La mú­si­ca, los mú­si­cos y el Cloud

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Mar­tin Díaz Vé­lez

Es in­ne­ga­ble que el avan­ce ver­ti­gi­no­so de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes tie­ne un im­pac­to pro­fun­do so­bre nues­tras vi­das y tam­bién so­bre la ma­ne­ra en la que in­ter­ac­tua­mos con y a tra­vés de nues­tras pro­fe­sio­nes. Ha­blan­do es­pe­cí­fi­ca­men­te de “Cloud” o “Nu­be”, que en su mo­men­to pa­re­cía un con­cep­to le­jano, ac­tual­men­te ha ga­na­do un lu­gar pre­pon­de­ran­te co­mo par­te de nues­tra vi­da dia­ria. La re­la­ción en­tre esta tec­no­lo­gía y la mú­si­ca es un te­ma que da pa­ra va­rios ar­tícu­los; sin em­bar­go, en el de esta edi­ción, es­ta­ble­ce­ré las for­mas en las que la “Nu­be” o “Cloud” ha im­pac­ta­do, im­pac­ta e im­pac­ta­rá la ma­ne­ra de crear, com­par­tir y dis­tri­buir to­do lo re­la­cio­na­do con la mú­si­ca y el es­pec­tácu­lo.

Así que, va­mos por par­tes.

¿Qué es “Cloud” o “Nu­be”?

En po­cas pa­la­bras, la nu­be, es un con­jun­to de ser­vi­do­res (equi­pos de cómpu­to de gran ca­pa­ci­dad y ve­lo­ci­dad alo­ja­dos en cuar­tos re­fri­ge­ra­dos y re­par­ti­dos por el mundo, lla­ma­dos: “Cen­tro de Da­tos” o “Da­ta-cen­ters”), que po­seen in­fraes­truc­tu­ra de re­des y al­ma­ce­na­mien­to a tra­vés del mundo. Esta in­fraes­truc­tu­ra de ser­vi­do­res tie­ne de ca­ra a no­so­tros lo que nor­mal­men­te co­no­ce­mos co­mo “apli­ca­cio­nes” pa­ra nues­tros dis­po­si­ti­vos mó­vi­les y/o pá­gi­nas web, así co­mo pa­ra nues­tras compu­tado­ras de es­cri­to­rio o lap­tops. ¡Per­fec­to!, pe­ro… ¿Có­mo ayu­da to­do es­to a la mú­si­ca, a los mú­si­cos, a los in­ge­nie­ros y a los pro­duc­to­res? Hay mu­chí­si­mas for­mas, y va­rias de ellas han cam­bia­do la es­ce­na mu­si­cal, del es­pec­tácu­lo, pro­mo­ción, co­la­bo­ra­ción, for­ma de es­cu­cha, com­po­si­ción y has­ta la dis­tri­bu­ción de la mú­si­ca, co­sa im­pen­sa­da ha­ce po­cos años.

Men­cio­na­ré al­gu­nos ejem­plos di­vi­di­dos en ca­te­go­rías y con su apli­ca­ción en el mundo real. Si bien acla­ro, no son to­dos los dis­po­ni­bles en el mer­ca­do, son un buen pun­to de co­mien­zo pa­ra que ca­da uno ha­ga su pro­pio ca­mino.

