Cau­sa en co­mún

Vanguardia - - Opinión -

Que yo te en­tien­da pa­ra que tú me en­tien­das, es la pri­me­ra cua­li­dad que de­be mos­trar quien pre­ten­da go­ber­nar a un mu­ni­ci­pio, es­ta­do o País. Es­tá por ter­mi­nar­se un sexenio que nun­ca al­can­zó a cons­truir un có­di­go ba­se pa­ra ob­te­ner en­ten­di­mien­to y len­gua­je que nos per­mi­ta tran­si­tar, ida y vuel­ta, por un te­rreno en co­mún pa­ra sa­ber si es­ta­mos ha­blan­do y que­re­mos lo mis­mo.

Aho­ra el Man­da­ta­rio se­xe­nal es­tá ra­bio­so; re­cla­ma y re­pro­cha que los me­xi­ca­nos es­ta­mos ha­cien­do “bull­ying” a las ins­ti­tu­cio­nes. El ob­je­ti­vo de las ins­ti­tu­cio­nes es fun­gir con ca­pa­ci­dad nor­ma­ti­va, que im­pli­ca re­la­cio­nes for­ma­les, es­ta­bles y es­truc­tu­ra­das. Que sus re­glas es­tén bien de­fi­ni­das, con apli­ca­ción ri­gu­ro­sa y trans­ver­sal pa­ra que ge­ne­ren con­fian­za, que sea una es­truc­tu­ra con fun­cio­na­li­dad te­nien­do co­mo be­ne­fi­cia­rio al in­te­rés pú­bli­co.

Son los paí­ses con las ins­ti­tu­cio­nes me­jor or­ga­ni­za­das y com­pro­me­ti­das con su mi­sión; su ra­zón de ser, los que re­ci­ben (sin aca­rrea­dos o fo­cas amaes­tra­das) el re­co­no­ci­mien­to del pue­blo. La pa­la­bra or­ga­ni­za­ción vie­ne de la pa­la­bra “or­ga­nis­mo”; con­jun­to de ór­ga­nos que fun­cio­nan en for­ma sin­cro­ni­za­da pa­ra ga­ran­ti­zar la vi­da. Son los paí­ses con las ins­ti­tu­cio­nes me­jor or­ga­ni­za­das en una es­truc­tu­ra, quie­nes con­du­cen pau­la­ti­na­men­te ha­cia el pro­gre­so a la so­cie­dad ci­vil a su car­go.

El di­cho y el he­cho. El Ar­tícu­lo 87.- El ju­ra­men­to al to­mar el car­go el pre­si­den­te en turno, co­lo­ca su mano de­re­cha so­bre la Cons­ti­tu­ción y di­ce so­lem­ne­men­te: “Pro­tes­to guar­dar y ha­cer guar­dar la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos y las le­yes que de ella ema­nen y desem­pe­ñar pa­trió­ti­ca­men­te el car­go de Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca que el pue­blo me ha con­fe­ri­do, mi­ra­do en to­do por el bien y la pros­pe­ri­dad de la Unión; y si así no lo hi­cie­ra que la na­ción me lo de­man­de”.

De he­cho es que los pre­si­den­tes no qui­tan la mano de la Cons­ti­tu­ción, la cam­bian a mo­do y esos cam­bios no tie­nen na­da de pa­trió­ti­cos. ¡Ah! y cuan­do el ga­bi­ne­te y las cá­ma­ras le­gis­la­ti­vas “ju­ran”, lo ha­cen con saludo hitle­riano. Obe­dien­cia ab­so­lu­ta. ¿ y el pue­blo? Que tra­ba­je y pa­gar más al­tos im­pues­tos, más ca­ra la ga­so­li­na, el gas y la luz. Al­guien di­jo al­gu­na vez que mu­chos go­ber­nan­tes no pien­san más allá de su na­riz. Y esa na­riz es la si­guien­te elec­ción…

Ma­ría Ele­na Mo­re­ra, pre­si­den­ta de la or­ga­ni­za­ción Cau­sa Co­mún, ase­gu­ró que lo so­cie­dad no ha­ce bull­ying a las ins­ti­tu­cio­nes, sino que los po­lí­ti­cos las las­ti­man al uti­li­zar­las pa­ra su pro­pio be­ne­fi­cio.

Esa sí es una res­pues­ta con ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do y co­no­ci­mien­to de cau­sa. Una vi­sión pre­cla­ra es lo pri­me­ro que de­be te­ner un ciu­da­dano com­pro­me­ti­do con el úni­co país que te­ne­mos. ¿Es­ta­mos de acuer­do?

¡Decí­dete a ser fe­liz hoy! @_A_l­fon­si­na

AL­FON­SI­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.