Que no sea mo­da

Vanguardia - - Opinión -

Y lo que si­gue. Lue­go de ha­ber si­do tes­ti­gos, la ma­yo­ría des­de el Va­lle de Sal­ti­llo, y quie­nes se aden­tra­ron a la Sie­rra, de pri­me­ra fi­la, del in­cen­dio que aca­bó con más de 450 hec­tá­reas de Zapalinamé, la re­fle­xión es­tá aho­ra en lo que ha­re­mos para lo­grar una ma­yor con­cien­cia so­bre la im­por­tan­cia de res­guar­dar tan va­lio­so bien na­tu­ral.

Se hi­cie­ron lar­gas las ho­ras es­pe­ran­do la no­ti­cia de que al fin pu­die­ra ser so­fo­ca­do. Y mu­chos sal­ti­llen­ses par­ti­ci­pa­ron con bo­te­llas de agua y de sue­ro para los va­lien­tes y es­for­za­dos bri­ga­dis­tas que pal­mo a pal­mo pu­sie­ron com­pro­mi­so y sa­cri­fi­cio.

Pe­ro, ¿qué si­gue? Es­pe­re­mos que la tra­ge­dia eco­ló­gi­ca ha­ya he­cho co­brar con­cien­cia, una ma­yor con­cien­cia. Y es­to no se con­vier­ta en te­ma de mo­da. Co­mo te­mas de mo­da han si­do mu­chos a lo lar­go del tiem­po.

Cuan­do ha­ce nue­be años la in­fluen­za co­bró víctimas a lo lar­go de to­do el País, de otra co­sa no se ha­bla­ba y la gen­te cui­dó de la hi­gie­ne co­mo nun­ca an­tes. Hoy, me pre­gun­to cuán­tos se­gui­rán las mis­mas in­di­ca­cio­nes que se die­ron en­ton­ces. La ame­na­za per­ma­ne­ce, qui­zá no con la fre­cuen­cia con que ocu­rrió ha­ce ya ca­si una dé­ca­da, pe­ro si­guen pre­sen­tán­do­se ca­sos de es­ta mor­tal en­fer­me­dad.

De igual ma­ne­ra, pa­re­cen ser te­mas de mo­da los que mo­ti­va­ban a las cam­pa­ñas de “Mo­chi­la Se­gu­ra”. Las es­cue­las se vie­ron obli­ga­das por un tiem­po a ase­gu­rar la re­vi­sión de las mo­chi­las de los es­tu­dian­tes lue­go de mues­tras de in­se­gu­ri­dad y tam­bién, pre­ci­sa­men­te, por el te­ma ex­pues­to an­tes, el mis­mo de la in­fluen­za. En áreas es­co­la­res e in­clu­so las igle­sias flo­ta­ba en el am­bien­te el aro­ma des­pe­di­do por los an­ti­bac­te­ria­les.

¿Qué otros te­mas pa­re­cen ha­ber per­te­ne­ci­do a las mo­das? De un mo­men­to a otro, to­do mun­do ha­bla de los sui­ci­dios en Sal­ti­llo, y en­ton­ces apa­re­cen pro­pues­tas de pro­gra­mas, de cam­pa­ñas, de in­for­ma­ción a la po­bla­ción. Mu­chos de ellos que­dan en na­da. Co­mo, tam­bién, en el ca­so del te­ma de via­li­dad en la ciu­dad. Se to­man me­di­das in­me­dia­tas, se ase­gu­ra cier­to ti­po de li­nea­mien­tos, em­pie­zan a ope­rar al­gu­nos me­ca­nis­mos de con­trol. Pe­ro de nue­vo, pa­sa­do el tiem­po, la via­li­dad con­ti­núa he­cha un desas­tre. Los ni­ve­les al­tos de ve­lo­ci­dad, la irres­pon­sa­bi­li­dad de los con­duc­to­res de ca­mión, es­cri­bir men­sa­jes mien­tras se ma­ne­ja, che­can­do el ce­lu­lar, be­bés y ni­ños sin la ade­cua­da pro­tec­ción: que no tie­nen si­lla apro­pia­da, otros sin cin­tu­rón de se­gu­ri­dad, unos más aso­man­do la ca­be­za por la ven­ta­ni­lla.

