Has­ta lue­go, to­ca­yo…

Vanguardia - - Opinión -

Ha­cer ami­gos, con­ser­var­los, mul­ti­pli­car­los, fru­to de la ca­li­dad hu­ma­na, de la bue­na vo­lun­tad, del res­pe­to y apre­cio por los de­más. Esta se­ma­na mu­rió Car­los Gal­ván Te­llo, hom­bre de bien, que de­di­có prác­ti­ca­men­te to­da su vi­da la­bo­ral al ser­vi­cio pú­bli­co, y des­de ahí hi­zo in­nu­me­ra­bles ami­gos, sir­vió a su ciu­dad y a su es­ta­do.

In­ge­nie­ro Agró­no­mo de la Na­rro lo mis­mo apa­sio­na­do de las cues­tio­nes del cam­po y la na­tu­ra­le­za que de la mú­si­ca en su mo­men­to in­te­gran­te de la Ron­da­lla de Sal­ti­llo en sus mejores tiem­pos cuan­do los re­ci­ta­les eran to­do un fe­nó­meno, y la ven­ta de ace­ta­tos po­nía sus me­mo­ra­bles por­ta­das en to­das las tien­das y de­par­ta­men­tos de dis­cos.

La leal­tad a los su­yos fue una di­vi­sa de su vi­da. Su es­po­sa, sus hi­jos. Sus her­ma­nas y her­ma­nos. Sus pa­dres. Con sus ami­gos fue com­pa­ñe­ro de vi­da. Du­ran­te dé­ca­das, des­de el prin­ci­pio y has­ta el fi­nal, fue un co­la­bo­ra­dor ami­go, cer­cano e in­con­di­cio­nal de don Eli­seo Men­do­za Be­rrue­to.

Lo acom­pa­ñó des­de su cam­pa­ña a Dipu­tado Fe­de­ral, pa­san­do por la Gu­ber­na­tu­ra, la ban­ca (fría y pro­lon­ga­da) has­ta el Con­gre­so del Es­ta­do ha­ce unos cuan­tos años. Nun­ca se le se­pa­ró. Siem­pre co­mu­ni­ca­dos. Siem­pre pres­to a ser­vir a un ca­ba­lle­ro, que co­mo ami­go siem­pre fue ge­ne­ro­so, y co­mo je­fe ri­gu­ro­so y de­man­dan­te (lo he pa­de­ci­do).

Mi to­ca­yo fue siem­pre un hom­bre dis­pues­to a ser­vir a los de­más. A atra­ve­sar­se por los ami­gos. A bus­car có­mo sí se pu­die­ran re­sol­ver las co­sas. A ges­tio­nar el in­trin­ca­do uni­ver­so gu­ber­na­men­tal una res­pues­ta po­si­ti­va pa­ra una ges­tión sen­ti­da o ur­gen­te.

Siem­pre di­ná­mi­co, siem­pre im­pri­mien­do un to­que de ce­le­ri­dad a las co­sas. Prác­ti­co. Sin ro­deos. En los des­en­cuen­tros siem­pre fron­tal de ini­cio, pa­ra con­ci­liar y acor­dar al fi­nal.

El cam­po en­se­ña a quie­nes lo es­tu­dian a com­pro­bar la má­xi­ma ob­via de que si siem­bras co­se­chas. Gal­ván Te­llo lo su­po en­ten­der en sus an­dan­zas por to­do el es­pec­tro de de­pen­den­cias del ra­mo, fi­na­li­zan­do su ca­rre­ra y su vi­da, pre­ci­sa­men­te en la que se ocu­pa de dar más som­bra y oxí­geno, más ver­de, ca­li­dad y esperanza a las vi­das de to­dos.

Lo va­mos a ex­tra­ñar en los tiem­pos en que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de fun­cio­na­rios se en­fo­can a un en­fo­que me­nos hu­mano de las co­sas. No es se­ña­la­mien­to ni des­ca­li­fi­ca­ción, pe­ro hoy día, los jó­ve­nes del ám­bi­to pú­bli­co, se mo­vi­li­zan y co­mu­ni­can en un ca­nal que no es pre­ci­sa­men­te el de la cer­ca­nía y co­mu­ni­ca­ción di­rec­to con la gen­te. A lo me­jor pue­den ser igual de efi­cien­tes o com­pe­ti­ti­vos que los más vie­jos. Pe­ro tie­nen una ma­ne­ra de mi­rar o aco­mo­dar la si­lla.

Re­fle­xio­nar hoy en los va­lo­res de la amis­tad, en la so­li­da­ri­dad, en el com­pro­mi­so el cam­po, en el res­pe­to a la na­tu­ra­le­za, en el dis­fru­te de la con­vi­ven­cia, en el pla­cer de la mú­si­ca, al son de una gui­ta­rra y un can­tar, nos re­mue­ve el re­cuer­do, y nos con­mue­ve el es­pí­ri­tu.

Sea­mos más au­tén­ti­cos, más ge­nui­nos, más no­so­tros mis­mos, y po­dre­mos ser, o se­guir sien­do, o ser más, fe­li­ces, pa­ra que nues­tro pa­so por la vi­da he­re­de a nues­tros des­cen­dien­tes o a nues­tros ami­gos, el me­jor re­cuer­do y la me­jor va­lo­ra­ción de la amis­tad.

Di­ce, co­mo sen­ten­cia, más que co­mo con­si­de­ra­ción, la can­ción de Al­ber­to Cor­tés, que Cuan­do un ami­go se va…

El me­jor re­cuer­do siem­pre de Car­los Gal­ván Te­llo. Has­ta lue­go, to­ca­yo.

CAR­LOS VILLARREAL ZA­MO­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.