Ro­sa­lía León:

Voz, cuer­das y fu­sio­nes

sound:check magazine mexico - - Nota Del Medio - En­tre­vis­ta: Ni­za­rin­da­ni So­pe­ña / Re­dac­ción: Mi­chel Loe­za

Des­pués de su pri­me­ra pro­duc­ción dis­co­grá­fi­ca, ti­tu­la­da “Ale­go­rías”, mis­ma que es­tu­vo com­pues­ta en su ma­yor par­te por can­cio­nes tra­di­cio­na­les me­xi­ca­nas, la can­tau­to­ra Ro­sa­lía León de­ci­dió abrir las puer­tas a un se­gun­do ál­bum que lleva por nom­bre “Más al­to”, mis­mo que, con más com­po­si­cio­nes per­so­na­les, con­tó con el im­pul­so de RAI En­sam­ble, el in­ge­nie­ro Pa­vel Cal y una bri­llan­te ga­ma de mú­si­cos en co­la­bo­ra­ción, co­mo Mi­ke Stern, Ser­gio Va­llín y Ja­vier Bá­tiz, en­tre otros. Más al­to es un ál­bum que com­bi­na al­gu­nos te­mas tra­di­cio­na­les con com­po­si­cio­nes pro­pias de la au­to­ra, to­do des­de una mis­ma pers­pec­ti­va: la fu­sión de gui­ta­rra acús­ti­ca y eléc­tri­ca. El dis­co fue gra­ba­do en dis­tin­tos es­tu­dios, mez­cla­do por Kelly Don­nelly y mas­te­ri­za­do por Paul Bla­ke­mo­re.

Por el pla­cer de ha­cer mú­si­ca

“Siem­pre he tra­ba­ja­do con el im­pul­so de ha­cer lo me­jor que pue­da, tan­to co­mo com­po­si­to­ra, gui­ta­rris­ta, en los arre­glos y ma­que­tas, des­de el pri­mer dis­co”, ini­cia Ro­sa­lía; “en es­te se­gun­do dis­co se re­fuer­za el con­cep­to an­te­rior, que gus­tó, pe­ro tam­bién me ase­so­ré con Pa­vel Cal, con quien soy com­pa­ti­ble en el asun­to de la mú­si­ca me­xi­ca­na. Le con­té so­bre mi pro­yec­to de com­po­ner con gui­ta­rras acús­ti­cas rít­mi­cas e in­vi­tar a gui­ta­rras eléc­tri­cas y em­pe­za­mos a tra­ba­jar. Nos com­pren­di­mos muy bien y es­toy muy con­ten­ta con el re­sul­ta­do”. “En es­te ál­bum tam­bién participó Jo­sé Luis Cor­ne­jo, de mi com­pa­ñía re­pre­sen­tan­te RAI En­sam­ble. La llu­via de ideas se dio tan­to pa­ra pla­ti­car có­mo se que­ría gra­bar, co­mo pa­ra ver quié­nes se­rían los in­vi­ta­dos a esta se­gun­da pro­duc­ción”.

