CÓ­MO SER MENONITA Y TRA­BA­JAR CON UNA LOSA DE 14 MDP EN­CI­MA

La co­mu­ni­dad si­gue con sus la­bo­res dia­rias, sin pen­sar en la es­tra­tos­fé­ri­ca mul­ta que les en­dil­gó la Pro­fe­pa

Vanguardia - - Mi Estado - FRAN­CIS­CO RODRÍGUEZ

Las mi­les de hec­tá­reas en El Co­man­che es­tán sem­bra­das. Se ven po­cas tie­rras des­mon­ta­das, sin flo­ra. En los cam­pos se ve ma­qui­na­ria, los sis­te­mas de rie­go por go­teo. El Co­man­che es una nue­va co­lo­nia menonita en Coahui­la, ubi­ca­da a 10 ki­ló­me­tros de te­rra­ce­ría de la co­mu­ni­dad de Hér­cu­les, que per­te­ne­ce al mu­ni­ci­pio de Sie­rra Mo­ja­da.

Es a es­ta co­mu­ni­dad de 26 fa­mi­lias me­no­ni­tas a la que la Pro­cu­ra­du­ría Fe­de­ral de Pro­tec­ción al Am­bien­te (Pro­fe­pa) mul­tó con 14 mi­llo­nes de pe­sos por pre­sun­ta­men­te ha­ber des­mon­ta­do y cam­bia­do el uso de sue­lo de 2 mil 500 hec­tá­reas sin per­mi­so. Pe­ro aquí los me­no­ni­tas pa­re­cen se­guir sin preo­cu­pa­cio­nes, co­mo si no exis­tie­ra esa losa de 14 mi­llo­nes de pe­sos.

Cor­ne­lio Mar­tens tie­ne 30 años. Cor­ne­lio y sus dos hi­jos que lo acom­pa­ñan, es­tán bom­bean­do con ma­qui­na­ria pa­ra ha­cer un po­zo en una de las cien­tos de hec­tá­reas que com­pra­ron. “Si sa­le agua creo que van a des­mon­tar”, di­ce.

“La tie­rra es bue­na, pro­du­ce to­do”, men­cio­na con el tono de quien co­no­ce. Cor­ne­lio Mar­tens mi­gró de la co­lo­nia en La Hon­da, Za­ca­te­cas por­que allá ya no en­con­tró lu­gar. Ca­si to­dos son de Za­ca­te­cas.

“Los te­rre­nos allá va­len mu­cho. Yo com­pro aquí 100 hec­tá­reas y allá com­pro 10 con el mis­mo dinero”, ex­pli­ca Cor­ne­lio con un es­pa­ñol me­dio tor­ci­do. Cor­ne­lio com­pró 10 hec­tá­reas, ca­da una en 405 dó­la­res.

Los me­no­ni­tas men­cio­nan que han com­pra­do cer­ca de 12 mil hec­tá­reas. Ha­ce ocho años mi­ra­ron las tie­rras en ven­ta, las ex­plo­ra­ron a ver si ha­bía agua y cuan­do hallaron, em­pe­za­ron a com­prar. Cor­ne­lio lle­gó ha­ce 7

años. Aquí en Coahui­la na­ció su se­gun­do hi­jo.

Cor­ne­lio no ha­bla so­bre la mul­ta de Pro­fe­pa por­que no sa­be de qué tra­ta. Con su ove­rol de mez­cli­lla y som­bre­ro a la ca­be­za, si­gue tra­ba­jan­do co­mo quien no tie­ne ma­ña­na. “La va­mos a se­guir tra­ba­jan­do”, ase­gu­ra so­bre la tie­rra. “Va­mos a ha­cer una co­lo­nia menonita por­que tenemos mu­cha gen­te y la nue­va gen­te quie­re tra­ba­jar. Venimos a echar­le ga­nas”, pla­ti­ca en­tu­sias­ma­do.

¡EN LA­BOR!

