El mu­ro de Ló­pez

Vanguardia - - Opinión -

El pe­rio­dis­ta ar­gen­tino Claudio Fan­ti­ni ha es­cri­to un li­bro, “La Te­nue Vir­tud”, en el mis­mo re­fie­re por qué un país co­mo Uru­guay ha po­di­do man­te­ner­se a sal­vo de ma­les que aba­ten a dos de sus ve­ci­nos, Ar­gen­ti­na y Bra­sil. ¿Qué ma­les? La de­gra­da­ción ins­ti­tu­cio­nal y de­mo­crá­ti­ca que ha da­ña­do gra­ve­men­te a es­tos dos paí­ses sud­ame­ri­ca­nos. Uru­guay ha po­di­do no su­cum­bir a sus es­tra­gos por­que ha to­ma­do con­cien­cia de sus cua­li­da­des de­mo­crá­ti­cas y ha pues­to vo­lun­tad y de­ter­mi­na­ción pa­ra pre­ser­var­las con­tra vien­to y ma­rea, des­ta­ca Fan­ti­ni.

Pa­rén­te­sis, pe­ro se vin­cu­la. Ten­go un ami­go uru­gua­yo con el que de vez en cuan­do pla­ti­co so­bre la vi­da po­lí­ti­ca de su país, so­bre to­do en el te­ma de la al­ta par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na cuan­do tie­nen elec­cio­nes, 90.51 por cien­to… no­más. Le pre­gun­to a qué se de­be es­te fe­nó­meno que en Mé­xi­co ni de bro­ma he­mos vi­vi­do y la res­pues­ta es sim­ple: “Ya tu­vi­mos una dic­ta­du­ra, no que­re­mos otra, fue muy amar­ga la ex­pe­rien­cia, de mo­do que pre­fe­ri­mos ele­gir no­so­tros”. El vo­to es obli­ga­to­rio en Uru­guay, pe­ro los al­tos ín­di­ces de vo­ta­ción no obe­de­cen a las san­cio­nes que se im­po­nen por no ir a su­fra­gar, sino a la “con­cien­ti­za­ción de que se tra­ta de un de­re­cho in­apre­cia­ble y de un de­ber pa­trio”, me com­par­te mi ami­go Elio.

Uru­guay y Chi­le han si­do la ex­cep­ción a la re­gla en el cono sur. La me­mo­ria de lo su­fri­do en otros tiem­pos, ni por aso­mo quie­ren re­pe­tir­lo. El lis­ta­do de ho­rro­res los va­cu­nó: ines­ta­bi­li­dad, lu­cha en­car­ni­za­da por el po­der, co­rrup­ción a to­da ve­la, co­lap­sos eco­nó­mi­cos, es­ta­lli­dos so­cia­les con re­pre­sión, mag­ni­ci­dios. No más. El pre­cio que se pa­ga es muy al­to. Es­cri­be Fan­ti­ni: “En el pue­blo uru­gua­yo, en sus de­por­tis­tas, en sus ar­tis­tas y en su cla­se di­ri­gen­te (el res­to de los sud­ame­ri­ca­nos) en­cuen­tran, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, un ni­vel de de­cen­cia, hu­mil­dad y sen­ti­do co­mún que no ha­llan en sus res­pec­ti­vos paí­ses”. Las es­ta­dís­ti­cas ha­blan, he aquí los da­tos: Uru­guay tie­ne la ma­yor cla­se me­dia y las me­no­res di­fe­ren­cias so­cia­les de Su­da­mé­ri­ca. Han te­ni­do du­ran­te 12 años cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co inin­te­rrum­pi­do. Es­te pa­raí­so de es­ta­bi­li­dad lo han cons­trui­do con mo­de­ra­ción, con de­ci­sio­nes que ja­más se to­man al va­por, con ca­pa­ci­dad po­lí­ti­ca pa­ra ge­ne­rar con­sen­sos y con res­pe­to irres­tric­to a sus ins­ti­tu­cio­nes.

