Es­pí­ri­tu y tec­no­lo­gía en Bur­ning Man

sound:check magazine mexico - - Contenido -

El fes­ti­val Bur­ning Man es un even­to anual de sie­te días de du­ra­ción que se desa­rro­lla en Black Rock City, Ne­va­da, Es­ta­dos Uni­dos, que, en­tre otros ele­men­tos, pre­sen­ta ca­rros ale­gó­ri­cos (Art Cars), equi­pa­dos con au­dio e ilu­mi­na­ción pro­fe­sio­nal, que en su con­jun­to, brin­dan un es­pec­tácu­lo di­ver­so en me­dio del de­sier­to. El fes­ti­val tie­ne la ca­rac­te­rís­ti­ca de ser un ejer­ci­cio tan­to de su­per­vi­ven­cia co­mo de con­cien­cia es­pi­ri­tual y des­de 2012, el ar­tis­ta Pablo Gon­zá­lez co­men­zó par­ti­ci­pan­do en el fes­ti­val con un pe­cu­liar Art Car que lleva por nom­bre Ma­yan Wa­rrior. Des­pués de su pri­me­ra in­cur­sión en Bur­ning Man, el ca­rro ha su­fri­do una se­rie de mo­di­fi­ca­cio­nes que han pa­sa­do in­clu­so por el tra­ba­jo de un ar­tis­ta co­mo Alex Grey, ade­más de es­tar equi­pa­do con equi­po de au­dio de d& b au­dio­tech­nik.

Des­de la cul­tu­ra ma­ya

Ma­yan Wa­rrior fue el pro­yec­to que abrió la par­ti­ci­pa­ción de Pablo y su equi­po en el fes­ti­val; sin em­bar­go, pa­ra la edi­ción de es­te año, el ar­tis­ta se em­bar­có en otro pro­yec­to: Ilu­mi­na, una es­truc­tu­ra de ar­te in­ter­ac­ti­va que re­sul­tó to­do un éxi­to en su apli­ca­ción den­tro del even­to. En en­tre­vis­ta, Pablo ex­pli­ca el desa­rro­llo de am­bos pro­yec­tos y los de­ta­lles de su equi­pa­mien­to:

“Des­de muy jo­ven em­pe­cé a tra­ba­jar con la mú­si­ca, hi­ce even­tos co­mo pro­mo­tor, trabajé en ra­dio, tu­ve un es­tu­dio de gra­ba­ción y en 2000 inau­gu­ra­mos otra es­ta­ción; en­ton­ces ten­go ex­pe­rien­cia en di­se­ño de au­dio, es­tu­dios de gra­ba­ción, ra­dio y pu­bli­ci­dad. Lue­go es­tu­ve en te­le­vi­sión co­mo di­rec­tor de pro­duc­ción de MVS, de don­de sa­lió EXA TV y gra­ba­mos mu­chos con­cier­tos con uni­da­des mó­vi­les. To­do el te­ma de swit­chers de vi­deo, cá­ma­ras y trans­mi­sio­nes sa­te­li­ta­les me gus­tó mu­cho, y tam­bién to­mé cur­sos de in­ge­nie­ría en au­dio. Por es­tar in­vo­lu­cra­do en es­to pu­de ad­qui­rir co­noz­co uno de los pri­me­ros equi­pos de d& b au­dio­tech­nik que hu­bo en Mé­xi­co”.

“To­da esta ex­pe­rien­cia se cris­ta­li­za en el fes­ti­val de Ne­va­da, que su­ce­de ca­da año”, men­cio­na Pablo; “en don­de los par­ti­ci­pan­tes apor­tan to­do lo que allí su­ce­de. És­te lleva 35 años de rea­li­za­ción y co­men­zó en una pla­ya, pe­ro por cues­tio­nes de ta­ma­ño lo tu­vie­ron que man­dar al de­sier­to (Black Rock City), que he­mos vis­to en vi­deos y co­mer­cia­les, con ca­rros ale­gó­ri­cos so­bre un sue­lo agrie­ta­do, muy icó­ni­co. Y bueno, la pri­me­ra vez que es­tu­ve ahí co­mo es­pec­ta­dor fue en 2011. Me lle­vó Pao­lo Mon­tiel, diseñador de ilu­mi­na­ción, y si­go yen­do, aho­ra con es­tos pro­yec­tos”. “De al­gu­na for­ma, to­dos los que es­ta­mos in­vo­lu­cra­dos en es­to y quie­nes es­ta­mos en esta in­dus­tria, ve­mos es­te fes­ti­val co­mo el are­ne­ro gi­gan­te pa­ra adul­tos, en el que to­dos ha­cen sus pro­yec­tos crea­ti­vos y en don­de se en­glo­ba mu­chas dis­ci­pli­nas. To­do es ex­pe­ri­men­ta­ción y pro­yec­tos per­so­na­les. No hay mar­cas, no hay mo­ti­vos co­mer­cia­les. Es­te fes­ti­val es com­ple­ta­men­te con­tra­cul­tu­ral y la gen­te apor­ta sus ta­len­tos; por ejem­plo, en plá­ti­cas de TED, yo­ga y de­más. El even­to reú­ne a per­so­nas de mu­chas em­pre­sas en una es­pe­cie de re­creo… la gen­te de Goo­gle se co­no­ció ahí. Bur­ning Man es se­mi­lle­ro de mu­chos ta­len­tos y pro­yec­tos”, co­men­ta.

