76. Un en­cuen­tro con

Camilo Sil­va: el ar­te de la cohe­sión

sound:check magazine mexico - - Contenido - En­tre­vis­ta: Ni­za­rin­da­ni So­pe­ña / Re­dac­ción: Víc­tor Bal­do­vi­nos

Dos ve­ces pre­mia­do con el La­tin Grammy, el in­ge­nie­ro co­lom­biano Camilo Sil­va ha co­la­bo­ra­do con una am­plia ga­ma de ar­tis­tas, que van des­de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal de Co­lom­bia, has­ta la ban­da Doc­tor Krá­pu­la.

An­tes que na­da, es­cu­char. Du­ran­te una ame­na plá­ti­ca, Camilo abor­dó los prin­ci­pa­les as­pec­tos de su for­ma­ción, el tra­ba­jo al la­do del po­pu­lar Galy Ga­liano y los an­te­ce­den­tes de una exi­to­sa ca­rre­ra, que in­clu­ye cré­di­tos con Car­los Vi­ves, Jor­ge San Juan, Ñe­co Oroz­co, Ba­te­rim­ba, Mo­ji­to Li­te y Vi­bra­te­rra, en­tre una enor­me lis­ta.

¡ Fe­liz 1997!

Camilo cum­plía 17 años y es­ta­ba cla­ro que que­ría apren­der los mis­te­rios del au­dio: “Pe­ro en Co­lom­bia aún no ha­bía un lu­gar don­de pu­die­ra es­tu­diar”, des­cri­be Camilo; “só­lo te­nía­mos la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na, de la que sa­len pro­duc­to­res a ni­vel mun­dial co­mo An­drés Torres, ba­te­ris­ta im­pre­sio­nan­te que ade­más pro­du­jo ‘Des­pa­ci­to’. Pe­ro el pro­gra­ma de la Ja­ve­ria­na es de mú­si­ca: una ca­rre­ra de cin­co años pa­ra per­so­nas que de ver­dad quie­ran de­di­car­se a la mú­si­ca, me­ter­se en el mundo del so­ni­do y te­ner am­bas ha­bi­li­da­des”.

La suer­te dio un gi­ro ines­pe­ra­do. “En esa épo­ca, apa­re­ció una es­cue­la muy pe­que­ñi­ta, pe­ro ahí tu­ve opor­tu­ni­dad de te­ner ac­ce­so a equi­po, usar­lo pa­ra gra­bar, ma­ni­pu­lar cin­ta análo­ga y ha­cer cier­ta can­ti­dad de co­sas; fue un pun­to de en­tra­da, por­que em­pe­cé a te­ner no­cio­nes bá­si­cas y a com­pren­der los flu­jos de se­ñal. Es­tu­ve un par de años y al final me que­dé tra­ba­jan­do ahí: gra­ban­do y ha­cien­do es­tu­dios. Esa fue mi pri­ma­ria en to­do es­to”. En la vi­da de to­do in­ge­nie­ro, lle­ga un mo­men­to de en­trar a la in­dus­tria. “En esa es­cue­la, los mú­si­cos siem­pre se jun­ta­ban (sin im­por­tar de qué gra­do fue­ran), pa­ra to­car”, Camilo re­cuer­da; “ahí es­ta­ba es­tu­dian­do el hi­jo de Galy Ga­liano un par de gra­dos aba­jo del mío. Mau­ri­cio to­ca­ba gui­ta­rra, fue inevi­ta­ble ha­blar y en­ton­ces, su­po to­do lo que me in­tere­sa­ba el au­dio”.

Mau­ri­cio le pre­sen­tó con su pa­dre. “Es­tu­vi­mos ha­blan­do y pa­sa­mos un ra­to in­tere­san­te. Un par de años des­pués (en 2001), Galy me in­vi­tó a ver un es­tu­dio que aca­ba­ba de com­prar. En Bo­go­tá ha­bía cua­tro es­tu­dios muy im­por­tan­tes en ese en­ton­ces: uno era So­no­lux (que des­pués pa­só a ma­nos de la te­le­vi­so­ra RCN); otro es Au­dio­vi­sión; el ter­ce­ro era In­ge­son y el úl­ti­mo era de un cos­ta­rri­cen­se lla­ma­do Ri­car­do Acos­ta, quien se lo ven­dió a Galy. Cuan­do él lo com­pró, me in­vi­tó a tra­ba­jar y con él me que­dé dos años”, men­cio­na Camilo.

La otra ca­ra de la mo­ne­da. “Así fue co­mo mi opor­tu­ni­dad se pre­sen­tó: me la dio Galy. Por esa ra­zón, es co­mo de la fa­mi­lia, lo lle­vo en mi co­ra­zón y real­men­te, és­ta fue una épo­ca muy bo­ni­ta a su la­do. To­dos los hi­jos de Galy son mú­si­cos y to­do se ma­ne­ja en fa­mi­lia. Tam­bién fue una épo­ca al­go du­ra, en el sen­ti­do de que to­da­vía no es­ta­ba acos­tum­bra­do al rit­mo de tra­ba­jo, pe­ro fue de las me­jo­res de mi vi­da”.

