Ca­mi­nar con los mi­se­ra­bles

Vanguardia - - Opinión -

La tar­de es­ta­ba llu­vio­sa. Las ho­jas de los ár­bo­les nos pro­te­gían o nu­tría de las po­cas go­tas que caían im­pru­den­tes e irres­pe­tuo­sa. Que­rían lle­gar has­ta su fi­nal y no se­car­se en el fo­lla­je.

–Trai­go una me­lo­día que se re­pi­te y se me re­pi­te co­mo una ob­se­sión que me asal­ta. Y cuan­do lle­ga no la quie­ro eli­mi­nar, la re­pi­to y la sa­bo­reo –me di­jo mi ami­go.

–¿Y có­mo va –le pre­gun­té mien­tras se­guía­mos ca­mi­nan­do.

El em­pe­zó a mar­char y a ta­ra­rear­la –Ta ta­ta ata ta ta…– y si­guió can­tan­do en­tu­sias­ma­do.

Tu­ve en­vi­dia de su ale­gría: le bri­lla­ban los ojos co­mo si se ilu­mi­na­ran con un ideal que des­per­ta­ba… y se­guía­mos mar­chan­do.

–¿Co­mo di­ce la le­tra? –le pre­gun­té in­tri­ga­do. Y me re­ci­tó los pri­me­ros ver­sos:

“¿Es­cu­chas al pue­blo que es­tá can­tan­do / can­tan­do can­cio­nes de hom­bres in­dig­na­dos? / Es la mú­si­ca del pue­blo /Que no se­rá es­cla­vo otra vez”.

Con esa le­tra en­ten­dí el en­tu­sias­mo de mi jo­ven ami­go. Un en­tu­sias­mo ju­ve­nil que re­vi­ve con los idea­les de los mi­se­ra­bles, los mi­gran­tes. “Los Mi­se­ra­bles” que el ge­nio de Víc­tor Hu­go des­cu­brió y des­cri­bió al con­tem­plar las ba­rri­ca­das de los jó­ve­nes que se en­fren­ta­ron a la mi­li­cia de Na­po­león III.

De la no­ve­la pro­du­je­ron una pe­lí­cu­la en la que los per­so­na­jes de per­se­gui­do y per­se­gui­dor, de ma­ne­ra in­can­sa­ble, lu­chan por su inocen­cia y por su com­pro­mi­so con la jus­ti­cia. Pe­ro lue­go la no­ve­la ins­pi­ra un mu­si­cal que ha lle­na­do los tea­tros du­ran­te 25 años en Lon­dres, New York y otras par­tes, y la ex­pe­rien­cia del es­pec­tácu­lo pe­ne­tra has­ta lo pro­fun­do del al­ma del es­pec­ta­dor. La poe­sía de las le­tras con su be­lle­za pa­ra­dó­ji­ca del amor y la traición, del ti­rano y de la li­ber­tad, del ci­nis­mo y la tras­cen­den­cia y so­bre to­do del mo­rir en la lu­cha con la es­pe­ran­za de “una vi­da que em­pie­za”, se vuel­ve car­ne y me­lo­día, can­to y ac­tua­ción… y re­vi­ve los va­lo­res de amor, jus­ti­cia, li­ber­tad, ham­bre y mi­se­ria.

Ca­mi­né en si­len­cio con mi ami­go, su can­to y su mar­cha me en­cen­día unos idea­les ador­mi­la­dos. Re­co­no­cí a la ju­ven­tud: tras­cien­de los si­glos, es in­mor­tal y ha­ce vi­vir lo pro­fun­do del al­ma ju­ve­nil en ca­da ge­ne­ra­ción. Re­vi­ve siem­pre nue­vas for­mas mu­si­ca­les y cor­po­ra­les en­tre tam­bo­res, ves­ti­dos y ca­be­lle­ras, pe­ro el in­te­rior es de bús­que­da de lo sig­ni­fi­ca­ti­vo, lo que le apa­sio­ne.

No te­ne­mos que pre­gun­tar­nos ¿qué ha­rá nues­tra ju­ven­tud en una cri­sis? Ya vi­mos su res­pues­ta en el te­rre­mo­to re­cien­te de CDMX. Nues­tra pre­gun­ta de­be ser: ¿De qué ma­ne­ra los es­cla­vi­za­mos, te­me­mos su li­ber­tad, mu­ti­la­mos sus va­lo­res, les ce­rra­mos las puer­tas a las opor­tu­ni­da­des de ser ellos, los uti­li­za­mos co­mo he­rra­mien­tas de las ideo­lo­gías?

Nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad es de acom­pa­ñar­los a sus ba­rri­ca­das don­de lu­chan por un ma­ña­na me­jor pa­ra “los mi­se­ra­bles”, que so­mos to­dos aun­que con di­fe­ren­te atuen­do.

JA­VIER CÁR­DE­NAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.