Ca­rre­ra pa­nis­ta

Vanguardia - - Opinión -

Gas­ta­mos mu­cho en ro­pa, y sin em­bar­go nues­tros mo­men­tos más dis­fru­ta­bles son cuan­do nos la qui­ta­mos. Un be­duino del de­sier­to con­tra­jo ma­tri­mo­nio con una be­lla hu­rí. La no­che de las bo­das le pi­dió a su mu­jer que se des­po­ja­ra de las pro­fu­sas ves­ti­men­tas que la cu­brían de la ca­be­za has­ta los pies. Ella cum­plió el de­seo de su es­po­so, pe­ro se asom­bró cuan­do és­te to­mó una cuer­da y se dis­pu­so a atar­le las pier­nas por los to­bi­llos. “¿Por qué ha­ces eso?” – le pre­gun­tó, in­tri­ga­da. Con­tes­tó el be­duino: “¿Qué no vas a ti­rar pa­ta­das co­mo ha­cen en es­tos ca­sos las ca­me­llas?”… El Cha­ri­fas, su­je­to de mal ser y peor vi­vir, fue lle­va­do ante el juez de ba­rrio acu­sa­do de ha­ber­se ro­ba­do una bi­ci­cle­ta ba­lo­na. El juz­ga­dor le pre­gun­tó, se­ve­ro: “¿Pue­de us­ted ex­pli­car su la­tro­ci­nio?”. Re­pu­so el tal Cha­ri­fas: “To­do se de­bió a una la­men­ta­ble con­fu­sión, su se­ño­ría. La bi­ci­cle­ta es­ta­ba re­car­ga­da en la bar­da del pan­teón, y pen­sé que se­ría de al­gún muer­ti­to”… Afro­di­sio Pi­ton­go, hom­bre pro­cli­ve a la con­cu­pis­cen­cia de la car­ne, en­tró en re­la­ción de man­ce­bía con una mu­jer ca­sa­da de nom­bre Me­sa­li­nia. El ma­ri­do de la pe­ca­triz, en­te­ra­do del ilí­ci­to con­cú­bi­to, le en­vió un men­sa­je es­cri­to: “Sé que es­tá us­ted en tra­tos con mi es­po­sa. Lo es­pe­ro ma­ña­na a las 10 ho­ras en el Ho­tel Al­for­zas pa­ra tra­tar el asun­to co­mo ca­ba­lle­ros”. Con otro men­sa­je res­pon­dió Pi­ton­go: “Re­ci­bí su aten­ta cir­cu­lar y gus­to­sa­men­te asis­ti­ré a la con­ven­ción. Úni­ca­men­te me per­mi­to su­ge­rir­le que en vez de ha­cer­la en el ho­tel ci­ta­do la ha­ga en el es­ta­dio de fut­bol”… Pe­se a sus mu­chos mé­ri­tos, Mar­ga­ri­ta Za­va­la se va que­dan­do atrás en la ca­rre­ra por la can­di­da­tu­ra del PAN a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Y eso se ex­pli­ca: va car­gan­do un yun­que. En es­te ca­so el yun­que es su víncu­lo con Fe­li­pe Cal­de­rón, de in­gra­ta me­mo­ria pa­ra la ma­yo­ría de los me­xi­ca­nos, pues nos con­de­nó a vi­vir en el mie­do. Aun­que do­ña Mar­ga­ri­ta –“la se­ño­ra Cal­de­rón”, la lla­ma el Pe­je con in­ten­ción avie­sa– va­le por sí mis­ma y por sus re­co­no­ci­das cua­li­da­des, no pue­de se­pa­rar­se de la som­bra de su ma­ri­do, tan som­bría, y eso es un es­tor­bo pa­ra su jus­ta y ra­zo­na­ble as­pi­ra­ción. Por su par­te Ri­car­do Ana­ya avan­za con pa­so fir­me ha­cia la pos­tu­la­ción pa­nis­ta. En es­tos úl­ti­mos días ha ga­na­do te­rreno gra­cias a in­te­li­gen­tes ac­cio­nes que obe­de­cen a una es­tra­te­gia bien pla­nea­da y cum­pli­da con efi­cien­cia inob­je­ta­ble. Un acuer­do con Ra­fael Mo­reno Va­lle lo for­ta­le­ce­ría más. El PAN y sus alia­dos po­drían pre­sen­tar una bue­na op­ción fren­te el des­gas­te del Go­bierno y su par­ti­do, y ante el te­mor y des­con­fian­za que ins­pi­ra a mu­chos Ló­pez Obra­dor… Hi­me­nia Ca­ma­fría, ma­du­ra se­ño­ri­ta sol­te­ra, lle­na­ba una so­li­ci­tud de em­pleo. En el ren­glón co­rres­pon­dien­te a “Se­xo” pu­so: “To­da­vía no”… El doc­tor Ken Ho­san­na es­ta­ba desaho­gan­do una ne­ce­si­dad me­nor en el ba­ño del res­to­rán “La Vi­sión de Ho­me­ro”. A su la­do ha­cía lo mis­mo un hom­bre­ci­to que una y otra vez gui­ña­ba el ojo iz­quier­do. El doc­tor ob­ser­vó eso y le di­jo: “Per­do­ne us­ted, ami­go, pe­ro ad­vier­to que su­fre us­ted un tic ner­vio­so que ame­ri­ta la in­ter­ven­ción de un buen psi­quia­tra. Le re­co­mien­do a mi ami­go el doc­tor Duerf, que de se­gu­ro se lo qui­ta­rá”. “No pa­dez­co nin­gún tic –res­pon­dió tí­mi­da­men­te el pe­que­ño se­ñor–. Lo que pa­sa es que me es­tá us­ted sal­pi­can­do”… Do­ña Ma­ca­lo­ta, es­po­sa de don Chin­gue­tas, le con­tó a su me­jor ami­ga al­go que le ha­bía su­ce­di­do. “Mi es­po­so y yo dor­mi­mos en ha­bi­ta­cio­nes se­pa­ra­das. Ano­che un hom­bre en­tró en mi ca­ma y me hi­zo el amor dos ve­ces. En me­dio de la os­cu­ri­dad no vi quién era, pe­ro es­toy segura de que no fue mi ma­ri­do”. Pre­gun­tó la ami­ga: “¿Có­mo lo sa­bes?”. Re­pli­có do­ña Ma­ca­lo­ta: “La primera vez sos­pe­ché que no era él. La se­gun­da tu­ve la ab­so­lu­ta se­gu­ri­dad de que no era él”… FIN.

CATÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.