Ca­len­da­rio cós­mi­co

Vanguardia - - Opinión - @mar­cos­du­ranf

“El Cos­mos es to­do lo que es, to­do lo que al­gu­na vez fue, o to­do lo que al­gu­na vez se­rá. Ven­gan con­mi­go que es­te via­je ape­nas co­mien­za”. Era el año 1980 y el as­tro­fí­si­co Carl Sa­gan pre­sen­ta­ba “Cos­mos, un via­je per­so­nal”, se­rie te­le­vi­si­va que tra­jo por pri­me­ra vez la cien­cia al pú­bli­co en ge­ne­ral. Pa­sa­ron más de tres dé­ca­das has­ta que ha­ce al­gu­nos años, la se­rie fue re­lan­za­da con el nom­bre de “Cos­mos, una odisea de es­pa­cio tiem­po”, aho­ra pre­sen­ta­da por el Dr. Neil deg­ras­se Ty­son, otro as­tro­fí­si­co de enor­me pres­ti­gio.

Se tra­tó del ma­yor es­fuer­zo de di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca de la his­to­ria, al­can­zan­do 181 paí­ses en 46 di­fe­ren­tes len­gua­jes (47 si se in­clu­ye el de la cien­cia). Neil deg­ras­se Ty­son di­ce que: “La cien­cia tra­ba­ja en la fron­te­ra en­tre el co­no­ci­mien­to y la ig­no­ran­cia. No te­ne­mos mie­do de ad­mi­tir lo que no sa­be­mos. No exis­te ver­güen­za en ello. La úni­ca ver­güen­za es fin­gir que te­ne­mos to­das las res­pues­tas”. La se­rie “Cos­mos” es un re­la­to so­bre có­mo des­cu­bri­mos las le­yes de la na­tu­ra­le­za y en­con­tra­mos nues­tro lu­gar en el es­pa­cio-tiem­po; es la bús­que­da hu­ma­na del co­no­ci­mien­to y la na­ve de la ima­gi­na­ción nos trans­por­ta a mun­dos nue­vos en el uni­ver­so in­fi­ni­to.

Ha­ce mu­chos años pu­de ver la se­rie ori­gi­nal y yo ase­gu­ra­ba que na­da ni na­die po­drían igua­lar al “Cos­mos” de Sa­gan, pe­ro es­ta ver­sión me gus­tó tan­to que has­ta he sen­ti­do una fal­ta de leal­tad al le­ga­do del gran Carl Sa­gan. Y es que la nue­va se­rie me ha sor­pren­di­do por sus ade­lan­tos tec­no­ló­gi­cos, por mi pro­pia com­pren­sión de la cien­cia de­ri­va­da de mi edad y la ca­pa­ci­dad de Neil deg­ras­se Ty­son pa­ra co­mu­ni­car.

Pe­ro qui­zás el ca­pí­tu­lo más in­tere­san­te sea el fi­nal (que es­tá dis­po­ni­ble en Net­flix y tam­bién gra­tis en Youtu­be), pues se dis­cu­ten los mis­te­rios de la ma­te­ria os­cu­ra; de la na­ve “Vo­ya­ger I” que tras un via­je de 19 mil mi­llo­nes de ki­ló­me­tros se con­vir­tió en el pri­mer ob­je­to hu­mano en sa­lir del sis­te­ma so­lar, y al fi­nal se re­cor­da­rá el “pun­to azul pá­li­do” del que ha­bla­ra Sa­gan. En ge­ne­ral vea to­da la se­rie pa­ra qui­zás, y so­lo qui­zás, lo­grar en­ten­der cuál es nues­tro lu­gar y pro­pó­si­to en es­ta vi­da, en es­te pla­ne­ta.

Pe­ro de am­bas se­ries, si­go im­pre­sio­nan­do so­bre lo in­sig­ni­fi­can­te de nues­tra tras­cen­den­cia en el cos­mos. El pri­mer ca­pí­tu­lo ha­bla de “El Ca­len­da­rio Cós­mi­co”, con­cep­to desa­rro­lla­do por Sa­gan –quien ayer hu­bie­ra cum­pli­do 84 años– en un in­ten­to por di­men­sio­nar la his­to­ria de la Tie­rra y el Uni­ver­so. El Uni­ver­so fue crea­do ha­ce unos 13 mil 800 mi­llo­nes de años, y si su his­to­ria pu­die­ra com­pri­mir­se en un año de 12 me­ses y 365 días, con el Big Bang en el pri­mer se­gun­do del mes de enero y el mo­men­to pre­sen­te en el úl­ti­mo se­gun­do del 31 de di­ciem­bre, en­ton­ces en la es­ca­la del tiem­po un día equi­val­dría a 40 mi­llo­nes de años y un mes, po­co más de mil mi­llo­nes de años.

En es­te ca­len­da­rio la for­ma­ción de la vía lác­tea se­ría el 1 de ma­yo y unos me­ses des­pués, un 9 de sep­tiem­bre, nues­tro sis­te­ma so­lar. La tie­rra se for­ma­ría un 14 de sep­tiem­bre (ha­ce 4 mil 540 mi­llo­nes de años) y el ori­gen de la vi­da el 2 de oc­tu­bre. Pa­sa­rían tres me­ses y me­dio, un 19 de di­ciem­bre, cuan­do apa­re­ce­rían los pri­me­ros pe­ces y ver­te­bra­dos, lue­go di­no­sau­rios y ma­mí­fe­ros. El 31 de di­ciem­bre por la ma­ña­na na­cie­ron nues­tros pri­me­ros an­te­pa­sa­dos y a las 10:30 de esa no­che los pri­me­ros se­res hu­ma­nos. Es has­ta los úl­ti­mos 10 se­gun­dos del úl­ti­mo día en que na­ce la pri­me­ra ci­vi­li­za­ción. Lue­go, en los cin­co se­gun­dos fi­na­les del úl­ti­mo mi­nu­to del úl­ti­mo día del año cós­mi­co, na­cie­ron to­dos los dio­ses, em­pe­ra­do­res, la de­mo­cra­cia, el sur­gi­mien­to y caí­da de im­pe­rios, mi­gra­cio­nes, in­ven­tos y des­cu­bri­mien­tos cien­tí­fi­cos, gue­rras y to­das las per­so­nas de las que he­mos es­cu­cha­do al­gu­na vez.

El ca­len­da­rio cós­mi­co po­ne en una real pers­pec­ti­va la pre­sen­cia e im­por­tan­cia de ca­da uno de no­so­tros en el Uni­ver­so, pues una vi­da pro­me­dio de 70 a 80 años se­ría equi­va­len­te a 0.16 se­gun­dos. Así que to­das nues­tras tra­ge­dias y ale­grías, triun­fos y fra­ca­sos, to­dos nues­tros es­fuer­zos se­rían o du­ra­rían na­da con res­pec­to a la edad del tiem­po. Así que pién­se­lo dos ve­ces, pues si us­ted es­tá pa­san­do por una ma­la ra­cha, si al­gún even­to o al­gu­na tra­ge­dia le ha pa­re­ci­do eter­na y pa­re­cie­ra que no va a ter­mi­nar, re­sis­ta re­cor­dan­do que en el ca­len­da­rio cós­mi­co, un año (dos se­xe­nios) o 20 años no son na­da.

MAR­COS DU­RÁN FLO­RES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.