La gue­rri­lla elec­to­ral

Vanguardia - - Opinión - RAY­MUN­DO RI­VA PA­LA­CIO rri­va­pa­la­cio@eje­cen­tral.com.mx twit­ter: @ri­va­pa

Los je­fes de las ca­sas en­cues­ta­do­ras ob­ser­van con sor­pre­sa la for­ma co­mo la pre­fe­ren­cia elec­to­ral de An­drés Ma­nuel López Obra­dor se ha ido in­cre­men­tan­do sos­te­ni­da­men­te. En 2006 vo­tó por él po­co más del 35% del elec­to­ra­do, y en 2012 lo hi­zo el 31.57% de los me­xi­ca­nos. Es de­cir, el te­cho his­tó­ri­co de López Obra­dor se en­con­tra­ba en al­re­de­dor de una ter­ce­ra par­te de los vo­tan­tes, mien­tras que en­tre el 65 y el 70% vo­ta­ban con­tra él. Las re­cien­tes me­di­cio­nes prue­ban que ese te­cho se rom­pió. Si to­ma­mos co­mo re­fe­ren­cia la úl­ti­ma elección pre­si­den­cial, el can­di­da­to de Mo­re­na tie­ne en es­tos mo­men­tos el 42.7% de pre­fe­ren­cia de vo­to, de acuer­do con el agre­ga­dor de en­cues­tas ora­cu­lus.mx, tras un brin­co de ca­si cin­co pun­tos des­de fe­bre­ro. Si eso se tra­du­ce a vo­tos, sig­ni­fi­ca­ría apro­xi­ma­da­men­te que cin­co mi­llo­nes de me­xi­ca­nos, que no vo­ta­ron por él ha­ce seis años, lo quieren ha­cer el 1 de ju­lio.

López Obra­dor con­si­de­ra que esos vo­tos son por su per­sua­sión y con­ven­ci­mien­to de los me­xi­ca­nos de que su pro­yec­to de Na­ción es el úni­co co­rrec­to, y que se­rán su­fra­gios in­con­di­cio­na­les para él. Los nú­me­ros no pa­re­cen dar­le la ra­zón. Has­ta fe­bre­ro pa­sa­do, se ha­bía man­te­ni­do muy es­ta­ble en las pre­fe­ren­cias de vo­to, co­mo se apre­ció en la en­cues­ta de El Fi­nan­cie­ro, que tam­bién re­gis­tra­ba una dis­mi­nu­ción im­por­tan­te en sus ne­ga­ti­vos, que ha si­do una ten­den­cia coin­ci­den­te con el in­cre­men­to en los ne­ga­ti­vos de la ges­tión pre­si­den­cial. El brin­co que dio a par­tir de fe­bre­ro po­dría ar­gu­men­tar­se, tie­ne una co­rre­la­ción con la cre­cien­te opi­nión ne­ga­ti­va de José An­to­nio Mea­de, el can­di­da­to ofi­cial (40%), que en­tre más lo co­no­cen más ren­di­mien­tos de­cre­cien­tes tie­ne, y la ma­la ima­gen que han da­do las acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción al can­di­da­to fren­tis­ta, Ri­car­do Ana­ya.

Se pue­de ar­gu­men­tar que el des­pe­gue ra­di­cal del mo­re­nis­ta es­tá aso­cia­do con una cre­cien­te de­cep­ción de sus ad­ver­sa­rios, no por el con­ven­ci­mien­to en sus ideas, lo que per­mi­te es­ta­ble­cer co­mo hi­pó­te­sis de tra­ba­jo que el te­cho lo rom­pió un tsu­na­mi que ca­da vez se ha­ce más gran­de y más po­de­ro­so de vo­tan­tes, que lo que quieren es no só­lo un cam­bio de par­ti­do en el go­bierno, sino un cam­bio de ré­gi­men, don­de el PRI y el PAN son echa­dos a la mis­ma bol­sa de des­pre­cio. Si la hi­pó­te­sis se prue­ba en las elec­cio­nes, lo que com­pro­ba­rá es lo que un vie­jo y ex­pe­ri­men­ta­do po­lí­ti­co priis­ta lla­ma “la inevi­ta­bi­li­dad” de la vic­to­ria de López Obra­dor, que es el úni­co que ver­da­de­ra­men­te re­pre­sen­ta ese cam­bio de ré­gi­men.

