Bi­tes, by­tes & beats

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Mar­tín Díaz Vé­lez

Con­ver­ti­do­res y clocks, ¿mo­da o ciencia?

Mu­chas gra­ba­cio­nes de la era di­gi­tal son cap­tu­ra­das con ele­men­tos prin­ci­pal­men­te análo­gos; el pa­so des­de es­te pri­mer do­mi­nio, el análo­go, al se­gun­do, el di­gi­tal, es el te­ma que nos ocu­pa es­ta oca­sión. Du­ran­te mu­chos años se le ha in­ver­ti­do tiem­po y di­ne­ro a es­te te­ma, pero ha­ce por lo me­nos una dé­ca­da que ha caí­do un po­co en desuso. ¿Po­dría­mos lla­mar­lo mo­da? ¿Ha si­do tó­pi­co de un mo­men­to en la his­to­ria del au­dio? Va­rios de los usos y cos­tum­bres en el au­dio han si­do mo­das, mo­men­tos his­tó­ri­cos, gus­tos y/o pla­ce­res. Ahora, ¿po­dría­mos de­cir que ha­cer hin­ca­pié en la con­ver­sión de au­dio análo­go en di­gi­tal es te­ma del pa­sa­do?

Pa­rá­me­tros ne­ce­sa­rios

Ha­cien­do va­rias com­pa­ra­ti­vas A/B y a la luz de los grá­fi­cos (ex­pan­dan la for­ma de on­da de un track en sus DAWs), po­de­mos apre­ciar que el pro­ce­so de “cuan­ti­za­ción” (quan­ti­ze) de los con­ver­ti­do­res A/D (análo­go/di­gi­tal) de ca­da in­ter­faz de au­dio ope­ra y con­vier­te de for­ma po­co li­neal. Co­mo to­do en es­ta ca­rre­ra ar­ma­men­tis­ta que es el au­dio, no to­dos los con­ver­ti­do­res tie­nen la mis­ma ca­li­dad y mien­tras más in­vir­ta­mos, me­jor se­rá la ca­li­dad. Muy po­cos son los ca­sos en los que una in­ter­faz de ga­ma me­dia a ba­ja po­see bue­nos con­ver­ti­do­res y en el so­ni­do re­sul­tan­te es­tá la evi­den­cia. Tra­te­mos de evi­tar nom­brar mar­cas, pero hay es­tán­da­res de la in­dus­tria que son in­elu­di­bles. Po­de­mos te­ner el me­jor mi­cró­fono, pream­pli­fi­ca­dor y/o equi­po análo­go (ecua­li­za­dor, com­pre­sor y de­más), pero si la con­ver­sión la rea­li­za un con­ver­ti­dor no muy bueno y con un clock (ver más ade­lan­te en es­te ar­tícu­lo) que no es pre­ci­so, se­rá ca­si se­gu­ro el es­la­bón dé­bil en nues­tra ca­de­na y ha­rá es­tra­gos con el au­dio. Pro­ba­ble­men­te un oí­do no muy en­tre­na­do ca­si no no­ta­rá la di­fe­ren­cia, pero uno pre­pa­ra­do, sí. ¿Có­mo po­de­mos ve­ri­fi­car­lo? An­tes que na­da, te­ne­mos que re­mi­tir­nos a prue­bas em­pí­ri­cas y has­ta cien­tí­fi­cas, ya que evi­den­te­men­te en la ac­tua­li­dad el “au­dio” po­dría­mos de­fi­nir­lo co­mo esa ex­tra­ña afi­ción/ob­se­sión que ver­sa so­bre co­sas que cree­mos es­cu­char de equi­pos y dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos reales, por don­de pa­san elec­tro­nes que no ve­mos y por ele­men­tos/ com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos que cree­mos má­gi­cos. Es­ta com­bi­na­ción ha­ce que es­tos dis­po­si­ti­vos po­sean ca­rac­te­rís­ti­cas so­bre­na­tu­ra­les y has­ta mís­ti­cas. Po­dría­mos de­cir que se es­tá más cer­ca de Harry Pot­ter o el mago Mer­lín que de Tes­la o Harry Ol­son. En­ton­ces, para ana­li­zar es­to, de­be­mos ha­cer prue­bas A/B, con un con­ver­ti­dor de­di­ca­do y/o con el na­ti­vo de la in­ter­faz. Un track se pue­de am­pliar (ha­cer zoom), para ver en de­ta­lle nues­tra for­ma de on­da (re­cor­de­mos que la for­ma de on­da que ve­mos en nues­tras DAWs es una re­pre­sen­ta­ción de una su­ma­to­ria de se­ña­les en el tiem­po, que pue­den

ser sen­ci­llas o com­ple­jas). Una vez am­plia­da la re­pre­sen­ta­ción grá­fi­ca de nues­tra on­da de­be­ría­mos ver si el au­dio cuan­ti­za­do po­see erro­res o no y si en un so­lo track el da­ño es­tá, ima­gi­ne­mos si su­ma­mos vein­te a cua­ren­ta tracks con es­tos erro­res. Lo mis­mo su­ce­de en el ca­mino in­ver­so D/A (di­gi­tal a análo­go).

