La mo­nar­quía de Mo­re­na

Vanguardia - - Opinión -

Nal­ga­ri­na Grand­chi­chier, ve­det­te de mo­da, era fa­mo­sa por sus per­fec­tas pier­nas. Le di­jo con or­gu­llo a una de sus com­pa­ñe­ras: “Mis pier­nas son mis me­jo­res ami­gas”. “¿De ve­ras? –re­pli­có la otra–. ¿Y en­ton­ces por qué de­jas que te las se­pa­ren tan­to?”…un viu­do pa­só a me­jor vi­da, y al lle­gar al más allá se vio fren­te a unas puer­tas de oro. Un an­ciano cal­vo y de blan­ca bar­ba –era San Pe­dro– le di­jo sin más: “Pue­des en­trar”. Pre­gun­tó el re­cién lle­ga­do, cau­te­lo­so: “¿Qué lu­gar es és­te?”. Res­pon­dió el após­tol de las lla­ves: “Es el cie­lo”. Vol­vió a in­qui­rir el otro: “¿Es­tá aquí mi mu­jer?”. Le di­jo San Pe­dro: “¿Có­mo se lla­ma?”. Con­tes­tó el ti­po: “Gor­go­na Hi­ja­de­lá”. Bus­có el por­te­ro en su gran li­bro y le in­for­mó: “No es­tá aquí”. Al oír eso el hom­bre tras­pu­so la puer­ta y di­jo ju­bi­lo­so: “¡En­ton­ces sí es el cie­lo!”… Don Al­gón re­pren­dió a su secretaria fren­te a sus com­pa­ñe­ros. Le di­jo con se­ve­ri­dad: “Se­ño­ri­ta Ro­si­bel: ayer le dic­té el tex­to que lle­va­ría la tar­je­ta del ra­mo de flo­res que le en­vié a mi es­po­sa. Us­ted de­jó de po­ner la úl­ti­ma fra­se, la que de­cía: ‘¡Te ado­ro, her­mo­sa!’. ¿Por qué hi­zo eso?”. “Per­dó­ne­me, don Al­gón –se dis­cul­pó ella, con­fu­sa–. Pen­sé que eso me lo es­ta­ba di­cien­do us­ted a mí”… “¡Mal­di­ta suer­te! –se la­men­ta­ba un in­di­vi­duo–. ¡To­do lo que me gus­ta en­gor­da, o pro­du­ce co­les­te­rol, o es pecado o es­tá ca­sa­da!”... El co­mer­cian­te tra­ta­ba de ven­der­le un re­loj a Ba­ba­lu­cas. “Es muy bueno –le di­jo–. Fun­cio­na ocho días sin te­ner que dar­le cuer­da”. Pre­gun­tó el ba­du­la­que: “Y dán­do­le cuer­da ¿cuán­tos días fun­cio­na?”… En el cru­ce­ro en al­ta mar el ca­pi­tán del bar­co di­jo en la me­sa que com­par­tía con un gru­po de pa­sa­je­ros: “Soy par­ti­da­rio de la in­te­gri­dad del ma­tri­mo­nio. Por eso de­tes­to a los ma­ri­dos que per­mi­ten que sus es­po­sas los en­ga­ñen. Con gus­to arro­ja­ría por la bor­da a to­dos los cor­nu­dos”. “¡Ah, no! –pro­tes­tó vehe­men­te­men­te una se­ño­ra–. ¡Mi ma­ri­do no sa­be na­dar!”... Acer­ta­rá quien di­ga que el par­ti­do lla­ma­do por cálcu­lo po­lí­ti­co Mo­re­na –evo­ca­ción ten­den­cio­sa de la Gua­da­lu­pa­na– es una mo­nar­quía ab­so­lu­ta. En efec­to, pri­va ahí una úni­ca vo­lun­tad, la de Ló­pez Obrador, y aun­que él pre­ten­da dar a sus pro­ce­di­mien­tos una apa­rien­cia de­mo­crá­ti­ca la ver­dad es que a fi­nal de cuen­tas siem­pre im­po­ne sus dic­ta­dos. Lo que el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca ha si­do pa­ra el PRI es aho­ra AMLO pa­ra su par­ti­do. Igual su­ce­de­ría si lle­ga­ra a la Pre­si­den­cia. Con él se ins­tau­ra­ría un ab­so­lu­tis­mo au­to­crá­ti­co. No sé si en su ca­so eso se­ría pa­ra bien o pa­ra mal, pe­ro así se­ría. Los ab­so­lu­tis­mos son ca­si siem­pre pa­ra mal, y ra­ras ve­ces pa­ra bien. Di­ga­mos en­ton­ces: “¡Gulp!”… Don Cor­nu­lio, es­po­so cu­cli­llo, fue a con­fe­sar­se con un cu­ri­ta jo­ven. “Me acu­so, pa­dre –le di­jo– de que soy un ton­to”. “To­dos lo so­mos, hi­jo –re­pu­so el sa­cer­do­te–. Se­rá ra­ro quien no ten­ga sus 15 mi­nu­tos de ton­te­ra ca­da día. Ali­quan­do bonus dor­mi­tat Ho­me­rus. De vez en cuan­do has­ta el buen Ho­me­ro dor­mi­ta. Ade­más ser ton­to no es pecado. Si lo fue­ra, to­dos se­ría­mos pe­ca­do­res”. “Sí, pa­dre –acep­tó don Cor­nu­lio–. Pe­ro yo soy ton­to ab­so­lu­to. Mi­re us­ted. Es­toy ca­sa­do con una mu­jer jo­ven y bo­ni­ta. Mo­re­na, de ojos ver­des, tie­ne un cuer­po es­pec­ta­cu­lar. Pa­re­ce una po­tra de ébano, si me per­mi­te usar esa ex­pre­sión que ha­llé en un vie­jo ejem­plar de la re­vis­ta ‘Vea’. Pe­ro es cas­qui­va­na: a cuan­to hom­bre lle­ga a mi ca­sa le en­tre­ga sus fa­vo­res. Y yo con­sien­to, pa­dre; yo con­sien­to. Por eso vi­ne a con­fe­sar­me. Me acu­so de ser ton­to”. “No te in­quie­tes, hi­jo mío –vol­vió a con­so­lar­lo, pa­ter­nal, el jo­ven cu­ra–. Por otra par­te, dé­ja­me de­cir­te que In­ter­dum stul­tus be­ne lo­qui­tur: a ve­ces de la bo­ca de los ton­tos sa­len co­sas bue­nas. Di­me: ¿cuál es tu di­rec­ción?”. “Pa­dre –se atu­fó el pe­ni­ten­te–. Soy ton­to, no pen­de­jo”… FIN.

CA­TÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.