Soun­dTu­be: so­ni­do y vi­sión

sound:check magazine mexico - - En Concierto -

Un nue­vo cen­tro de producción de au­dio ha si­do fun­da­do en Gua­da­la­ja­ra. Soun­dTu­be fue crea­do con el ob­je­ti­vo de es­ta­ble­cer un an­tes y un des­pués en las in­dus­trias cul­tu­ra­les ja­lis­cien­ses orien­ta­das a la música y el ci­ne. Con un gran in­te­rés de po­si­cio­nar­se en la zo­na ta­pa­tía, el es­tu­dio se ha con­ver­ti­do en un punto de reunión pa­ra los crea­do­res de la pro­lí­fi­ca in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de la re­gión y de las di­fe­ren­tes agru­pa­cio­nes musicales. Sus es­té­ti­cas ins­ta­la­cio­nes, ubi­ca­das en la co­lo­nia El Man­te de Za­po­pan, es­tán al man­do de los her­ma­nos y so­cios Andrés y Juan Pablo Huerta Es­tra­da, di­rec­tor ge­ne­ral e in­ge­nie­ro re­si­den­te, res­pec­ti­va­men­te.

Lar­ga tra­yec­to­ria

Andrés ini­cia la con­ver­sa­ción, con­tan­do al­go de sus ini­cios pro­fe­sio­na­les: “Em­pe­cé en es­to ha­ce vein­te años. An­tes de in­cur­sio­nar en el so­ni­do era tro­va­dor en ca­fés y cen­tros cul­tu­ra­les de Gua­da­la­ja­ra. Un día me to­có es­tar jun­to a una con­so­la y ha­cer que el due­to en el que yo par­ti­ci­pa­ba so­na­ra de ma­ne­ra ade­cua­da. Me di cuen­ta de que si yo lo ha­cía, po­día ha­cer que el pú­bli­co y no­so­tros lo dis­fru­tá­ra­mos más. Creo que des­de ahí, ade­más de la pa­sión por la música, es­tar cer­ca del apa­ra­to que ha­cía que la gen­te es­cu­cha­ra bien, hi­zo que sur­gie­ra en mí el amor de mo­ver­le a los bo­to­nes”.

Es­ta re­ve­la­ción lle­vó a Andrés y a su her­mano al ló­gi­co si­guien­te gran pa­so y a la his­to­ria que con­for­mó Soun­dTu­be: “Ha­ce vein­te años mon­ta­mos nues­tro pri­mer es­tu­dio. Era un es­pa­cio pe­que­ño en el que ha­cía­mos jin­gles, en­sa­yos y gra­ba­cio­nes y así pa­sa­ron quin­ce años, en los cua­les fui­mos apren­dien­do, más co­mo mú­si­cos que co­mo téc­ni­cos. Re­cien­te­men­te, des­pués de es­ta lar­ga his­to­ria, nos pi­die­ron el in­mue­ble que al­qui­lá­ba­mos, y eso, aun­que cuan­do sucedió fue un shock, de­ri­vó en al­go muy po­si­ti­vo. Era un es­tu­dio pe­que­ño, pe­ro fun­cio­na­ba muy bien, y en ese pe­río­do fue un buen ne­go­cio. No­so­tros es­tá­ba­mos muy có­mo­dos ahí por­que te­nía­mos clien­tes y mu­cho tra­ba­jo, pe­ro no nos ha­bía­mos da­do cuen­ta del po­ten­cial real. En­ton­ces, el pri­mer pa­so fue re­sol­ver el cambio, por­que te­nía­mos pro­duc­cio­nes pen­dien­tes. Nos en­con­tra­mos en una en­cru­ci­ja­da en la que, o ren­tá­ba­mos otro es­tu­dio pa­ra ter­mi­nar con es­to, o ca­mi­ná­ba­mos ha­cia ade­lan­te. Nos di­mos cuen­ta que si que­ría­mos se­guir, no se­ría de la mis­ma ma­ne­ra. No só­lo era mo­ver el es­tu­dio a otro lu­gar y que si­guie­ra la iner­cia del tra­ba­jo, sino cen­trar­nos en in­ves­ti­gar que ha­cía fal­ta en la in­dus­tria y qué se­ría bueno mo­di­fi­car y ha­cer pa­ra destacar. Nos fui­mos por es­ta úl­ti­ma lí­nea”.

