Un lu­ce­ro en la lejanía

Vanguardia - - Opinión - LUFERNI

Primavera de he­la­das, nie­bla y gra­ni­zo com­bi­na­do con sol ar­dien­te y so­fo­ca­da fo­ga­ta in­cen­dia­ria.

Di­cen que las con­ta­mi­na­cio­nes hu­ma­nas en el pla­ne­ta le han ido qui­tan­do a las es­ta­cio­nes sus ca­rac­te­rís­ti­cas de iden­ti­dad”. No son ya con­sis­ten­tes los pa­tro­nes cli­má­ti­cos”, di­ce un buen ob­ser­va­dor de los me­teo­ros. “No pa­sa­ba es­to des­de ha­ce 20 años”, co­men­ta sor­pren­di­do el hor­ti­cul­tor de man­za­nas, en la sie­rra de Ar­tea­ga des­pués de gra­ni­zo y he­la­das en la pa­sa­da es­ta­ción in­ver­nal. “La­za­ron las lla­mas al ca­ñón de San Lorenzo co­mo si fue­ra el del bu­le­var Coss”, opi­na el ex­per­to en cha­rre­ría.

En las Na­cio­nes Uni­das se ha­bía di­cho que gas co­mo ar­ma no y que ven­drían re­pre­sa­lias en ca­so de inob­ser­van­cia. An­te la no­ti­cia de as­fi­xia­dos en Si­ria se qui­so cum­plir con el acuer­do para no per­der cre­di­bi­li­dad y el trío de na­cio­nes po­de­ro­sas hi­cie­ron el bom­bar­deo qui­rúr­gi­co con­tra los po­si­bles cen­tros de pro­duc­ción del gas ve­da­do. Lo que se ale­ga es que ha­bía una co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra que ini­cia­ría su la­bor al día si­guien­te para en­con­trar —ape­nas— las evi­den­cias del se­ña­la­do cri­men. Por eso las na­cio­nes de allá so­li­ci­ta­ron, sin éxi­to, que se de­cla­ra­ra co­mo agre­sión ale­vo­sa, el aten­ta­do con­tra un país so­be­rano, sin mo­ti­vo com­pro­ba­do.

Y acá en es­tas tie­rras, han arran­ca­do los can­di­da­tos su ca­rre­ra –na­da cán­di­da­de cam­pa­ñas por la Pre­si­den­cia. A la gen­te le lle­ga, de pron­to, la ris­tra de imá­ge­nes y vo­ces en que los pre­ten­dien­tes se des­pres­ti­gian re­cí­pro­ca­men­te y lan­zan la pirotecnia de pro­me­sas y sor­pre­sas so­bre una au­dien­cia que cam­bia de ca­nal. Si­gue el es­cru­ti­nio ciu­da­dano es­pe­ran­do de­ba­te para ver más cla­ro si se abre al­gu­na bre­cha de bien po­si­ble para vo­tar y exi­gir.

So­pla un vien­to de es­pe­ran­za por to­dos los bro­tes de en­cuen­tro, de co­mu­ni­ca­ción, de diá­lo­gos, de acuer­dos, de co­la­bo­ra­ción frente a las rup­tu­ras y los mu­ros, las pug­nas y las agre­sio­nes. Frente a las vo­ces adic­tas a la ex­pe­rien­cia ne­ga­ti­va que ta­chan to­do pro­yec­to e in­ten­tan des­alen­tar to­da me­jo­ría, hay una olea­da de ca­lum­nia­da ju­ven­tud en que es­tán las se­mi­llas y los bro­tes, ya vis­tos en tiem­po de ca­la­mi­dad, de un po­si­ble fu­tu­ro de au­ten­ti­ci­da­des vic­to­rio­sas ....

Ya lo de­jó es­cri­to En­ri­que: “Só­lo tres co­sas te­nía para su via­je el ro­me­ro, los ojos abier­tos a la lejanía, aten­to el oí­do y el pa­so li­ge­ro. Cuan­do la no­che po­nía sus som­bras en el sen­de­ro, él mi­ra­ba co­sas que na­die veía. Y, en su lejanía... ¡bro­ta­ba un lu­ce­ro...!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.