Lo bueno y lo ma­lo

Vanguardia - - Opinión -

opo­si­ción que a to­dos con­ve­nía adop­tar pa­ra mos­trar la in­dig­na­ción cre­cien­te de la ciu­da­da­nía ha­cia el mo­rei­ra­to– le tun­die­ron sin me­di­da ni pie­dad a los her­ma­nos Mo­rei­ra, de­nun­cian­do la co­rrup­ción, la im­pu­ni­dad, la de­vas­ta­ción y de­gra­da­ción de la se­gu­ri­dad so­cial y de la edu­ca­ción es­ta­tal, la in­se­gu­ri­dad pú­bli­ca y las ma­sa­cres que han pa­de­ci­do las co­mu­ni­da­des del es­ta­do, así co­mo las em­pre­sas fan­tas­ma que des­apa­re­cie­ron más de 500 mi­llo­nes de pe­sos, res­pon­sa­bi­li­zan­do a los dos úl­ti­mos Go­bier­nos de la cri­sis y el caos que pa­de­ce Coahui­la.

El can­di­da­to ofi­cial, Mi­guel Ri­quel­me, fue ex­hi­bi­do co­mo el cóm­pli­ce y ta­pa­de­ra de los Mo­rei­ra en sus ex­ce­sos de co­rrup­ción y, por su par­te, él de­nun­ció a los exal­cal­des pa­nis­tas por las fa­llas de sus Go­bier­nos y tam­bién por sus co­rrup­te­las, ex­pu­so.

La si­tua­ción del Ma­gis­te­rio de la Sec­ción 38 fue ex­pues­ta por la ma­yo­ría de los can­di­da­tos de opo­si­ción al Go­bierno, se de­nun­ció có­mo el PRI “usa” a las bri­ga­das ma­gis­te­ria­les pa­ra in­du­cir y coac­cio­nar el vo­to y és­tas son ma­ni­pu­la­das y or­ga­ni­za­das por Car­los Mo­rei­ra, quien man­tie­ne se­cues­tra­do al Ma­gis­te­rio (Gui­ller­mo Ana­ya); ade­más se ex­pu­so el pro­ble­ma del Servicio Mé­di­co y las pen­sio­nes que han si­do sa­quea­das y que de­ben ser au­di­ta­das.

Ja­vier Gue­rre­ro fue muy cau­to en sus ex­po­si­cio­nes y pro­pues­tas, muy be­nigno con el sis­te­ma del que fue par­te por mu­chos años y en el que fue re­cha­za­do co­mo po­si­ble can­di­da­to; no fal­tó quien le re­cor­da­ra su tra­yec­to­ria priís­ta que aho­ra cri­ti­ca y tam­bién algunas de sus co­rrup­te­las (Mary Tel­ma Gua­jar­do); así que su in­de­pen­den­cia co­mo can­di­da­to que­dó en en­tre­di­cho, lo mis­mo la de Luis Ho­ra­cio Sa­li­nas, cu­yos víncu­los priís­tas son le­gen­da­rios así co­mo el en­ri­que­ci­mien­to fa­mi­liar gra­cias al priís­mo.

La pri­me­ra “co­ma­dre” de Coahui­la, Mary Tel­ma Gua­jar­do, tu­vo un dis­cur­so muy crí­ti­co ha­cia to­dos sus pa­res y ha­cia el sis­te­ma priís­ta del que pre­ten­de to­mar dis­tan­cia, co­mo si se des­co­no­cie­ran sus víncu­los con la fa­mi­lia de los Mo­rei­ra; su de­ma­go­gia es inocul­ta­ble, lás­ti­ma, sien­do la úni­ca can­di­da­ta mu­jer, en reali­dad des­pres­ti­gia al gé­ne­ro.

Por su par­te, el can­di­da­to del par­ti­do Mo­re­na, Ar­man­do Guadiana, quien du­ran­te años en­fren­tó y de­nun­ció a Hum­ber­to Mo­rei­ra a cau­sa de la me­ga­deu­da y que lle­vó has­ta el Tri­bu­nal de la Ha­ya la de­nun­cia de las ma­sa­cres de Allen­de y Pie­dras Ne­gras, ase­gu­ró que de lle­gar a ser el Go­ber­na­dor del Es­ta­do no de­ven­ga­ría un sa­la­rio y que ese di­ne­ro lo de­di­ca­ría a otor­gar be­cas pa­ra es­tu­dian­tes coahui­len­ses, agre­gó que no to­le­ra­rá que nin­gún coahui­len­se sea des­aten­di­do por fal­ta de me­di­ca­men­tos en las far­ma­cias y en los hos­pi­ta­les: “Han ad­mi­nis­tra­do los hos­pi­ta­les con las pa­tas”, iro­ni­zó y tam­bién ofre­ció que no ha­brá más de­sa­pa­re­ci­dos.

Al­gu­nos cri­ti­ca­ron que el de­ba­te se con­vir­tie­ra en un cam­po de ba­ta­lla en el que los can­di­da­tos se die­ron con to­do, pe­ro, bien vis­to, es una ex­pe­rien­cia en la que no fal­ta­ron las pro­pues­tas, aun­que fue­ran in­su­fi­cien­tes y pre­do­mi­na­ran las de­nun­cias. A mí me pa­re­ce sano que se re­co­noz­ca la ur­gen­cia de que el Es­ta­do de de­re­cho pre­va­lez­ca en la en­ti­dad y se cas­ti­gue la im­pu­ni­dad y la co­rrup­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.