Van­ce Po­well,

tra­ba­jo dis­tin­to en el es­tu­dio

sound:check magazine mexico - - Un Encuentro Con - Por Ale­jan­dro Fa­jar­do

Di­cen que pa­ra ser también hay que pa­re­cer (aun­que no siem­pre apli­ca). Van­ce Po­well es uno de los que se pien­sa: “de­be ser un rocks­tar”. Na­da más cer­cano a la reali­dad. Con pre­mios Grammy y cré­di­tos con ar­tis­tas co­mo Jack Whi­te, The Ra­coun­teurs, Ar­ctic Mon­keys y Ch­ris Sta­ple­ton, en­tre otros, sí. Van­ce es un rocks­tar… ade­más de vi­vir en Nash­vi­lle, lu­gar de im­por­tan­tes es­tu­dios de gra­ba­ción en los Es­ta­dos Uni­dos. La que si­gue es la con­ver­sa­ción que se tu­vo con él, a pro­pó­si­to de su plática du­ran­te la Con­fe­ren­cia Anual AES Mé­xi­co, en el mar­co de sound: check Xpo 2017.

Es­tu­dio y en vi­vo, pa­no­ra­ma am­plio

Ha­ce 35 años fue cuan­do Van­ce in­cur­sio­nó en el mun­do del au­dio, mez­clan­do pa­ra la ban­da de unos ami­gos de la pre­pa­ra­to­ria. “La música siem­pre me fas­ci­nó”, ini­cia. “El so­ni­do que ca­da uno de los ins­tru­men­tos emi­tía sim­ple­men­te se me ha­cía in­creí­ble y en aque­llos en­ton­ces yo te­nía un es­té­reo muy bueno, así que co­men­za­ba a iden­ti­fi­car muy bien el buen so­ni­do del mal so­ni­do. ¡Tal vez por es­ta ra­zón me in­vi­ta­ron a tra­ba­jar con ellos!”. Y eso fue to­do lo que ne­ce­si­tó pa­ra de­ci­dir su vi­da: “Al momento de co­men­zar a in­vo­lu­crar­me con el au­dio en vi­vo me di cuen­ta que ese era mi ca­mino y me sa­lí de la pre­pa­ra­to­ria. La ban­da co­men­zó a cre­cer y ha­cía­mos pe­que­ñas gi­ras. Ca­da vez te­nía­mos más y me­jor equi­po. Por otro la­do, también tra­ba­ja­ba en una tien­da de ins­tru­men­tos musicales ven­dien­do gui­ta­rras y am­pli­fi­ca­do­res, así que la música se con­vir­tió en mi vi­da y even­tual­men­te no só­lo ha­cía au­dio en vi­vo sino también, pa­ra 1986, en el es­tu­dio; los dos si­mul­tá­nea­men­te”. De es­ta ma­ne­ra, Van­ce era una de esas aves ra­ras en la in­dus­tria que se desen­vol­vía per­fec­ta­men­te tan­to en una se­sión de gra­ba­ción co­mo en un con­cier­to ma­si­vo, en medio de to­ne­la­das de equi­po, mez­clan­do con­cier­tos de más de 100 dBs. En 2002, tra­ba­jan­do pa­ra Clair Brot­hers (una de las com­pa­ñías más gran­des de producción y ren­ta del mun­do, co­mo mu­chos de us­te­des sa­ben), de­ci­dió que se de­di­ca­ría so­lo al es­tu­dio. “Dis­fru­to mu­cho más el tra­ba­jo en el es­tu­dio. Sien­to que de es­ta ma­ne­ra mi es­fuer­zo es más du­ra­de­ro, ya que queda plas­ma­do en un ob­je­to. En vi­vo to­do es efí­me­ro, muy in­ten­so, pe­ro des­apa­re­ce en un ins­tan­te. No es­toy di­cien­do que no me gus­te, de he­cho, to­da­vía tra­ba­jo de vez en cuan­do en vi­vo y es muy re­fres­can­te pa­ra mí; ade­más, de­bo ad­mi­tir que el au­dio en vi­vo me ha de­ja­do en­se­ñan­zas muy úti­les en el es­tu­dio; por ejem­plo, la ha­bi­li­dad de to­mar de­ci­sio­nes rá­pi­das. Uno no pue­de pa­sar in­con­ta­bles ho­ras pen­san­do en qué so­ni­do uti­li­zar, ya que se de­be con­si­de­rar que se es­tá des­per­di­cian­do el di­ne­ro y el tiem­po de al­guien. Los pro­yec­tos de­ben fluir rá­pi­da­men­te, aun­que cla­ro, no es­toy di­cien­do que se ha­ga pre­ci­pi­ta­da­men­te”.

