El pro­ble­ma de Ca­ta­lu­ña

Vanguardia - - Opinión - VÍCTOR MANUEL SÁN­CHEZ vic­tor­san­val@gmail.com @vic­tor­san­val

El de­ba­te so­bre la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña es­tá le­jos de ser un te­ma sen­ci­llo, ya que las dos po­si­cio­nes dominantes tie­nen par­te de ra­zón, en pri­me­ra ins­tan­cia el Go­bierno es­pa­ñol tiene ra­zón al afir­mar que a Es­pa­ña y Ca­ta­lu­ña les va ir me­jor si se man­tie­nen uni­das, pe­ro se equi­vo­can al pen­sar que esa unión se pue­de man­te­ner a la fuer­za, po­nien­do só­lo co­mo ar­gu­men­to la Ley vi­gen­te e im­pi­dien­do por cual­quier me­dio que el te­ma se de­ba­ta a fon­do y que los ca­ta­la­nes pue­dan de­ci­dir su fu­tu­ro en un pro­ce­so de­mo­crá­ti­co y vin­cu­lan­te.

No hay du­da de que si Ca­ta­lu­ña se se­pa­ra­ra de Es­pa­ña los más per­ju­di­ca­dos se­rían ellos, por­que la pro­pia Co­mi­sión Eu­ro­pea de­ci­dió ha­ce años que si una re­gión se se­pa­ra de un país los tra­ta­dos que los vin­cu­lan a la Unión Eu­ro­pea ya no apli­ca­rían en di­cho te­rri­to­rio, por en­de, en el pre­ci­so mo­men­to en que ad­qui­rie­ran su in­de­pen­den­cia de­ja­rían la Unión y só­lo po­dría vol­ver a la mis­ma a tra­vés de vo­to uná­ni­me de to­dos los in­te­gran­tes.

Pe­ro es ca­si im­po­si­ble que Ca­ta­lu­ña ob­ten­ga una vo­ta­ción uná­ni­me. Pa­ra em­pe­zar, Es­pa­ña se opon­dría a ma­ne­ra de re­pre­sa­lia y se­gu­ra­men­te tam­bién lo ha­rían otros paí­ses que tie­nen pro­ble­mas reivin­di­ca­cio­nes in­de­pen­den­tis­tas, co­mo es el ca­so de Bél­gi­ca, Aus­tria e Ita­lia.

Tam­bién de­be­mos to­mar en cuen­ta que el prin­ci­pal des­tino de los pro­duc­tos de Ca­ta­lu­ña es la pro­pia Es­pa­ña, di­cho de otra ma­ne­ra, la ma­yor par­te de su ri­que­za de­pen­de de una re­la­ción co­mer­cial que se pon­dría en pe­li­gro con la in­de­pen­den­cia. Ade­más, el res­to de sus clien­tes prin­ci­pa­les se en­cuen­tran en Eu­ro­pa, con los cua­les co­mer­cia a ta­sas pre­fe­ren­cia­les que per­de­ría con la in­de­pen­den­cia. Di­cho de otra ma­ne­ra, no hay for­ma po­si­ble en la que la in­de­pen­den­cia no ten­ga un im­pac­to ne­ga­ti­vo en la eco­no­mía de Ca­ta­lu­ña, al me­nos en el cor­to pla­zo.

Sin em­bar­go, aun­que la in­de­pen­den­cia no sea la de­ci­sión más in­te­li­gen­te pa­ra Ca­ta­lu­ña, lo peor que pue­de ha­cer el Go­bierno es­pa­ñol es ce­rrar­se a la dis­cu­sión y uti­li­zar la vio­len­cia pa­ra eli­mi­nar cual­quier pro­tes­ta en di­cha re­gión, ya que lo úni­co que es­tán pro­pi­cian­do es que el sen­ti­mien­to na­cio­na­lis­ta crez­ca e in­ci­tar bro­tes de vio­len­cia de la ciu­da­da­nía ha­cía el Go­bierno, co­mo se han vis­to en otros mo­men­tos en re­gio­nes co­mo el País Vas­co o Irlanda del Nor­te.

El dia­lo­go y la de­mo­cra­cia son las úni­cas he­rra­mien­tas que tie­nen Es­pa­ña y Ca­ta­lu­ña pa­ra re­sol­ver de fon­do el pro­ble­ma que hoy en­fren­tan. Si los ban­dos en­du­re­cen sus po­si­cio­nes la po­la­ri­za­ción cre­ce­rá y el ries­go de vio­len­cia in­cre­men­ta­rá. En cam­bio, si se plan­tea un gran de­ba­te na­cio­nal que se es­truc­tu­re en va­rios me­ses, se pue­den ana­li­zar a fon­do no só­lo los pros y con­tras de la in­de­pen­den­cia, sino tam­bién la for­ma en la que se pue­de cam­biar la di­ná­mi­ca de los Go­bier­nos au­to­nó­mi­cos con el Go­bierno cen­tral, pa­ra dar­le más re­cur­sos y ca­pa­ci­da­des a los mis­mos. Y una vez que ha­ya con­clui­do es­te de­ba­te na­cio­nal, se de­be per­mi­tir a los ca­ta­la­nes vo­ten en un ejer­ci­cio vin­cu­lan­te y res­pe­tar la de­ci­sión to­ma­da, ya que de otra for­ma só­lo se agra­va­rá el pro­ble­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.