Ha­ble­mos de Dios 72

Di­ce Rat­zin­ger: ‘En Oc­ci­den­te las es­ta­dís­ti­cas ha­blan de una re­duc­ción del nú­me­ro de cre­yen­tes; pre­sen­cia­mos una apos­ta­sía de la fe’

Vanguardia - - Opinión -

Los ma­te­ria­les de mi bi­blio­te­ca es­tán arre­gla­dos de es­pe­cial ma­ne­ra. Ima­gino que us­ted, lec­tor, pues igual tie­ne su muy in­di­vi­dual ma­ne­ra de cla­si­fi­car sus li­bros. Ten­go una ami­ga por ejem­plo en la ciu­dad de Mé­xi­co, es­cri­to­ra ella, la cual ima­gino pa­ra cau­sar en­vi­dia y ar­queo de ce­jas, ¿sa­be us­ted có­mo tie­ne cla­si­fi­ca­dos sus li­bros en sus re­bo­san­tes es­tan­tes de ma­de­ra? Los tie­ne cla­si­fi­ca­dos… por ta­ma­ño. Qué le va­mos ha­cer, así es ella. Y lo peor o lo me­jor, los re­cuer­da per­fec­ta­men­te por el vo­lu­men que ocu­pan en sus es­tan­tes. Yo en lo per­so­nal soy más or­to­do­xo en di­cho as­pec­to. Los ten­go agru­pa­dos por te­má­ti­ca y ya lue­go, den­tro de la te­má­ti­ca, por au­tor. Pe­ro hay ex­cep­cio­nes, por ejem­plo, to­do lo de don To­más Eloy Mar­tí­nez los ten­go jun­tos, igual pa­sa con Elías Ca­net­ti, Ma­rio Var­gas Llo­sa, Da­niel Co­sío Vi­lle­gas, Car­los Fuen­tes y ni se di­ga Ga­briel Gar­cía Már­quez; es de­cir, son san­tos tu­te­la­res con sus ma­te­ria­les es­cri­tos, pe­ro tam­bién y a su la­do es­tán, ali­nea­dos en for­ma­ción de ba­ta­lla, su bio­gra­fía y en­sa­yos so­bre ellos.

Ha­ce po­co al co­lo­car un par de li­bros so­bre re­li­gión –los cua­les com­pré pe­ro aún no leo y tra­je de un via­je re­lám­pa­go a Gua­da­la­ja­ra– pues vi bien for­ma­dos los po­cos o mu­chos ma­te­ria­les que ten­go del Pa­pa ca­tó­li­co que en su mo­men­to re­nun­ció a ha­blar con Dios: Be­ne­dic­to XVI, el fa­mo­so Jo­seph Rat­zin­ger. Más in­te­lec­tual y es­cri­tor que sa­cer­do­te o Pa­pa. Va­ya, por eso re­nun­ció a ser Pa­pa y fue to­do un cis­ma. Aho­ra te­ne­mos al Pa­pa Fran­cis­co con un alud de pro­ble­mas en sus es­pal­das y so­bre to­do el ca­so de pe­de­ras­tia den­tro de la Igle­sia que no se so­lu­cio­na­rá ja­más. Y no se va a so­lu­cio­nar por­que es par­te de lo que so­mos, son pro­ble­mas de un hu­mano, no de or­den di­vino. Y los sa­cer­do­tes, cu­ras o co­mo us­ted quie­ra lla­mar­les, pues son hu­ma­nos, con ese te­ji­do de ten­do­nes, hue­sos, lin­fa, an­he­los, de­seos, tra­ge­dias y sen­ti­mien­tos. La co­sa no la tie­nen fá­cil y la prue­ba es la des­com­po­si­ción que se vi­ve con cu­ras in­vo­lu­cra­dos en lo an­te­rior, tan­to aquí de ma­ne­ra do­més­ti­ca co­mo a ni­vel mun­dial.

Pues bien, de­cía que co­lo­can­do los dos nue­vos li­bros en su es­tan­te, los cua­les es­pe­ran me­jo­res días a es­tos pa­ra leer­los de ma­ne­ra len­ta y di­la­ta­da, ca­yó uno de Rat­zin­ger, “Na­dar Con­tra Co­rrien­te”, un grue­so li­bro de en­tre­vis­tas pu­bli­ca­do por edi­to­rial Pla­ne­ta en Es­pa­ña el cual lo ten­go to­do su­bra­ya­do por su lec­tu­ra en su mo­men­to. Pues bien, lim­pié el li­bro del pol­vo acu­mu­la­do y no pu­de sus­traer­me a ho­jear­le y leer al azar frag­men­tos los cua­les, re­pi­to, ha­bía su­bra­ya­do en su mo­men­to. Una vez más me cau­ti­vó el pensamiento del in­te­lec­tual a las pre­gun­tas que le es­pe­ta­ron, en su mo­men­to, di­ver­sos pe­rio­dis­tas del mun­do. In­sis­to, no cu­ra sino hom­bre de le­tras y pensamiento en lla­mas.

