Pro­mo­ción, VI­SIÓN ILIMITADA

sound:check magazine mexico - - Aniversario Veinte Años -

El pro­mo­tor es un per­so­na­je ca­si de fic­ción: ar­tis­ta, par­te tec­no­ló­gi­co, mi­tad ne­go­cian­te y co­mu­ni­ca­dor. Ja­más des­can­sa, por­que siem­pre hay nue­vos ta­len­tos sur­gi­dos en cier­to con­fín de la tie­rra. Lo sa­ben Ju­lio Ri­va­ro­la, fun­da­dor de Mu­sic Fron­tiers; Orly Bei­gel, di­rec­to­ra de Orly Bei­gel Pro­duc­tions; Mary Far­quar­son y Eduar­do Lle­re­nas de Dis­cos Co­ra­son, y Jo­sé Luis Cor­ne­jo, fun­da­dor de RAI En­sam­ble, quie­nes con­ver­sa­ron so­bre tec­no­lo­gía, es­pec­tácu­lo y la di­fu­sión de la be­lle­za.

To­do es pro­mo­ción

Es­té­ti­ca per­so­nal. “Nos vol­vi­mos pre­si­den­te del Club de los Ne­cios; por­que de to­do se apren­de”, cuen­ta Ju­lio Ri­va­ro­la; “cuan­do hi­ce mi pri­mer con­cier­to fue una ex­pe­rien­cia bru­tal, por­que no hay una es­cue­la que te en­se­ñe. Era con Be­la Fleck and the Fleck­to­nes y cuan­do me pre­gun­ta­ban ‘¿por qué ellos?’, yo de­cía: ‘por­que me gus­ta”.

Atre­vi­mien­to. “Me cos­tó tra­ba­jo con­se­guir­lo por­que no te­nía nin­gún cu­rrí­cu­lum co­mo pro­mo­tor; pe­ro sí co­mo pro­duc­tor de even­tos cor­po­ra­ti­vos”, re­cuer­da Ju­lio; “pe­ro me sol­ta­ron al ar­tis­ta, pre­vio pa­go por ade­lan­ta­do. Fue un con­cier­to sin me­dir con­se­cuen­cias, en el Tea­tro Me­tro­po­li­tan, pe­ro fue un parteaguas en es­te seg­men­to”.

Ju­lio Ri­va­ro­la con­ti­núa re­cor­dan­do. “El se­gun­do con­cier­to, de Mi­chael Brec­ker, tam­bién fue en el Me­tro­po­li­tan y es­tá­ba­mos crean­do una co­sa úni­ca. A par­tir del se­gun­do año, vol­vió Be­la Fleck, lle­nó tres Tea­tros de la Ciu­dad, y un año des­pués re­gre­só Mi­chael Brec­ker, lle­nan­do dos Tea­tros de la Ciu­dad y has­ta una clí­ni­ca con lleno to­tal: mil tres­cien­tas per­so­nas. Así, en­con­tra­mos un nue­vo mo­de­lo de mer­ca­do­tec­nia y con el bo­le­to, te­nían la clí­ni­ca”.

¿Me per­mi­te?

Des­de Is­rael. “Arries­ga­ba mi di­ne­ro, pe­ro mi te­so­ro era la lis­ta de te­lé­fo­nos y di­rec­cio­nes”, son­ríe Orly Bei­gel; “y hoy es­ta­mos en lo mis­mo: lo im­por­tan­te son las re­la­cio­nes hu­ma­nas fie­les. Vi­vo de ello, y pa­ra crear ex­ce­len­tes re­la­cio­nes, el de­ta­lle es esen­cial”, re­fle­xio­na; “si eres de­ta­llis­ta, pue­des lo­grar es­tos víncu­los”.

“La tec­no­lo­gía nos acer­ca y tam­bién nos da una ra­dio­gra­fía de lo que va pa­sar en el me­dio”.