Lo que es­ta­mos vi­vien­do hoy día en nues­tro País, des­co­ra­zo­na la es­pe­ran­za. No me re­sul­ta alen­ta­dor ni el ac­tuar del Pre­si­den­te elec­to ni el de sus co­la­bo­ra­do­res, al mar­gen de que yo no ten­ga iden­ti­fi­ca­ción ideo­ló­gi­ca con su par­ti­do, pe­ro hay as­pec­tos del sen­ti­do co­mún que es­tán muy por en­ci­ma de po­si­cio­nes par­ti­dis­tas. Ad­vier­to en sus ac­ti­tu­des des­dén por cuan­to no es­té acor­de con su vi­sión y pun­tos de vis­ta, na­die trae la ra­zón in­mer­sa en su per­so­na, pe­ro al pa­re­cer es­to no en­tra en el es­que­ma men­tal de quien ya de fac­to go­bier­na. Es­cu­char –que es bien dis­tin­to de oír– a otros, a los otros con los que a que­rer o no ten­drá que vin­cu­lar­se por el queha­cer que con­lle­va ser ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo, es ele­men­tal en un go­ber­nan­te, pe­ro ni a él ni a sus sub­al­ter­nos del pri­mer círcu­lo se les da. Tie­ne ade­más la piel muy del­ga­da pa­ra las crí­ti­cas, se irri­ta y con­tes­ta a ve­ces con sor­na o agre­si­vi­dad, o con am­bas… o be­sa sin pe­dir per­mi­so… ¿se acuer­da del in­ci­den­te con la re­por­te­ra? ¿Có­mo va a dar­se una trans­for­ma­ción en el ejer­ci­cio del po­der pú­bli­co, si al­go bá­si­co, co­mo es la di­vi­sión de po­de­res… si­gue igual? La su­mi­sión de la ban­ca­da ma­yo­ri­ta­ria al Pre­si­den­te elec­to es su­pi­na, han da­do ex­hi­bi­ción pun­tual de ello. Asi­mis­mo ¿có­mo va­mos a con­fiar en que su ac­tua­ción de ser­vi­dor pú­bli­co es­ta­rá ce­ñi­da al mar­co ju­rí­di­co, si aca­ba de de­mos­trar­nos to­do lo con­tra­rio en la con­sul­ta pa­ra la cons­truc­ción del ae­ro­puer­to en Tex­co­co? La reali­zó pa­san­do por en­ci­ma de lo es­ta­ble­ci­do en ley y sin el me­nor ru­bor. ¿Y có­mo pue­de ha­blar de aus­te­ri­dad en nó­mi­na si es­tá ro­dea­do de gen­te que le pro­du­ce es­co­ria­ción la so­la pa­la­bra? A los que sí va a fas­ti­diar gra­ve­men­te es a los bu­ró­cra­tas de a pie, a los chi­qui­tos… mu­chos de ellos re­ci­ben una mi­se­ria co­mo pa­ga.

La elec­ción de au­tó­cra­tas no es na­da nue­vo, y aun­que su arri­bo es por la vía de elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, el pa­trón con­duc­tual es el mis­mo: in­sul­tar al ad­ver­sa­rio que con­si­de­ra siem­pre co­rrup­to, ver­lo co­mo blan­co a eli­mi­nar, di­vi­dir al País en bue­nos y ma­los, quie­nes es­tán con él por su­pues­to son los bue­nos, y to­dos los de­más son des­cen­dien­tes de Caín. La his­to­ria­do­ra es­ta­dou­ni­den­se Bar­ba­ra W. Tuch­man es­cri­bió que: “La tes­ta­ru­dez, fuen­te del au­to­en­ga­ño, es fac­tor que desem­pe­ña un pa­pel no­ta­ble en el go­bierno. Con­sis­te en eva­luar una si­tua­ción de acuer­do con ideas fi­jas pre­con­ce­bi­das, mien­tras se pa­san por al­to o se re­cha­zan to­das las se­ña­les con­tra­rias. Con­sis­te en ac­tuar de acuer­do con el de­seo, sin per­mi­tir que nos des­víen los he­chos”. Es­to es muy pe­li­gro­so, por­que cuan­do al­guien se em­pe­ña en ver lo que quie­re –no lo que es– se eclip­sa la ob­je­ti­vi­dad y con ella el dis­cer­ni­mien­to. Y en­ton­ces de na­da sir­ve que la reali­dad es­té gri­tan­do lo con­tra­rio. La ce­rra­zón es se­ñe­ra y des­truc­ti­va. No hay dic­ta­dor que no la pa­dez­ca… y “por las vís­pe­ras se sa­can los san­tos”, re­za el vie­jo ada­gio.

Los es­ta­dis­tas tien­den puen­tes, no le­van­tan mu­ros, Sr. Ló­pez. www. van­guar­dia. com.mx/ dia­rio/opi­nion

BEA­TRIZ MO­JI­CA MOR­GA

> PRD y el adiós a las tri­bus

GUI­LLER­MO RUIZ DE TE­RE­SA

> La vic­to­ria pí­rri­ca de Trump, sus efec­tos en Mé­xi­co

LUIS HERRERALASSO

> Na­da nue­vo ba­jo el sol

EST­HER QUIN­TA­NA SA­LI­NAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.