En un frag­men­to de una res­pues­ta, el en­ton­ces Pa­pa Be­ne­dic­to XVI di­ce: “En to­do el mun­do hay una ten­den­cia a la po­li­ti­za­ción de la re­li­gión: en de­fi­ni­ti­va, su uni­ver­sa­li­dad con­sis­te en su uti­li­za­ción con fi­nes po­lí­ti­cos…”. Tie­ne ra­zón, pe­ro caray, eso lla­ma­do fe ya a po­cos con­ven­ce y a po­cos lle­ga. En “An­to­nio y Cleo­pa­tra”, ese dra­ma in­con­men­su­ra­ble de Wi­lliam Sha­kes­pea­re, uno de los per­so­na­jes prin­ci­pa­les, Pom­pe­yo, es­pe­ta a su in­ter­lo­cu­tor, Me­né­cre­tes, la si­guien­te fra­se la cual tie­ne eco en la eter­ni­dad: “Si los gran­des dio­ses son jus­tos, de­ben con­tri­buir a las ac­cio­nes de los hom­bres jus­tos”. Lí­neas des­pués: “Mien­tras les ro­ga­mos no­so­tros, pier­den su va­lor las co­sas por las cua­les les ro­ga­mos”. Sha­kes­pea­re tie­ne ra­zón, siem­pre la tie­ne. Y caray, siem­pre la va a te­ner. Es eterno.

Hoy, que­da el sa­bor agri­dul­ce en la bo­ca de que Dios no pe­lea del la­do de los hom­bres jus­tos. Las pre­ces del mis­mí­si­mo Pa­pa y del cru­ci­fi­ca­do de Mé­xi­co, AMLO, pa­ra com­ba­tir la vio­len­cia de­men­cial en el País, no son es­cu­cha­das, si­gue el dra­ma de fa­mi­lias mu­ti­la­das en to­do el mun­do, el éxo­do de in­mi­gran­tes (aho­ra en ca­ra­va­nas), los ro­bos y muer­tes por qui­tar­le a us­ted un ce­lu­lar o el mo­ne­de­ro con al­gu­nos pe­sos (los asal­tos a trans­por­te ur­bano, ya son pan co­ti­diano no só­lo en la Ciu­dad de Mé­xi­co, sino en va­rias par­tes del País). Por lo an­te­rior, un ami­go con in­te­li­gen­cia de fue­go me es­pe­tó al­gu­na vez: “Mi­ra, Ce­di­llo, cuan­do to­do mun­do tie­ne al mis­mo ami­go ima­gi­na­rio y van a un tem­plo, se le di­ce re­li­gión”.

He re­leí­do al­gu­nos frag­men­tos del li­bro y sí, me vuel­ve a con­ven­cer en cier­tos ar­gu­men­tos y su ra­dio­gra­fía de lo que pa­sa den­tro de esa ins­ti­tu­ción lla­ma­da Igle­sia Ca­tó­li­ca, la cual mues­tra tal gra­do de des­pres­ti­gio que ya po­cos res­pe­ta­mos. Y es que Dios o Je­su­cris­to no vi­nie­ron a for­mar ins­ti­tu­ción al­gu­na, eso es co­sa de los hom­bres y mi­re us­ted que éxi­to han te­ni­do, si­guen ven­dien­do es­tam­pi­tas al día de hoy y por mi­les. Di­ce Rat­zin­ger: “En Oc­ci­den­te las es­ta­dís­ti­cas ha­blan de una re­duc­ción del nú­me­ro de cre­yen­tes; pre­sen­cia­mos una apos­ta­sía de la fe, se di­lu­ye la iden­ti­dad en­tre la cul­tu­ra eu­ro­ame­ri­ca­na y la cul­tu­ra cris­tia­na”. Tie­ne ra­zón, ya no hay fe, no te­ne­mos y ni nos na­ce y me­nos fo­men­ta­mos eso lla­ma­do fe. No se bus­ca la fe, sino una ex­pe­rien­cia “re­li­gio­sa” que es lo del New Age aún hoy. Y jun­to con ello, se re­gre­só a creen­cias pre­cris­tia­nas o de plano pri­mi­ti­vas: creer en la ma­dre tie­rra y el pa­dre sol… en fin.

LE­TRAS MI­NÚS­CU­LAS

In­ter­mi­na­ble ha­blar de Dios y su há­li­to. ¿Al­guien sa­be a qué se de­di­ca el in­te­lec­tual Jo­seph Rat­zin­ger hoy? ¿Ya mu­rió? ¿Ya es San­to?

JE­SÚS R. CE­DI­LLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.