La di­cha del ga­llo

‘CA­TÓN’ CRO­NIS­TA DE LA CIU­DAD

Vanguardia - - Opinión -

No sé si la re­en­car­na­ción exis­ta. Qui­zá sí, qui­zá no, qui­zá quién sa­be. Pe­ro si hay re­en­car­na­ción, a mí me gus­ta­ría re­en­car­nar en ga­llo. No en ga­llo de pe­lea, ha­go la per­ti­nen­te acla­ra­ción. Ten­go tan ma­la suer­te que el día que me to­ca­ra pe­lear se­ría se­gu­ra­men­te con el cam­peón de Cu­ba, Mé­xi­co y las Filipinas. Me gus­ta­ría re­en­car­nar en ga­llo co­mún y co­rrien­te. Es de­cir, en ga­llo de co­rral.

¡Qué vi­da se dan esos mal­di­tos! Yo mi­ro al ga­llo de nues­tro ga­lli­ne­ro en el Po­tre­ro de Ábre­go y lo en­vi­dio con in­sa­na en­vi­dia. An­da el ca­brón co­mo sul­tán de ha­rén, se­gui­do de su cor­te de ga­lli­nas, sin ha­cer otra co­sa más que co­mer y con ge. De­be le­van­tar­se tem­prano, cier­ta­men­te, pe­ro yo tam­bién me le­van­ta­ría en la ma­dru­ga­da si me es­pe­ra­ran las mis­mas de­lei­to­sas ta­reas que de­be cum­plir el ga­llo. Apar­te de la le­van­ta­da tem­pra­ne­ra, y de dos o tres qui­qui­ri­quís que lan­za con más o me­nos gar­bo, se la pa­sa siem­pre a to­da ma­dre, sin tra­ba­jar ni co­sa que se le pa­rez­ca. El Cha­to Se­ve­riano, maes­tro inol­vi­da­ble, te­nía ga­lli­nas en el co­rral de su ca­sa. To­das las ca­sas del Sal­ti­llo de ese tiem­po -pri­me­ra mi­tad del pa­sa­do si­glo- te­nían co­rral, y en to­dos los co­rra­les ha­bía ga­lli­nas. Lle­ga­ba el Cha­to a echar­les maíz, y acu­día el ga­llo a to­do co­rrer pa­ra re­ci­bir su ra­ción de la pi­tan­za.

-¡Mi­ra! -lo in­ter­pe­la­ba don Se­ve­riano con dis­gus­to al tiem­po que lo apar­ta­ba con el pie-. ¡Co­mo si pu­sie­ras tan­to!

Gra­ta vi­da, en ver­dad, es la del ga­llo. Por eso yo me es­fuer­zo en vi­vir bien, y en no co­me­ter de­ma­sia­dos pe­ca­dos. Quién sa­be, a lo me­jor la re­en­car­na­ción exis­te, y al des­per­tar de ese sue­ño que es la muer­te me en­cuen­tra­ré con­ver­ti­do en ga­llo, co­mo Pi­tá­go­ras, y em­pe­za­ré a dis­fru­tar las ven­tu­ras mil de que go­za ese “... las­ci­vo es­po­so vi­gi­lan­te, do­més­ti­co del sol, nun­cio ca­no­ro que, de co­ral bar­ba­do, no de oro ci­ñe, sino de púr­pu­ra tur­ban­te...”. Esa mag­ní­lo­cua pro­so­po­gra­fía del ga­llo la hi­zo Gón­go­ra. Yo qui­zá la des­hi­ce, pues la he ci­ta­do de me­mo­ria.

Más ex­pre­si­vo aún que esa ti­ra­da cul­te­ra­na es el di­cho del pue­blo me­xi­cano: ¡Ay, quién tu­vie­ra la di­cha del ga­llo, que no­más se le an­to­ja y se mon­ta a ca­ba­llo! Aho­ra bien: si no re­en­carno en ga­llo me gus­ta­ría re­en­car­nar en el mú­si­co Franz Liszt. Vi­vió una vi­da apa­sio­na­da, y al fi­nal tu­vo tiem­po de arre­pen­tir­se, co­mo don Juan Te­no­rio. El que pe­ca y re­za, em­pa­ta.

Ten­go una ter­ce­ra op­ción: Paul New­man. A más de ar­tis­ta ci­ne­ma­to­grá­fi­co fue co­rre­dor de ca­rros de Fór­mu­la Uno. Cuan­do co­rría él nin­guno de los apues­tos y ga­la­nos co­rre­do­res jó­ve­nes atraía la aten­ción de ese ele­gan­te vie­jo en flor de edad. A más de las ca­rre­ras se ocu­pa­ba en otras mil ac­ti­vi­da­des, lo mis­mo re­la­cio­na­das con el ci­ne que con la di­plo­ma­cia o la fi­lan­tro­pía. Seis ve­ces no­mi­na­do pa­ra el Os­car, lo ga­nó fi­nal­men­te en 1986. Ca­sa­do en 1958 con Joan­ne Wood­ward, mag­ní­fi­ca ac­triz ella tam­bién, for­mó con ella uno de los po­cos ma­tri­mo­nios du­ra­de­ros en el mun­do del ci­ne.

En ga­llo, pues. Si no, en­ton­ces en Franz Liszt. Y si tam­po­co en Liszt, en­ton­ces, re­pi­to, me gus­ta­rá re­en­car­nar en Paul New­man. Si tam­po­co eso se me con­ce­de, en­ton­ces pi­do re­en­car­nar sen­ci­lla­men­te en mí. Tam­po­co es­ta­rá mal.

AR­MAN­DO FUEN­TES AGUI­RRE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.