra mi­ni­mi­zar es­te ti­po de pro­ble­mas, ya que es­tos even­tos se ha­cen en lu­ga­res muy am­plios y el es­pa­cio tie­ne que es­tar ab­so­lu­ta­men­te limpio. Ellos ne­ce­si­tan un plan de ban­das de ra­dio­fre­cuen­cias, con fre­cuen­cias pa­ra ca­da dis­po­si­ti­vo”, ex­pli­ca. Ade­más de es­to, se en­cuen­tran los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que también en­tran en es­te es­pa­cio, re­qui­rien­do fre­cuen­cias pa­ra ra­dio, te­le­vi­sión, in­ter­net y otros, y hay que ofre­cer­les un es­pa­cio limpio pa­ra sus ra­dio­fre­cuen­cias”.

Así se es­ta­ble­cen los es­tán­da­res, y aun­que James ha visto ca­da uno de los pa­sos en la evo­lu­ción de las ra­dio­fre­cuen­cias, los mo­men­tos que es­ta­mos vi­vien­do en es­tas tec­no­lo­gías son los más im­por­tan­tes: “Jus­to aho­ra, con sis­te­mas co­mo Axient Digital, es po­si­ble ha­cer mu­chas co­sas; se tie­ne un sis­te­ma inalám­bri­co ca­paz de ope­rar en un área muy su­cia, te­ner una ca­li­dad de au­dio muy bue­na y ade­más con­tar con la po­si­bi­li­dad de cam­biar de fre­cuen­cia, el ni­vel de au­dio y otras pa­rá­me­tros del trans­mi­sor des­de el backs­ta­ge. Pa­ra mí, és­te es qui­zá el pro­duc­to más sor­pren­den­te de su ti­po en el mer­ca­do”, men­cio­na nues­tro en­tre­vis­ta­do. En el aná­li­sis de Ja­me Stof­fo, hay cam­bios en la for­ma de ma­ne­jar el es­pec­tro de ra­dio fre­cuen­cia en los paí­ses: “Lo que veo que es­tá pa­san­do es que los go­bier­nos se han da­do cuen­ta de que las on­das aé­reas de ra­dio tie­nen un va­lor, así que aho­ra es­tán ven­dien­do to­do el es­pec­tro. Por ejem­plo, en los Es­ta­dos Uni­dos, se ha ven­di­do el es­pec­tro por cua­ren­ta bi­llo­nes de dó­la­res, así que no se pue­de usar por­que es ile­gal. Even­tual­men­te, tal vez en diez años, los mi­cró­fo­nos inalám­bri­cos eva­cua­rán la ban­da UHF y se ten­drá que bus­car otro es­pec­tro pa­ra ope­rar”. “Ac­tual­men­te, en los Es­ta­dos Uni­dos se han per­di­do 200 me­ga­hertz de es­pec­tro, y que­re­mos pre­ser­var la ban­da UHF pa­ra los dis­po­si­ti­vos más im­por­tan­tes, co­mo los mi­cró­fo­nos y los mo­ni­to­res per­so­na­les. Es muy difícil que es­tos sir­van en otra ban­da. Otros pro­duc­tos que no ne­ce­si­tan tan­ta ca­li­dad de au­dio, se pueden mo­ver a otra ban­da”.

Con tan­tos even­tos es­pe­cia­les co­mo el au­dio pro­fe­sio­nal tie­ne, James Stof­fo re­cuer­da al­gu­nos con una car­ga de tra­ba­jo enor­me: “Pa­ra mí, uno de ellos es el Su­per Bowl, por­que hay mu­chos ele­men­tos fue­ra de con­trol; hay mi­les de dis­po­si­ti­vos inalám­bri­cos fun­cio­nan­do. Es­to ha evo­lu­cio­na­do mu­chí­si­mo por­que en otros tiem­pos, la NFL no che­ca­ba las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de los mi­cró­fo­nos y eso traía mu­chos pro­ble­mas”, men­cio­na.

Las im­pli­ca­cio­nes del ma­ne­jo de la pre­sión pa­ra gen­te con pues­tos co­mo el de James es muy im­por­tan­te y pa­ra él ha sig­ni­fi­ca­do una evo­lu­ción que tie­ne que ver con guar­dar la cal­ma: “El ac­tual James lo toma con pa­cien­cia, pe­ro el an­te­rior gri­ta­ba mu­cho, tal vez mis ner­vios se aca­ba­ron con tan­to even­to”, bro­mea; “pe­ro tienes que res­pi­rar y cal­mar­te an­tes del even­to. Aho­ra, par­te de mi tra­ba­jo es jus­ta­men­te en­tre­nar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y ex­pan­dir mis co­no­ci­mien­tos”, men­cio­na.

Fi­nal­men­te, acer­ca del es­ta­tus de te­mas co­mo el ma­ne­jo de ra­dio­fre­cuen­cias en La­ti­noa­mé­ri­ca, James Stof­fo se­ña­la: “Sé que en Mé­xi­co el es­pec­tro es­tá muy con­ges­tio­na­do y se ha re­du­ci­do; las es­ta­cio­nes de te­le­vi­sión ocu­pan mu­cho es­pa­cio y los pro­duc­to­res de even­tos es­tán pi­dien­do ca­da vez más fre­cuen­cias pa­ra mi­cró­fo­nos y co­mu­ni­ca­cio­nes, co­mo pa­sa en to­do el mun­do, de ma­ne­ra que los pro­fe­sio­na­les tie­nen que es­tar ca­pa­ci­ta­dos y las em­pre­sas fa­bri­can­tes de­ben or­ga­ni­zar­se pa­ra es­to, ade­más de las aso­cia­cio­nes y es­cue­las. La su­ge­ren­cia se­ría que, aun­que la per­fec­ción no exis­te, es bá­si­co bus­car in­for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.