¿Qué ha­ce es­pe­cí­fi­ca­men­te un con­ver­ti­dor A/ D?

El con­ver­ti­dor re­ci­be en su en­tra­da se­ñal análo­ga, por ejem­plo, la sa­li­da de lí­nea de un pream­pli­fi­ca­dor o la vuel­ta de un en­vío de efec­tos. Lue­go, el re­loj del con­ver­ti­dor o el re­loj maes­tro de­be es­tar con­fi­gu­ra­do en una pro­fun­di­dad de bits y en una fre­cuen­cia de mues­treo pre es­ta­ble­ci­da (48 kHz, 88.2 kHz, 96 kHz y de­más) que de­be ser igual que la fre­cuen­cia de nues­tra se­sión en la DAW e in­ter­faz de au­dio (se en­tien­de que una de­pen­de de la otra para ama­rrar). El con­ver­ti­dor co­men­za­rá el mues­treo con­vir­tien­do en da­to di­gi­tal (bits) las va­ria­cio­nes de vol­ta­je de la se­ñal análo­ga. Una vez la se­ñal cuan­ti­za­da (mues­trea­da) y di­gi­ta­li­za­da, irá ha­cia una sa­li­da di­gi­tal, por ejem­plo, fi­bra óp­ti­ca (que re­que­ri­rá una nue­va con­ver­sión, que se­rá de da­to di­gi­tal a luz, sin de­gra­da­ción del da­to, por en­de sin co­rrom­per y/o de­gra­dar nues­tro au­dio). Va­rios con­ver­ti­do­res so­por­tan, de­pen­dien­do de la re­so­lu­ción que ne­ce­si­te­mos, el en­vío mul­ti­ca­nal de has­ta ocho ca­na­les mono de au­dio por ca­nal de fi­bra óp­ti­ca.

Sin­cro­nía

Pon­ga­mos atención a un ele­men­to ge­ne­ral­men­te ig­no­ra­do: el clock y su in­ter­co­ne­xión en­tre otros dis­po­si­ti­vos de au­dio (in­ter­fa­ces, clocks, con­ver­ti­do­res). Po­der co­nec­tar va­rios dis­po­si­ti­vos de au­dio en­tre sí no es nin­gu­na no­ve­dad. Ahora, ¿có­mo po­de­mos ha­cer­los tra­ba­jar jun­tos sin erro­res, sin rui­dos de cuan­ti­za­ción en la se­ñal y sin pér­di­da de mues­tras? La res­pues­ta es: sin­cro­ni­zar­los a un re­loj maes­tro, me­jor co­no­ci­do co­mo clock. ¿Có­mo rea­li­za­mos es­to? So­la­men­te es po­si­ble si nues­tra in­ter­faz de au­dio y con­ver­ti­do­res po­seen una fi­cha BNC de en­tra­da y otra de sa­li­da con la le­yen­da “Word­clock” (acla­ra­mos que en ar­tícu­los si­guien­tes ha­bla­re­mos so­bre sin­cro­nía en dis­po­si­ti­vos de au­dio por IP).

El pro­ce­so de en­la­zar es­tos dis­po­si­ti­vos en­tre el maes­tro (“mas­ter”) y la cas­ca­da de es­cla­vos (“sla­ve”) se co­no­ce co­mo en­la­ce mar­ga­ri­ta (“daisy chain”, de­bi­do a que la tor­sión de los ca­bles re­cuer­da a los pé­ta­los de la flor) o cas­ca­deo. Al ter­mi­nar de en­la­zar el maes­tro o re­loj prin­ci­pal, con los su­ce­si­vos dis­po­si­ti­vos es­cla­vos que res­pon­den al re­loj maes­tro, to­dos nues­tros dis­po­si­ti­vos, in­clu­si­ve nues­tra DAW, obe­de­ce­rá el tiem­po que el re­loj maes­tro in­di­que.

Jit­ter

Po­dría­mos de­no­mi­nar el jit­ter co­mo el error o des­via­ción en el tiem­po del pul­so (se­ñal pe­rió­di­ca de in­ter­va­los igua­les) de un re­loj que con­tro­la un con­ver­ti­dor A/D (word­clock). Es­ta fluc­tua­ción del re­loj en el tiem­po ge­ne­ra que el ma­te­rial análo­go a cap­tu­rar no ten­ga los mis­mos pun­tos de sam­pleo re­par­ti­dos ho­mo­gé­nea­men­te du­ran­te to­da su captura. Mu­chas ve­ces el re­loj, an­te un error de es­te ti­po, tra­ta de ha­cer un “pro­me­dio” o en tér­mi­nos téc­ni­cos, in­ter­po­la­ción en­tre am­bos pun­tos de captura y ese pro­me­dio ge­ne­ra distintas va­ria­bles de rui­do y/o poca cla­ri­dad en la captura.