Evo­lu­ción

De­ci­di­dos a su­bir al si­guien­te ni­vel, Andrés y Juan Pablo analizaron la in­dus­tria ac­tual: “Nos di­mos cuen­ta de que la in­dus­tria de la música ha­bía cam­bia­do abis­mal­men­te en su es­truc­tu­ra, des­de que em­pe­za­mos. Nos di­mos cuen­ta de que pe­se a lo que le pa­se a la música o a la in­dus­tria, no­so­tros, los es­tu­dios de gra­ba­ción, y los pro­ce­sos de crea­ción del pro­duc­to per­ma­ne­ce­rían, tan­to en la música co­mo en el ci­ne. Nos plan­tea­mos po­ner un es­tu­dio que nos die­ra las po­si­bi­li­da­des de ha­cer la música co­mo la gen­te la pi­de ac­tual­men­te. El lu­gar en don­de más música se oye es Youtu­be, y en con­se­cuen­cia, se tie­ne que ver. Ahí fue la pri­me­ra de­ci­sión que se to­mó: cons­truir un cuar­to que nos die­ra las ca­pa­ci­da­des, no so­la­men­te de gra­bar pro­fe­sio­nal­men­te y me­jor de cómo lo ve­nía­mos ha­cien­do, sino que nos de­ja­ra te­ner el vi­deo in­clui­do. Nos di­mos cuen­ta que hay un mon­tón de in­dus­trias pe­ga­das a la música que ne­ce­si­ta­ban ser­vi­cios que no ha­bía­mos ofre­ci­do pre­via­men­te. Cuan­do vol­tea­mos a ver al ci­ne, nos di­mos cuen­ta de que ahí ha­bía al­go. Ya co­no­cía­mos gen­te de es­ta in­dus­tria, pa­ra la que gra­bá­ba­mos música. Nos lle­vó cua­tro años lle­gar aquí y te­ner un es­tu­dio de gra­ba­ción en con­di­cio­nes que per­mi­ten gra­bar si­mul­tá­nea­men­te a una ban­da grande y ade­más te­ner la pri­me­ra sa­la de post­pro­duc­ción de au­dio pa­ra mez­cla de ci­ne has­ta 7.1, en Ja­lis­co”.

Pos­te­rior a la obligada in­ves­ti­ga­ción y es­tu­dios de mer­ca­do, los her­ma­nos Huerta Es­tra­da ad­vir­tie­ron una gran opor­tu­ni­dad de ne­go­cio: “Nos di­mos cuen­ta de que el ta­len­to de Ja­lis­co se iba a la ca­pi­tal por­que allá es­ta­ban las ins­ta­la­cio­nes y eso era lo que fal­ta­ba en Ja­lis­co. Por más ca­ro que sea fa­bri­car y di­se­ñar un cuar­to, es mu­cho más fá­cil que ha­cer el ta­len­to. Afor­tu­na­da­men­te, es­ta­mos en una de las ciu­da­des con más ta­len­to del país en cues­tio­nes de música, ci­ne y mu­chas otras co­sas más, co­mo vi­deo­jue­gos. Va a lle­gar el momento en el que todos es­tos es­fuer­zos uni­dos lo­gren que Ja­lis­co sea el Holly­wood de Mé­xi­co, pe­ro te­ne­mos que ir a la par de la in­dus­tria”.

El diseño

En el te­ma de la crea­ción de un diseño prác­ti­co y adap­ta­do a lo que la em­pre­sa desea­ba ofre­cer a su clien­te­la es­ta­ble­ci­da y a los nue­vos pros­pec­tos, Andrés y Juan Pablo con­tra­ta­ron a la em­pre­sa te­xa­na John H. Brandt Acous­tic De­signs. Es­ta cuen­ta con una ex­pe­rien­cia que da­ta des­de 1972, di­se­ñan­do es­tu­dios de gra­ba­ción y cuar­tos acús­ti­cos y via­ja­ron a Gua­da­la­ja­ra pa­ra rea­li­zar el pro­yec­to: “Bá­si­ca­men­te, lle­ga­mos a John con­tan­do con ex­ce­len­tes re­fe­ren­cias, gra­cias a un par de pro­yec­tos que hi­ci­mos con él pre­via­men­te, an­tes de ar­mar es­te es­tu­dio. John es un gran in­ge­nie­ro en acús­ti­ca, re­co­no­ci­do mun­dial­men­te y nues­tro ob­je­ti­vo era lle­gar a un ba­lan­ce en­tre lo acús­ti­co y lo vi­sual. Es im­por­tan­te que la gen­te que lle­gue, go­ce de esa par­te atrac­ti­va del es­tu­dio y que el clien­te se sien­ta, por una par­te im­pre­sio­na­do, pe­ro a la vez có­mo­do, sin te­ner que sa­cri­fi­car el as­pec­to acús­ti­co. John es una per­so­na muy com­pro­me­ti­da y cons­cien­te y nun­ca ol­vi­da que la me­ta es que tu pro­yec­to sea siem­pre el me­jor en todos los sen­ti­dos, in­clu­yen­do el económico, de mo­do que no de­ja de la­do el ma­ne­jo de cos­tos por medio de una com­bi­na­ción de ma­te­ria­les y otras téc­ni­cas con las que tra­ba­ja día a día pa­ra lo­grar el mis­mo re­sul­ta­do acús­ti­co a un me­nor cos­to”, men­cio­na Juan Pablo.