Re­pro­duc­to­res y pla­ta­for­ma de con­te­ni­dos

El más fa­mo­so: You­Tu­be. Me imagino que mien­tras lees es­tas lí­neas pien­sas: “Es­to no es na­da nue­vo…”, ¡ Cier­to! Pe­ro no es­toy ha­blan­do des­de el pun­to de vis­ta del con­su­mi­dor, sino des­de el pun­to de vis­ta del ge­ne­ra­dor de con­te­ni­dos, en es­te ca­so: no­so­tros (mú­si­cos, pro­duc­to­res e in­ge­nie­ros de au­dio). De­be­mos ge­ne­rar ca­na­les pa­ra pro­mo­ver nues­tro con­te­ni­do (mú­si­ca, vi­deos, pod­cast, con­cier­tos y de­más), el cual de­be ser siem­pre nue­vo, fres­co, de ca­li­dad y en lo po­si­ble, ir al grano, es de­cir, di­fun­dir nues­tro tra­ba­jo. ¿Por qué You­Tu­be es nu­be? Por la sim­ple ra­zón de que nues­tros con­te­ni­dos son alo­ja­dos en ser­vi­do­res ex­ter­nos y no­so­tros po­de­mos ges­tio­nar a quien puede/de­be lle­gar. Las op­cio­nes de mo­ne­ti­za­ción que pro­vee un mo­tor de bús­que­da co­mo Goo­gle son un nue­vo ras­go en es­tos tiem­pos de la nu­be: co­brar por lo que ha­ce­mos, subimos y ro­ga­mos que se ha­ga vi­ral.

Otro de los “re­pro­duc­to­res nu­be” que han si­do muy uti­li­za­dos por los mú­si­cos y pro­duc­to­res pa­ra di­fun­dir, mos­trar y por so­bre to­do pro­mo­cio­nar, es Soun­dC­loud. Co­mo su nom­bre lo in­di­ca, nos per­mi­te su­bir só­lo au­dio y fo­to de por­ta­da, per­mi­tien­do al mú­si­co pu­bli­car en otras re­des so­cia­les su con­te­ni­do por me­dio de “links” que co­nec­tan a su con­te­ni­do. Un dato no me­nor es que en es­te año, Soun­dc­loud tu­vo que des­pe­dir a su CEO y co-fun­da­dor, así co­mo to­mar medidas de emer­gen­cia an­tes de te­ner que ce­rrar sus puer­tas. Es­to desató la pre­gun­ta de qué su­ce­de­ría con to­do el con­te­ni­do subido a Soun­dC­loud. La res­pues­ta aún es­tá en el ai­re. Has­ta es­te mo­men­to se sa­be que Soun­dC­loud tie­ne la li­bre­ría de mú­si­ca in­de­pen­dien­te más im­por­tan­te del pla­ne­ta (no es­toy con­si­de­ran­do iTu­nes ni Spo­tify, ya que el con­te­ni­do de és­tas tien­das on­li­ne es, en su ma­yo­ría, los ca­tá­lo­gos de se­llos dis­co­grá­fi­cos gran­des). La res­pues­ta: “se per­de­rá el con­te­ni­do”, obli­gó a rea­li­zar un “sal­va­ta­je” de la com­pa­ñía y aún es­tá por ver­se el fu­tu­ro de Soun­dC­loud. Ac­tual­men­te, la pro­duc­ción mu­si­cal va por otros ca­mi­nos que por los se­llos dis­co­grá­fi­cos tra­di­cio­na­les, pe­ro abor­da­re­mos ese te­ma en otro mo­men­to.

Re­des so­cia­les y co­la­bo­ra­ción

Es­te re­cur­so, en mu­chí­si­mos as­pec­tos, com­pi­te con los me­dios tra­di­cio­na­les (te­le­vi­sión, ra­dio y de­más). Lo bueno de es­to es que el mú­si­co y el pro­duc­tor, pue­den pro­mo­cio­nar su con­te­ni­do/ma­te­rial en­tre sus con­tac­tos y pa­gar pa­ra que que­de po­si­cio­na­do en otros per­fi­les a mo­do de pu­bli­ci­dad sin ser no par­te desean sus con­tac­tos.

¿Có­mo aso­cia­mos las re­des so­cia­les con la nu­be? És­tas tie­nen in­fraes­truc­tu­ra de nu­be. To­das nues­tras fo­tos, vi­deos y mú­si­ca son al­ma­ce­na­dos en los ser­vi­do­res re­mo­tos que men­cio­na­mos al prin­ci­pio. Mu­chos ar­tis­tas usan las op­cio­nes de trans­mi­sión en vi­vo por re­des so­cia­les de lo que es­tán ha­cien­do en el mo­men­to. La ven­ta­ja: lle­gar en tiem­po real a quien nos si­gue. La des­ven­ta­ja: la ba­ja ca­li­dad de au­dio y vi­deo puede de­me­ri­tar nues­tro tra­ba­jo. Con­se­jo: De­be­mos ser jui­cio­sos al de­ci­dir qué se sube a la nu­be y que no.