Jo­sé Luis Cor­ne­jo. “Las re­des so­cia­les han si­do fun­da­men­ta­les en el tra­ba­jo de los pro­mo­to­res. Lin­ke­din me ha ser­vi­do mu­cho. La gen­te que la usa siem­pre es­tá en con­tac­to con lo que quie­re y ne­ce­si­ta, por­que es una red don­de to­do mun­do es­tá bus­can­do dos cosas: pre­su­mir su tra­ba­jo y bus­car tra­ba­jo”.

Ju­lio Ri­va­ro­la.

Con­tras­tes. “Cuan­do em­pe­cé, pa­ra na­da ha­bía tec­no­lo­gía. Es más: yo tra­ba­jé con Te­lex pa­ra lle­var a Mer­ce­des So­sa a Is­rael o lla­ma­ba por te­lé­fono (de gran cos­to,) o es­cri­bía car­tas, a ver a qué ho­ra me con­tes­ta­ban”, Orly ha­ce me­mo­ria. Cuan­do sur­gió el fax, lo amé y hoy exis­ten tec­no­lo­gías fas­ci­nan­tes con gran ra­pi­dez en la res­pues­ta, por­que lo que pue­de dar éxi­to es la con­ti­nui­dad. Por eso yo apren­do a usar la tec­no­lo­gía cada vez más”.

Ra­zo­na­mien­to or­gá­ni­co

Na­ce del al­ma. “No­so­tros se­gui­mos de­pen­dien­do mu­cho del fee­ling pa­ra to­mar de­ci­sio­nes, pe­ro sí uti­li­za­mos la tec­no­lo­gía pa­ra in­for­mar­nos; esa ha si­do una ven­ta­ja. An­tes te­nía­mos que es­pe­rar pa­ra ver a un ar­tis­ta y creo que aho­ra la tec­no­lo­gía es más re­le­van­te pa­ra el tra­ba­jo que ha­ce­mos Eduar­do y yo”, Mary Far­quhar­son ha­ce hin­ca­pié”.

¿Ra­cis­mo mu­si­cal? “Cuan­do lle­vas a un gru­po (pue­de ser de Ru­ma­nia), al mo­men­to de pre­sen­tar­los en un tea­tro, fren­te a un pú­bli­co des­co­no­ce­dor de su mú­si­ca, la ca­li­dad téc­ni­ca es ab­so­lu­ta­men­te vi­tal”, en­fa­ti­za la co­fun­da­do­ra de Dis­cos Co­ra­son; “aun­que tal vez los re­que­ri­mien­tos técnicos pu­die­ran pa­re­cer pe­que­ños, la ca­li­dad de ellos de­be ser al­ta”.

“Pe­ro a ve­ces, eso no pa­sa. Pa­ra em­pe­zar, se pien­sa que la mú­si­ca tra­di­cio­nal no me­re­ce ni mi­cró­fo­nos”, se­ña­la Mary Far­quhar­son; “cuan­do es­ta mú­si­ca re­quie­re de más aten­ción. Nues­tro ar­gu­men­to siem­pre es que si es­tá en el elen­co, hay que dar­le el mis­mo res­pe­to”.

El avan­ce tec­no­ló­gi­co

Di­rec­to al Co­ra­son. “Ha si­do im­por­tan­te pa­ra no­so­tros, des­de la pri­me­ra gra­ba­ción, que fue en una Am­pex mo­no­au­ral. Un es­tu­dio ‘por­tá­til’ que pe­sa­ba me­dia to­ne­la­da y que lle­va­mos a la Huas­te­ca”, Eduar­do Lle­re­nas re­cuer­da; “se­gui­mos con Re­vox y lue­go, las Na­gra, con mi­cró­fo­nos Neu­mann de con­den­sa­dor. Gra­cias a un in­ge­nie­ro en elec­tró­ni­ca con­se­gui­mos un con­ver­ti­dor analó­gi­co/di­gi­tal Sony; por eso em­pe­za­mos a ha­cer gra­ba­cio­nes di­gi­ta­les an­tes de que es­tu­vie­ra el DAT en el mer­ca­do. Eso fue un avan­ce”.