El diseño de las áreas de tra­ba­jo de Soun­dTu­be es des­cri­ta por Juan Pablo: “Te­ne­mos dos trac­king rooms: el primero, con una al­tu­ra de cua­tro me­tros y una pa­rri­lla de ilu­mi­na­ción. Ob­via­men­te, co­mo todos los cuar­tos, es­tá tra­ta­do acús­ti­ca­men­te por John Brandt. En es­te mis­mo cuar­to te­ne­mos cua­tro cá­ma­ras ro­bó­ti­cas que se ope­ran de ma­ne­ra re­mo­ta des­de el con­trol room y con es­to te­ne­mos la fa­ci­li­dad de ha­cer se­sio­nes en vi­vo que pue­dan ser trans­mi­ti­das sin la ne­ce­si­dad de ca­ma­ró­gra­fos que se in­ter­pon­gan en las to­mas. Te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de gra­bar has­ta 32 ca­na­les en és­te y do­ce en el otro cuar­to. Al con­trol room, por su par­te, en el cual te­ne­mos un sis­te­ma de Pro Tools HDX y dos opciones de mo­ni­to­res de cam­po cer­cano, lle­gan to­das las co­ne­xio­nes de los di­fe­ren­tes trac­king rooms”.

“Por otro la­do, el trac­king room B es un cuar­to más pe­que­ño, con una al­tu­ra de dos me­tros y medio. Es don­de ha­ce­mos to­do el te­ma de do­bla­je y fo­leys y don­de también gra­ba­mos los am­pli­fi­ca­do­res, pa­ra no con­ta­mi­nar la ba­te­ría. Aquí, to­da la co­mu­ni­ca­ción de vi­deo y au­dio va di­rec­to al con­trol room”; ex­pli­ca Juan Pablo; “lue­go te­ne­mos el dolby room o su­rround room, que es don­de ha­ce­mos la mez­cla de au­dio pa­ra sis­te­mas de so­ni­do en­vol­ven­te. Aho­ra es­tá con­fi­gu­ra­do pa­ra 7.1 con so­ni­do JBL y es un es­pa­cio de ca­si cin­cuen­ta me­tros cua­dra­dos con cua­tro me­tros de al­tu­ra, que cum­ple per­fec­ta­men­te con las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes pro­fe­sio­na­les de Dolby. De­ci­di­mos en es­te es­pa­cio lo­grar el mí­ni­mo con las ca­rac­te­rís­ti­cas de pri­mer mun­do. Po­dría ver­se co­mo un cuar­to más pe­que­ño de lo ha­bi­tual pa­ra es­tos tra­ba­jos, pe­ro es­tá va­lo­ra­do por los pro­fe­sio­na­les pa­ra ha­cer lo que ne­ce­si­ta­mos y ade­más, también te­ne­mos un asa­dor mag­ní­fi­co” (ri­sas). Nos gus­ta in­tere­sar­nos en ayu­dar­les, al mar­gen de lo que el clien­te ne­ce­si­te, y bus­ca­mos sen­tir­nos iden­ti­fi­ca­dos con to­do el pro­yec­to pa­ra po­ner un po­co de nues­tra hue­lla”.

La esen­cia y la ex­pe­rien­cia

Andrés con­ti­núa con el ex­per­ti­se que los her­ma­nos apli­can a la pa­sión por la música mis­ma: “Pien­so que el se­cre­to de los es­tu­dios de gra­ba­ción, es que el fee­ling mu­si­cal no se pier­da. Que no seas so­la­men­te un in­ge­nie­ro en au­dio; es­to va mu­cho más allá de lo téc­ni­co en so­ni­do. Creo que eso ha si­do lo que nos ha per­mi­ti­do lle­gar has­ta aquí, que nun­ca he­mos per­di­do es­ta pa­sión por la música y el arte. Cree­mos que el re­sul­ta­do fi­nal glo­bal de la can­ción y de la música que es­ta­mos gra­ban­do, es lo que nos diferencia de otros es­tu­dios. Sa­ber al­go de música nos da los per­mi­sos ne­ce­sa­rios pa­ra en­trar­le al gé­ne­ro que que­ra­mos. He­mos he­cho jin­gles tro­pi­ca­les, gru­pe­ros, de rock y con or­ques­ta sin­fó­ni­ca, por­que nues­tra pa­sión es por la música. Re­cien­te­men­te ges­tio­na­mos los papeles pa­ra ser so­cios del La­tin Grammy y nos di­mos cuen­ta de que ya te­nía­mos más de ochen­ta pro­duc­cio­nes co­mo in­ge­nie­ros o pro­duc­to­res. Vol­tea­mos atrás y nos di­mos cuen­ta de que le he­mos he­cho so­ni­do a mucha gen­te y par­ti­ci­pa­do en pro­yec­tos gran­des y dis­tin­tos; tea­tro mu­si­cal, rock, jazz”.

