Ame­na­za nu­clear…

Vanguardia - - Opinión -

Vi­vi­mos ba­jo la ame­na­za de una gue­rra nu­clear. No se han desata­do las hos­ti­li­da­des, pe­ro Do­nald Trump, asu­mien­do el an­ti­guo pa­pel de “lí­der del mun­do li­bre”, bom­bar­deó al ré­gi­men de Bas­har al-as­sad, el ta­ci­turno (y aho­ra ge­no­ci­da) que go­bier­na la ma­yor par­te de Siria.

El ata­que fue en re­pre­sa­lia por el re­cien­te uso de ar­mas quí­mi­cas (fa­vo­ri­tas de As­sad) que ma­ta­ron por as­fi­xia a ca­si 100 ci­vi­les enemi­gos del ré­gi­men (in­clu­yen­do mu­je­res y be­bés re­cién na­ci­dos).

A Trump lo con­mo­vie­ron al pun­to de las lá­gri­mas los be­bi­tos muer­tos. Pa­só un par de días sa­cu­dien­do la ca­be­za con in­cre­du­li­dad y re­pi­tien­do fren­te a los me­dios: “eran be­bi­tos, be­bi­tos muer­tos…”.

Aún de lu­to por los be­bi­tos sirios, Trump de­to­nó sin pie­dad en Af­ga­nis­tán, en las cue­vas don­de se re­fu­gian los mi­li­tan­tes de ISIS, la Ma­dre de To­das las Bom­bas (MOAB por sus si­glas en in­glés).

Por su ta­ma­ño, pe­so y po­ten­cia des­truc­ti­va, el te­mi­ble ar­te­fac­to, des­cri­to por la de­fen­sa de EU co­mo una bom­ba “ca­si nu­clear”, fue lan­za­do des­de un avión de car­ga, y una vez en el ai­re es­ta­bi­li­za­do con pa­ra­caí­das que lo lle­va­ron al ob­je­ti­vo por un sis­te­ma de po­si­cio­na­mien­to glo­bal (GPS). El “ob­je­ti­vo” es­co­gi­do fue el sis­te­ma de tú­ne­les que le per­mi­tie­ron a Osa­ma Bin La­den eva­dir al ejér­ci­to de EU por años.

Las pri­me­ras no­ti­cias de la ex­plo­sión in­di­ca­ron que las víc­ti­mas ha­bían si­do más de 70, pe­ro el pa­sa­do fin de se­ma­na vo­ce­ros de la de­fen­sa de EU au­men­ta­ron la cifra a 100. Es­te lu­nes in­ten­ta­ban vol­ver a ajus­tar la cifra de víc­ti­mas…

En la te­mi­ble gue­rra que ape­nas co­mien­za hay ju­ga­do­res pe­li­gro­sos: Co­rea del Nor­te y el mis­mo Trump. Am­bos de ca­rác­ter ex­plo­si­vo y fue­ra de sí. Ca­da uno ame­na­zan­do erra­di­car al con­tra­rio de la faz de la tie­rra. Chi­na, por su par­te, en una nue­va épo­ca de “acer­ca­mien­to” con EU, se ha mos­tra­do dis­pues­ta a “coope­rar” en la di­fí­cil ta­rea de con­tro­lar al ni­ño co­reano, ob­se­sio­na­do co­mo es­tá por acu­mu­lar mi­si­les in­ter­con­ti­nen­ta­les (que de vez en cuan­do de­jan de fun­cio­nar) y bom­bas nu­clea­res. So­bre As­sad es ne­ce­sa­rio es­tar cons­cien­tes que tie­ne mu­cha cola que le pi­sen. Aho­ra es­tá pro­te­gi­do por Vla­di­mir Pu­tin, pe­ro su es­ti­lo de go­ber­nar vie­ne del pa­dre, un ti­rano de ma­la me­mo­ria.

(A Ha­fez al-as­sad se le re­cuer­da so­bre to­do co­mo au­tor de la ma­sa­cre de Ha­ma en 1982, don­de mu­rie­ron más de mil ci­vi­les, de­fen­dién­do­se de lo que al­gún co­men­ta­ris­ta de la épo­ca con­si­de­ró “el ata­que más de­vas­ta­dor per­pe­tra­do por un Go­bierno ára­be con­tra su pro­pio pue­blo”. As­sad pa­dre fue in­con­di­cio­nal de Ga­mal Ab­del Nas­ser, el hom­bre que derrocó a la mo­nar­quía en Egip­to y na­cio­na­li­zó el Ca­nal de Suez; uno de los lí­de­res más po­de­ro­sos y ca­ris­má­ti­cos del mun­do ára­be).

Ha­ce al­gu­nos años As­sad, acon­se­ja­do por su es­po­sa, que es una mu­jer pre­pa­ra­da y mo­der­na, in­ten­tó so­cia­li­zar con pa­re­jas de jó­ve­nes go­ber­nan­tes eu­ro­peos, co­mo los reyes de Es­pa­ña. Pe­ro co­mo es di­fí­cil “so­cia­li­zar” con un ge­no­ci­da (¿de qué le pla­ti­cas?) vol­vió a que­dar­se so­lo… www. van­guar­dia. com.mx/ dia­rio/opi­nion

JE­SÚS REYES HE­RO­LES

> Pa­tear el bo­te

PE­DRO SA­LA­ZAR UGAR­TE

> No lo di­go yo

ENRIQUE BE­RRU­GA FI­LLOY

> La au­ten­ti­ci­dad fran­ce­sa

JOR­GE CA­MIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.