La jus­ti­cia a la que as­pi­ra­mos

Vanguardia - - Opinión -

El 18 de ju­nio de 2008 fue pu­bli­ca­da en el Dia­rio Ofi­cial de la Fe­de­ra­ción la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal en ma­te­ria de jus­ti­cia pe­nal. Sus ejes rec­to­res fue­ron tres: for­ta­le­cer al sis­te­ma na­cio­nal de se­gu­ri­dad pú­bli­ca, crear he­rra­mien­tas pa­ra com­ba­tir la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da y cam­biar el sis­te­ma pe­nal in­qui­si­ti­vo-mix­to a un sis­te­ma acu­sa­to­rio y oral, pa­ra la cual se dio un pla­zo de ocho años.

Hoy, a un año de su ini­cio es­ta­mos en­fren­tan­do los re­tos y pa­ra­dig­mas que re­pre­sen­ta la nue­va for­ma de im­par­tir jus­ti­cia.

El es­fuer­zo por dar a co­no­cer a la so­cie­dad ci­vil la im­por­tan­cia de es­ta tran­si­ción no ha si­do su­fi­cien­te, to­da­vía hay quien no sa­be de qué se tra­ta es­to o por qué re­pre­sen­ta un cam­bio tan ra­di­cal y por si fue­ra po­co al­gu­nos po­lí­ti­cos han apro­ve­cha­do el te­ma pa­ra ge­ne­rar po­lé­mi­ca y pro­po­nen dar mar­cha atrás a al­go que sin du­da re­pre­sen­ta un avan­ce co­mo País en tér­mi­nos de jus­ti­cia.

Es ne­ce­sa­rio que los ciu­da­da­nos es­te­mos in­for­ma­dos, to­dos po­de­mos ser víc­ti­mas y ne­ce­si­ta­mos co­no­cer nues­tros de­re­chos y de­nun­ciar las fa­llas, ade­más el nue­vo sis­te­ma se en­fo­ca prin­ci­pal­men­te en la re­pa­ra­ción del da­ño, lo cual sur­ge de un pro­ce­so de in­ter­ac­ción en­tre au­tor y víc­ti­ma pro­mo­vien­do la re­com­po­si­ción, la re­vin­cu­la­ción y la paz so­cial.

El com­po­nen­te que más atra­jo la aten­ción de la so­cie­dad han si­do los “jui­cios ora­les”, los cua­les per­mi­ten brin­dar jus­ti­cia de ma­ne­ra más rá­pi­da. Son au­dien­cias pú­bli­cas en las que la par­te acu­sa­do­ra y la de­fen­sa de­ba­ten sus pos­tu­ras. Al ser pú­bli­cas, la ciu­da­da­nía pue­de rea­li­zar un es­cru­ti­nio en los jui­cios, en­trar y ob­ser­var, es­cu­char y com­pren­der. Es­te prin­ci­pio alu­de a lo que de­be­ría ser la re­gla: la jus­ti­cia pe­nal no es un asun­to de abo­ga­dos y po­li­cías, sino un te­ma so­cial.

La con­tro­ver­sia es pre­si­di­da por un juez (irrem­pla­za­ble) que de­be es­cu­char a am­bas par­tes y va­lo­rar las prue­bas pa­ra po­der dic­tar la sen­ten­cia que de­ter­mi­ne la cul­pa­bi­li­dad o inocen­cia del impu­tado (ósea el po­si­ble cul­pa­ble) y de­be­rá dar la ex­pli­ca­ción en un len­gua­je sen­ci­llo.

El ob­je­ti­vo ya no es apli­car pe­nas, sino lle­gar a acuer­dos pa­ra re­pa­rar los da­ños, au­xi­lia­dos por un es­pe­cia­lis­ta en me­dia­ción o bien en con­ci­lia­ción. No pro­ce­de en ca­sos don­de exis­ta un in­te­rés pú­bli­co im­por­tan­te, co­mo los de­li­tos que aten­ten con­tra la se­gu­ri­dad na­cio­nal o en ilí­ci­tos co­mo vio­la­ción, ho­mi­ci­dio o ex­tor­sión.

Exis­te ade­más la po­si­bi­li­dad de lle­var un pro­ce­so abre­via­do, don­de el impu­tado tie­ne la po­si­bi­li­dad de acep­tar su res­pon­sa­bi­li­dad, evi­tán­do­se rea­li­zar un jui­cio más lar­go que ge­ne­re des­gas­te emo­cio­nal y eco­nó­mi­co a la víc­ti­ma.

To­do impu­tado ten­drá siem­pre la “pre­sun­ción de inocen­cia” has­ta que en su ca­so se de­mues­tre lo con­tra­rio; de ser de­cla­ra­do cul­pa­ble, el impu­tado ad­qui­ri­rá el ca­rác­ter de sen­ten­cia­do y su ca­so ten­drá el se­gui­mien­to de un juez de eje­cu­ción de san­cio­nes pe­na­les.

Es­te con­jun­to de me­ca­nis­mos bus­ca te­ner una jus­ti­cia orien­ta­da a las víc­ti­mas, ade­más de ser más trans­pa­ren­te y efi­caz, de tal suer­te que so­la­men­te un por­cen­ta­je me­nor de los asun­tos lle­guen a la eta­pa de jui­cio oral, lo que nos per­mi­ti­rá dis­mi­nuir cos­tos, con­cluir ex­pe­dien­tes, des­con­ges­tio­nar el sis­te­ma y con­cen­trar es­fuer­zos en aten­der ca­sos real­men­te gra­ves.

El cam­bio no se­rá in­me­dia­to, pa­ra que el sis­te­ma fun­cio­ne a la per­fec­ción, hay que exi­gir un gran es­fuer­zo en la ca­pa­ci­ta­ción, re­for­zar las ca­pa­ci­da­des de in­ves­ti­ga­ción, así co­mo las ha­bi­li­da­des ora­les y ad­mi­nis­tra­ti­vas y la im­ple­men­ta­ción ur­gen­te de un có­di­go na­cio­nal úni­co de pro­ce­di­mien­tos pe­na­les, de una ley de evi­den­cia de prue­ba y una ley ge­ne­ral de de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da, for­ta­le­cer a las uni­da­des de me­di­das cau­te­la­res (Ume­cas) y do­tar­las del pre­su­pues­to, recursos hu­ma­nos y equi­pa­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra la eva­lua­ción de ries­gos pro­ce­sa­les y la su­per­vi­sión de las per­so­nas que en­fren­ta­rán pro­ce­sos en li­ber­tad.

En fin, la jus­ti­cia es un te­ma as­pi­ra­cio­nal. Si us­ted quie­re co­no­cer más de es­te te­ma, lo es­pe­ra­mos ma­ña­na a las 9:00 ho­ras en el au­di­to­rio de Ju­ris­pru­den­cia, don­de se rea­li­za­rá el fo­ro #Ciu­da­da­ní­za­te­jus­ti­cia, don­de los ex­per­tos nos da­rán los de­ta­lles de los re­tos a los que hoy Mé­xi­co se en­fren­ta co­mo la crea­ción de fis­ca­lías au­tó­no­mas.

Ale­jan­dra Wa­de @ale­wa­de Di­rec­to­ra del Con­se­jo Cí­vi­co de las Ins­ti­tu­cio­nes de Coahui­la AC @CCICOAH

Si us­ted desea ma­ni­fes­tar su opi­nión ciu­da­da­na en es­te es­pa­cio, en­víe­nos sus da­tos de con­tac­to a: opi­nion­ciu­da­da­na@ccic.org.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.