Can­tin­flean­do

‘CATÓN’ CRONISTA DE LA CIU­DAD

Vanguardia - - Opinión -

Or­de­nan­do unos pa­pe­les me ha­llé los apun­tes de una en­tre­vis­ta que le hi­ce a don Joa­quín Calvo Sotelo, dra­ma­tur­go es­pa­ñol, au­tor de una de­li­cio­sa co­me­dia que se lla­ma “La vi­si­ta que no to­có el tim­bre”. En­tre­vis­té a don Joa­quín en Ma­drid, el año de 1974, pa­ra un pe­rió­di­co de Mon­te­rrey.

Re­cuer­do que de pron­to me di­jo el escritor, quien a más de ser au­tor de tea­tro era tam­bién aca­dé­mi­co de la Len­gua: -Y ¿qué os pa­só a los me­xi­ca­nos? -¿Por qué, maestro? -le pre­gun­té. Pen­sa­ba yo que me ha­bla­ba del fra­ca­so de la Re­vo­lu­ción, o al­go así.

-La pa­la­bra “acan­tin­fla­do” -pre­ci­só-. Nos lle­gó a la Aca­de­mia no por con­duc­to de la de Mé­xi­co, sino de la de Chi­le.

Yo sen­tí pe­na. Can­tin­flas era me­xi­cano, y sin em­bar­go su in­gre­so al dic­cio­na­rio era obra de chi­le­nos.

Con mu­cho gra­ce­jo se re­fi­rió don Joa­quín al mo­do de ha­blar de nues­tro có­mi­co.

-Es co­mo un bor­bo­llón de pa­la­bras en li­ber­tad, sin freno, que van y vie­nen, se acer­can y re­tro­ce­den, dan vuel­tas y re­gre­san al mis­mo lu­gar sin ha­ber ido a nin­guno. Aña­dió: -El mis­mo es­ti­lo tie­nen mu­chos po­lí­ti­cos, pe­ro sin la gra­cia de es­te Char­lot de Mé­xi­co.

“Char­lot” lla­ma­ban los es­pa­ño­les a Cha­plin. De ahí vie­ne la pa­la­bra “char­lo­ta­da”, nom­bre que re­ci­bían las co­rri­das bu­fas.

Nues­tro Can­tin­flas lo­gró co­lar cin­co pa­la­bras al Dic­cio­na­rio de la Len­gua. No sé de nin­gún otro có­mi­co o ac­tor que ha­ya lo­gra­do en­ri­que­cer así el vo­ca­bu­la­rio y ob­te­ner el re­co­no­ci­mien­to -tan di­fí­cil de con­se­guir- de los se­ve­ros se­ño­res aca­dé­mi­cos. He aquí esas pa­la­bras, se­gún la de­fi­ni­ción del dic­cio­na­rio:

Acan­tin­fla­do. Que ha­bla a la ma­ne­ra del ac­tor me­xi­cano Can­tin­flas. Can­tin­fla­da. Di­cho o ac­ción pro­pios de quien ha­bla o ac­túa co­mo Can­tin­flas. can­tin­flas. (De Can­tin­flas, po­pu­lar ac­tor me­xi­cano). Per­so­na que ha­bla o ac­túa co­mo Can­tin­flas. Can­tin­flear. Ha­blar de for­ma dis­pa­ra­ta­da e in­con­gruen­te, y sin de­cir na­da. Ac­tuar de la mis­ma ma­ne­ra. Can­tin­fles­co. Acan­tin­fla­do.

A mi mo­do de ver la más im­por­tan­te de esas pa­la­bras es la ter­ce­ra, “Can­tin­flas”. Así es­cri­ta, con mi­nús­cu­la, re­pre­sen­ta la má­xi­ma con­sa­gra­ción que un per­so­na­je pue­de re­ci­bir: el he­cho de que su nom­bre se vuel­va pro­to­tí­pi­co y sir­va pa­ra de­sig­nar a to­dos los que son co­mo él. Ni si­quie­ra Cha­plin al­can­zó ese ho­nor. Ape­nas al­guien co­mo Sha­kes­pea­re pu­do as­pi­rar a que dos de las fi­gu­ras por él crea­das me­re­cie­ran tal glo­ria: “Es un romeo”, de­ci­mos del ren­di­do ena­mo­ra­do, y “Es un ote­lo”, del ce­lo­so. Cer­van­tes tam­bién pu­so a dos de sus crea­cio­nes en ese sa­lón de la fa­ma: “Es un qui­jo­te”, pre­di­ca­mos del idea­lis­ta, y lla­ma­mos “dul­ci­nea” a una mu­jer ama­da con en­so­ña­ción: “Fu­la­na es la dul­ci­nea de Fu­lano”. La li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la abun­da en esos nom­bres pro­pios con­ver­ti­dos en co­mu­nes: “Es una ce­les­ti­na”... “Es un cid”... “Es un don juan”...

He ahí pues, en al­to pe­des­tal de dic­cio­na­rio, a al­guien tan po­pu­lar co­mo Can­tin­flas. Di­ga­mos, em­pe­ro, que la glo­ria -co­mo las pa­la­bras- la ha­ce el pue­blo. El dic­cio­na­rio se li­mi­ta a re­gis­trar­la.

AR­MAN­DO FUEN­TES AGUI­RRE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.