Ro­sa­lía re­cuer­da su pri­mer tra­ba­jo dis­co­grá­fi­co: “In­ter­pre­té 13 te­mas y en es­te nue­vo dis­co hay cin­co can­cio­nes tra­di­cio­na­les y ocho mías que no ha­bían si­do gra­ba­dos an­tes, pe­ro que ya pre­sen­ta­ba en shows y mis­mos que la gen­te ya re­co­no­cía y pe­día. Es­tos te­mas fue­ron com­pues­tos par­tien­do de la raíz fol­cló­ri­ca, pe­ro con dis­tin­tos es­ti­los, co­mo rock, jazz y blues. En una de las pie­zas in­clui­mos una ja­ra­na ja­ro­cha y en otra de las can­cio­nes in­vi­té a Raúl Gre­ñas, de Luz­bel, y és­ta fue com­pues­ta con una ar­mo­nía con­tem­po­rá­nea, pe­ro con el to­que me­ta­le­ro de Raúl, de ma­ne­ra que se con­vir­tió en uno de los te­mas más po­de­ro­sos. Otra de las can­cio­nes de mú­si­ca me­xi­ca­na de Más al­to, es “Xo­chi­pit­zahua” (Flor me­nu­di­ta], un te­ma prehis­pá­ni­co náhuatl pa­ra el que in­vi­té a Cons­tan­tino Ga­rín en la gui­ta­rra eléc­tri­ca, así co­mo a Cristian Quin­te­ro y Ga­briel Fe­li­pe, quie­nes ha­blan esa len­gua y quie­nes me ase­so­ra­ron pa­ra can­tar en su len­gua y en es­pa­ñol. Por otro la­do, “Mé­xi­co lin­do y que­ri­do” es otro te­ma in­clui­do en el ál­bum y el que trabajé con Pa­vel Cal; un te­ma con ar­mo­nía mo­der­na y un to­que jaz­zís­ti­co por­que él es re­pre­sen­tan­te del jazz. “La Chan­cla” es un te­ma que hi­ci­mos hua­pan­go-blues, con Ja­vier Bá­tiz, que que­dó, de acuer­do con él, un blues an­ti­guo con una gui­ta­rra su­cia, pe­ro tam­bién con una gran com­bi­na­ción del hua­pan­go con el blues”, con­ti­núa Ro­sa­lía.

“Más al­to” es el te­ma que da nom­bre a mi dis­co y el mis­mo que trabajé con el in­creí­ble Mi­ke Stern. Es­te te­ma es acer­ca del que­bran­to: el do­lor de la pér­di­da de un ser hu­mano, por dis­tin­tas ra­zo­nes, y es de los más po­de­ro­sos en cuan­to a la voz y al do­lor de lo que di­ce, pe­ro la par­te de la gui­ta­rra es pa­ra so­bre­po­ner­nos. La gui­ta­rra eléc­tri­ca que pro­po­ne Mi­ke es la fuer­za que uno de­be te­ner en mo­men­tos co­mo esos”, ex­pli­ca la com­po­si­to­ra y can­tan­te y gui­ta­rris­ta; “otro te­ma im­por­tan­te del ál­bum es ‘Ca­si creo’, que trabajé con Ser­gio Va­llín, de Ma­ná, quien aca­ba de ga­nar un pre­mio co­mo can­tau­tor el año pa­sa­do”. “Es­pec­tro’ es otra de las can­cio­nes que com­par­tí con un ex­ce­len­te can­tau­tor cu­bano, Kel­vis Ochoa, y que to­ca un te­ma que lo que aho­ra po­dría­mos lla­mar bull­ying, pe­ro abor­da­do de una ma­ne­ra muy ele­gan­te; esa vio­len­cia que so­le­mos vi­vir en to­dos la­dos, cuan­do na­die te ve ni te to­ma en cuen­ta. Creo que esta can­ción es tam­bién uno de los te­mas más do­lo­ro­sos que pro­pon­go. Por otro la­do, “Di­men­sión as­tral” fue com­pues­ta jun­to a So­le Gi­mé­nez y ha­bla del en­cuen­tro de las per­so­nas en esa di­men­sión que es el sue­ño. En “Cho­que ar­mó­ni­co”, me acom­pa­ña Ju­lio Re­vuel­tas ha­cien­do una com­po­si­ción ins­tru­men­tal que im­pli­có to­do un via­je”, se­ña­la Ro­sa­lía. Res­pec­to al tiem­po de com­po­si­ción y de or­ga­ni­za­ción del ál­bum, la gui­ta­rris­ta y com­po­si­to­ra co­men­ta: “Des­de que sur­gió Glie­se 229, en el 2012, he es­ta­do es­cri­bien­do can­cio­nes, ha­cien­do arre­glos y pro­ban­do lo que le gus­ta a la gen­te en los con­cier­tos. Des­de ese año es­toy com­po­nien­do can­cio­nes, al­gu­nas que se que­da­ron en el dis­co an­te­rior y mu­chas otras que con­ti­nua­ron has­ta es­te nue­vo ál­bum. La me­sa re­don­da que tu­vi­mos con Jo­sé Luis Cor­ne­jo an­tes de to­do me hi­zo pen­sar que RAI En­sam­ble pien­sa en gran­de. Lo di­go por­que jun­tos de­ci­di­mos po­co a po­co las can­cio­nes que ten­drían in­vi­ta­dos y quié­nes se­rían; can­cio­nes que de­ja­rían mu­cho es­pa­cio pa­ra crear. En esta in­vi­ta­ción a to­car sus fir­mas o de­jar su hue­lla no ha­bría li­mi­ta­cio­nes. El arre­glo siem­pre se­ría una con­ver­sa­ción mu­si­cal”.

