La Ex­pe­rien­cia Cu­ria­ra de Ores­tes Gó­mez

sound:check magazine mexico - - Nota Del Medio -

Des­de muy pe­que­ño, es­te per­cu­sio­nis­ta ve­ne­zo­lano ha te­ni­do ex­pe­rien­cia en el mun­do de lo mu­si­cal y eso lo ha lle­va­do a des­ta­car­se co­mo uno de los mú­si­cos más jó­ve­nes e im­por­tan­tes de La­ti­noa­mé­ri­ca, con cua­tro par­ti­ci­pa­cio­nes en el show NAMM en Los Ángeles, re­pre­sen­tan­do a dis­tin­tas mar­cas in­ter­na­cio­na­les y cuen­ta, en­tre su tra­yec­to­ria, de dis­tin­tas gi­ras acom­pa­ñan­do a ar­tis­tas en paí­ses co­mo Ho­lan­da, Por­tu­gal, Fran­cia, Bél­gi­ca, Es­pa­ña, Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co, Ar­gen­ti­na, Chi­le, Co­lom­bia, Pe­rú, Uru­guay, Cu­ra­zao, Aru­ba y su na­tal Ve­ne­zue­la, en­tre otros. Ha­bien­do tra­ba­ja­do tam­bién con la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Infantil de Ve­ne­zue­la, Ores­tes gra­bó re­cien­te­men­te un ma­te­rial que lle­va por nom­bre Ex­pe­rien­cia Cu­ria­ra. Co­mo ho­me­na­je a su pa­dre, es­te ál­bum com­bi­na, con un nú­me­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de mú­si­cos, mú­si­ca tra­di­cio­nal ve­ne­zo­la­na, con ele­men­tos sin­fó­ni­cos, jaz­zís­ti­cos y elec­tró­ni­cos, crean­do un ele­men­to or­gá­ni­co y no­ve­do­so. Aho­ra, el jo­ven y ta­len­to­so mú­si­co ha­bla acer­ca de su ex­pe­rien­cia en la he­chu­ra del ál­bum y en su vi­da co­mo mú­si­co.

“En la épo­ca en la que la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Infantil de Ve­ne­zue­la era di­ri­gi­da por Gus­ta­vo Du­da­mel, fue que to­qué ahí. Yo au­di­cio­né co­mo a los do­ce años, en­tré a los tre­ce y re­pe­tí a los 16”, men­cio­na Ores­tes.

“Co­men­cé to­do es­to des­de muy pe­que­ño por­que mi pa­pá era mú­si­co de sal­sa y des­de los cin­co años, él me en­se­ñó a to­car per­cu­sio­nes. Siem­pre me di­jo que la per­cu­sión era muy grande, que ocu­pa mu­chos ins­tru­men­tos y es­tá pre­sen­te en en mu­chos gé­ne­ros. Pa­ra cuan­do tra­ba­jé con Gus­ta­vo Du­da­mel a apren­der to­do lo teó­ri­co de la mú­si­ca, tu­ve la opor­tu­ni­dad de via­jar a Caracas y fue muy di­ver­ti­do. Tu­ve la opor­tu­ni­dad tam­bién de com­par­tir con Sir Si­mon Rattle, di­rec­tor de la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Ber­lín. Yo te­nía tre­ce años cuan­do veía los vi­deos de Si­mon di­ri­gien­do a las me­jo­res or­ques­tas del mun­do y co­mo éra­mos pu­ros ni­ños, con un ran­go de diez a 16 años, el tra­to con él era muy re­la­ja­do, por­que nos ex­pli­ca­ba to­do de una ma­ne­ra muy di­ver­ti­da. Y eso es lo bueno del mé­to­do con el que se ha­ce es­to en Ve­ne­zue­la (lla­ma­do El Sis­te­ma), que lo en­se­ñan de ma­ne­ra que dan ga­nas de hacerlo”. “Des­pués de es­tar en la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Infantil de Ve­ne­zue­la”, cuen­ta Ores­tes Gó­mez; “tu­ve que re­gre­sar a San Cris­tó­bal pa­ra ter­mi­nar el ba­chi­lle­ra­to. Ahí to­qué con la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca del Es­ta­do de Tá­chi­ra y des­pués em­pe­cé a to­car en otro ti­po de una ban­da sin­fó­ni­ca, pe­ro sin cuer­das: en lu­gar de te­ner vio­li­nes, vio­las o vio­lon­ce­llos, tie­nen cla­ri­ne­tes, tu­ba, trom­pe­tas, trom­bo­nes, es de­cir, pu­ros vien­tos y per­cu­sión. La mú­si­ca de ban­da es in­creí­ble por­que ma­ne­ja un so­ni­do al es­ti­lo de lo que ha­ce John Wi­lliams, por ejem­plo. Con ellos tu­ve la opor­tu­ni­dad de ha­cer una gi­ra por Eu­ro­pa, du­ran­te mes y me­dio. Con esa gen­te fui su­man­do co­no­ci­mien­tos y co­men­cé a pen­sar no co­mo eje­cu­tan­te, sino co­mo gru­po. To­do eso me ha ayu­da­do a te­ner mu­cha co­ne­xión con los mú­si­cos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.