Van­ce vi­vió en car­ne pro­pia to­da la tran­si­ción del mun­do análo­go al digital y con­fie­sa no ha­ber si­do fá­cil. “El pri­mer ál­bum que hi­ce to­tal­men­te digital fue en 2002 y de­bo de­cla­rar que nun­ca, nun­ca es­tu­ve com­ple­ta­men­te sa­tis­fe­cho con el so­ni­do. En esa épo­ca, la ver­dad es que el equi­po digital to­da­vía no lle­ga­ba a una bue­na ca­li­dad. Ha­bía al­go que sim­ple­men­te no se sen­tía bien. Hoy en día to­do es muy di­fe­ren­te, sien­to que los fa­bri­can­tes de equi­po digital han to­ma­do lo me­jor del te­rreno análo­go y lo han in­cor­po­ra­do. Si­go gra­ban­do en análo­go con ca­be­zas de 16 y 24 ca­na­les, y una ca­be­za de dos pul­ga­das y ocho ca­na­les, pe­ro aho­ra sí me pue­do ca­li­fi­car co­mo un fan de lo digital. Ten­go con­ver­ti­do­res Burl, por ejem­plo, que son ex­tra­or­di­na­rios”. Ne­ce­sa­rios cuan­do se gra­ba en una con­so­la análo­ga co­mo la SSL 6000. “Sí, en cuan­to a con­so­las, de­fi­ni­ti­va­men­te si­go pre­fi­rien­do las análo­gas. Al­gu­na vez ex­pe­ri­men­té tra­tan­do de gra­bar y mez­clar ‘in the box’ y usan­do su­per­fi­cies de con­trol, pe­ro no me fun­cio­nó. Sin em­bar­go, con­ser­vo una pe­que­ña con­so­la Eup­ho­nix Ar­tist Mix que uso oca­sio­nal­men­te pa­ra sub­mez­clas cuan­do me man­dan pro­yec­tos con mu­chos ca­na­les. Por ejem­plo, si me en­vían se­sen­ta ca­na­les de cuer­das, uso es­ta con­so­la pa­ra sub­mez­clar todos esos ca­na­les con au­to­ma­ti­za­ción en Pro Tools y lue­go lo mez­clo so­bre mi con­so­la”. Es­to es un pro­ce­so muy co­mún prac­ti­ca­do por Van­ce. Él gra­ba en análo­go la ma­yor par­te del tiem­po, pe­ro in­clu­so cuan­do gra­ba en Pro Tools, su sis­te­ma de tra­ba­jo es si­mi­lar al análo­go, lo que quie­re de­cir que usa muy po­cos ca­na­les o ha­ce con­so­li­da­cio­nes de va­rios ca­na­les en uno y de­más. “Sim­ple­men­te no me gus­ta api­lar tracks en una can­ción; es co­mo po­ner cal­co­ma­nías a tu co­che… eso no lo ha­ce más rá­pi­do”, afir­ma.

Equi­pos dis­tin­tos, re­sul­ta­dos dis­tin­tos

Las téc­ni­cas de gra­ba­ción de Van­ce Po­well son bas­tan­te par­ti­cu­la­res, es­pe­cí­fi­ca­men­te con la ba­te­ría. “En nu­me­ro­sas oca­sio­nes, cuan­do gra­bo ba­te­ría, só­lo uso un par de mi­cró­fo­nos, uno pa­ra el bom­bo y el otro pa­ra el res­to de los ins­tru­men­tos, es de­cir la ta­ro­la, toms y pla­ti­llos. En otras oca­sio­nes só­lo uso un track pa­ra to­da la ba­te­ría y eso es to­do. No se le pue­de im­pri­mir tan­tos gra­ves, ne­ce­si­ta más com­pre­sión, pe­ro ha­go es­to muy a me­nu­do”. En otras oca­sio­nes, cuan­do más mi­cró­fo­nos son re­que­ri­dos, Van­ce usa un AKG D20 en el bom­bo, un SM57 en la ta­ro­la y par de mi­cró­fo­nos de lis­tón: “A ve­ces ni si­quie­ra ne­ce­si­to es­tos mi­cró­fo­nos y en­ton­ces uso un AEA R88 es­té­reo over­head, el cual aca­bo mez­clán­do­lo en mono. Po­dría usar sim­ple­men­te un mi­cró­fono mono, pe­ro me gus­ta cómo sue­na el es­té­reo AEA con fi­gu­ra de 8 en X. Es­to es por­que me gus­ta cap­tu­rar un po­co más el so­ni­do am­bien­tal, es de­cir lo que vie­ne del te­cho”. Van­ce co­men­ta que pre­fie­re que el so­ni­do de la ta­ro­la sea lar­go y con sus­ten­to en los gra­ves, y ade­más que sue­ne jus­to en tu ca­ra. La gui­ta­rra la ha­ce so­nar de ma­ne­ra que la sien­tas den­tro de tus oí­dos. “Los Neu­mann U67 son de los me­jo­res mi­cró­fo­nos que he es­cu­cha­do y se pueden uti­li­zar muy efec­ti­va­men­te en la gui­ta­rra. ¡Son un ver­da­de­ro te­so­ro! Los uso sin pad y no los co­nec­to al pream­pli­fi­ca­dor del mi­cró­fono, sino di­rec­to a la lí­nea. En ge­ne­ral, yo no uso el preamp del mi­cró­fono, por­que todos ellos pre­sen­tan una ga­nan­cia de 15 dB apro­xi­ma­da­men­te y eso es de­ma­sia­da ga­nan­cia; lue­go ne­ce­si­tas apli­car un pad y cuan­do apli­cas un pad, bá­si­ca­men­te ma­tas la se­ñal. Así que nun­ca, nun­ca uso un pad”. Y agre­ga: “Re­gu­lar­men­te, co­lo­co el U67 jus­to en la bo­ci­na del am­pli­fi­ca­dor, ni si­quie­ra a una pul­ga­da de se­pa­ra­ción. A ve­ces uso dos mi­cró­fo­nos, el Neu­mann U67

