De­trás del mi­cró­fono

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Juan Car­los Flo­res

Au­dia Valdez: pro­duc­ción aus­tral

La his­to­ria de la can­tau­to­ra ar­gen­ti­na Eloísa Ló­pez en Mé­xi­co es re­cien­te. Su pri­me­ra gi­ra pro­mo­cio­nal por nues­tro país se dio con su pro­duc­ción an­te­rior lla­ma­do “Fo­to­gra­mas”. Con es­te dis­co ba­jo el bra­zo ini­ció su an­dar por los medios me­xi­ca­nos, via­je que se re­pi­tió el año pa­sa­do. “Lla­man­do a Tie­rra” es la nue­va pro­duc­ción de Eloísa, quien ba­jo su al­ter ego Au­dia Valdez (fe­mi­ni­za­ción de au­dio), de­bu­tó en fes­ti­va­les y fo­ros, en­tre ellos, el Fes­ti­val de la Cer­ve­za de Gua­da­la­ja­ra, al­ter­nan­do con Dra­ke Bell en esa mis­ma ciudad. Tal y co­mo sus an­te­rio­res dos en­tre­gas, “Lla­man­do a Tie­rra” lle­va una fi­na lí­nea pop elec­tró­ni­ca co­pro­du­ci­da por ella y el ex­pe­ri­men­ta­do Tweety Gon­zá­lez, ade­más de ser edi­ta­do en el se­llo de es­te úl­ti­mo, Twi­tin Re­cords. Au­dia nos re­la­ta al­go de su his­to­ria:

Los pri­me­ros an­he­los

“A eso de los quin­ce años, mi sue­ño era te­ner una ban­da y ha­cer can­cio­nes”, re­cuer­da Au­dia. “Que­ría un te­cla­do para mi cum­plea­ños, ya que te­nía uno muy pre­ca­rio para mis pri­me­ros en­sa­yos con amigos que nos jun­tá­ba­mos a to­car. Mi pa­pá me re­ga­ló un Korg X3, que te­nía la par­ti­cu­la­ri­dad de te­ner un se­cuen­cia­dor de 16 ca­na­les con los que se po­día gra­bar den­tro del te­cla­do lo que qui­sie­ras: ba­te­ría ba­jo, cuer­das, y se me abrió to­do un uni­ver­so mu­si­cal y

de so­ni­do para mí en ese tiem­po. No exis­tía in­ter­net y no ha­bía ac­ce­so a la in­for­ma­ción co­mo ahora. Nos íba­mos so­bre lo que pes­cá­ba­mos por ahí, más en Men­do­za (Ar­gen­ti­na), que era una pro­vin­cia muy chi­ca en ese mo­men­to. Ese fue mi co­mien­zo ex­pe­ri­men­tan­do con so­ni­dos y la mú­si­ca elec­tró­ni­ca, sin te­ner ple­na con­cien­cia de eso. Ya de ahí de­ci­dí en­ce­rrar­me en mi ha­bi­ta­ción mil ho­ras y em­pe­cé a ar­mar mis co­sas so­la”.

Eloísa si­guió su pro­ce­so de apren­di­za­je, el cual nos des­cri­be con sus pri­me­ras ex­pe­rien­cias en el es­tu­dio: “Gra­bé mi pri­mer dis­co en 1999. Fue en el es­tu­dio de un co­no­ci­do y en otros pe­que­ños lu­ga­res: to­da una experiencia a los 16 o 17 años. Des­pués me equi­pé con una compu­tado­ra y ex­pe­ri­men­té a prue­ba y error. Cuan­do pu­de tra­ba­jar co­mo asis­ten­te en un es­tu­dio de gra­ba­ción, apren­dí mu­chas co­sas. Ahí es­tu­ve ca­si dos años y apren­dí mil tru­cos de ma­ne­ra au­to­di­dac­ta. El pri­mer dis­co que gra­bé en­te­ro en un es­tu­dio fue “Por un pai­sa­je” y lo que tu­vie­ron en común to­dos es­tos dis­cos gra­ba­dos en di­fe­ren­tes con­di­cio­nes y cir­cuns­tan­cias, fue que los mas­te­ri­cé con un buen in­ge­nie­ro. “Por un pai­sa­je” fue tam­bién el pri­me­ro en el que in­cluí ins­tru­men­tos acús­ti­cos pro­ce­sa­dos”, men­cio­na Au­dia.

