Elec­cio­nes 2018: el ‘de­sor­den’ de los partidos

Vanguardia - - Opinión -

De acuer­do con el Ins­ti­tu­to Elec­to­ral de Coahui­la, la coa­li­ción “Jun­tos Ha­re­mos His­to­ria”, in­te­gra­da por los partidos Mo­re­na, En­cuen­tro So­cial y del Tra­ba­jo, du­pli­có —e in­clu­so tri­pli­có— sus re­gis­tros de pla­ni­llas de can­di­da­tos para re­no­var los ayun­ta­mien­tos, en al me­nos sie­te mu­ni­ci­pios de la en­ti­dad.

¿Por qué ha­bría de pre­ten­der re­gis­trar­se más de una pla­ni­lla con los mis­mos co­lo­res en San Pe­dro, Fran­cis­co I. Madero, To­rreón, Ar­tea­ga, Pie­dras Ne­gras, Fron­te­ra y Ma­ta­mo­ros? La res­pues­ta sim­ple es la exis­ten­cia de pug­nas en­tre fac­cio­nes in­ter­nas de los partidos o dis­cre­pan­cias en­tre quie­nes di­ri­gen los partidos que in­te­gran di­cha coa­li­ción.

Sin em­bar­go, el he­cho es más que anec­dó­ti­co y re­fle­ja el es­ca­so com­pro­mi­so de las di­ri­gen­cias par­ti­dis­tas ha­cia el sis­te­ma elec­to­ral cu­ya con­so­li­da­ción de­be­rían bus­car.

Y es que no ha­ce fal­ta ser de­ma­sia­do pers­pi­caz para sos­pe­char que las pug­nas que de­ri­va­ron en el in­ten­to de re­gis­tro de más de una pla­ni­lla en los mu­ni­ci­pios se­ña­la­dos eran co­no­ci­das por los di­ri­gen­tes de los partidos y por quie­nes ne­go­cia­ron la con­for­ma­ción de la re­fe­ri­da coa­li­ción.

¿Por qué no se ac­tuó en­ton­ces con di­li­gen­cia a fin de evi­tar que una pug­na in­ter­na de­ba ser re­suel­ta, en úl­ti­ma ins­tan­cia, por la au­to­ri­dad elec­to­ral? La res­pues­ta bien po­dría ser que las di­ri­gen­cias par­ti­dis­tas pre­fie­ren “aven­tar­le la pe­lo­ti­ta” a la au­to­ri­dad elec­to­ral an­tes que asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de re­sol­ver sus pro­pios con­flic­tos.

Al res­pec­to es im­por­tan­te re­cor­dar que, de acuer­do con la le­gis­la­ción elec­to­ral vi­gen­te, en ca­so de que las di­ri­gen­cias par­ti­dis­tas no fi­jen una po­si­ción res­pec­to de cuál de las pla­ni­llas re­gis­tra­das es la que real­men­te re­pre­sen­ta sus co­lo­res, el Co­mi­té Mu­ni­ci­pal Elec­to­ral res­pec­ti­vo de­be­rá otor­gar el re­gis­tro de­fi­ni­ti­vo a aque­lla que se hu­bie­ra re­gis­tra­do en úl­ti­mo lu­gar.

¿Es desea­ble que sea la au­to­ri­dad elec­to­ral la que to­me es­ta de­ci­sión? Cla­ra­men­te no, por­que ello im­pli­ca la in­tro­mi­sión del ór­gano co­mi­cial en los asun­tos in­ter­nos de los partidos y cons­ti­tu­ye una fuen­te de con­flic­to para quien de­be ca­rac­te­ri­zar­se por la neu­tra­li­dad frente a los in­tere­ses par­ti­dis­tas.

Re­sul­ta desea­ble en ese sen­ti­do, que en el pla­zo de 48 ho­ras que el Ins­ti­tu­to Elec­to­ral de Coahui­la ha otor­ga­do a la di­ri­gen­cia de la coa­li­ción “Jun­tos Ha­re­mos His­to­ria”, es­ta se pro­nun­cie res­pec­to de los re­gis­tros múl­ti­ples ocu­rri­dos en las úl­ti­mas ho­ras y re­le­ve a la au­to­ri­dad elec­to­ral de la obli­ga­ción de zan­jar la di­fe­ren­cia.

Se tra­ta de un ac­to de ele­men­tal res­pon­sa­bi­li­dad que no so­la­men­te es desea­ble por par­te de las di­ri­gen­cias par­ti­dis­tas, sino que re­sul­ta exi­gi­ble, pues jus­ta­men­te para ello los partidos se han da­do re­glas in­ter­nas que in­clu­yen, de for­ma obli­ga­to­ria, aque­llas re­la­ti­vas a la re­so­lu­ción de con­flic­tos.

Al res­pec­to, y con el pro­pó­si­to de ga­ran­ti­zar la res­pon­sa­bi­li­dad par­ti­dis­ta, val­dría la pe­na que se re­vi­sa­ra la le­gis­la­ción de la ma­te­ria a fin de que, an­te si­tua­cio­nes co­mo es­ta, la au­to­ri­dad no sea obli­ga­da a in­ter­ve­nir en asun­tos in­ter­nos, sino que, en aque­llos ca­sos en los que no exis­ta pro­nun­cia­mien­to de los di­ri­gen­tes, se de­jen sin efec­to la to­ta­li­dad de los re­gis­tros du­pli­ca­dos.

Es un ac­to de ele­men­tal res­pon­sa­bi­li­dad que no so­la­men­te es desea­ble por par­te de las di­ri­gen­cias par­ti­dis­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.