La op­ción de Ya­rring­ton

Vanguardia - - Opinión -

La detención de To­más Ya­rring­ton en Flo­ren­cia cul­mi­nó una lar­ga in­ves­ti­ga­ción de Es­ta­dos Uni­dos e Ita­lia a la cual se le su­mó ha­ce unos me­ses Mé­xi­co, co­mo ac­tor de re­par­to. Acu­sa­do en una Cor­te Fe­de­ral en Te­xas de ser par­te or­gá­ni­ca del Cár­tel del Gol­fo y de Los Ze­tas –hoy en­fren­ta­dos-, el úni­co lu­gar don­de qui­zás se sin­tió pro­te­gi­do era esa na­ción me­di­te­rrá­nea don­de ha­ce más de una dé­ca­da los cár­te­les mexicanos for­ja­ron una alian­za con la ma­fia ca­la­bre­sa Ndrang­he­ta, la or­ga­ni­za­ción con más po­der y di­ne­ro de Si­ci­lia. Su captura hi­zo re­sur­gir las du­das so­bre qué tan­to el go­bierno me­xi­cano tie­ne un pac­to con el nar­co­trá­fi­co. Des­pués de to­do, a Ya­rring­ton lo pro­te­gió el go­bierno del pre­si­den­te Enrique Peña Nie­to cla­ra­men­te por al me­nos tres años.

La ac­ti­tud del go­bierno cam­bió ha­ce unos me­ses, seis años des­pués de que la ave­ri­gua­ción de la PGR con­tra Ya­rring­ton fue­ra con­ge­la­da. El ex­pe­dien­te se ini­ció en 2009, cuan­do la Sub­pro­cu­ra­du­ría Especializada en In­ves­ti­ga­ción de De­lin­cuen­cia Or­ga­ni­za­da abrió la in­da­ga­to­ria 12. La en­ton­ces pro­cu­ra­do­ra, Ma­ri­se­la Mo­ra­les –hoy cón­sul en Mi­lán, a unas tres ho­ras de don­de fue de­te­ni­do el ta­mau­li­pe­co-, te­nía ins­truc­cio­nes del pre­si­den­te Fe­li­pe Cal­de­rón de in­ves­ti­gar a to­dos los go­ber­na­do­res priis­tas ba­jo sos­pe­cha de te­ner víncu­los con el nar­co­trá­fi­co. Mo­ra­les se cen­tró en los ta­mau­li­pe­cos, don­de es­ta­ba el gran ho­yo ne­gro, y en Fi­del He­rre­ra, de Ve­ra­cruz.

“El nar­co­trá­fi­co se ins­ta­ló en Ta­mau­li­pas des­de el go­bierno de Ca­va­zos”, de­cía uno de los co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos de Cal­de­rón en sus tiem­pos de Los Pi­nos, re­fi­rién­do­se al hoy se­na­dor Ma­nuel Ca­va­zos, a quien nun­ca le pu­die­ron pro­bar na­da. Ca­va­zos fue uno de los men­to­res de Ya­rring­ton, quien lo su­ce­dió en el car­go. La ob­se­sión con­tra los go­ber­na­do­res priís­tas en Ta­mau­li­pas era tan gran­de que po­co des­pués del ase­si­na­to del can­di­da­to del PRI a la gu­ber­na­tu­ra, Ro­dol­fo To­rre Can­tú, en 2010, el pre­si­den­te Cal­de­rón le di­jo al en­ton­ces go­ber­na­dor Eu­ge­nio Hernández: “El ase­si­na­to lo co­me­tie­ron us­te­des, los priis­tas”.

Nun­ca pro­fun­di­zó en la acu­sa­ción, y tiem­po des­pués la PGR en­con­tró que los au­to­res ma­te­ria­les del ase­si­na­to ha­bían si­do miem­bros del Cár­tel del Gol­fo, del cual Ya­rring­ton ya era uno de sus lí­de­res. En ese cri­men par­ti­ci­pó tam­bién –es­ta lí­nea de in­ves­ti­ga­ción se man­tie­ne en se­cre­to-, un ca­pi­tán de la Ma­ri­na que fue re­co­no­ci­do en­tre el co­man­do que ase­si­nó a To­rre Can­tú en Ciu­dad Vic­to­ria.

Cal­de­rón no con­ti­nuó la per­se­cu­ción de los go­ber­na­do­res priis­tas que ini­ció a la mi­tad de su se­xe­nio, pe­se a las pro­tes­tas de la pro­cu­ra­do­ra Mo­ra­les que, con au­to­ri­za­ción o no del en­ton­ces pre­si­den­te, via­jó va­rias ve­ces a San An­to­nio pa­ra pro­por­cio­nar la in­for­ma­ción que te­nía la PGR a la Cor­te Fe­de­ral de Te­xas que in­ves­ti­ga­ba a Ya­rring­ton. El ca­so con­tra el ex­go­ber­na­dor, el más fuer­te que ha ha­bi­do en con­tra de un po­lí­ti­co me­xi­cano, tu­vo mu­cha in­for­ma­ción de la PGR, y sir­vió en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra pro­ce­sar to­da la red de com­pli­ci­da­des de Ya­rring­ton.