Nue­va alian­za: Tweety Gon­zá­lez

En es­te pun­to de la his­to­ria apa­re­ció el pro­duc­tor Tweety Gon­zá­lez en la tra­ve­sía so­no­ra de Au­dia, he­cho que su­ce­dió así en pa­la­bras de ella mis­ma: “Con el dis­co “Fo­to­gra­mas” fue mi re­na­cer y mi alian­za con Tweety. Lo co­no­cí por me­dio de un ami­go, pero él ya me co­no­cía de nom­bre, ya que yo man­da­ba de­mos a to­dos la­dos. En un mo­men­to, un ami­go común le co­men­tó que es­tá­ba­mos to­can­do jun­tos. Tweety le di­jo a mi ami­go que yo le lla­ma­ra y re­cuer­do que cuan­do nos jun­ta­mos, él siem­pre fue muy generoso y ac­ce­si­ble, y siem­pre me dio con­se­jos. De es­ta ma­ne­ra fue que me fui a Bue­nos Ai­res de ma­ne­ra muy pre­ca­ria y apren­dí a ha­cer co­sas que ja­más hu­bie­ra pen­sa­do, co­mo gra­bar”.

A tra­vés del tiem­po yo le mos­tra­ba co­sas a Tweety, y “Por un Pai­sa­je” fue un dis­co en el que yo em­pe­cé a sen­tir la ne­ce­si­dad de tra­ba­jar con otro pro­duc­tor, des­pués de ha­cer to­do so­la, así que lo co­pro­du­je con Char­lie De­sid­ney, un pro­duc­tor muy bueno en Ar­gen­ti­na. Tam­bién sig­ni­fi­có la pri­me­ra co­la­bo­ra­ción con Tweety, que to­có los te­cla­dos en un te­ma. De ahí sur­gió una re­la­ción lin­da de maes­tro-alumno. Para mí, pen­sar en Tweety co­mo pro­duc­tor era sím­bo­lo de lo mo­derno. To­dos los dis­cos que ha he­cho tie­nen ese to­que ex­pe­ri­men­tal que me lla­ma la atención. Le lla­mé para ver si po­día­mos ha­cer al­go más gran­de. Afor­tu­na­da­men­te el pro­yec­to le en­can­tó e hi­ci­mos “Fo­to­gra­mas”. Tam­bién se dio que ese dis­co sa­lie­ra con su se­llo, Twi­tin Re­cords, que es­ta­ba re­cién fundado en ese tiem­po. Y ahora vino “Lla­man­do a Tie­rra”. És­ta ha si­do una gran alian­za, ya que he apren­di­do mu­cho de él y la ver­dad es un lu­jo gran­de te­ner­lo co­mo aliado. Ha si­do una experiencia muy lin­da, he te­ni­do mu­cha suer­te”.

“El es­tu­dio de Tweety es­tá den­tro de otro, mí­ti­co en Bue­nos Ai­res: El Pie, pro­pie­dad de Alejandro Ler­ner”, se­ña­la Au­dia; “don­de han gra­ba­do una gran can­ti­dad de ban­das. Por lo ge­ne­ral, tra­ba­jo mu­cho en ca­sa y a raíz de eso fui ar­man­do mi pro­ject stu­dio, en don­de ha­go mis ma­que­tas, así que cuan­do voy al es­tu­dio ya ten­go to­dos los te­mas com­ple­ta­men­te plan­tea­dos, es una ma­ne­ra de tra­ba­jar que ten­go des­de que em­pe­cé con los te­cla­dos. Ac­to se­gui­do, se con­vo­ca a los músicos y es­pe­rar las apor­ta­cio­nes de ellos, ade­más de gra­bar las vo­ces. Des­pués re­gre­so a mi ca­sa, edi­to y ha­go una pre mez­cla. Eso me gus­ta ha­cer­lo yo, ya que es­te pro­ce­so de edi­ción tie­ne mu­cho que ver con la par­te crea­ti­va en la mú­si­ca elec­tró­ni­ca. Fi­nal­men­te me jun­to con Tweety a mez­clar”.