Aho­ra bien; ¿hay re­des so­cia­les pa­ra mú­si­cos que fun­cio­ne co­mo lo ha­ce Fa­ce­book? Sí, hay una red que es­tá em­pe­zan­do lla­ma­da Droo­ble (www. droo­ble.com), que es­tá es­pe­cial­men­te apun­ta­da a mú­si­cos, pro­duc­to­res e in­ge­nie­ros y fans. Los crea­do­res po­nen el én­fa­sis en crear co­ne­xio­nes pa­ra ar­mar con­jun­tos mu­si­ca­les, in­ter­cam­bios, apren­der, ser­vi­cios y pro­mo­ción. Co­mo to­das las em­pre­sas de nu­be po­see tam­bién “kits” de pro­mo­ción pa­ra los ar­tis­tas. Pa­ra la co­mu­ni­dad mu­si­cal, esta Red es una sín­te­sis de va­rias Re­des So­cia­les, apli­ca­cio­nes y sis­te­mas de dis­tri­bu­ción y co­la­bo­ra­ción, a mi for­ma de ver, es in­no­va­do­ra. So­bre el tér­mino “Co­la­bo­ra­tion” -gra­ba­ción en tiem­po real por Cloud­ha­bla­re­mos en los siguientes ar­tícu­los, ya que es un te­ma com­ple­jo y ne­ce­si­ta­mos dar­le el es­pa­cio que me­re­ce.

Dis­tri­bu­ción y mo­ne­ti­za­ción

Dis­tri­buir con­te­ni­dos, los pro­pios, o el ma­te­rial de los ar­tis­tas que pro­du­ci­mos o re­pre­sen­ta­mos, es fun­da­men­tal en la ac­tua­li­dad. En los pri­me­ros tiem­pos, las com­pa­ñías dis­co­grá­fi­cas al­ma­ce­na­ban las cin­tas más­ter de las pro­duc­cio­nes que rea­li­za­ban, man­da­ban crear la ma­triz pa­ra los vi­ni­los, lue­go las cin­tas pa­ra cas­set­te y más tar­de, co­men­za­ron a du­pli­car los CDs pa­ra lue­go dis­tri­buir­los en las ca­sas de dis­cos. Co­mo po­de­mos ob­ser­var, las co­sas han cam­bia­do un po­co… por así de­cir­lo. Si bien, no­so­tros aho­ra de­be­mos res­guar­dar nues­tros más­ters (te­ma del que tra­ta­re­mos en las pró­xi­mas en­tre­gas) y no las dis­co­grá­fi­cas.

¿Có­mo la dis­tri­bu­ción de con­te­ni­do tie­ne que ver con la nu­be? Lu­ga­res co­mo CDBaby, Tu­ne-Co­re, Dis­troKid y otras, guar­dan nues­tros con­te­ni­dos en la nu­be y de ahí lo dis­tri­bu­yen a las tien­das on­li­ne co­mo iTu­nes, Spo­tify, Ama­zon y otras.

A di­fe­ren­cia de los tiem­pos “pre-nu­be”, no­so­tros ma­ne­ja­mos las fe­chas de sa­li­da de nues­tro ma­te­rial, qué con­te­ni­do po­ne­mos a dis­po­si­ción del pú­bli­co y cuán­tas co­pias fí­si­cas, en qué tien­da on­li­ne sa­le de­pen­de de qué tan­to po­de­mos man­te­ner la aten­ción del pú­bli­co ha­cia nues­tro tra­ba­jo.