“To­dos quie­nes nos de­di­ca­mos a al­go re­la­cio­na­do va­mos ha­cia allá y es muy in­tere­san­te. To­dos los pro­yec­tos que se ges­tan fue­ra de la ca­ja ahí se cohe­sio­nan, sin clien­tes que pi­dan las co­sas de una ma­ne­ra es­pe­cí­fi­ca. De he­cho, uno de los fun­da­do­res de Co­lor Ki­ne­tics es otro de los fun­da­do­res de otro Art Car, uno de ellos co­men­zó a for­mar sus LEDs en el fes­ti­val, que des­pués fue­ron com­pra­dos por Phi­lips”. “Res­pec­to a Ma­yan Wa­rrior”, se­ña­la Pablo Gon­zá­lez; “lo crea­mos en 2012 y re­pre­sen­ta raí­ces me­xi­ca­nas tan­to de la cul­tu­ra hui­chol co­mo la ma­ya y ele­men­tos de geo­me­tría sa­gra­da (Crop Cir­cles), to­do mez­cla­do con tec­no­lo­gía ac­tual y un show­ca­se de ta­len­to de la es­ce­na de la mú­si­ca elec­tró­ni­ca en Mé­xi­co. Nues­tro ta­len­to es ca­si to­do ta­len­to me­xi­cano y esa es nues­tra apor­ta­ción al fes­ti­val”.

Ha­blan­do de equi­po, Pablo ex­pli­ca: “És­te co­men­zó con una ca­mio­ne­ta ex­ten­di­da que te­nía un sis­te­ma HK, con po­ca ilu­mi­na­ción, bá­si­ca­men­te pu­ros LEDs. Pa­ra el si­guien­te año, se con­vir­tió en un ca­mión, con los mis­mos LEDs, pe­ro aho­ra con un equi­po d& b au­dio­tech­nik Se­rie V que aca­ba­ba de sa­lir: seis sis­te­mas por la­do con diez subs D-12 y am­pli­fi­ca­ción D-12. Al final, ter­mi­na­mos con un Art Car que tie­ne una so­fis­ti­ca­ción téc­ni­ca sin igual en unas con­di­cio­nes muy agre­si­vas: un de­sier­to de sal su­ma­men­te al­ca­lino que ge­ne­ra pol­vo fino ca­paz de da­ñar to­dos los elec­tró­ni­cos. En­ton­ces, ha si­do una apren­di­za­je de có­mo ar­mar el ca­rro con to­das las pre­vi­sio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra que no fa­lle”. ¿Có­mo se pre­pa­ra esta enor­me can­ti­dad de equi­pos y se trans­por­tan sus pie­zas? Pablo Gon­zá­lez co­men­ta: “Bur­ning Man du­ra sie­te días. No­so­tros lle­ga­mos sie­te días an­tes y nos va­mos tres días des­pués, en con­di­cio­nes en me­dio de la na­da. Tie­nes que lle­var to­dos tus re­cur­sos por­que la ciu­dad más cer­ca­na es­tá a cua­tro ho­ras de dis­tan­cia, de for­ma que se con­vier­te en un ejer­ci­cio don­de to­das las ha­bi­li­da­des de su­per­vi­ven­cia se po­nen a prue­ba. El ca­rro se va desarmado en un trái­ler con un re­mol­que de tre­ce me­tros de lar­go es­pe­cial pa­ra car­gar la ca­be­za, una obra de ar­te que pin­tó Alex Grey, a quien le pro­pu­si­mos la in­ter­ven­ción des­pués de 2012. Des­pués es­tá el ca­mión pe­que­ño que se lleva los lá­sers y el au­dio: hoy te­ne­mos diez ga­bi­ne­tes por la­do Se­rie V más do­ce subs D-22, que es­tán com­pac­ta­dos en un es­pa­cio pe­que­ño. Res­pec­to a es­to, creo que no hay otro ca­rro tan pe­que­ño, con esa po­ten­cia y ade­más mó­vil; tie­ne su pro­pia plan­ta de ener­gía”.