Lla­man­do a Tie­rra

“Es­te es un dis­co que tra­ba­jé en ma­yor par­te con te­cla­dos y sin­te­ti­za­do­res. Qui­se que fue­ra un tra­ba­jo que tu­vie­ra el es­pí­ri­tu de lo que ha­go en vi­vo. “Fo­to­gra­mas” fue un dis­co que gra­ba­mos con mu­chos ins­tru­men­tos acús­ti­cos muy pro­ce­sa­dos y mu­chas ca­pas, muy ba­rro­co. Des­pués, para

el dis­co en vi­vo, tu­ve que sim­pli­fi­car y re­sul­tó otra co­sa. “Lla­man­do a Tie­rra” es un dis­co muy elec­tró­ni­co, pero tie­ne su par­te de pro­ce­sos. Por ejem­plo, gra­ba­mos ins­tru­men­tos co­mo que­nas, gui­ta­rras, unos cua­tros y los pro­ce­sa­mos. Hay un tra­ba­jo de sam­pleo de ins­tru­men­tos que po­drían es­tar muy ale­ja­dos de la elec­tró­ni­ca y sin em­bar­go no lo son tan­to. Cuan­do pa­sa­mos to­do es­to por to­dos los fie­rros, Tweety les dio una ‘gor­du­ra’, so­bre to­do para los to­nos ba­jos. To­do ese ti­po de co­sas ad­quie­ren otro co­lor cuan­do se pa­san por los com­pre­so­res y fie­rros análó­gos. Los bom­bos y la par­te per­cu­ti­va ad­qui­rie­ron una pro­fun­di­dad que me en­can­ta y que só­lo lo po­de­mos ha­cer en un es­tu­dio que ten­ga to­do ese equi­pa­mien­to. Ade­más, con la par­ti­ci­pa­ción de una le­yen­da del fol­klo­re lla­ma­do Pe­te­co Car­ba­jal, un ar­tis­ta muy co­no­ci­do en Ar­gen­ti­na, em­ble­ma del país. La par­ti­ci­pa­ción de Be­ni­to Ce­ra­ti se dio na­tu­ral por­que so­mos amigos y ade­más gra­bé en su dis­co. Tam­bién in­cluí una ver­sión de “Afue­ra”, de Cai­fa­nes que es un te­ma que me en­can­ta”.

Lo que si­gue

“Ahora es­toy en pro­ce­so de ha­cer nue­vas ma­que­tas. Para ca­da te­ma tra­to de ha­cer tres o cua­tro ver­sio­nes, para ele­gir el rum­bo. El si­guien­te dis­co ten­drá un pro­ce­so si­mi­lar a lo que fue “Lla­man­do a Tie­rra”. Se­gui­rá ir al es­tu­dio de Tweety, que tie­ne una gran can­ti­dad de te­cla­dos, y va­rias co­sas que están in­creí­bles. Ten­go co­sas pro­gra­ma­das con un so­ni­do muy cer­cano a lo que quie­ro. Voy al es­tu­dio a ha­cer algunos ba­jos en sus sin­te­ti­za­do­res que tie­nen una gor­du­ra es­pec­ta­cu­lar. Se­gu­ra­men­te gra­ba­re­mos mas per­cu­sio­nes, con más ele­men­tos ét­ni­cos”, con­clu­ye Au­dia Valdez, quien ba­jo ese nom­bre se le pue­de lo­ca­li­zar en las re­des so­cia­les más co­no­ci­das y que tam­bién se pue­de es­cu­char en el si­tio de Tweety Gon­zá­lez.

Con Tweety Gon­zá­lez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.