El pri­mer pre­jui­cio

Vanguardia - - Opinión -

Des­de siem­pre, y por los si­glos de los si­glos, la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad ha si­do tam­bién la his­to­ria de la in­to­le­ran­cia re­li­gio­sa. Los hom­bres y mu­je­res que prac­ti­can una re­li­gión y quie­nes no lo ha­cen han re­sis­ti­do con­tra la ti­ra­nía y lu­cha­do por el de­re­cho na­tu­ral de prac­ti­car sus pro­pias creen­cias, li­bres de aco­so, re­pre­sión y per­se­cu­ción. To­das las re­li­gio­nes han en­fren­ta­do la mis­ma ta­rea: es­ta­ble­cer dog­mas y lue­go in­ten­tar im­po­ner­las a sus se­me­jan­tes me­dian­te el con­ven­ci­mien­to, y si es­to no es po­si­ble, por la vía de la fuer­za.

Así na­ció el pri­mer pre­jui­cio que ha si­do cau­sa de to­dos los con­flic­tos re­li­gio­sos de la his­to­ria. Pri­me­ro fue­ron ro­ma­nos con­tra cris­tia­nos, lue­go pa­ga­nos con­tra cris­tia­nos, des­pués ju­díos con­tra cris­tia­nos, ju­díos con­tra mu­sul­ma­nes, cris­tia­nos con­tra ju­díos, cris­tia­nos con­tra mu­sul­ma­nes, cris­tia­nos con­tra hin­dúes, cris­tia­nos con­tra pa­ga­nos, cris­tia­nos con­tra cris­tia­nos y mu­sul­ma­nes con­tra to­dos. Hoy re­sul­ta ca­si im­po­si­ble, ver las no­ti­cias sin ates­ti­guar es­ce­nas de vio­len­cia per­pe­tra­da en el nom­bre de Dios. Nos in­dig­na­mos por la vio­len­cia del gru­po que se ha­ce lla­mar “Es­ta­do Is­lá­mi­co”, pe­ro eso tie­ne muy po­co de nue­vo; ha­ce más de dos mil años, los ju­díos y lue­go los ro­ma­nos per­si­guie­ron al en­ton­ces in­ci­pien­te cris­tia­nis­mo.

Des­pués, fue Cons­tan­tino quien per­si­guió a los ju­díos y ca­si a to­da for­ma de cris­tia­nis­mo cuan­do, in­du­ci­do por un pu­ña­do de obis­pos, emi­tió un de­cre­to que prohi­bía las sec­tas cris­tia­nas ex­cep­to la que él de­ci­dió pro­fe­sar ca­si al fi­nal de su vi­da. Will Du­rant, au­tor de “La Hde la Ci­vi­li­za­ción”, di­ce que “Pro­ba­ble­men­te más cris­tia­nos fue­ron ma­sa­cra­dos por los pro­pios cris­tia­nos en dos años (AD 342-343) que por to­das las per­se­cu­cio­nes de pa­ga­nos en la his­to­ria de Ro­ma”. Lo mis­mo su­ce­dió en las Cru­za­das, el in­ten­to pa­pal por re­cu­pe­rar los “lu­ga­res san­tos” de ma­nos del Is­lam y de pa­so con­tra los ju­díos.

Se tra­ta­ba de re­con­quis­tar Jerusalén y se cree que por es­ta “cau­sa” mu­rie­ron cin­co mi­llo­nes de per­so­nas. An­tes de eso, los mu­sul­ma­nes ha­bían ma­sa­cra­do a cien­tos de mi­les de cris­tia­nos y ju­díos para ha­cer­se de esos si­tios. Des­pués vino La San­ta In­qui­si­ción, la sal­va­ja­da que se lan­zó con­tra aque­llos que co­me­tie­ran de­li­tos en con­tra de “la fe”, cla­ro es­tá, la cris­tia­na. Si­glos des­pués, cris­tia­nos con­tra cris­tia­nos se ma­ta­ron en­tre ellos, iró­ni­ca­men­te, por creen­cias ta­les co­mo la dei­dad de Je­sús, la Trinidad e in­clu­so el “crea­cio­nis­mo”. Era la re­for­ma pro­tes­tan­te que desató la Gue­rra de los Trein­ta Años y con ella lle­gó la muer­te, mi­se­ria, ham­bru­na y una po­bla­ción ale­ma­na que ha­bría caí­do de 18 mi­llo­nes has­ta cua­tro mi­llo­nes.

Es­to de­to­nó si­glos más tar­de la fa­mo­sa y acer­ta­da fra­se de Karl Marx: “La re­li­gión es el opio del pue­blo”. Fue esa dro­ga, la de la in­to­le­ran­cia, la que un si­glo des­pués de­to­nó la per­se­cu­ción del na­zis­mo con­tra los ju­díos ex­ter­mi­na­dos por el odio ha­cia una re­li­gión y una ra­za. Por eso aho­ra que se ce­le­bran los lla­ma­dos días san­tos, re­fle­xio­ne­mos so­bre lo que de ver­dad es­to ha sig­ni­fi­ca­do para el mun­do y lo que hay de­trás: ¿es acep­ta­ble que se ma­te en el nom­bre de Je­sús, Maho­ma, Dios, Alá, Yah­vé, Bu­da o que se in­ten­te im­po­ner una fe so­bre otra? ¿Es to­le­ra­ble que al­gu­nos pre­ten­dan im­po­ner su vi­sión y ver­sión tor­ci­da de la Bi­blia, el Co­rán, el Tal­mud o cual­quie­ra de los li­bros que las re­li­gio­nes lla­man sa­gra­dos? La res­pues­ta para mí se­ría que no, aun­que es­to su­ce­da to­dos los días y si­ga su­ce­dien­do por siem­pre.

Ha­ce dos si­glos, el in­ven­tor y po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se Benjamin Fran­klin di­jo que “Si los hom­bres son tan per­ver­sos te­nien­do re­li­gión, ¿có­mo se­rían sin ella?”. Yo creo que pro­ba­ble­men­te se­ría­mos me­jo­res. Por eso en me­dio de la in­to­le­ran­cia re­li­gio­sa; en la lu­cha de to­dos con­tra to­dos, la li­ber­tad de fe y de cre­do de­be ser de­fen­di­da con in­de­pen­den­cia de que los ata­ques pro­ven­gan de re­gí­me­nes ateos, to­ta­li­ta­rios o teo­cra­cias o de cual­quier otra creen­cia o re­li­gión. Para los fie­les, para esos que creen en cual­quier Dios, sé que es in­se­pa­ra­ble su vi­sión de un Dios que pre­mia y cas­ti­ga. Pe­ro hoy mis­mo, y de acuer­do a la vi­sión de mu­chos, los de­re­chos de cual­quier Dios ja­más de­be­rían de es­tar por en­ci­ma de los de­re­chos de los hu­ma­nos.

@mar­cos­du­ranf www. van­guar­dia. com.mx/ dia­rio/opi­nion

GUI­LLER­MO FADANELLI

> ¿Es­tá us­ted se­gu­ro?

JOSÉ AN­TO­NIO CRES­PO

> El nue­vo Tu­cam: To­dos Uni­dos con An­drés Ma­nuel

IRE­NE LEVY

>Las ins­ti­tu­cio­nes del dia­blo

MAR­COS DU­RÁN FLO­RES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.