Dia­rio de un nihi­lis­ta

Vanguardia - - Opinión -

Enig­ma fa­cial La Bar­bie y Duar­te de Ochoa: una son­ri­sa se ha­lla en am­bos, de Mo­na Li­sa: que des­ci­fre esa son­ri­sa el ta­xis­ta Enrique Ochoa, cuan­do no Gui­ller­mo Ana­ya.

Pi­rá­mi­de de co­rrup­ción Al­cal­des ase­si­na­dos y go­ber­na­do­res pre­sos. Los pre­si­den­tes, más cre­sos y co­rrup­tos, son sa­gra­dos.

En­tre mi­llo­na­rios De­ja Ana­ya su man­sión so­la­men­te en he­li­cóp­te­ro. Don Pi­na­ca­te, un co­leóp­te­ro, ha­ce cam­pa­ña en ca­mión.

Go­ber­nan­za Si los go­bier­na un idio­ta, es pro­ble­ma de los yan­quis.

Clau­dia Pa­vlo­vich –se no­ta– con­du­ce bien a los ya­quis.

Condolencias in­ter­na­cio­na­les Da el pé­sa­me el se­ñor Peña por cua­tro, por ocho muer­tos y es­te país se des­pe­ña: ca­da ho­ra ocho, diez muer­tos. Tram­pas de Je­sús de León Bus­ca­rán ga­nar Coahui­la en la Ciu­dad del Ce­men­to. Cuen­tos de En­tre­tén y Mien­to: que des­de aho­ra ha­gan fi­la.

Re­quies­cat Mu­rió Gio­van­ni Sar­to­ri. No lo leían en el PAN –pu­pi­los de Mon­tes­so­ri–: al­gún día lo lee­rán.

Loa

Clau­dia Pa­vlo­vich: un gno­mo tras una flor de ca­po­mo la ase­so­ra. Bro­ta co­mo ju­día ru­sa en un po­gro­mo.

Crónica de una de­rro­ta anun­cia­da Ana­ya no es un ca­brón, ni si­quie­ra es un Ca­pri­les: sus ju­nios ya son abri­les, perderá sin elección.

Apo­dos Bien, que así los apos­tro­fe quien los quie­ra co­no­cer: si no vo­ta por el Pro­fe, há­ga­lo por la tía Est­her.

AL­FRE­DO GAR­CÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.