Sa­tu­ra­ción y ro­tu­ra de la se­ñal di­gi­tal

Va­rias ve­ces pa­sa que re­ci­bi­mos se­sio­nes con pis­tas que se en­cuen­tran sa­tu­ra­das y con re­cor­tes en su am­pli­tud y has­ta rui­do di­gi­tal (ex­ce­de el 0dB). Va­rias ve­ces se in­ter­pre­ta co­mo un error del con­ver­ti­dor, pero en el 99 por cien­to de los ca­sos, es­to es con­se­cuen­cia de ha­ber en­tra­do con mu­cho ni­vel en la en­tra­da del con­ver­ti­dor, sa­tu­rán­do­lo. Hay va­rios con­ver­ti­do­res que apli­can

un “soft clip”, es de­cir, que li­mi­tan la en­tra­da para evi­tar la sa­tu­ra­ción y tra­tar de sal­var la ma­yor can­ti­dad de mues­tras po­si­bles. No siem­pre el con­ver­ti­dor pue­de ayu­dar­nos y al pa­sar­se ese lí­mi­te, és­te lo tra­du­ce co­mo rui­do di­gi­tal (muy des­agra­da­ble). ¿Có­mo so­lu­cio­nar es­to? Va­rias ve­ces ol­vi­da­mos que si bien en el au­dio análo­go, mien­tras más “ca­lien­te” o ele­va­da la se­ñal es me­jor, en el au­dio di­gi­tal no es lo mis­mo. Po­de­mos en­trar con buen ni­vel en el mun­do di­gi­tal, siem­pre tra­tan­do de ob­ser­var el ni­vel má­xi­mo de la se­ñal para evi­tar una sa­tu­ra­ción y la sub­se­cuen­te so­bre­car­ga en el con­ver­ti­dor. Re­cor­de­mos que una vez ro­ta la se­ñal di­gi­tal, no se pue­de re­pa­rar. Uno de los pun­tos a to­mar muy en cuen­ta es re­vi­sar la es­truc­tu­ra de ga­nan­cia (para evi­tar sa­tu­ra­cio­nes in­ne­ce­sa­rias an­tes del con­ver­ti­dor), em­pa­tar las im­pe­dan­cias de las sa­li­das y en­tra­das res­pec­ti­vas y es­tar aten­tos a lo que nos dicen los vú­me­tros o me­di­do­res (no só­lo son lu­ces au­dio rít­mi­cas, tam­bién sir­ven para mos­trar­nos el ni­vel de la se­ñal). De­sa­rro­lla­re­mos es­te te­ma a pro­fun­di­dad en un pró­xi­mo ar­tícu­lo.

A mo­do de con­clu­sión

Siem­pre ha­ce­mos hin­ca­pié en que la bús­que­da de la ex­ce­len­cia en nues­tro au­dio, es al­go que de­be ha­blar de no­so­tros mis­mos co­mo in­ge­nie­ros, músicos o pro­duc­to­res. A di­fe­ren­cia de con­si­de­rar­lo una mo­da, hay su­fi­cien­tes evi­den­cias para pro­bar que preo­cu­par­nos por la con­ver­sión de nues­tro au­dio re­per­cu­ti­rá de ma­ne­ra po­si­ti­va en nues­tro tra­ba­jo y su re­sul­ta­do fi­nal. En los pri­me­ros tiem­pos del au­dio, la con­ver­sión a di­gi­tal no exis­tía, pero hoy en día es ca­si im­po­si­ble evi­tar­la, ya que el 99 por cien­to del au­dio ac­tual es di­gi­tal. Po­de­mos te­ner la idea ro­mán­ti­ca de gra­bar to­do de for­ma análo­ga para man­te­ner­nos fue­ra del do­mi­nio di­gi­tal, pero tar­de o tem­prano, la con­ver­sión ter­mi­na sien­do ne­ce­sa­ria, a me­nos de que ha­ga­mos un dis­co de vi­nil, co­sa muy loa­ble, pero no es el común en la reali­dad ac­tual de la in­dus­tria.

¡Nos lee­mos la pró­xi­ma vez!

*Mú­si­co de ca­rre­ra, com­po­si­tor, pro­fe­sio­nal del au­dio y la tec­no­lo­gía, re­si­den­te en la Ciudad de Mé­xi­co. Ac­tual­men­te se desem­pe­ña co­mo con­sul­tor en au­dio, pro­duc­tor, rea­li­zan­do gra­ba­cio­nes y mas­te­ri­za­ción. Des­de 2005 tie­ne su pro­pio se­llo: Fu­sa Re­cords (www.fu­sa­re­cords.com). Es­tu­dian­te avan­za­do de In­ge­nie­ría en la UTN, Ar­gen­ti­na, co­la­bo­ra­dor en pá­gi­nas so­bre au­dio y tec­no­lo­gía. Miem­bro AES Full des­de 2007, par­ti­ci­pan­do ac­ti­va­men­te en di­ser­ta­cio­nes so­bre in­for­má­ti­ca mu­si­cal y tec­no­lo­gía apli­ca­da al au­dio tan­to en Mé­xi­co co­mo en Ar­gen­ti­na. Con­tac­to: mdiaz­ve­lez@fu­sa-re­cords.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.