Pon­tí­fi­ce ca­no­ni­za­rá a tres ni­ños már­ti­res mexicanos 6

EL 15 DE OC­TU­BRE Tam­bién a los bea­tos An­dré de So­ve­ral, Am­bró­sio Fe­rro y Ma­teus Mo­rei­ra, mar­ti­ri­za­dos en 1645 EN­TÉ­RE­SE:

Vanguardia - - Visión Mundial -

CDMX.- El pa­pa Fran­cis­co apro­bó que el 15 de oc­tu­bre pró­xi­mo ten­ga lu­gar la ce­re­mo­nia du­ran­te la cual se­rán de­cla­ra­dos san­tos de la Igle­sia ca­tó­li­ca Cris­tó­bal, An­to­nio y Juan, co­no­ci­dos co­mo los “ni­ños már­ti­res de Tlax­ca­la”.

El Pon­tí­fi­ce pre­si­dió un Con­sis­to­rio or­di­na­rio, un en­cuen­tro con car­de­na­les en el Pa­la­cio Apos­tó­li­co del Va­ti­cano, du­ran­te el cual in­di­có la fe­cha pa­ra la ca­no­ni­za­ción de los nue­vos san­tos mexicanos.

De­ci­dió que en esa mis­ma fe­cha sean ca­no­ni­za­dos los bea­tos An­dré de So­ve­ral, Am­bró­sio Fran­cis­co Fe­rro, pres­bí­te­ros, y Ma­teus Mo­rei­ra, jun­to con otros 27 com­pa­ñe­ros, mar­ti­ri­za­dos en 1645 en Río Gran­de do Nor­te, Bra­sil.

Ade­más de Faus­tino Míguez, sa­cer­do­te es­co­la­pio, fun­da­dor del Ins­ti­tu­to Ca­la­san­zio de las Hi­jas de la Divina Pas­to­ra y An­ge­lo de Acri, sa­cer­do­te de la Or­den de los De gran Frai­les Me­no­res Ca­pu­chi­nos. La ce­le­bra­ción se­rá pre­si­di­da por el mis­mo Pa­pa en la Pla­za de San Pe­dro.

Cris­tó­bal, lla­ma­do tam­bién con el di­mi­nu­ti­vo “Cris­to­ba­li­to”, na­ció en Atlihuet­zia (Tlax­ca­la) en­tre 1514 y 1515; era el hi­jo pre­di­lec­to y he­re­de­ro del ca­ci­que Ac­xo­te­catl. Asis­tió a la es­cue­la de los mi­sio­ne­ros fran­cis­ca­nos.

Tras una dis­cu­sión, el mu­cha­cho co­men­zó a rom­per los ído­los pa­ga­nos de su pa­dre y és­te ur­dió un plan pa­ra ase­si­nar­lo: lo mo­lió a gol­pes y lue­go lo em­pu­jó a una ho­gue­ra. Aun­que su ma­dre lo sal­vó, mu­rió unos días des­pués. To­do ocu­rrió en 1527, cuan­do te­nía 13 años. DE MA­YO

An­to­nio y Juan nacieron en­tre 1516 y 1517 en Ti­zatlán (Tlax­ca­la). An­to­nio era nie­to y he­re­de­ro de un ca­ci­que lo­cal, mien­tras Juan era su ser­vi­dor; am­bos asis­tían a la es­cue­la de los fran­cis­ca­nos.

Ellos de­ci­die­ron acom­pa­ñar a unos frai­les en una ex­pe­di­ción a Oa­xa­ca pa­ra fun­gir co­mo in­tér­pre­tes an­te otros in­dí­ge­nas. En Cuauh­tin­chán, Pue­bla, fue­ron ata­ca­dos por al­gu­nos lu­ga­re­ños mien­tras re­co­gían los ído­los de ba­rro.

Pri­me­ro gol­pea­ron con pa­los a Juan, que mu­rió al mo­men­to. An­to­nio fue apa­lea­do has­ta per­der la vi­da. Sus cuer­pos fue­ron arro­ja­dos en un te­rreno cerca de Te­cal­co, pe­ro fue­ron re­cu­pe­ra­dos y tras­la­da­dos a Te­pea­ca, don­de re­ci­bie­ron se­pul­tu­ra.

Los tres ni­ños már­ti­res de Tlax­ca­la fue­ron de­cla­ra­dos bea­tos por el pa­pa Juan Pa­blo II en la Ba­sí­li­ca de Nues­tra Se­ño­ra de Gua­da­lu­pe de la Ciu­dad de Mé­xi­co, el 6 de ma­yo de 1990.

No­ti­cia. Los ni­ños már­ti­res fue­ron ase­si­na­dos por de­fen­der su fe, por ello se­rán los pri­me­ros san­tos mexicanos, con la au­to­ri­za­ción del Pa­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.