La Be­ri­so, look atrac­ti­vo con Chau­vet

sound:check magazine mexico - - En Concierto -

En su exi­to­so sin­gle “At Dawn”, los roc­ke­ros ar­gen­ti­nos de La Be­ri­so can­tan so­bre la eter­na re­sis­ten­cia de los so­ña­do­res. Es un te­ma ap­to pa­ra es­te gru­po de rock du­ro de sie­te mú­si­cos que lu­cha­ron du­ran­te al­gu­nos años des­pués de for­mar su ban­da en la ciu­dad por­tua­ria de Ave­lla­ne­da, an­tes de abrir ca­mino co­mo uno de los ar­tis­tas más po­pu­la­res de Amé­ri­ca del Sur.

La in­ten­sa pa­sión de la ban­da se vio re­fle­ja­da en to­da su ex­hi­bi­ción du­ran­te su show en la sa­la de con­cier­tos Me­tro­po­li­tan de la ciu­dad de Ro­sa­rio, no só­lo por su mú­si­ca, sino tam­bién por el es­pec­tácu­lo de lu­ces de co­lo­res vi­vos que lo res­pal­dó. El di­se­ña­dor de ilu­mi­na­ción David De Mar­tin an­cló su pla­ta­for­ma de al­to oc­ta­na­je en una co­lec­ción de ac­ce­so­rios Chau­vet Pro­fes­sio­nal, su­mi­nis­tra­dos por De­li­gio Pro­duc­cio­nes Téc­ni­cas.

“Co­men­za­mos a cons­truir la pla­ta­for­ma, pro­por­cio­nan­do 18 pá­ne­les LED NEXT NXT-1 en mo­vi­mien­to pa­ra el con­cier­to”, co­men­ta Pablo De­li­gio, de De­li­gio Pro­duc­cio­nes Téc­ni­cas. “A David le gus­ta­ron es­tos dis­po­si­ti­vos, gra­cias a su sa­li­da y co­lor. In­ten­si­dad y ve­lo­ci­dad fue­ron muy im­por­tan­tes pa­ra el te­ma de es­te con­cier­to, de ma­ne­ra que los NXT-1 en­ca­ja­ron per­fec­ta­men­te, por­que nos per­mi­tie­ron en­viar ha­ces de luz muy ní­ti­dos y bri­llan­tes, que se mo­vie­ron a tra­vés del es­ce­na­rio des­de to­das las di­rec­cio­nes”. Por su par­te, De Mar­tin co­lo­có el NEXT NXT-1s en cua­tro co­lum­nas de ar­ma­du­ra de tres me­tros y me­dio de al­tu­ra, es­pa­cia­das uni­for­me­men­te en la cu­bier­ta del fon­do del es­ce­na­rio, lo que per­mi­tió cru­zar el es­ce­na­rio con ba­rri­dos de las lu­mi­na­rias. Pa­ra re­fle­jar los dis­tin­tos es­ta­dos de áni­mo que la mú­si­ca de La Be­ri­so pro­yec­ta, la luz de las NEXT NXT-1 tra­ba­jó con un ar­coí­ris de di­fe­ren­tes ma­ti­ces a lo lar­go del es­pec­tácu­lo. Pa­ra lo­grar ma­yor pro­fun­di­dad, el co­lor y el án­gu­lo de la luz del NXT-1 a ve­ces va­ria­ban de una co­lum­na a otra.

Tam­bién con­tri­bu­yó al es­pec­tro de es­ta­dos de áni­mo en el es­ce­na­rio la ga­ma de co­lo­res de COLORa­do 3, las cua­les fue­ron vo­la­das por De Mar­tin en es­truc­tu­ras que co­rrie­ron por to­do el es­ce­na­rio y des­de don­de se usa­ron pa­ra ilu­mi­nar a los miem­bros in­di­vi­dua­les de la ban­da a mo­do de wa­sh y acen­tuar con co­lor una fi­gu­ra en­mas­ca­ra­da ma­si­va que pre­do­mi­nó vi­sual­men­te en el área cen­tral del es­ce­na­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.