An­tes, du­ran­te y des­pués del in­cen­dio, mu­chos se pre­gun­ta­ron qué pue­den ha­cer los sal­ti­llen­ses para for­mar par­te del cui­da­do de las mon­ta­ñas que nos cir­cun­dan, el en­tra­ma­do de la be­llí­si­ma Sie­rra Ma­dre Orien­tal. Al­gu­nos pro­po­nen que Aguas de Sal­ti­llo agre­gue de ma­ne­ra obli­ga­to­ria una can­ti­dad adi­cio­nal destinada al cui­da­do y man­te­ni­mien­to de la sie­rra, prin­ci­pal pro­vee­do­ra de agua de nues­tra ciu­dad.

Otros, for­mar bri­ga­das y au­xi­liar en el man­te­ni­mien­to y la lim­pie­za. Lle­var cur­sos so­bre cui­da­do del me­dio am­bien­te a las es­cue­las y con­ta­giar a nues­tros es­tu­dian­tes del amor por su en­torno na­tu­ral in­me­dia­to.

Las au­to­ri­da­des, de­fi­ni­ti­va­men­te, ha­cer res­pe­tar las co­tas de al­tu­ra de la Sie­rra. Que, com­pro­me­ti­das con el me­dio am­bien­te, se de­jen de dar per­mi­sos para frac­cio­nar don­de se in­va­den nues­tras mon­ta­ñas. ¡Qué do­lo­ro­so es­pec­tácu­lo ofre­cen a las que se les ha des­trui­do el en­torno na­tu­ral a sus fal­das!

El do­min­go vi­si­té la Sie­rra Her­mo­sa, que se ubi­ca tras la Sie­rra de Zapalinamé. La vi­da trans­cu­rre tan plá­ci­da­men­te y ajena al trá­fa­go de quie­nes es­tán in­va­dién­do­la por el la­do que a no­so­tros nos to­ca ver de frente, des­de el Va­lle de Sal­ti­llo.

Oja­lá que el in­sa­cia­ble ape­ti­to mo­der­ni­za­dor no des­tru­ya co­mu­ni­da­des que vi­ven, co­mo Sal­ti­llo, del agua que sur­te la her­mo­sa Zapalinamé.

La de ha­cer efec­ti­va la prohi­bi­ción de las co­no­ci­das co­mo “nal­ga­das” a los ni­ños en nues­tro Es­ta­do. Quie­nes se opo­nen a la de­ci­sión de in­me­dia­to desaho­ga­ron su irri­ta­ción. Al­gu­nos re­cor­da­ron años de in­fan­cia y se pre­gun­tan per­ple­jos có­mo se­rá la edu­ca­ción aho­ra para los ni­ños que de­ben ser co­rre­gi­dos.

Pe­ro edu­car no tie­ne por qué lle­var con­si­go la vio­len­cia. La vio­len­cia en­gen­dra, se sa­be, vio­len­cia. Y una nal­ga­da, ade­más de hu­mi­llan­te, lo es. ¿No po­de­mos ser ca­pa­ces de ha­cer en­ten­der a lo que más ama­mos, que son los hi­jos, de una ma­ne­ra amo­ro­sa? Aho­ra bien, con es­ta de­ci­sión, se tra­ta de evi­tar que una vio­len­cia que para al­gu­nos es apa­ren­te­men­te ino­fen­si­va, se con­vier­ta en un he­cho ma­yor. Ya enoja­dos, mu­chos pa­dres o fa­mi­lia­res pa­san de la nal­ga­da a he­chos cri­mi­na­les. Un gran nú­me­ro de per­so­nas de­cla­ra que ma­ta­ron a sus hi­jos o hi­jas­tros al ver que no se cal­ma­ban de un llan­to sos­te­ni­do. Gol­pear­los, han di­cho, no ser­vía de na­da para lo­grar que de­ja­ran de llo­rar. La vio­len­cia va en as­cen­so. Y de eso te­ne­mos mu­chas mues­tras en nues­tro País. Así, la de­ci­sión de cas­ti­gar­las es per­ti­nen­te y ne­ce­sa­ria.

MA­RÍA C. RE­CIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.