Res­pec­to al fu­tu­ro, Ro­sa­lía men­cio­na: “Creo que puede ve­nir un ter­cer dis­co, por­que se abrió una puer­ta muy im­por­tan­te. A la gen­te le gus­ta el fol­clo­re me­xi­cano. No que­re­mos per­der nues­tra iden­ti­dad y cuan­do vol­teas a ver to­do lo que hay pa­ra fu­sio­nar y to­da la gen­te que puede pro­po­ner co­sas nue­vas, te das cuen­ta de lo gran­dio­so que puede ser un tra­ba­jo así. Es­toy muy agra­de­ci­da”.

No hay fron­te­ras, no hay lí­mi­tes

“Pla­ti­can­do con Pa­vel Cal, coin­ci­di­mos en que las gui­ta­rras eléc­tri­cas, cier­tos am­pli­fi­ca­do­res y mi­cró­fo­nos fue­ran gra­ba­dos en un so­lo lu­gar, y es­to lo hi­ci­mos en Ar­ti­co Stu­dios, en la Ciu­dad de Mé­xi­co. Las gui­ta­rras eléc­tri­cas de Mi­ke Stern fue­ron gra­ba­das des­de Nue­va York y Ser­gio Va­llín se en­con­tra­ba en una gi­ra por to­do Es­ta­dos Uni­dos, así que gra­bó to­do en Mia­mi. De pron­to me man­da­ba men­sa­jes des­de dis­tin­tos lu­ga­res con las ideas que te­nía. En Es­tu­dio 19 se gra­ba­ron las vo­ces, por lo má­gi­co que puede ser es­te lu­gar. El equi­po que tie­ne es muy im­por­tan­te, así co­mo su in­ge­nie­ría y la gen­te que

tra­ba­ja ahí”, co­men­ta Ro­sa­lía; “por su par­te, Kel­vis Ochoa gra­bó to­do des­de Es­pa­ña en Mi­lle­nia Es­tu­dio, y las gui­ta­rras de Éd­gar Lo­zano que apa­re­cen en “La mía his­to­ria” se hi­cie­ron en Monterrey y en el es­tu­dio Honky Tonk.

“Tam­bién es­tu­vi­mos en co­mu­ni­ca­ción, des­de Honky, con Kelly Don­nelly, quien mez­cla los dis­cos de Eric John­son, pa­ra que nos ayu­da­ra en la mez­cla del ál­bum, mien­tras que la mas­te­ri­za­ción co­rrió a car­go de Paul Bla­ke­mo­re (CMG, Cle­ve­land, EUA)”.

“Cuan­do es­ta­ba en el es­tu­dio y Mi­ke Stern me lla­ma­ba pa­ra de­cir­me que me man­da­ría pron­to al­go, y nos po­nía­mos a es­cu­char sus to­mas, yo sen­tía una fe­li­ci­dad in­men­sa. Creo que hay que pen­sar en gran­de lo que ha­gas y creo que la gen­te se me­re­ce ca­li­dad; cuan­do la gen­te ya tie­ne ac­ce­so a to­do, ya no le pue­des dar po­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.