Las re­des, muy so­cia­bles. “Así han si­do des­de que em­pe­za­ron y si­guen sien­do una co­sa muy in­tere­san­te, por­que ob­via­men­te, ahí tie­nes las res­pues­tas de in­me­dia­to so­bre el úl­ti­mo con­cier­to o de lo que di­cen los ar­tis­tas. Nos da­do cuen­ta de la can­ti­dad de gen­te que nos si­gue y en ge­ne­ral he­mos te­ni­do co­men­ta­rios po­si­ti­vos que nos han ins­pi­ra­do”, men­cio­na Eduar­do Lle­re­nas“.

Mo­ver al pú­bli­co

En do­ble sen­ti­do. “En cual­quie­ra de los as­pec­tos que la usa­mos, so­bre el es­ce­na­rio o có­mo fue­ra, la tec­no­lo­gía es sim­ple­men­te pa­ra acer­car­nos a la gen­te”, con­si­de­ra Jo­sé Luis Cor­ne­jo por su par­te; “están los ar­tis­tas por un la­do y el pú­bli­co al que que­re­mos lle­gar, por otro”.

“La tec­no­lo­gía ha avan­za­do mu­chí­si­mo y es muy sen­ci­llo creer que en to­dos los es­ce­na­rios ha­ya lo me­jor po­si­ble pa­ra que el mú­si­co pue­da sa­car su par­te ar­tís­ti­ca, co­mo un pia­nis­ta, que se en­cuen­tra con una reali­dad cada vez que to­ca”, con­tras­ta el di­rec­tor de RAI En­sam­ble; “ya sea en Ber­lín o en Mé­xi­co. Al fi­nal, se de­be te­ner tacto, pa­ra no echar a per­der el show de tu ar­tis­ta”. Una re­la­ción más per­so­nal. “Siem­pre di­go que, an­tes de que me man­den una co­ti­za­ción o un ri­der, me lla­men por te­lé­fono”, con­clu­ye Jo­sé Luis Cor­ne­jo; “quie­ro pre­gun­tar si la per­so­na que ha­rá una con­tra­ta­ción sa­be lo que es un con­cier­to”.

Vi­ta­les, los pro­mo­to­res tie­nen la di­fí­cil mi­sión de lle­var ar­te a cada rin­cón.

“Po­der in­ves­ti­gar en in­ter­net ar­tis­tas nue­vos o que sea in­tere­san­te traer, tie­ne pros y con­tras; aho­ra se pue­de lo­ca­li­zar prác­ti­ca­men­te a cual­quie­ra, pe­ro los pro­mo­to­res tie­nen que es­tar más pre­pa­ra­dos”.

Orly Bei­gel. “Es muy ri­co po­der co­mu­ni­car al pú­bli­co los sue­ños, la per­so­na­li­dad, la reali­dad y la na­tu­ra­le­za de los ar­tis­tas por me­dio de las re­des so­cia­les. Gra­cias a es­to, es­ta­mos más cer­ca del pú­bli­co que nun­ca”.

Mary Far­quhar­son. “Se­gui­mos co­mo pro­mo­to­res por­que es una his­to­ria de vi­da y una pa­sión. Tie­ne su par­te utó­pi­ca, pe­ro es la que nos man­tie­ne. Se vol­vió un mo­do de ser”.

Eduar­do Lle­re­nas.

Jo­sé Luis Cor­ne­jo, Mary Far­quhar­son, Eduar­do Lle­re­nas, Orly Bei­gel y Ju­lio Ri­va­ro­la

Fes­ti­val Me­xiMM (di­rec­tor: Ju­lio Ri­va­ro­la)

Car­li­tos del Puer­to, traí­do por RAI En­sam­ble

Orly Bei­gel y Mer­ce­des So­sa

Eduar­do Lle­re­nas y Mary Far­quhar­son con Cha­ve­la Var­gas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.