En es­ta mis­ma lí­nea de pen­sa­mien­to, es irre­le­van­te lo que ha­ga o de­je de ha­cer López Obra­dor, o lo que di­ga y crea por más es­tram­bó­ti­co que pu­die­ra ser. Los vo­tan­tes que le es­tán da­do su apo­yo, par­ti­cu­lar­men­te aque­llos que no lo res­pal­da­ron an­tes y hoy lo ven co­mo el vehícu­lo para co­brar­le las fac­tu­ras al ré­gi­men —tam­bién una hi­pó­te­sis de tra­ba­jo—, lo es­tán oyen­do pe­ro no lo es­tán es­cu­chan­do. Es­tá el ejem­plo del gru­po de los mi­lle­nials, que se­gún una en­cues­ta­del por­tal Na­ción 321 de El Fi­nan­cie­ro, el 51% vo­ta­ría por él, muy por en­ci­ma del se­gun­do es­co­gi­do, Ri­car­do Ana­ya, que tie­ne 29% de pre­fe­ren­cia.

La pa­ra­do­ja, que apo­ya la hi­pó­te­sis de que oyen a López Obra­dor pe­ro no lo es­cu­chan, es que es el can­di­da­to que es­tá en las an­tí­po­das de ese gru­po. La úl­ti­ma en­cues­ta glo­bal que rea­li­za la em­pre­sa De­loit­te en 30 paí­ses emer­gen­tes en ese seg­men­to, di­fun­di­da el año pa­sa­do, di­ce que los mi­lle­nials, to­tal­men­te in­mer­sos en la tec­no­lo­gía, no apo­yan en ge­ne­ral a los lí­de­res que po­la­ri­zan o que bus­can una trans­for­ma­ción ra­di­cal en lu­gar de un cam­bio gra­dual. Tam­po­co son na­cio­na­lis­tas sino glo­ba­les, y pien­san que los ne­go­cios —que con­si­de­ran el prin­ci­pal mo­tor para su bie­nes­tar— son los que tie­nen el po­ten­cial para ali­viar los ma­yo­res pro­ble­mas de la so­cie­dad. La vi­sión de País de López Obra­dor es opues­ta; ge­ne­ra­cio­nal­men­te es el más ale­ja­do de ellos; no es tec­no­ló­gi­co; pre­ten­de una na­ción ce­rra­da al mun­do con un cam­bio en las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas y co­mer­cia­les in­ter­na­cio­na­les, y un mo­de­lo eco­nó­mi­co que, co­mo lo ex­pli­ca él, es más pro­ba­ble que con­duz­ca a una cri­sis que a un desa­rro­llo sos­te­ni­do.

Lo que su­ce­de con los mi­lle­nials en el ca­so de López Obra­dor, pa­sa con to­dos los gru­pos de­mo­grá­fi­cos y so­cio­cul­tu­ra­les, en don­de aven­ta­ja a sus ri­va­les en ca­si to­dos los ru­bros. No im­por­ta lo que di­ga, es la ba­la de pla­ta con­tra el ré­gi­men. Ba­jo es­ta ca­te­go­ría de aná­li­sis, lo que es­ta­mos vien­do en la cam­pa­ña pre­si­den­cial es me­ra­men­te un trá­mi­te, por­que el enojo o la ra­bia de mi­llo­nes de me­xi­ca­nos se va a ex­pre­sar en las ur­nas sin re­fle­xio­nar so­bre quién es­tá me­jor pre­pa­ra­do para go­ber­nar, o quién ten­ga el me­jor pro­gra­ma de go­bierno. La dis­cu­sión so­bre los atri­bu­tos, for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des, en­ton­ces, pa­sa a un se­gun­do tér­mino, por­que un de­ba­te en ese cam­po es es­té­ril.

Hoy en día, pa­re­ce que es cam­bio de ré­gi­men es el des­tino ma­ni­fies­to que re­fle­jan las en­cues­tas. Sin em­bar­go, na­da es­ta­rá es­cri­to has­ta la no­che del 1 de ju­lio. Mu­chas co­sas pue­den pa­sar, co­mo que el et­no­cen­tris­mo de López Obra­dor, que se ha ve­ni­do ex­pre­san­do pú­bli­ca­men­te en las úl­ti­mas se­ma­nas cho­can­do en plan­tea­mien­tos con los que ex­pli­can sus ase­so­res, lo lle­ve al ex­tre­mo don­de lo so­no­ro de sus di­chos sea fi­nal­men­te es­cu­cha­do por to­dos, y que sus ad­ver­sa­rios en­tien­dan que la lu­cha no es con­tra él en el fon­do, sino con­tra un sis­te­ma que re­pre­sen­tan y que fi­nal­men­te col­mó a mi­llo­nes, dis­pues­tos hoy a li­qui­dar­los en las ur­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.