“El sis­te­ma d& b es el úni­co que he­mos uti­li­za­do en esas con­di­cio­nes y nun­ca ha da­do pro­ble­mas, es im­pre­sio­nan­te. Y to­do lo que ves en la computadora res­pec­to al arre­glo, las dis­tan­cias y de­más, to­do es­tá per­fec­to. Va­le la pe­na usar d& b en ese si­tio, aun­que sue­ne a lo­cu­ra, por­que na­die usa esa mar­ca en ese lu­gar da­do que es fa­mo­so por “co­mer­se to­do”. Sin em­bar­go, nues­tro equi­po ya lleva cin­co años tra­ba­jan­do ahí, en una ta­rea de lim­pie­za y re­uti­li­za­ción que ha­ce­mos anual­men­te de ma­ne­ra es­cru­pu­lo­sa. Ahí nos das cuen­ta de que las co­sas de ca­li­dad se ha­cen pa­ra so­por­tar con­di­cio­nes com­pli­ca­das”. “En cuan­to a ilu­mi­na­ción, el ca­rro uti­li­zó es­te año on­ce ra­yos lá­ser de trein­ta watts, los más po­ten­tes que hay pa­ra ex­te­rio­res”, ex­pli­ca Pablo; “por eso son tan vi­si­bles a tan­tos ki­ló­me­tros. Ma­yan Wa­rrior tam­bién es­tá equi­pa­do con tan­ques de pro­pano pa­ra las lla­ma­ra­das. Es­to úl­ti­mo im­pli­ca to­do un te­ma al con­tro­lar el gas y la elec­tri­ci­dad jun­tos, ya que si exis­ten fu­gas y cor­tos puede ser pe­li­gro­so. Si se ve el ca­mión por den­tro, es un sub­ma­rino ca­blea­do por to­dos la­dos, al que le de­di­ca­mos me­ses de tra­ba­jo y que in­clu­so cuen­ta con una cá­ma­ra de re­fri­ge­ra­ción pa­ra la elec­tró­ni­ca, mis­ma que es­tá pro­te­gi­da por una car­ca­sa se­lla­da con­tra el pol­vo. Cuan­do lle­ga el ca­rro a Mé­xi­co nos tar­da­mos tres me­ses en lim­piar­lo, ya que te­ne­mos que abrir to­do”.

“Ac­tual­men­te es po­si­ble ver las gra­ba­cio­nes mul­ti­cá­ma­ra con swit­cher que dan tes­ti­mo­nio de lo que es­tá pa­san­do du­ran­te el fes­ti­val fue­ra, la gen­te, et­cé­te­ra”, co­men­ta Pablo res­pec­to el equi­pa­mien­to de vi­deo de Ma­yan Wa­rrior; “el di­se­ño del au­dio es­tá a car­go del in­ge­nie­ro Je­sús Díaz y ade­más lo ope­ra. En to­tal so­mos quin­ce per­so­nas de staff, en­tre in­ge­nie­ro de lá­sers, au­dio, vi­deo, ilu­mi­na­ción me­cá­ni­cos y de­más. Ese ca­mión es el re­sul­ta­do de unas cin­cuen­ta per­so­nas tra­ba­jan­do des­de Mé­xi­co. La cu­ra­du­ría de la par­te mu­si­cal la ha­ce Da­mián Ro­me­ro, quien pro­du­ce el fes­ti­val MUTEK, y Re­bo­lle­do, uno de los DJs más pro­mi­nen­tes en la es­ce­na elec­tró­ni­ca me­xi­ca­na. Pao­lo ha­ce la ilu­mi­na­ción, Je­sús el di­se­ño de au­dio y to­dos, di­se­ña­do­res de au­dio, ar­qui­tec­tos, in­ge­nie­ros, me­cá­ni­cos, to­dos so­mos me­xi­ca­nos”.

Ilu­mi­na: la luz de la con­cien­cia

Pa­ra esta es­cul­tu­ra de gran­des di­men­sio­nes, “to­do par­te igual, del con­cep­to de geo­me­tría sa­gra­da”, ex­pli­ca Pablo Gon­zá­lez; “hay un cam­po ener­gé­ti­co que to­dos los se­res tie­nen, in­clu­si­ve la Tie­rra, que la pro­te­ge de las tor­men­tas so­la­res y que tie­ne esa for­ma to­roi­dal. Esa for­ma la tie­nen tam­bién los ár­bo­les y el au­ra ener­gé­ti­ca del ser hu­mano. Siem­pre es el mis­mo flu­jo, una ener­gía que sube, se es­par­ce y re­gre­sa. La es­truc­tu­ra de Ilu­mi­na es la for­ma in­te­rior del To­rus, re­pre­sen­tan­do la con­cien­cia ener­gé­ti­ca de to­dos los cuer­pos en el Uni­ver­so”.