“Es­ta­mos abiertos a opi­nar o a que no nos de­jen opi­nar”, men­cio­na Andrés Huerta. “To­da la magia la tie­ne que ha­cer la ban­da, no el in­ge­nie­ro, y en mu­chos ca­sos, los co­le­gas han de­ja­do par­te de su tra­ba­jo a Me­lody­ne o al edi­tor, y de es­ta ma­ne­ra, to­do se pue­de co­rre­gir y cuan­ti­zar. No­so­tros, con el tiem­po que te­ne­mos, sa­be­mos que se tra­ta de pro­ce­sos y eso ha­cia que la música fue­ra mu­cho me­jor. La ban­da se preo­cu­pa­ba por en­sa­yar, to­ca­ban con al­ma y con ca­li­dad. No po­de­mos ne­gar que tec­no­ló­gi­ca­men­te la cap­tu­ra digital y el pro­ce­sa­mien­to dan al­gu­nas otras ven­ta­jas so­bre re­tos que an­tes ha­bía que re­sol­ver con el cuar­to, pe­ro cree­mos que pa­ra que es­to si­ga fun­cio­nan­do, te­ne­mos que to­mar las he­rra­mien­tas y usar­las, pe­ro no per­mi­tir que ellas nos do­mi­nen a no­so­tros”.

Andrés mues­tra ver­bal­men­te el aba­ni­co de clien­tes que Soun­dTu­be re­ci­be día a día: “En to­da la tra­yec­to­ria que he­mos acu­mu­la­do, he­mos tra­ba­ja­do con mu­chas ban­das de rock. De he­cho, aca­ba­mos de ha­cer el sép­ti­mo dis­co de Cu­ca, del cual no­so­tros rea­li­za­mos el trac­king. La mez­cla la hi­zo “Chi­quis” Ama­ro, y la mas­te­ri­za­ción la hi­zo Ar­tu­ro “Tu­ti” Pe­ra­les. Te­ne­mos una muy bue­na relación con la in­dus­tria y tra­ta­mos siem­pre de ha­cer equi­po. Sa­be­mos que el fin es que la in­dus­tria crez­ca vien­do a fu­tu­ro, ya que nues­tro en­fo­que no es a cor­to pla­zo. Ca­da quien tie­ne sus for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des, pe­ro si ha­ce­mos equi­po, to­das son for­ta­le­zas. Nues­tro ser­vi­cio de li­ve ses­sion ha si­do muy so­li­ci­ta­do y gra­cias a las di­men­sio­nes de la sa­la, he­mos he­cho tra­ba­jos pa­ra big band y jazz. Ha­ce­mos mucha lo­cu­ción y aho­ra también au­dio y efec­tos es­pe­cia­les pa­ra ci­ne. También que­re­mos am­pliar los gé­ne­ros que tra­ba­ja­mos, ya que hay que apo­yar a la in­dus­tria lo me­jor po­si­ble; afor­tu­na­da­men­te te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de gra­bar cual­quier ti­po de música”.

Eco­lo­gía

Los her­ma­nos Huerta fi­na­li­zan la en­tre­vis­ta con el te­ma de la ge­ne­ra­ción de la ener­gía: “So­mos una em­pre­sa ver­de. Tra­ta­mos de ayu­dar al planeta, así que el grue­so de nues­tra ener­gía eléc­tri­ca es pro­du­ci­da me­dian­te pá­ne­les so­la­res, lo cual per­mi­te no só­lo ayu­dar al mun­do, sino a no­so­tros mis­mos, por­que ade­más de ser muy efi­cien­te, el con­su­mo prin­ci­pal en un ne­go­cio de es­tos es la luz, en­ton­ces sí lo hi­ci­mos por ra­zo­nes eco­ló­gi­cas, pe­ro también eco­nó­mi­cas. Yo re­co­men­da­ría a todos nues­tros ami­gos de es­tu­dios de gra­ba­ción en el mun­do que lo ha­gan de es­ta ma­ne­ra”. Con es­ta su­ge­ren­cia, Soun­dTu­be queda co­mo una op­ción al oc­ci­den­te me­xi­cano de ni­vel mun­dial, en el que, ade­más de la tec­no­lo­gía, es­tán las per­so­nas que con­cre­ta­rán todos los pro­yec­tos en so­ni­dos ex­tra­or­di­na­rios.

An­dres Huerta Es­tra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.