y un Shu­re SM57, uno en­ci­ma del otro. Pos­te­rior­men­te, los pue­do pa­near y sue­na co­mo una gui­ta­rra en es­té­reo, a pe­sar de que se tra­ta de un so­lo am­pli­fi­ca­dor y eso sue­na muy bien”.

Van­ce es un pro­duc­tor-in­ge­nie­ro es­pe­cial, real­men­te re­co­no­ci­do en­tre los ar­tis­tas por su so­ni­do único, pe­ro pa­ra­dó­ji­ca­men­te, ese elemento se ha con­ver­ti­do en un re­to. “Mi es­tu­dio no es uno que tie­ne só­lo una pan­ta­lla en el cen­tro del cuar­to, un par de bo­ci­nas y una pe­que­ña con­so­la. In­vier­to mu­cho en equi­po muy es­pe­cial y es­to no es una sim­ple va­ni­dad ni na­da de eso, sino que siem­pre es­toy pen­san­do en cómo ayu­dar a los ar­tis­tas a so­nar úni­cos, a ofre­cer al­go fue­ra de lo es­tán­dar ver­da­de­ra­men­te. Así que fi­nan­cie­ra­men­te eso es por mu­cho una di­fi­cul­tad, pe­ro al mis­mo tiem­po es al­go que nos man­tie­ne en el ne­go­cio”.

Nash­vi­lle, don­de él es­tá ubi­ca­do, es con­si­de­ra­do el cen­tro del mun­do en la in­dus­tria de la producción mu­si­cal. Es un lu­gar don­de mu­chas co­sas su­ce­den, un lu­gar con una vi­bra muy es­pe­cial, mu­chos re­cuer­dos y anéc­do­tas, pe­ro igual­men­te es un lu­gar com­pe­ti­do e in­clu­so has­ta hos­til. “Ima­gi­na que so­la­men­te en mi co­lo­nia exis­ten 52 es­tu­dios, de los cua­les 49 son pri­va­dos y tres son co­mer­cia­les, lo que quie­re de­cir que en es­tos úl­ti­mos cual­quie­ra pue­de en­trar y re­ser­var tiem­po pa­ra gra­bar. Es­to ha­ce que la com­pe­ten­cia sea muy agre­si­va”. Cu­rio­sa­men­te, y es­to le pue­de pa­re­cer sor­pren­den­te a mu­chos in­vo­lu­cra­dos en la música, es­ta in­dus­tria no es la más grande en es­ta ciu­dad, sino la in­dus­tria del cui­da­do de la sa­lud, en la cual su hi­ja se desen­vuel­ve. ¿Re­co­men­da­cio­nes pa­ra una exi­to­sa ca­rre­ra? Uno de los me­jo­res con­se­jos que Van­ce pue­de dar a los nue­vos in­ge­nie­ros es man­te­ner­te fle­xi­ble y re­sol­ver las si­tua­cio­nes de la me­jor ma­ne­ra. “Uno co­mo in­ge­nie­ro de­be desa­rro­llar la ha­bi­li­dad de com­pren­der y cap­tu­rar to­do aque­llo que es im­por­tan­te pa­ra una can­ción, y a la vez sa­ber im­pri­mir tu to­que per­so­nal de ma­ne­ra muy su­til, pe­ro su­fi­cien­te, pa­ra que cuan­do una per­so­na u otra es­cu­che tu tra­ba­jo lo re­co­noz­ca in­me­dia­ta­men­te”. Ade­más, di­ce Van­ce: “Por fa­vor, ten una bue­na relación con los ar­tis­tas. ¡Eso es fun­da­men­tal!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.