Cha­co­ta ex­tran­je­ra

Vanguardia - - Opinión -

Don Pri­mo Se­gun­do Ter­ce­ro IV, pi­lar de la co­mu­ni­dad, fue lle­va­do an­te un juez. Seis de sus ve­ci­nas lo acu­sa­ban de ha­ber­les he­cho pro­po­si­cio­nes in­de­bi­das de carácter eró­ti­co­se­xual, y la mis­ma acu­sa­ción le ha­cían las si­guien­tes da­mas: su ta­qui­me­ca­nó­gra­fa, su pe­di­cu­ra, su maes­tra de yo­ga, su pro­fe­so­ra de ale­mán, su co­ma­dre Bur­ce­la­ga y la me­se­ra que lo aten­día en el ca­fé. El juez, que co­no­cía bien al acu­sa­do, le pre­gun­tó con ex­tra­ñe­za: “Pe­ro, se­ñor don Pri­mo: us­ted es per­so­na se­ria; ciu­da­dano res­pe­tuo­so de la Ley y al co­rrien­te en el pa­go de sus con­tri­bu­cio­nes; ejem­plar fe­li­grés de su pa­rro­quia; so­cio dis­tin­gui­do de la Cá­ma­ra de Comercio y Pre­si­den­te ho­no­ra­rio del Ca­sino. ¿Por qué in­cu­rrió us­ted en esos ac­tos que lo mis­mo fal­tan a la Ley que a la mo­ral?”. Res­pon­dió el pi­lar de la co­mu­ni­dad: “Es que em­pe­cé a es­cri­bir mis me­mo­rias, se­ñor juez, y me di cuen­ta de que mi vi­da era muy abu­rri­da”… Do­ña Ma­ca­lo­ta le di­jo a su es­po­so don Chin­gue­tas: “La co­mi­da de hoy sa­lió un po­co que­ma­da”. “¡Ca­ram­ba! –se preo­cu­pó él–. ¡No me di­gas que se in­cen­dió el ne­go­cio de co­mi­da pa­ra lle­var!”… Pimp y Ne­la son al­go singular. Se co­no­cie­ron en un ca­ba­ret arra­ba­le­ro, y ahí for­ma­ron una pa­re­ja de tan­go que lle­va­ba por nom­bre “La pe­be­ta y el zor­zal”. Sin em­bar­go, Ne­la pa­re­cía te­ner dos pies iz­quier­dos, de mo­do que es­ta­ba muy le­jos de ser una Gin­ger Ro­gers. Con­ti­nua­men­te caía al sue­lo en el cur­so de la dan­za, o tro­pe­za­ba con su pa­re­ja, y eso cau­sa­ba la hi­la­ri­dad del pú­bli­co. El em­pre­sa­rio les su­gi­rió crear un due­to có­mi­co, pe­ro Pimp era hom­bre se­rio y se ne­gó. En su lu­gar le pro­pu­so a Ne­la que se de­di­ca­ran a otro me­nes­ter: ella co­mer­cia­ría con su cuer­po y él se­ría su ad­mi­nis­tra­dor. De­bo re­co­no­cer que el desem­pe­ño de esos dos ofi­cios –el de dai­fa y el de chu­lo– es con­si­de­ra­ble­men­te más in­tere­san­te que el de te­ne­dor de li­bros o maes­tra de Es­pa­ñol en se­cun­da­ria. Cier­to día, por ejem­plo, un for­ni­do mo­ce­tón ve­ni­do del cam­po so­li­ci­tó los ser­vi­cios de Ne­la. A ella le gus­tó mu­cho el man­ce­bo, no só­lo por la bu­có­li­ca in­ge­nui­dad que mos­tra­ba, sino tam­bién por otras cua­li­da­des que no mos­tra­ba pe­ro que Ne­la pu­do adi­vi­nar por su ex­pe­rien­cia en el tra­to con va­ro­nes. El mu­cha­cho le pre­gun­tó: “¿Cuán­to co­bra us­ted, se­ño­ri­ta?”. Res­pon­dió ella ex­pe­di­ti­va­men­te: “Mil pe­sos”. “Qué lás­ti­ma –se con­tris­tó el la­cer­to­so ga­ñán–. Só­lo trai­go 900. ¿Me pue­de ha­cer una re­ba­ja?”. “Ten­dré que con­sul­tar­lo con mi so­cio” –re­pli­có Ne­la. Fue, en efec­to, con Pimp y le di­jo: “Al chi­co le fal­tan 100 pe­sos. ¿Pue­do ha­cer­le una re­ba­ji­ta?”. “No –re­pli­có el chu­lo–. Nues­tro sis­te­ma es de pre­cios fi­jos”. “En­ton­ces –arries­gó Ne­la, que ar­día en de­seo por el mo­zo– ¿pue­do pres­tar­le los 100 pe­sos?”… La po­bla­ción de la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na so­bre­pa­sa por mu­cho los 100 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Pues bien: ni si­quie­ra ese pro­fu­so gen­ti­llal se­rá su­fi­cien­te pa­ra com­ple­tar el nú­me­ro de fir­mas que los as­pi­ran­tes a can­di­da­tos in­de­pen­dien­tes a la Pre­si­den­cia de­ben re­unir a fin de ob­te­ner el re­gis­tro de su can­di­da­tu­ra. Pa­san de 30 los que es­tán en la lis­ta de es­pe­ra. Des­de lue­go en su in­men­sa ma­yo­ría son ilus­tres personajes a quie­nes na­die co­no­ce apar­te qui­zá de su se­ño­ra ma­dre. Só­lo tres o cua­tro fi­gu­ran con le­gí­ti­mo de­re­cho en ese di­la­ta­do elen­co. Al­guien di­rá que el ele­va­do nú­me­ro de pre­can­di­da­tos es evi­den­cia de vi­da de­mo­crá­ti­ca, de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, de in­te­rés cí­vi­co, et­cé­te­ra. Por mi par­te yo creo que el he­cho de que ha­ya tal can­ti­dad de as­pi­ran­tes a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca se­rá en el ex­tran­je­ro mo­ti­vo de cha­co­ta, chun­ga, chu­fle­tas, chan­zas y cho­teos, y ha­rá pen­sar a mu­chos que Mé­xi­co es País muy po­co se­rio, y que aquí no hay más se­rie­dad que la que se mi­ra en los re­tra­tos de don Be­ni­to Juá­rez… FIN.

CATÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.