¿Pue­de re­vi­vir la ‘chi­qui­lla­da’ en Coahui­la?

Vanguardia - - Opinión -

Sue­le de­cir­se que la prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca del es­ta­do de de­re­cho es que cuan­do és­te exis­te, se res­pe­ta la Ley. Y es­ta ex­pre­sión, se su­po­ne, quie­re de­cir que pa­ra sa­ber lo que las au­to­ri­da­des de­ben ha­cer –por­que es­tán obli­ga­das a ha­cer cum­plir la Ley– el pri­mer pa­so es leer la nor­ma.

El pro­ce­so pa­re­ce sen­ci­llo, so­bre to­do si, cuan­do uno acu­de al tex­to de la Ley no en­cuen­tra –o al me­nos eso pa­re­ce– mu­cho es­pa­cio pa­ra la in­ter­pre­ta­ción o pa­ra las lec­tu­ras am­bi­guas. Pe­ro la sim­ple­za, al pa­re­cer, no exis­te cuan­do se tra­ta de leer y apli­car la le­gis­la­ción elec­to­ral.

El co­men­ta­rio vie­ne al ca­so a pro­pó­si­to del re­por­te pe­rio­dís­ti­co que pu­bli­ca­mos en es­ta edi­ción, re­la­ti­vo a la apa­ren­te “di­fi­cul­tad” que el Ins­ti­tu­to Elec­to­ral de Coahui­la es­tá en­con­tran­do pa­ra ha­cer cum­plir lo pre­vis­to en el in­ci­so “b” del ar­tícu­lo 78 del Có­di­go Elec­to­ral de Coahui­la, se­gún el cual es cau­sa su­fi­cien­te pa­ra que un par­ti­do po­lí­ti­co es­ta­tal pier­da su re­gis­tro: “no ob­te­ner por lo me­nos el 3 por cien­to de la vo­ta­ción vá­li­da emi­ti­da en la elec­ción de Go­ber­na­dor, dipu­tados a la Le­gis­la­tu­ra y ayun­ta­mien­tos, si par­ti­ci­pa coali­ga­do”.

El tex­to le­gal pa­re­ce cla­ro, so­bre to­do por­que, a di­fe­ren­cia de otras nor­mas, aquí es­ta­mos ha­blan­do de una ci­fra que se ob­tie­ne a par­tir de un pro­ce­di­mien­to ma­te­má­ti­co, es de­cir, de una cien­cia exac­ta que no ad­mi­te in­ter­pre­ta­cio­nes: bas­ta con apli­car una fór­mu­la y de­ter­mi­nar si un par­ti­do ob­tu­vo al me­nos el tres por cien­to de los vo­tos pa­ra de­ter­mi­nar si de­be man­te­ner o no su re­gis­tro.

Co­mo se sa­be des­de ha­ce me­ses, cin­co de los seis par­ti­dos con re­gis­tro es­ta­tal que com­pi­tie­ron en la pa­sa­da elec­ción no al­can­za­ron el re­fe­ri­do um­bral mí­ni­mo –tres de ellos ni si­quie­ra lle­ga­ron al 1 por cien­to– y, por tan­to, de­be­rían ha­ber per­di­do ya su re­gis­tro.

Sin em­bar­go, la apa­ren­te sim­ple­za de la fór­mu­la le­gal no pa­re­ce en­con­trar tra­duc­ción en la reali­dad, pues a la fe­cha el Ins­ti­tu­to Elec­to­ral de Coahui­la pa­re­ce no ser ca­paz de di­se­ñar y eje­cu­tar un pro­ce­di­mien­to que per­mi­ta con­ver­tir en reali­dad lo que la nor­ma di­ce.

El col­mo de la si­tua­ción es que los par­ti­dos co­no­ci­dos co­mo “la chi­qui­lla­da” han lo­gra­do ga­nar­le re­cur­so le­ga­les al IEC pa­ra re­tra­sar el pro­ce­so de li­qui­da­ción e in­clu­so aho­ra, de acuer­do con una in­ter­pre­ta­ción de la nor­ma, has­ta po­drían lo­grar que les de­vuel­van las pre­rro­ga­ti­vas que les han es­ta­do re­te­nien­do en los úl­ti­mos me­ses.

¿No es su­fi­cien­te­men­te cla­ra la Ley? Y si lo es, ¿qué ha­ce fal­ta pa­ra que se apli­que de for­ma ri­gu­ro­sa? ¿Por qué los ciu­da­da­nos te­ne­mos que se­guir sos­te­nien­do eco­nó­mi­ca­men­te agru­pa­cio­nes que, de­mos­tra­do es­tá, no re­pre­sen­tan a na­die?

Val­dría la pe­na que el ór­gano elec­to­ral nos ex­pli­que las ra­zo­nes por las cua­les no ha lo­gra­do con­cre­tar el pro­ce­so de li­qui­da­ción de los par­ti­dos que ya per­die­ron su re­gis­tro e inex­pli­ca­ble­men­te si­guen ocu­pan­do un lu­gar en la me­sa del ór­gano elec­to­ral y con­su­mien­do re­cur­sos en su operación co­ti­dia­na.

El ór­gano elec­to­ral de­be ex­pli­car­nos las ra­zo­nes por las cua­les no ha lo­gra­do con­cre­tar el pro­ce­so de li­qui­da­ción de los par­ti­dos po­lí­ti­cos que ya per­die­ron su re­gis­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.