La in­ves­ti­ga­ción se em­pe­zó a cons­truir con in­for­ma­ción de un tes­ti­go pro­te­gi­do de la PGR co­no­ci­do co­mo “Os­car”, quien de­ta­lló có­mo fun­cio­na­rios es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les en Ta­mau­li­pas re­ci­bían di­ne­ro del Cár­tel del Gol­fo a cam­bio de pro­tec­ción. Se­gún “Os­car”, iden­ti­fi­ca­do años des­pués co­mo Cé­sar Eduar­do Gar­cía, co­la­bo­ra­dor del ex­je­fe del cár­tel, Osiel Cár­de­nas, el di­ne­ro lo en­tre­ga­ba Juan Car­los Gon­zá­lez, el ex­po­licía mi­nis­te­rial en Ma­ta­mo­ros y uno de los prin­ci­pa­les ope­ra­do­res de Eduar­do Cos­ti­lla, “El Coss”, je­fe del Cár­tel del Gol­fo has­ta su captura en 2012. A las impu­tacio­nes de “Os­car” se aña­die­ron las del em­pre­sa­rio An­to­nio Peña Ar­güe­lles, quien fue in­ter­me­dia­rio de Ya­rring­ton con Los Ze­tas.

Peña Ar­güe­lles fue sen­ten­cia­do en la Cor­te Fe­de­ral te­xa­na en 2014, y a cam­bio de co­la­bo­rar con las au­to­ri­da­des, fue sen­ten­cia­do a só­lo dos años y me­dio de cár­cel por los de­li­tos de la­va­do de di­ne­ro y víncu­los con el nar­co­trá­fi­co. La PGR des­es­ti­mó to­das las acu­sa­cio­nes en su con­tra, las de Peña Ar­güe­lles y, sor­pren­den­te­men­te, la del ex dipu­tado lo­cal y ex­de­le­ga­do de la Se­de­sol en Ta­mau­li­pas, Luis Alon­so Mejía Gar­cía, quien di­jo que Ya­rring­ton ha­bía re­ci­bi­do 80 mi­llo­nes de dó­la­res del nar­co­trá­fi­co pa­ra su cam­pa­ña elec­to­ral pa­ra go­ber­na­dor en 1998.

La PGR de Peña Nie­to no ac­tuó en su con­tra, sino al con­tra­rio. En abril de 2013, el en­ton­ces pro­cu­ra­dor Je­sús Mu­ri­llo Karam, exo­ne­ró a Ya­rring­ton a Ca­va­zos y Hernández, por­que, afir­mó, las acu­sa­cio­nes de los tes­ti­gos pro­te­gi­dos eran fal­sas. En se­gui­da, can­ce­ló la or­den de aprehen­sión exis­ten­te en con­tra de Ya­rring­ton. Des­pués de que Mu­ri­llo Karam anu­ló esa or­den, un juez fe­de­ral, en con­fron­ta­ción con el ex­pro­cu­ra­dor, reac­ti­vó la acu­sa­ción en el tri­bu­nal. Ya­rring­ton se am­pa­ró, y unos días an­tes de que fue­ra re­le­va­do Mu­ri­llo Karam del car­go en mar­zo de 2014, otro juez fe­de­ral le ne­gó el am­pa­ro en con­tra de la or­den de aprehen­sión por nar­co­trá­fi­co y de­li­tos con­tra la sa­lud.

Ya­rring­ton se fue de Mé­xi­co en 2012 y vi­vió un tiem­po en Es­pa­ña, re­apa­re­cien­do en Ita­lia, don­de al com­pa­re­cer an­te un juez di­jo que no que­ría ser ex­tra­di­ta­do a Mé­xi­co. No ha­bía mu­chas po­si­bi­li­da­des de ello, en to­do ca­so. Las acu­sa­cio­nes con­tra él en Es­ta­dos Uni­dos son am­plias y só­li­das, fren­te a la de­bi­li­dad de las me­xi­ca­nas, que ha­cían ca­si im­po­si­ble que re­gre­sa­ra a su país. Es­te miér­co­les, la PGR in­for­mó que Ya­rring­ton sal­dría de­por­ta­do, pe­ro a Es­ta­dos Uni­dos. No son bue­nas no­ti­cias pa­ra el go­bierno del pre­si­den­te Peña Nie­to, que ad­mí­ta­lo o no, en­cu­brió a un de­lin­cuen­te du­ran­te lar­go tiem­po, y con quien com­par­ti­rá in­va­ria­ble­men­te el ban­qui­llo de los acu­sa­dos. rri­va­pa­la­cio@eje­cen­tral.com.mx

twit­ter: @ri­va­pa

RAY­MUN­DO RI­VA PA­LA­CIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.