A las pri­me­ras de cam­bio

Cuan­do apa­re­cie­ron fa­llas técnicas en el es­tu­dio, Camilo de­ci­dió ir a fon­do y des­ar­mar to­do: “A par­tir de ahí, las co­sas em­pe­za­ron a fun­cio­nar un po­co me­jor. Fue un ca­mino com­ple­jo pe­ro in­tere­san­te, y du­ran­te un par de años gra­ba­mos mu­cho en cin­ta análo­ga; yo le te­nía te­rror a la gra­ba­do­ra de cin­ta, por­que era una má­qui­na di­fí­cil y vie­ja, pe­ro al­go le apren­dí y al final, con Galy em­pe­za­mos ha­cer co­sas jun­tos, to­do el tiem­po”, re­cuer­da Camilo.

Es­tar y apren­der. “Galy tie­ne un oí­do ben­di­to, es ex­tre­ma­da­men­te mi­nu­cio­so y exi­gen­te”, de­fi­ne Camilo; “siem­pre di­go que con él apren­dí la pa­cien­cia y fue lo me­jor que me pu­do pa­sar en ese mo­men­to: pre­pa­rar­me pa­ra lo que ve­nía más ade­lan­te; el tiem­po que es­tu­vi­mos jun­tos fue co­mo un la­bo­ra­to­rio y una bús­que­da de mu­chas co­sas”. En 2004, otro as­cen­so. “Del es­tu­dio de Galy, sal­té ha­cia Au­dio­vi­sión”, pro­fun­di­za el in­ge­nie­ro; “eso fue un re­to, por­que se tra­ta de uno de los es­tu­dios más im­por­tan­tes en Co­lom­bia, in­de­pen­dien­te­men­te de los pro­ble­mas de ín­do­le téc­ni­co, co­mo to­dos los es­tu­dios”.

Ac­tual­men­te, Camilo es pro­pie­ta­rio de uno de los es­tu­dios de mas­te­ri­za­ción más so­li­ci­ta­dos por los pro­duc­to­res en su país: Camilo Sil­va Mas­te­ri­ng. “Es­tá lo­ca­li­za­do en Chía, que an­tes era un pue­blo, pe­ro por el desa­rro­llo de la ca­pi­tal, aho­ra es­to es un su­bur­bio de Bo­go­tá. Las ins­ta­la­cio­nes es­tán en un ran­cho fa­mi­liar; cuan­do to­mé la de­ci­sión de cons­truir es­te lu­gar, era pa­ra te­ner­lo cer­ca, pe­ro no den­tro de la ca­sa, sino te­ner­lo en una cons­truc­ción apar­te, de for­ma que no se mez­cla­ran las dos co­sas”, ex­pli­ca.

A Camilo siem­pre le lla­mó la aten­ción esa úl­ti­ma eta­pa de las pro­duc­cio­nes: “La mas­te­ri­za­ción es­tá se­pa­ra­da de la gra­ba­ción y la mez­cla; em­pe­cé a in­ves­ti­gar y me di cuen­ta de que en es­te pro­ce­so ha­bía in­vo­lu­cra­da cier­ta tec­no­lo­gía y prin­ci­pios y cri­te­rios di­fe­ren­tes, por­que de lo que se tra­ta­ba era de lo­grar que un pro­duc­to tu­vie­ra cohe­sión y es­tu­vie­ra pre­pa­ra­do pa­ra fi­nal­men­te en­trar al mer­ca­do. Esa par­te me pa­re­cía más téc­ni­ca y co­mo per­so­na, soy de esa na­tu­ra­le­za”.

Ser uno mis­mo. “Leer, di­ge­rir y es­tu­diar es lo mío y pa­so la ma­yo­ría de mi tiem­po so­lo, en el es­tu­dio”, men­cio­na Camilo; “me di cuen­ta que la mas­te­ri­za­ción no era al­go que cual­quier per­so­na pu­die­ra ha­cer, sino que es­tas per­so­nas ve­nían con un re­co­rri­do pro­fun­do y de mu­chos años, tan­to en gra­ba­ción, co­mo en mez­cla. Es­te pro­ce­so es una ha­bi­li­dad que ad­quie­res. No es al­go que te en­se­ñen, ni pue­des ir a una es­cue­la ad­qui­rir­lo. Yo ten­go esa men­ta­li­dad: soy un ti­po jo­ven; pe­ro mi men­ta­li­dad es to­tal­men­te de vie­ja es­cue­la”.

El co­le­gio de la vi­da.

Camilo y Galy Ga­leano

Camilo y Ar­man­do Man­za­ne­ro

Con Car­los Vi­ves

Adriana Lu­cía, Jo­sé Ga­vi­ria, Wal­do Ma­de­ra y Camilo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.