Las fa­mi­lias le­van­ta­ron ca­sas y bo­de­gas al­tas en sus hec­tá­reas. Al­gu­nas ca­sas son de pa­re­des de block, otras co­mo de ase­rrín com­pri­mi­do, al­gu­nas más de plás­ti­co gris, un po­li­eti­leno co­mo for­ma de re­cu­bri­mien­to. Las ca­sas son de un ni­vel, con va­rias ven­ta­nas. Puer­tas pe­que­ñas. No hay elec­tri­ci­dad, así que la ma­yo­ría tie­ne pa­ne­les so­la­res.

Di­ce Cor­ne­lio que es­tán es­pe­ran­do la luz pa­ra po­der sem­brar

fri­jol, san­día, maíz, sor­go. En el mu­ni­ci­pio de Sie­rra Mo­ja­da, ase­gu­ran que des­de que arri­ba­ron al Es­ta­do, los me­no­ni­tas cu­bren sus im­pues­tos lo­ca­les dis­ci­pli­na­da­men­te. La ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal se ha­lla a ca­si 100 ki­ló­me­tros de te­rra­ce­ría.

Los me­no­ni­tas lu­cen has­ta in­di­fe­ren­tes con la de­man­da. Pa­re­ce que só­lo pien­san en tra­ba­jar las tie­rras y no mo­les­tar a na­die. Cuan­do le pre­gun­to a las es­po­sas o los hi­jos so­bre los es­po­sos o pa­dres, men­cio­nan con un es­pa­ñol atro­pe­lla­do: ¡en la­bor!

Es el ca­so del es­po­so de Ele­na Triet­ger. Son las cin­co de la tar­de de un sá­ba­do y su ma­ri­do –“my man”- di­ce, si­gue en Hér­cu­les, la co­mu­ni­dad a la que per­te­ne­ce el ran­cho. Lle­van ocho años en el de­sier­to y a ella si­guen sin gus­tar­le es­tas tie­rras que ha­cen fron­te­ra con Chihuahua. “Es­tá ca­lien­te”, di­ce ape­nas en es­pa­ñol.

Tie­ne 28 años y cua­tro hi­jos. Ella da cla­ses de ma­te­má­ti­cas y de bi­blia en la es­cue­la que mon­ta­ron

Los te­rre­nos allá (Za­ca­te­cas) va­len mu­cho. Yo com­pro aquí 100 hec­tá­reas y allá com­pro 10 con el mis­mo dinero.”

La tie­rra aquí es bue­na, pro­du­ce to­do”. Cor­ne­lio Mar­tens, menonita asen­ta­do en Sie­rra Mo­ja­da.

los me­no­ni­tas en los te­rre­nos don­de su­pues­ta­men­te no te­nían au­to­ri­za­do ha­cer na­da. Allí acu­den unos 30 chi­qui­llos to­da la se­ma­na. Ele­na tam­po­co co­no­ce de la de­man­da de Pro­fe­pa.

-¿Us­ted va se­gui­do a Hér­cu­les?le pre­gun­to en in­glés por­que se sien­te más có­mo­da. -Só­lo voy de com­pras. -¿Y qué tal, le gus­ta? -To­man mu­cho. Ir a com­prar el man­da­do es via­jar 10 ki­ló­me­tros de te­rra­ce­ría has­ta la co­mu­ni­dad. Lo ha­ce por lo me­nos una vez por se­ma­na. El res­to lo vi­ve en las hec­tá­reas, en la ca­sa, cui­dan­do cha­ma­cos. Sus hi­jos sa­len de la ca­sa y tie­nen al­re­de­dor un pa­tio enor­me, mi­les de hec­tá­reas de cam­po don­de jue­gan y co­rren.

Es­for­za­do. Cor­ne­lio Mar­tens y sus hi­jos le sa­can a la tie­rra lo que tie­ne de pro­ve­cho, con ba­se en mu­cho es­fuer­zo.

Ins­ta­lar. Las fa­mi­lias de me­no­ni­tas se em­pie­zan a adap­tar a la re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.