De mo­men­to es­to un mundo per­fec­to, pe­ro to­do tie­ne un cos­to, ya que hay que dar un por­cen­ta­je, pa­gar una mem­bre­sía o subs­crip­ción pa­ra po­der es­tar en la nu­be. ¿Se puede ha­cer gra­tis? Sí, pe­ro, co­mo to­do, el ser­vi­cio es aco­ta­do y tar­de o tem­prano ten­dre­mos que pa­gar im­pues­tos al go­bierno y es­tar afi­lia­dos a “De­re­chos de au­tor” si es que que­re­mos pro­te­ger y co­brar por nues­tra obra. Los “crea­ti­ve-com­mons” (Co­la­bo­ra­ción crea­ti­va), no pa­gan ni co­bran y su obra es de uso li­bre.

Con­clu­sión

¿Po­dría­mos de­cir que la nu­be ha cam­bia­do la for­ma de pro­du­cir, com­par­tir, pu­bli­car y ven­der nues­tra mú­si­ca/ma­te­rial? Sí, de­finitivamente; ha he­cho un cam­bio to­tal pa­ra la gen­te que quie­re ge­ne­rar con­te­ni­do y di­vul­gar­lo. En la ac­tua­li­dad, las per­so­nas (es­pe­cial­men­te quie­nes desean pro­du­cir bue­na mú­si­ca que no tie­ne por qué ser co­mer­cial o ate­ner­se a las di­rec­ti­vas de una com­pa­ñía dis­co­grá­fi­ca), tie­nen un lu­gar en esta “nue­va era” de la pro­duc­ción con to­das las he­rra­mien­tas ac­tual­men­te dis­po­ni­bles. La re­fle­xión que es­to aca­rrea, es que no­so­tros mis­mos so­mos los res­pon­sa­bles de que eso fun­cio­ne pa­ra nues­tra mú­si­ca y/o pro­duc­ción. Si no pu­bli­ca­mos na­da, no es­pe­re­mos que al­guien lo ha­ga por no­so­tros. En mi ex­pe­rien­cia, pue­do afir­mar que es un tra­ba­jo 24 X 7 X 365. ¿Puede ser frus­tran­te? To­tal­men­te, pe­ro es la po­si­bi­li­dad ili­mi­ta­da de dar a co­no­cer nues­tros con­te­ni­dos y ser res­pon­sa­bles por los mis­mos. Frank Zap­pa se an­ti­ci­pó a es­te mo­men­to y co­mo bien nos hi­zo en­ten­der él mis­mo: la nu­be y la res­pon­sa­bi­li­dad que és­ta aca­rrea, tam­bién tie­nen su pre­cio.

*Mú­si­co de ca­rre­ra, com­po­si­tor, pro­fe­sio­nal del au­dio y la tec­no­lo­gía, re­si­den­te en la Ciu­dad de Mé­xi­co. Ac­tual­men­te se desem­pe­ña co­mo con­sul­tor en au­dio, pro­duc­tor, rea­li­zan­do gra­ba­cio­nes y mas­te­ri­za­ción. Des­de 2005 tie­ne su pro­pio se­llo: Fu­sa Re­cords (www.fu­sa-re­cords.com). Es­tu­dian­te avan­za­do de In­ge­nie­ría en la UTN, Ar­gen­ti­na, co­la­bo­ra­dor en pá­gi­nas so­bre au­dio y tec­no­lo­gía. Miem­bro AES Full des­de 2007, par­ti­ci­pan­do ac­ti­va­men­te en di­ser­ta­cio­nes so­bre in­for­má­ti­ca mu­si­cal y tec­no­lo­gía apli­ca­da al au­dio tan­to en Mé­xi­co co­mo en Ar­gen­ti­na. Con­tac­to: mdiaz­ve­lez@fu­sa-re­cords.com

SSL / Uni­ver­sity of York Tom McGurk / Mac­kie

SSL / Tilt Re­cor­ding

Tas­cam /Board of Coo­pe­ra­ti­ve Edu­ca­tio­nal Ser­vi­ces

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.