Elec­ción de Coahui­la, una gran ob­se­sión

Vanguardia - - Opinión -

Pa­re­ce una ob­se­sión. El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral tiene un pro­fun­do te­mor en la per­cep­ción de cre­di­bi­li­dad que pue­da te­ner la opi­nión pú­bli­ca na­cio­nal so­bre sus ac­tua­cio­nes. De otra ma­ne­ra es inex­pli­ca­ble que si­ga ar­ti­fi­cio­sa­men­te pro­lon­gan­do sus re­so­lu­ti­vos pa­ra per­mi­tir que la elec­ción a go­ber­na­dor de Coahui­la pue­da ser fi­nal­men­te ca­li­fi­ca­da por el Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción (TEPJF).

To­do se con­vier­te en es­pa­cio pro­pi­cio pa­ra el in­ten­to de po­li­ti­za­ción del ca­so que ha­cen quie­nes re­sul­ta­ron per­de­do­res en la con­tien­da, y que apro­ve­chan la opor­tu­ni­dad pa­ra pro­mo­cio­nar­se en bús­que­da de can­di­da­tu­ras ha­cia al­gu­na de las cá­ma­ras, se­gún el ca­so, en el Con­gre­so de la Unión.

La mar­ca­da ten­den­cia par­ti­dis­ta de al­gu­nos in­te­gran­tes del Con­se­jo Ge­ne­ral del INE, aun­que apa­rez­can co­mo con­se­je­ros ciu­da­da­nos, lle­va a pro­lon­gar aún más la de­ci­sión fi­nal e in­ape­la­ble del TEPJF, que vis­to lo vis­to, ya na­die en su sano jui­cio po­dría du­dar, ter­mi­na­rá ra­ti­fi­can­do el triun­fo en las ur­nas de Miguel Ri­quel­me.

Pe­ro el INE si­gue ha­cien­do sus cuen­tas tram­po­sas de los gas­tos de cam­pa­ña. No se de­tie­ne an­te na­da. No se dan cuen­ta que aho­ra lo más im­por­tan­te es des­pe­jar el pa­no­ra­ma, da­do que el pro­ce­so pre­si­den­cial del 2018, que en sen­ti­do es­tric­ta­men­te le­gal ya ini­ció, y que en unas se­ma­nas más ace­le­ra­rá, al em­pe­zar­se a de­fi­nir­se los can­di­da­tos que par­ti­ci­pa­rán por la pri­me­ra ma­gis­tra­tu­ra del país. Sal­vo el ca­so de Mo­re­na don­de su aban­de­ra­do tiene mu­chos años en cam­pa­ña.

Se le ha­ce da­ño a Coahui­la con es­ta con­duc­ta del INE. Se crean a tra­vés de co­lum­nis­tas de la Ciu­dad de Mé­xi­co, y de nues­tra en­ti­dad, es­ce­na­rios irrea­les, que ja­más po­drían su­ce­der, pa­ra ali­men­tar un mor­bo ciu­da­dano, con des­in­for­ma­ción e in­ter­pre­ta­cio­nes orien­ta­das a in­tere­ses mez­qui­nos.

Na­da cam­bia­rá el rum­bo de la elec­ción en Coahui­la, pe­ro sin du­da, que pa­ra al­gu­nos el triun­fo con­sis­te en pro­lon­gar la sen­ten­cia fi­nal de su de­rro­ta.

El INE pue­de tra­tar de lle­var las co­sas has­ta don­de su in­se­gu­ri­dad o fra­gi­li­dad le con­ven­ga. Pe­ro de­bie­ran an­te­po­ner el ejer­ci­cio es­tric­to de la ley…de su res­pon­sa­bi­li­dad co­mo ár­bi­tro elec­to­ral, por en­ci­ma de su preo­cu­pa­ción de ser to­ma­dos por el pú­bli­co y la cla­se po­lí­ti­ca na­cio­nal, co­mo un or­ga­nis­mo que pue­de ha­cer alar­de de su au­to­no­mía, cuan­do se tra­ta de un asun­to más que de­fi­ni­do en las ur­nas.

Es muy en­ten­di­ble que los can­di­da­tos del PAN y de Mo­re­na se man­ten­gan en su pos­tu­ra de ha­cer has­ta lo im­po­si­ble por des­co­no­cer los re­sul­ta­dos de la elec­ción. Sin em­bar­go, lla­ma la aten­ción que el In­de­pen­dien­te se su­me a sus in­tere­ses, y pa­rez­ca uno más de los blan­quia­zu­les o lo­pe­zo­bra­do­ris­tas.

Se pier­de con ello toda la se­rie­dad a la que se di­ce res­pon­der.

Lo de los pa­nis­tas es par­te de su ge­né­ti­ca po­lí­ti­ca: nun­ca acep­tar sus de­rro­tas.

Se­guir di­se­ñan­do el pro­yec­to de go­bierno que pre­pa­ra Ri­quel­me pa­ra los coahui­len­ses no se de­tie­ne por las tre­tas di­la­to­rias del INE, el tra­ba­jo si­gue su mar­cha.

La pro­pues­ta de re­con­ci­lia­ción avan­za con la res­pues­ta po­si­ti­va de mu­chos cua­dros que, ha­bien­do par­ti­ci­pa­do en op­cio­nes dis­tin­tas, hoy han de­ci­di­do aten­der el lla­ma­do a la uni­dad por el bien de Coahui­la.

Sin em­bar­go, los ciu­da­da­nos que ejer­ci­mos nues­tro de­re­cho al vo­to, te­ne­mos tam­bién el de­re­cho de re­ci­bir co­mo so­cie­dad toda la cer­te­za y re­co­no­ci­mien­to le­gal, a lo ex­pre­sa­do de ma­ne­ra ma­yo­ri­ta­ria por la vo­lun­tad ciu­da­da­na.

Ca­da se­ma­na que se pro­lon­gue la de­fi­ni­ción es un men­sa­je de ale­ja­mien­to del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral con quie­nes son en sen­ti­do es­tric­to los des­ti­na­ta­rios de sus con­clu­sio­nes.

Si en reali­dad lo que los preo­cu­pa es su cre­di­bi­li­dad, que ma­la se­ñal nos man­dan con res­pec­to al 2018, por­que en­ton­ces se­gu­ra­men­te lle­ga­ran a em­pro­ble­mar más su de­fi­ni­ción.

Lo que los coahui­len­ses que­re­mos es po­ner­nos to­dos a tra­ba­jar. Ver có­mo le va­mos a ha­cer so­cie­dad y go­bierno, go­bierno y so­cie­dad, pa­ra im­pul­sar a nues­tra en­ti­dad a dar me­jo­res opor­tu­ni­da­des de edu­ca­ción de se­gu­ri­dad y em­pleo a nues­tros hi­jos. Eso es lo que real­men­te que­re­mos. Ese es el gran ob­je­ti­vo de Ri­quel­me pa­ra los pró­xi­mos seis años. Mien­tras tan­to el INE si­gue bu­ro­cra­ti­zan­do el re­sul­ta­do de nues­tra de­ci­sión so­be­ra­na. Qué mal.

CAR­LOS VI­LLA­RREAL ZA­MO­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.