“El te­ma fue, ¿por qué no ha­cer una pie­za de ar­te in­ter­ac­ti­va que re­fle­ja­ra la cohe­ren­cia, que es la co­ne­xión cuan­ti­fi­ca­ble (en fa­se) que exis­te en­tre el co­ra­zón y el ce­re­bro, de un gru­po de per­so­nas?”, se pre­gun­ta Pablo; “por­que son seis per­so­nas las que se sien­tan en una es­pe­cie de ca­bi­nas y que se co­nec­tan en tiem­po real, se pro­me­dia la cohe­ren­cia co­lec­ti­va y al mis­mo tiem­po dis­pa­ra ca­tor­ce ni­ve­les de mú­si­ca y ca­tor­ce ni­ve­les de ilu­mi­na­ción: el ser­vi­dor, des­pués de pro­me­diar, dis­pa­ra a Able­ton Li­ve y és­te a su vez dis­pa­ra, vía MI­DI, al soft­wa­re de ilu­mi­na­ción Ma­drix. En­ton­ces se puede ver la cohe­ren­cia de to­do el gru­po y en­tre más co­nec­ta­dos es­tén in­di­vi­dual­men­te en­tre sí, más luz en­cien­de la es­truc­tu­ra y más se es­cu­chan los dis­tin­tos ni­ve­les mu­si­ca­les. Es co­mo un feed­back gi­gan­te de es­tar en ar­mo­nía, ge­ne­ra­da en­tre las per­so­nas. En­tre más cohe­ren­cia tie­nes, más bri­llo hay.

‘Bien­ve­ni­dos, soy Ilu­mi­na’, co­mien­za di­cien­do la es­cul­tu­ra, siem­pre ha­blan­do en pri­me­ra per­so­na”.

En tér­mi­nos de equi­po, co­men­ta Pablo, esta es­truc­tu­ra cuen­ta con: “460 lám­pa­ras LED Ela­tion, de las 6 en 1: RGBWA+ UV, con lo que ya pue­des ha­cer mez­clas de co­lor muy bue­nas. Tam­bién cuen­ta con mu­chos iCo­lor Flex LMX, de Co­lor Ki­ne­tics. El au­dio es un arre­glo d& b au­dio­tech­nik Se­rie T-10; seis por la­do más cua­tro V-12 en­con­tra­dos uno a uno, un di­se­ño que tam­bién hi­zo Je­sús Díaz y que en­tre­ga un au­dio ho­mo­gé­neo, sin pei­nes y sin can­ce­la­cio­nes, pre­cio­so, muy in­mer­si­vo”. “El pro­to­co­lo fue IP 65 en to­das las lu­mi­na­rias. Y en el ca­so del au­dio, to­do a prue­ba de agua. De eso se tra­tó la es­cul­tu­ra, con idea mía, pe­ro con co­la­bo­ra­ción de es­pe­cia­lis­tas en ca­da área. Es una idea que in­te­gra tec­no­lo­gía con es­pi­ri­tua­li­dad y cons­cien­cia. He­mos re­ci­bi­do mu­chas lla­ma­das de gen­te que quie­ren lle­var la es­cul­tu­ra a dis­tin­tas par­tes del mundo y es­ta­mos pen­san­do có­mo ha­cer­lo”.

“El mon­ta­je de la es­truc­tu­ra uti­li­za otro trái­ler y tres grúas tra­ba­jan­do du­ran­te ocho días. Pa­ra ar­mar­la éra­mos diez y en su ope­ra­ción, quin­ce per­so­nas, tur­nán­do­nos pa­ra fa­ci­li­tar la ex­pe­rien­cia a las per­so­nas. Los sen­so­res fue­ron pro­por­cio­na­dos por la gen­te de Heart­hMath. La reac­ción de la gen­te en el fes­ti­val con Ilu­mi­na fue bue­ní­si­ma”. “Lo que me lle­vo de Bur­ning Man es la co­la­bo­ra­ción y la co­mu­ni­dad, fac­to­res cru­cia­les en cual­quier pro­yec­to crea­ti­vo. Esta sen­sa­ción de ayu­dar­se es lo me­jor en es­te fes­ti­val, por­que ahí no hay pro­pó­si­tos co­mer­cia­les. Es pu­ra co­la­bo­ra­ción, co­sa que ha­ce muy lim­pio to­do. Se re­ci­be una co­sa de otra fre­cuen­cia. Es muy en­ri­que­ce­dor a ni­vel per­so­nal”, con­clu­ye Pablo.

En­tre­vis­ta: Ni­za­rin­da­ni So­pe­ña / Re­dac­ción: Mi­chel Loe­za

Par­te del staff en Bur­ning Man

Pablo en el Ma­yan Wa­rrior

Po­si­ción de al­ta­vo­ces en el Ma­yan Wa­rrior

Po­si­ción de al­ta­vo­ces en Ilu­mi­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.